Machismo
Neomachismos progresistas

Entre el 8M y la campaña electoral los derechos de las mujeres están en el centro de la discusión. Un reportaje aparecido en el suplemento Yo Dona del diario El Mundo, en el que se entrevistaba a numerosos hombres del ámbito empresarial, político o cultural, da una idea de lo que muchos entienden por igualdad, y lo lejos que esta concepción está del feminismo. 

Pablo Casado Captura
Captura de pantalla de la campaña #Yomesumo, del semanal Yo Dona.

publicado
2019-04-11 06:30:00
Los feminismos son ya un eje indispensable del debate político global. Sin obviar las luces y las sombras en las intenciones de los poderes mediáticos, es de justicia reconocer que hay un profundo trabajo político, social y teórico que lo ha hecho posible. El legado histórico feminista es de tal riqueza, que si hoy hay un movimiento social capaz de frenar la reacción neoconservadora, por su complejidad analítica y potencia pública, ese es el feminismo. Tanto es así que líderes políticos, empresas energéticas, intelectuales, escritores o altos ejecutivos, se van posicionado al respecto en los medios, ya sea para declararse igualitarios, ya sea para cuestionar por ejemplo el derecho al aborto. O, por muy paradójico que resulte, para ambas cosas a la vez, como veremos en el caso del Pablo Casado. Como tantas veces hemos comentado con algunos hombres amigos que llevan tiempo en esto de la igualdad, el neomachismo actual se caracteriza por disfrazarse constantemente de igualitarismo.

Como feminista, defiendo la urgencia de que los hombres  —aquellos que vienen asumiendo con honestidad procesos de deconstrucción de la masculinidad hegemónica— sean parte de un diálogo político y metodológico serio con los feminismos. No cabría explicar ahora todas las razones por las que pienso así, sólo me gustaría recordar que —como dice mi gran amigo José Angel Lozoya—, “las violencias machistas son un problema de los hombres que padecen las mujeres”. Cuando menos, hemos de reconocer que necesitamos aliados suficientemente formados para la prevención e intervención con hombres, sobre todo si tenemos en cuenta la tendencia punitivista en estos temas.

Asistimos a una campaña electoral donde los derechos y demandas de las mujeres son una peligrosa diana política. La emergencia de Vox no nos debería hacer pensar que este partido en concreto es el problema

Aunque las cuestiones de género siempre fueron implícitamente centrales para cualquier proyecto político, asistimos a una campaña electoral donde los derechos y demandas de las mujeres son una peligrosa diana política. Sin duda, la llegada de Vox al parlamento andaluz ha puesto más leña al fuego; pero eso no nos debería hacer pensar que este partido en concreto es el problema. Pensar esto, obviando el contexto político más general, es una trampa en la que tanto las feministas como hombres que están por la igualdad podemos caer.

El día 3 de marzo, hace apenas unas semanas y de cara al 8M, la revista Yo Dona. La revista para la Mujer, suplemento semanal del periódico El Mundo —dirigido 25 años por Pedro J. Ramírez y que tuvo entre sus columnistas más destacados a Jiménez Losantos, Arcadi Espada o Fernando Sánchez-Dragó—; lanzaba un artículo titulado “En la lucha por la igualdad los hombres son imprescindibles”. El artículo abría la campaña #yomesumo e iba acompañado de diversos vídeos con declaraciones de los treinta participantes. Políticos, artistas, toreros, cineastas, meteorólogos, chefs, deportistas, músicos… entre ellos los presidentes de Iberdrola, de la patronal CEOE, de Repsol, de Ciudadanos y del Partido Popular, y el Coordinador Federal de IU, Alberto Garzón.

En el texto, aparecen estas afirmaciones de los hermanos Ketama: “Debemos ser todos iguales y respetarnos como personas que somos” o: “Es lo natural. Yo tengo hija y mujer, y quiero lo mejor para ellas. Y lo mejor para ellas es que exista la igualdad”. Por su parte, Eduardo Petrossi, Consejero delegado del Grupo Mahou-San Miguel, aporta: “La lucha no es una cuestión de género y la suma de todos es la única manera de construir un mundo en el que la igualdad sea una realidad y no un tema de debate”.

