Enganchándonos a la energía nuclear

La costa bizkaina lleva un año alterada por un nuevo megaproyecto de 1.750 millones de euros, promovido por Red Eléctrica Española y su filial francesa, RTE, que pretende enlazar la subestación de Gatika (Bizkaia) con la de Cubnezais (Francia). Se argumenta que esto va a permitir potenciar las renovables, pero la experiencia dice otra cosa: a finales de 2015 se puso en marcha una interconexión por el Pirineo catalán, y ha servido para aumentar la importación de origen nuclear desde Francia, algo que curiosamente no se ha trasladado a una reducción del precio de la electricidad.

Antigua central de Lemoiz, Vizcaya.
Antigua central de Lemoiz, Vizcaya. Aitor Urresti González
Profesor de la UPV/EHU

publicado
2019-01-14 06:25:00

La costa bizkaina lleva un año alterada por la propuesta de interconectar eléctricamente España y Francia a través del Golfo de Bizkaia. Un nuevo megaproyecto, de los que tanto gustan en la Comisión Europea, promovido por Red Eléctrica Española (REE) y su filial francesa, RTE, con un presupuesto de partida que asusta: 1.750 millones de euros. Un proyecto que pretende enlazar la subestación de Gatika (Bizkaia) con la de Cubnezais (Francia), mediante 10 km de cable aéreo en Bizkaia, 280 km de cable submarino por el Golfo de Bizkaia y 80 km de cable soterrado en Francia, el tramo soterrado más largo que se ha realizado nunca en tierra. Además, el proyecto plantea el reto de perforar por debajo del cañón de Capbretón en el mar, un cañón que alcanza profundidades de más de 1.500 m, una operación que nunca se ha realizado en el mar, y que presenta grandes dudas sobre su viabilidad técnica.

Como siempre, este proyecto se enmarca en el viejo mantra de que las interconexiones eléctricas siempre son beneficiosas para el fomento de las energías renovables, porque permiten intercambiar electricidad con los países del entorno y exportar los excedentes renovables en el caso de que haya sobreproducción de electricidad. Además, proponen que la disponibilidad de electricidad más barata en el entorno también permitirá una bajada de los precios de la electricidad.

La costa bizkaina lleva un año alterada por la propuesta de interconectar eléctricamente España y Francia a través del Golfo de Bizkaia. Un nuevo megaproyecto con un presupuesto de partida de 1.750 millones de euros.

Es curioso que la terca realidad ponga en cuestión este argumentario. A finales de 2015 se puso en marcha una interconexión de la misma capacidad por el Pirineo catalán, y lejos de mejorar la entrada de renovables, las interrupciones a la energía eólica se multiplicaron por 6 en el año siguiente. Para lo que sí que ha servido la interconexión ha sido para aumentar la importación de origen nuclear desde Francia, algo que curiosamente no se ha trasladado a una reducción del precio de la electricidad. De hecho, en el informe del regulador español, CNMC, se alerta de que la puesta en marcha de la interconexión supondría un aumento de la factura por encima del 1%, sin tener en cuenta sobrecostes, y la construcción de todos los proyectos de interconexión con Francia, un aumento por encima del 3.5%. Además, desde la propia CNMC avisan del gran riesgo de sobrecostes de la obra, sobrecostes que inicialmente serán costeados por España, vía factura eléctrica.

Es curioso que a pesar de las dudas que presenta este proyecto, la Comisión Europea ha decidido darle la mayor partida de ayuda que jamás se ha dado a este tipo de infraestructuras, 578 millones de euros. Aunque, por lo visto en una reciente visita a Bruselas donde tuvimos la oportunidad de hablar con representantes de la Comisión, vimos con cierto estupor su desconocimiento del detalle del proyecto, que se está impulsando basándose únicamente en conceptos generales, sin analizar las singularidades del sistema eléctrico español.

A finales de 2015 se puso en marcha una interconexión por el Pirineo catalán, y ha servido para aumentar la importación de origen nuclear desde Francia, algo que curiosamente no se ha trasladado a una reducción del precio de la electricidad.

