Editorial
De sentido común

¿Existe un sentido común escorado a la izquierda? O, como dice el partido neofascista Vox, ¿hay un marxismo cultural imperante que opera en el cuerpo social independientemente de si gobierna Aznar o Zapatero, Rajoy o Sánchez? La respuesta está en el Mediterráneo: no, no lo hay.

Sánchez sesión debate investidura
Sánchez durante el debate de investidura Dani Gago

publicado
2019-07-27 06:30

El tiempo y las encuestas dirán si Pablo Casado es capaz de devolver al sector conservador a una situación previa a la campaña contra “los enemigos de España”. De su discurso durante la sesión de investidura a Sánchez, no obstante, es posible recuperar una preocupación, una especie de reflexión que ha despertado los demonios familiares de la derecha española. Casado le reprochó a Sánchez haber desplazado a la izquierda el eje de la política española con su moción de censura. Según el líder del PP, eso generó la reacción de la ultraderecha, la escisión de Vox, y arrastró a su propio partido a una batalla de ideas para defender lo que hoy, como ayer, es irrenunciable para la derecha: la defensa de la monarquía y la unidad de España.

Partiendo de la base de que una batalla de sentencias y detenciones no es exactamente una batalla de ideas —este verano los condenados por la pelea en un bar de Altsasu cumplirán mil días en la cárcel—, el debate es pertinente. ¿Existe un sentido común escorado a la izquierda? O, como dice el partido neofascista Vox, ¿hay un marxismo cultural imperante que opera en el cuerpo social independientemente de si gobierna Aznar o Zapatero, Rajoy o Sánchez?

La respuesta está en el Mediterráneo, en el CIE de Valencia, donde el 15 de julio de 2019 falleció Marouane Abouobaida; en la persecución mediática de los menores extranjeros no acompañados. La respuesta es no. No hay un sentido común de izquierda, no habrá un consenso progresista hasta que no haya una respuesta social abrumadora ante la violación de los derechos humanos en las fronteras y la condena a muerte en viajes a través del desierto y del Mediterráneo. No opera un sentido común progresista en la persecución en redes sociales que están sufriendo las personas trans. Tampoco obedece a un sentido común de izquierda la discriminación laboral que sufren las empleadas de hogar en el sistema de la Seguridad Social.

En la última década, el debate público ha sufrido oscilaciones. El llamado “15M de la derecha”, que tuvo lugar en torno al discurso del rey Felipe VI el 3 de octubre de 2017, dos días después del referéndum del 1 de octubre, dio el pistoletazo de salida a una reivindicación del orgullo autoritarista que se extendió hasta la fotografía de Colón de febrero de 2019. El autoritarismo y el individualismo han sido en toda Europa una respuesta automática a la crisis de 2008, y España no ha sido ninguna excepción.

Algunos sectores de la izquierda han asumido como propias las demandas de un nuevo sentido común autoritario frente al mestizaje cultural y la diversidad que define la postmodernidad. El riesgo es evidente. Pisar el freno de las conquistas de los sentidos comunes feministas, LGTBI, de personas racializadas o diversas para volver a una clase obrera mitificada es un error de alcance. Cerrarse en torno a la mistificación de una clase obrera nativa que ha de defender sus intereses frente a una ofensiva de alteridades abstractas es elegir la ceguera ante quienes integran, en gran medida, las clases trabajadoras de aquí y ahora: miles, millones de personas, de cuerpos diversos, que tejen desde la precariedad nuevas narrativas, nacientes lógicas de resistencia.

Relacionadas

Editorial
Es septiembre, tenemos que hablar

El argumento de que la ambición es cosa de otros es demasiado débil. El PSOE, por motivos evidentes, no quiere contribuir a la estabilización de la maraña que gira en torno a Podemos. Pero es indecoroso plantearlo en esos términos.

Editorial
Demoler, demoler

Las que salimos de colegios públicos en los que había maestros y maestras apañaos que se partían la cara por sacar adelante a la gente del barrio sabemos que han sido muchos años de ver cómo esos mismos niños se hacían mayores y llevaban a sus hijos e hijas a colegios concertados porque pretendían conocer a sus jefes, aquellos que les asegurarían un trabajo.

Editorial
El odio preventivo

La ineficaz gestión pública de los recursos sociales, la falta de previsión, planificación y coordinación entre las distintas instituciones o la desinformación sobre la realidad de menores migrantes son el caldo de cultivo para sembrar lo que Pablo Fernández, delegado de APDHA en Sevilla, ha denominado “odio preventivo”.

3 Comentarios
amfuentesaez 20:52 5/8/2019

Lo de alejandrino es un culto eufemismo. Yo opino que no está bien redactado, dobre todo el último párrafo.

Responder
0
0
gilabertverd 17:04 31/7/2019

Me siento abrumado, empequeñecido y estupidificado, que culto docto y adornado pensamiento. Pero no se entiende muy bien. Esto es un alejandrino con palabras atadas especialmente el último párrafo, el concluyente y brillante de contenido cero. Si quieres decir algo lo dices, si se trata de un sudoku lo adviertes. No te veo capaz de corregir mi ignorancia.

Responder
0
0
#37839 14:35 31/7/2019

#error_404
Olvídemonos del monigote del trumpismo verdigualdo y centremonos en conbatir el verdadero peligro que supone el trumpismo montapollista naranja.

Responder
0
0

Destacadas

Crisis climática
España ya está oficialmente en “estado de emergencia climática”

El Congreso aprueba la declaración de estado de emergencia climática. El movimiento por el clima, que venía reclamando la medida, se muestra escéptico y reclama que la iniciativa no se quede en una mera declaración institucional, sino que suponga un giro drástico en las política energética, industrial y de transporte para una disminución real y radical de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Elecciones generales del 28 de abril
Iglesias rechaza darle la investidura gratis a Pedro Sánchez

El rey considera buena opción esperar hasta proponer un candidato a la investidura y Albert Rivera rechaza el compromiso por escrito de Pedro Sánchez para abstenerse.

Opinión
Las victorias de Ascensión Mendieta
El presidente de la Comuna de Presos del franquismo recuerda cómo conoció a Ascensión Mendieta: en un avión a Argentina, donde iban a reclamar justicia.
Venezuela
Estados Unidos saca del juego a Europa en Venezuela

¿Obedeció el levantamiento de Guaidó a un plan estratégico a largo plazo para tomar las reservas de petróleo o fue una imprudencia nacida del deseo ideológico de los halcones?

Urbanismo
Libertad con minúscula

Cuando tienes un hijo, la ciudad te da la espalda, te mira con recochineo antes de enseñarte el culo y reírse de ti.

Últimas

Opinión
UDC. Destrozo. ¿Abolicionismo?

Desde una defensa firme de la libertad de cátedra y de la autonomía universitaria, el autor señala algunos intereses que se pueden ocultar detrás de la campaña por la supresión de las Jornadas sobre trabajo sexual que se iban a celebrar en la Universidade da Coruña (UDC).

Presos vascos
Entre uno y tres años y medio de cárcel por apoyar a presos vascos

Fiscalía, AVT y las defensas de las 47 personas acusadas en el sumario 11/13, por dar apoyo a presos de ETA, acuerdan penas de prisión de entre uno y tres años y medio de cárcel.