Cuántas veces habremos oído las feministas en asambleas, conversaciones de bares o espacios políticos eso de que la igualdad no es asunto de ser hombres o mujeres, sino que lo importante es que todos (con o) somos personas y que merecemos tratarnos como tales. Normalmente, a poco que tengamos la paciencia de entender hacia dónde va nuestro interlocutor, descubrimos que este tipo de argumentos suele ser la antesala directa a discursos neomachistas de libro: “yo no estoy en contra de la igualdad, pero… ”.

José Luis Ábalos, Ministro de Fomento, se suma a “romper el techo de cristal para que cada vez más mujeres ocupen puestos directivos en las empresas del Grupo Fomento [compañías públicas de infraestructuras]”. El presidente del Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán considera que “las mujeres aportan gran valor a las empresas y a la sociedad en general, y nuestra obligación es seguir trabajando juntos para que puedan llegar hasta donde quieran”. De nuevo Eduardo Petrossi afirma: “He comprobado que trabajar en entornos abiertos, diversos e igualitarios no es solo justo, sino también positivo para el negocio”. Pareciera que las mujeres son en sí un valor añadido para el mundo empresarial, nada más.

Por su parte, el Secretario General de CCOO, Unai Sordo, considera “que las mujeres tengan los mismos derechos es una lucha justa, no solo como algo que aparece en las leyes, sino como una práctica real”, aunque la organización que lidera hiciera oídos sordos a la demanda del movimiento feminista de realizar huelga 24 horas en las dos últimas anteriores convocatorias del 8M. “La huelga es una cosa muy seria como para andar jugando con ella”, según declaró Ignacio Fernández Toxo, Secretario General de la Confederación Sindical de CCOO, hace apenas un par de meses.

En cualquier caso, que en todas estas declaraciones no haya rastro de ideas tan básicas del feminismo como la “feminización de la pobreza energética” o como el “suelo pegajoso” —que mantiene a cientos de miles de mujeres empobrecidas en los sectores laborales más precarios y feminizados—, es muy ilustrador de qué entienden por igualdad los ideólogos y participantes de esta campaña. Romper el “techo de cristal”, aún cuando pueda tener un valor simbólico, es un problema individualizado, de mujeres concretas y con poder. El suelo pegajoso y la pobreza energética son cuestiones que atañen directamente a mayorías sociales de mujeres y a sus hijos e hijas, son problemas sociales de primer magnitud que para estos hombres que se dicen igualitarios pareciera que nada tienen que ver con la igualdad.

Romper el “techo de cristal” es un problema individualizado, de mujeres concretas y con poder. El suelo pegajoso y la pobreza energética son cuestiones que atañen directamente a mayorías sociales de mujeres

“Tenemos que implicarnos por tres motivos: porque es imprescindible, no tiene ningún sentido que no hagamos las cosas contando con el 100% de la población; porque es de sentido común, sin esa condición no podemos estar entre las sociedades más justas y prósperas del planeta, y porque es de justicia social”, dice Josep Piqué, Presidente de ITP Aero, y consejero de Aena, Seat y Abengoa, Ministro de Industria y Exteriores entre 1996 y 2003. De Justicia Social sería, Sr. Piqué, que las puertas giratorias no fuesen una forma de corrupción legalizada que no sólo ha servido para que políticos y políticas se enriquezcan individualmente. Sobre todo, ha sido el dispositivo que ha permitido el trasvase masivo de riqueza pública a manos privadas. Piqué recibió una indemnización de dos millones de euros al dejar OHL y les invito a revisar en internet los salarios de nuestro hombre igualitario en su periplo postministerial, es indecente. Evidentemente, el aumento de las desigualdades entre rentas y su relación con la “feminización de la pobreza”, tampoco formaría parte de esta igualdad de la que todos hablan.

