Elecciones 10N
Bel Pozueta: “Altsasu es un ejemplo claro de la utilización política de un código postal”

En las elecciones de noviembre, casi diez mil personas más han votado a EH Bildu, otorgando a su cabeza de lista, Bel Pozueta, un acta de diputada en el Congreso.

Bel Pozueta
La candidata de EH Bildu por Navarra, Bel Pozueta, durante un acto de la campaña electoral. Hordago El Salto

publicado
2019-11-16 06:30

Bel Pozueta lleva 24 años trabajando la coeducación y la educación sexual en institutos de Navarra. Participó como tutora y redactora en el programa pionero de educación sexual Skolae, es colaboradora del postgrado de sexología de la Universidad de Navarra y está licenciada en Sociología. Pero públicamente Pozueta es más conocida por ser la madre de Adur Ramírez, uno de los jóvenes de Altsasu condenado por una pelea de bar. El pasado 10 de noviembre, Bel Pozueta consiguió ser elegida como diputada en Navarra por EH Bildu, logrando el mayor éxito electoral en este territorio para la formación abertzale. Justicia y democracia son los dos sustantivos que más repite a lo largo de esta entrevista, no es casualidad ni actitud impostada.

Lo habéis conseguido, ¿y ahora qué?
Ahora a seguir luchando por la justicia y, de alguna manera, por la democracia.

¿A qué te refieres cuando dices de alguna manera?
Sin justicia no hay democracia. Nuestro compromiso es luchar por una justicia real en la que se reconozcan los derechos y libertades de expresión y de manifestación, así como el derecho a decidir. Todo eso es democracia.

¿Qué implica para EH Bildu tener grupo propio en el Congreso?
Disponer de más para poder trabajar mejor. Contaremos con más medios y más tiempo. Al no tener que repartirnos las intervenciones con otros grupos, dispondremos de nuestra voz para que se nos pueda escuchar más.

¿Cuánta falta hace una sexóloga en el Congreso para aprender a tramitar los afectos?
Desde la sexología hay algo importante que es reconocer a cada cual por su valor, por ser quién es. La sexología reconoce la diversidad de cuantas maneras hay de ser hombre y de ser mujer y trabaja y posibilita poder mirarnos a los ojos como iguales. Se trabaja la empatía, el buen trato y las relaciones gozosas desde el reconocimiento. Fíjate si todas estas cosas entraran en la política cuanto se avanzaría. Y cuanto avanzaríamos en democracia sin la imposición… La concreción de la democracia no puede venir desde la imposición.

A Vox y al fascismo se les combate con democracia y pedagogía

¿Qué hacemos con Vox? Sociológicamente es un marrón.
No es algo que haya surgido de la noche a la mañana, sino que es una realidad que ha existido desde antes del 78. La transición no tuvo en cuenta que el franquismo seguía imperando y estando. Maquilló al franquismo con la posibilidad de aparecer como demócratas y ahora, en 2019, ese maquillaje se ha borrado y ha aparecido Vox. ¿Qué hacemos con ellos? Es algo muy preocupante. A Vox y al fascismo se les combate con democracia y pedagogía, y lo que tengo muy claro es que no se puede permitir que se les haya posibilitado estar en el Congreso porque tengan muchos votos cuando los derechos de las personas son indiscutibles. No se puede permitir que vayan contra las mujeres y contra las personas migradas. Con Vox, pedagogía, democracia y hacerles frente.

¿Y Ley de Partidos, que aplicaron a Batasuna y que contempla esos supuestos?
La aplicación de la ley es muy diferente cuando se habla de Euskal Herria y Catalunya. Las leyes las aplican desde una política de una España “grande y libre”.

¿Qué dirías a las voces críticas que consideran que EH Bildu está usando el dolor de Altsasu para sacar rédito electoral?
Si existen esas voces, les diría que no es cierto. Diría que no conocen la realidad de Altsasu, de Euskal Herria y de Gurasoak. Las personas que conformamos Gurasoak somos un grupo diverso, con ideologías diversas, pero que nos une la injusticia que han recibido nuestros hijos. Cualquier otra persona del grupo podría haber dado el salto a la política con otro grupo político, pero lo he dado yo.

Tu hijo, sus amigos, su padre y tú siempre habéis testificado que Adur no estuvo aquella noche en el bar Koxka. Aún así, ha sido condenado a ocho años y medio y lleva más de mil días en prisión. ¿Cómo gestionas eso, no ya desde la maternidad, sino desde la política?
Cuando hablamos de la utilización política de un código postal, Altsasu es un ejemplo muy claro. Tras el altercado, tanto los guardias civiles como los policías forales hablaban de pelea de bar. Todo cambió cuando llegaron los mandos. Y solo ocho horas después de la pelea adjuntaron en la denuncia un extenso informe de la inteligencia de la Guardia Civil, que incluía un listado con nombres de personas, en la que figuraba Adur. Ocho horas no dan para preparar ese informe. El informe estaba preparado para sacarse en cualquier momento para ser utilizado políticamente para conseguir réditos electorales. No aquí, sino con el electorado de la España de algunos y algunas. Ese informe hizo que el caso tomara otros derroteros, que siguió Covite y los medios de comunicación que favorecieron ese relato.

Régimen del 78
En el nombre de Alsasua

Microdocumental de 12 minutos sobre las consecuencias del caso de la pelea en un bar de Alsasua (Navarra).

