Literatura
Sarai Walker: “Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

La protagonista de Bienvenidos a dietland (Carmot Press, 2018), la primera novela de Sarai Walker, pasa de ser una gorda escondida a la acción radical desde un comando feminista. Su propuesta es rupturista porque demuestra que un personaje gordo puede sostener una historia más allá de su peso. Convertida en una serie de diez capítulos que ha producido AMC, esta comedia feminista irrumpió en 2018 en una escena cultural en la que lo gordo se ha colado por las grietas para contar otras historias. Unas historias que hablan, sobre todo, de resistencia.

Bienvenidos a Dietland se presenta como una historia de body positive y feminismo pero también hay mucho de violencia y venganza. ¿Cuál de estos conceptos define mejor tu novela?
Creo que Bienvenidos a Dietland trata de resistencia de diferentes maneras. “Body positivity” —aunque prefiero el término “fat positivity”— es un concepto que gira en torno a la resistencia a ideas culturales tóxicas sobre qué apariencia deben tener las mujeres. La violencia en la novela también tiene que ver con la resistencia, el patriarcado y la cultura de violación, siendo la violencia una forma obviamente mucho más extrema de resistencia. Veo todos los aspectos de la novela como conectados por este hilo de resistencia.

Digamos que la novela es una historia sobre tener un cuerpo no normativo y estar conforme con él. ¿Es eso revolucionario?
Me gusta la expresión “amar a tu cuerpo es un acto radical”. Creo que es una cosa muy radical aceptar tu cuerpo tal como es, sin sentir la necesidad de cambiarlo. Como mujeres, se nos enseña a odiar nuestros cuerpos, lo que nos distrae de las cosas más importantes que podríamos estar haciendo, de nuestro propio poder como mujeres. Por lo tanto, aprender a amar tu cuerpo es un acto político.

Gordofobia
Virgie Tovar: “Tu cuerpo está bien y no es necesario cambiarlo por otro”
La estadounidense experta en gordofobia publicó hace unos meses su primer libro en España. Su reivindicativo título, 'Tienes derecho a permanecer gorda'.

¿La gordura es política? ¿Cómo?
Sí, de muchas maneras. La presión sobre las mujeres para ser delgadas es una forma de control social. Por lo tanto, estar gordo es romper las reglas sobre lo que significa ser una mujer. Esta es la razón por la cual las mujeres gordas son castigadas por la sociedad, por su falta de obediencia a las ideas patriarcales sobre el cuerpo femenino.

Además, no podemos ver la gordura de forma aislada. La gordura se cruza con otros ejes, como el género, la raza y la clase social. Por ejemplo, la gordofobia y la misoginia están profundamente entrelazadas, y cuando se trata de mujeres gordas, es imposible hablar de una sin la otra. La gordura es un tema feminista, y creo que sería muy difícil para una mujer luchar contra la gordofobia sin involucrarse también en el feminismo.

En un contexto donde el #MeToo explotó por todo el mundo en muy poco tiempo, ¿es el feminismo la respuesta? ¿Lo es la violencia?
Creo que las mujeres ciertamente tienen derecho a contraatacar violentamente si son agredidas físicamente y que la mayoría de la gente acepta la idea de violencia como una forma de autodefensa.
Pero en cuanto a la idea de la resistencia violenta, o la violencia como táctica política, esto generalmente no es parte del movimiento feminista. Creo que el feminismo trata de erradicar la dominación, y la violencia se utiliza con mayor frecuencia como forma de dominación, para controlar y abusar de las personas. Así que no, no creo que la violencia sea la respuesta a los problemas que puso de manifiesto el movimiento #MeToo. Los problemas que #MeToo ha revelado son problemas culturales profundamente arraigados, que serían prácticamente imposibles de erradicar con violencia.

Entrevista Sarai Walker
Sarai Walker.

En Dietland, exploré cómo sería una resistencia violenta al patriarcado. Debido a que Dietland es una obra de ficción, tuve la libertad de crear escenarios extremos que empujaron a los lectores a considerar si piensan que la resistencia violenta al patriarcado podría funcionar. En la novela, esto también puede servir como una fantasía para las lectoras, una fantasía de venganza. Creo que las fantasías de venganza pueden ser catárticas, pero eso no significa que defienda la participación en estas prácticas en nuestra vida diaria.

¿Qué significa mostrar un cuerpo no normativo en la playa?
Las mujeres gordas que eligen usar trajes de baño en público están ciertamente comprometidas en una forma de activismo. Se niegan a cubrir sus cuerpos, a esconderse, a sentirse avergonzadas, que es lo que la sociedad nos dice a las mujeres gordas que debemos hacer. Entonces, estas mujeres están rompiendo barreras para otras mujeres, y esto es importante. Sin embargo, no todas las mujeres se sienten cómodas usando un traje de baño en público, y eso también está bien. No deben sentirse como un fracaso. No todos están dispuestos a correr el mismo tipo de riesgos. Todos somos diferentes.

La sociedad suprime la ira de las mujeres, o la dirige contra ellas mismas. En tu novela, la ira acaba siendo canalizada a través de la violencia. ¿Qué hacer con la ira de las mujeres fuera de la ficción?
Creo que la ira puede motivarnos a comprometernos en el activismo. Muchas mujeres recurren al feminismo y otros tipos de activismo a través de su ira. El activismo proporciona una forma constructiva de lidiar con nuestra ira, como hemos visto con el movimiento #MeToo.