Pablo Casado, Presidente del PP, explica: “Cuando veo a mi hija de seis años, quiero que pueda vivir en un país en el que ser mujer no suponga un hándicap, tampoco un plus, que tenga las mismas oportunidades, las mismas posibilidades de crear una familia... El cambio respecto a la generación de nuestros padres se tiene que agrandar en las generaciones venideras, y creo que lo estamos consiguiendo”.

Albert Rivera, Presidente de Ciudadanos, también tiene descendencia femenina: “Muchos tenemos la suerte de tener hijas y debemos pensar en ellas, que nadie les ponga la mano encima, que sean libres, que vuelen, que hagan lo que quieran y sueñen. Por todo ello, los hombres debemos implicarnos en la lucha por el feminismo y la igualdad". Ambos están tan preocupados por la cuestión que no sólo han pactado con Vox en Andalucía, sino que son conocidos por sus declaraciones en contra de la ley de violencia de género o en contra del derecho al aborto. Nos queda claro que juntos pueden agrandar el cambio, en mucho, respecto a las generación de nuestros padres y madres, mientras juegan a ser centro al lado de Vox.

En una de las fotos del artículo aparece el presidente de Repsol sentado y de corbata, junto a dos campeones del mundo de moto GP de pie, cuyas camisetas llevan publicidad de Honda, Repsol, Red Bull o HRC. El presidente de Repsol, Antonio Brufau, afirma: “El verdadero gran cambio en nuestra sociedad llegará cuando pongamos en valor, entre todos, el papel de la mujer y su talento”. Rousseau, el mismo filósofo político que fundamentó la familia patriarcal, hablaba de la “excelencia moral de las mujeres” que las hacía ser las guardianas de los valores morales de la República; eso sí, en la casa y sin derechos de ciudadanía. Por los campeonatos de moto GP , en los podiums de los vencedores y en los circuitos, ya sabemos qué considera esta gente cómo enorme talento de las mujeres. El neoextractivismo y las innumerables denuncias recibidas por Repsol-YPF por violación sistemática de los derechos humanos de los pueblos originarios, donde incontables mujeres están siendo asesinadas por defender este agotado planeta nuestro, tampoco es un tema con el que estos hombres igualitarios se sientan interpelados.

El texto se cierra con las declaraciones de Alberto Garzón, Coordinador Federal de IU: “Vivimos en un país con una estructura cultural que es el patriarcado, con una opresión invisible del hombre sobre la mujer, que se da en gestos y actitudes cotidianas. Eso debe combatirse, primero asumiendo y reconociendo que sucede, después revirtiéndolo. Son actitudes culturales que los hombres tenemos que corregir”. Dudo que Garzón hubiese compartido sesión de fotos, campaña y texto con alguno de los hombres citados en temas como los desahucios, el salario mínimo interprofesional o el cambio climático, pero parece que la igualdad sirve para todo y para todos, y no le ha supuesto conflicto político alguno participar de semejante campaña. Quizás esto es parte de las opresiones invisibles de las que él mismo habla, y que aún podría revertir y corregir.

Resulta evidente el interés por disputar el significado de la igualdad por parte de los sectores neoliberales y neoconservadores, y cómo están moviendo a muchos de sus “hombres de éxito” a la primera línea de esta batalla mediática. Los discursos y prácticas que sustentan hoy por hoy el 8M, a pesar de todos sus debates pendientes, conocen bien las trampas liberales que hablan de igualdad de derechos entre hombres y mujeres en un contexto que aumenta descarnadamente la precariedad, el racismo, las violencias machistas y la desechabilidad de seres humanos dentro y fuera de Europa. Y saben también que esto se hace a costa de los cuerpos de las mujeres y LGTBIQ. Son y serán ellas, especialmente las más despojadas de derechos, las mujeres racializadas, migrantes, trans, trabajadoras sexuales y activistas por la diversidad, las primeras en tener que defenderse de las polítícas racistas y securitarias que se están recrudeciendo. También son y serán ellas, quienes carguen con la rehogarización de los cuidados que supone la privatización de lo público.