¿Con qué parlamentarios tienes más ganas de trabajar?
Con nuestro grupo, claro, y también tengo muchas complicidades con ERC, con la parlamentaria Laura Borràs de Junts per Catalunya, con la que he compartido charlas, y también me hace ilusión compartir esta lucha con las diputadas de la CUP.

¿El Congreso es como un instituto?
Aún no lo conozco. Tengo ganas de conocerlo y voy sin prejuicios. Me parece que es mejor ir así. En los últimos tres años me ha tocado vivir escenarios que no imaginaba que conocería: Estrasburgo, el Parlamento catalán, el Parlamento de Navarra, el Congreso de los Diputados. En esos viajes he conocido a gente que pensaba que era muy distinta a mí, pero al estar con ellas he visto que no eran tan distantes. Eso me ha hecho pensar que yo también puedo estar ahí y puedo aportar.

Ni en Euskal Herria ni en Catalunya existe un problema de convivencia

En vuestra agenda está la reivindicación del derecho a decidir, la denuncia del carácter autoritario del Estado español y la exigencia de medidas que reviertan los recortes sociales y económicos realizados desde 2008. ¿Tenéis un plan B por si no cuaja?
Creo que la pelota está en el tejado de Unidas Podemos y PSOE. Está todo muy en general, ayer [por el martes] concretaron el pacto. El punto 9 es muy preocupante. Ni en Euskal Herria ni en Catalunya existe un problema de convivencia. Es un problema político al que hay que darle soluciones políticas. Cuando Pedro Sánchez ha hablado en campaña de prohibir referéndums, cambiar el código penal y plantear un golpe de estado digital, eso no es hablar de democracia, sino de involución.

¿EH Bildu apoyará la investidura?
Según se vayan concretando esos puntos, sobre todo la agenda social, que no habla de derogar la reforma laboral, y del punto 9. Hay que concretar la letra pequeña. Veremos cómo responden.

ERC quizá les apoyará…
Tanto ellos como nosotros tenemos que ver esa letra pequeña, estos días iremos viendo.

Relacionadas

Tribuna
El Gobierno de coalición, TINA y el lobo

Desde ciertos sectores de izquierda se ha presentado el acuerdo de coalición como la única alternativa frente al fascismo, insuflando aire a todo aquello que antes tanto había criticado: el régimen neoliberal del 78.

Elecciones 10N
Oskar Matute: “PSOE y PP tenderán a formar un pacto de gobierno disfrazado de excepcionalidad”
La porra de Oskar Matute (EH Bildu) para las próximas elecciones generales contempla la repetición de aquel pacto histórico, y a priori imposible, entre el PSE y el PP en el Gobierno vasco que se produjo en 2009. Un gobierno de Pedro Sánchez, con el beneplácito de Pablo Casado, o viceversa.
Elecciones del 26 de mayo
EH Bildu consigue la mayoría absoluta en Zumaia
La izquierda abertzale ha obtenido una ventaja de casi 600 papeletas al hasta ahora alcalde nacionalista vasco, Oier Korta.
1 Comentario
#43277 15:41 17/11/2019

¿Socialdemocrácia? Ni vasca ni española, siempre con la hueca palabra "democracia" en la boca. Que razón (común) tenía el difunto sabio Agustín García Calvo cuando escribió su libro: CONTRA LA PAZ, CONTRA LA DEMOCRACIA. ¿Como vamos a parar al fascismo del canal Fox con sosas socialdemócratas sin sangre y ultra-moderadas? Al franquismo sociológico se le echa de las calles a sopapos como en Grecia, y no con falsos relatos socialdemócratas e ilusas soberanías imposibles debajo del culo de la Merkel y dentro de la opresiva "Unión" EuroPEDA. ERC ha presentado la "Ley Aragonés" que privatiza servicios médicos y sociales en .Cat (mierda! los socialdemócratas soberanistas otra vez, habra que llamarles socialfascistas, se lo ganan a pulso).

Responder
3
6

Destacadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Alpinismo
Pablo Batalla Cueto: “El montañismo que abandona el reloj está en decadencia”

‘La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista’ es un ensayo de Pablo Batalla Cueto, un agitador cultural que reivindica la no agitación.

Fronteras
No hay tregua en el frente oriental

Si un viaje devastador, larguísimo, potencialmente letal es el precio a pagar para quienes quieren alcanzar Europa occidental a través de la ruta balcánica, ser los violentos guardianes de Europa es el precio que están pagando los países balcánicos para completar su entrada en la UE.

América Latina
Los Chicago Boys y el origen del neoliberalismo en Chile

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, ha puesto en jaque el sentido común neoliberal heredado tras décadas de aplicación ortodoxa del plan de los chicos de Chicago. 

Crisis climática
Capitalismo verde, exterminio amable

Si la COP25 fue un claro ejemplo de cómo las grandes compañías deforman la realidad e imponen su falaz relato mientras nos abocan al desastre, la Cumbre Social por el Clima y toda la panoplia de movilizaciones ecologistas que han sacudido el globo durante el pasado 2019 evidencian que la sociedad civil ha abierto los ojos.

Últimas

País Valenciano
Siete mil personas salen a la calle contra el PAI de Benimaclet
La manifestación ha logrado duplicar el número de personas en protesta contra un proyecto urbanístico que pretende construir 1.345 viviendas en el barrio.
Movimientos sociales
Gregorio Herreros: "He vivido pobre pero muy alegre"

Militante integral, sensible con las luchas feministas, ecologistas o de liberación, Gregorio Herreros ha fallecido este jueves 23 de enero. Manuel Cañada le entrevistó para El Salto Extremadura.

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.