¿Crees que estamos ante un boom de producción cultural body positive? ¿Otra representación de la gordura es posible?
Ciertamente estamos viendo más libros, programas de televisión y películas con personajes gordos, lo cual es genial. Creo que la diferencia hoy es que a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias, en lugar de que las personas delgadas hablen por nosotros. Hay muchas experiencias diferentes sobre estar gordo, y muchas historias interesantes que se pueden contar al respecto.

Relacionadas

Gordofobia
Vamos a escaparnos

La normatividad es así de evidente pero en vez de desautorizarla, de prenderle fuego al club o escupir en su puerta, nos dejamos la piel para formar parte de ella.

Gordofobia
Cuerpos en la playa, el bikini como forma de resistencia

Tener un cuerpo no normativo se castiga en el probador del Calzedonia, en el chiringuito de playa y en la piscina municipal. La producción cultural se ha encargado de dictar a las personas cómo deben ser sus cuerpos: en este dictado, el cuerpo gordo es un cuerpo incorrecto. Exponerlo, un desafío.

Gordofobia
Magdalena Piñeyro: “Creo en el poder de lo colectivo para sanar la vida gorda”

La activista y escritora acaba de publicar 10 gritos contra la gordofobia. Grita porque, dice, ya está cansada de responder con argumentos a los mismos juicios sobre las personas gordas.

0 Comentarios

Destacadas

Industria
Nissan anuncia que se va de Barcelona y deja en el aire 23.000 empleos

La multinacional japonesa cierra su principal planta en España. El Ministerio de Industria anuncia que seguirá ofreciendo subvenciones que eviten el cierre.

Vivienda
Las ayudas al alquiler se quedan cortas y no terminan de llegar

Los grandes bancos siguen sin firmar el convenio para distribuir los microcréditos del ICO para la familias más afectadas por la crisis social y sanitaria. Mientras, en la Comunidad de Madrid las ayudas directas al alquiler se agotan en la primera semana.

8 de marzo
Testigos del informe de la Guardia Civil: “Mi declaración se ha tergiversado”
Dos de los cinco integrantes de CGT que aparecen en el informe de la Guardia Civil que culpa al Gobierno de no haber tomado medidas pese a conocer la situación de emergencia por el coronavirus aseguran que se han manipulado sus declaraciones. El sindicato estudia emprender acciones legales por lo que considera un “montaje” para desacreditar al movimiento feminista.
Migración
Helena Maleno, una vida en muchas vidas

La periodista e investigadora ha presentado Mujer de frontera. Defender el derecho a la vida no es un delito, editado por Península, un libro que nace de las luchas y resistencias compartidas con las comunidades migrantes.

Crisis económica
Hong Kong, algo más que una ficha en la disputa de China por la hegemonía global

Los medios occidentales amplifican las protestas en Hong Kong, un “problema interno” de China que confluye con los temores del establishment a que las sociedades europeas simpaticen más con el país dirigido por Xi Jinping.

Música
Belén Gopegui pone letra a las nuevas canciones de Milagros, el grupo coral que salió de un colegio público

De empezar a cantar en clase con su profesora a participar en uno de los mayores éxitos de Rosalía, la peculiar trayectoria del grupo coral Milagros añade ahora otro capítulo destacado: las letras de sus nuevas canciones llevan la firma de la escritora Belén Gopegui.

Migración
Empadronamiento sin domicilio fijo, el negocio de un derecho que los ayuntamientos se niegan a reconocer

Las trabas burocráticas que aplican la mayoría de ayuntamientos al proceso especial de empadronamiento incumplen la normativa vigente sobre el acceso al padrón, que debe ser facilitado con independencia de la situación administrativa o habitacional de las personas que residen en cada municipio. Los impedimentos constantes han dado origen a un negocio paralelo donde se debe pagar a terceras personas por los documentos que la administración exige.

Residencias de mayores
No tenemos perdón (ni vergüenza)
Se preparan protocolos para abrir comercios o terrazas pero, ¿para cuándo un protocolo para visitar a nuestros familiares en las residencias?
Crisis económica
España recibiría 77.000 millones a fondo perdido del plan de recuperación que ultima la Unión Europea

El Gobierno de Pedro Sánchez tendrá acceso a 77.000 millones para paliar el descuadre en las cuentas públicas provocado por las medidas del covid-19, según ha adelantado Bloomberg. Es aproximadamente un 6% del PIB.

Últimas

Coronavirus
La autogestión de los cuidados en un Chile en resistencia

Numerosas iniciativas en Valparaíso permiten crear estructuras de salud paralelas a las oficiales, ante el olvido de los más vulnerables por parte del Estado

Memoria histórica
Carabanchel pide a Marlaska recuperar la memoria de la cárcel convertida en CIE
Una plataforma ciudadana de Carabanchel solicita a Interior la apertura de un centro de memoria para recuperar la historia de la cárcel del barrio madrileño construida por presos franquistas, que estaba siendo usada como CIE.
Humor
Las terrazas en ‘Madrid’, por Mauro Entrialgo

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está realizando para El Salto.

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.