Precisamente, muchas feministas consideramos que de esto van hoy los feminismos, de analizar lo político con las brújulas de los y las que más sufren un sistema deshumanizante y legitimado ahora por hombres expertos con pajaritas de colores, dueños de medios de comunicación y una cultura político-empresarial depredadora. Y por eso mismo, estos “neomachismos progresistas” deben ser uno de los ejes fundamentales del análisis político feminista.

Relacionadas

Industria textil
#NecesitoRopaLimpia
La Campaña Ropa Limpia ha puesto en marcha un crowdfunding para poder mantener la estructura mínima que requiere su actividad.
Laboral
As esquecidas
Unha grande parte das mulleres do rural está totalmente invisibilizada. Porén non só existen senón que se atopan nunha situación cotiá de vulnerabilidade e de violencia que debería ter sido atendida hai tempo.
Deportes
No al deporte femenino

¿Por qué no suprimimos de una vez el adjetivo ‘femenino’ cada vez que nos referimos al deporte practicado por mujeres? Así ahorraríamos en tinta y, de paso, en machismo.

6 Comentarios
Madre profesional universitaria y soltera de 65 años 14:58 12/4/2019

Me parece que odias al género masculino.. No sé si te han hecho tanto y si es asi te compadezco.

Responder
1
7
Angeles 25:33 12/4/2019

Se menciona personajes de la derecha, pero en el titulo se alude a 'progresistas', ¿por qué? La denuncia pierde fuerza con esta distorsión ¿obedece a un afán por estigmatizar al progresismo?

Responder
0
0
#32892 23:39 11/4/2019

Buen análisis

Responder
6
1
#32890 22:32 11/4/2019

El monotema

Responder
1
9
#32883 20:16 11/4/2019

Otro artículo feminazi, qué hartura

Responder
2
15
Sally 12:01 11/4/2019

Muy buen articulo y analisis!!!

Responder
12
1

Destacadas

Partidos políticos
Almeida y Colau, los apellidos del día de la investidura municipal

Hoy, 15 de junio, se forman los Ayuntamientos salidos de las urnas el pasado 26 de mayo. Hasta última hora se han mantenido las negociaciones en un buen puñado de ellos. El PSOE sale reforzado, el PP recupera Madrid y el “cambio” solo resiste en Barcelona, Cádiz y València.

Eventos
[Directo] Mujeres escritoras contra el fascismo
El 15 de junio os invitamos a una jornada llena de mujeres que combaten el fascismo, cada día, mediante la palabra. Un día en que compartiremos debates y saberes. Comeremos juntas y terminaremos bailando.
Ayuntamiento de Madrid
Martínez Almeida, elegido alcalde de Madrid

Los votos de PP, Ciudadanos y Vox han hecho alcalde de Madrid a José Luis Martínez Almeida. Su agradecimiento más efusivo ha sido a la expresidenta autonómica Esperanza Aguirre.

Vivienda
La Ley de crédito inmobiliario hará que suban las hipotecas

Hace pocos días conocíamos el incremento de los desahucios por alquiler, que suben en proporción más que los lanzamientos por demora en el pago hipotecario.

Cine
Ridley Scott, el alien y los camioneros del espacio

La historia de Alien, la película dirigida por Ridley Scott de cuyo estreno se cumplen 40 años, es la de un proyecto en el que muchas cosas fueron como se deseaba.

Últimas

Educación
Llaman a declarar a diez tutoras navarras por el programa de coeducación e igualdad

Los denunciantes consideran que Educación “adoctrina” a los niños y adolescentes en “ideología de género radical”. La plataforma 18M y Concapa se ha sumado a la demanda de ocho familias para anular el programa Skolae del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra. 

Educación
Roberto Pérez: “Molesta más el feminismo que el uso de los condones”

Diez tutores del departamento de Educación del Gobierno de Navarra declaran hoy en el Tribunal Superior de Justicia por la demanda que han interpuesto ocho familias contra el programa Skolae. Los demandantes consideran que la enseñanza en coeducación e igualdad es adoctrinamiento.