De todos modos, una de las evidencias más sangrantes de este proyecto es su innegable relación con la energía nuclear. En el corto-medio plazo, esta interconexión va a servir sobre todo para importar energía en su mayoría de origen nuclear, desde Francia, tal y como está sucediendo los último años, y no para mejorar la exportación de renovables como proponen desde REE. Menos todavía, si se tiene en cuenta que el enlace se hace en Euskadi, una comunidad autónoma con muy baja implantación de renovables (sólo un 7%, frente al 17% de media estatal). Se plantea por lo tanto como un respiro para el sistema eléctrico francés.

Además, la propia definición del proyecto da una imagen más clara de esta relación: la subestación de Francia en la que se enlaza, Cubnezais, es la subestación de la central nuclear de Blayais; la subestación de Bizkaia, Gatika, es la que se construyó para enlazar la central nuclear de Lemoiz. La central nuclear de Lemoiz se empezó a construir en la costa bizkaina a inicios de los 70, dentro del plan de desarrollo nuclear del gobierno franquista, y recibió desde el inicio una amplia contestación por parte de la ciudadanía vasca. La moratoria nuclear de 1984 paralizó definitivamente el proyecto, y desde entonces el edificio casi terminado de los dos reactores que la constituían se ha convertido en un homenaje al sinsentido de los planes nucleares españoles. Décadas después de la lucha en este territorio para paralizar la central de Lemoiz, lo van a enganchar a una central nuclear sin ningún tipo de rubor. Sin embargo, el movimiento de contestación que se ha generado en el municipio de Gatika y en su entorno demuestran una vez más la capacidad de organización de las pequeñas comunidades en defensa de sus territorios.

8 Comentarios
#29857 11:26 28/1/2019

a) Cataluña es un territorio q importa aprox. el 15 % de su electricidad. Y las renovables + MATs desde Aragón van retrasadas (cosa q va a cambiar de aquí a 2020). Mientras q en la zona centro-norte hay y más q va a haber excedentes de renovables. Especialmente eólica.

B) las centrales hidroeléctricas reversibles... Mequinenza, Moralets, Aguayo, etc. Llevan un lustro de retraso. Así q para gestionar los miles de MW q se están instalando (8.000 nuevos MW a corto plazo) solo quedan, la demanda, las interconexiones... o desconectar parques eólicos q superen la demanda.

Responder
0
0
#29826 15:58 27/1/2019

Yo estoy a favor de la energía nuclear. Es la única energia confiable para reducir el efecto invernadero por sus nulas emisiones de CO2. Al contrario de las renovables, está siempre disponible y no requiere de costosos sistemas de almacenamiento.

Responder
0
1
#29147 18:50 14/1/2019

Otro megaproyecto faraónico innecesario de la factoría PNV (Partido Neoliberal Vasco) para mayor gloria de cuatro empresas con subcontratas extranjeras.

Responder
2
0
#29133 13:54 14/1/2019

Solicitemos a la Consejeria de Educación que organice visitas educativas de los institutos al fantasma de la central nuclear de Lemoiz, por lo significó y como ejemplo de lo que no se debe hacer. Los y las jóvenes no saben nada de esto. Conviene no olvidar que tiene relación directa con la interconexión.

Responder
5
1
#29126 11:21 14/1/2019

Este proyecto va en contra de la transición energética, para la que necesitamos consumir menos energía, más distribuida, de cercanía y en manos de la ciudadanía, no de las grandes empresas

Responder
7
1
#29118 8:17 14/1/2019

Como vecino de Gatika, apruebo la denuncia de este megaproyecto de la mentira, de la codicia, de la estafa y del saqueo de dinero público, así como de los bolsillos de la mayoría, que adelgazarán aún más para engordar los de las grandes empresas.

Responder
9
1
itziar 9:23 14/1/2019

Secundo absolutame te lo que dices

Responder
4
0
#29123 10:08 14/1/2019

Creo que este megaproyecto es como otros tantos,que solo sirven para engordar los bolsillos de los de siempre y a demás el daño que conlleva ese megaproyecto , en salud ,en medio ambiente, en los animales ,en aves etc...

Responder
8
1

Destacadas

Municipalismo
Cómo y en qué nos afectará la Directiva Bolkestein

De aprobarse la Directiva Bolkstein, el organismo dirigido por Juncker tendría la última palabra en las regulaciones o normativas locales o regionales en materias como vivienda, casas de apuestas o servicios de prostitución.

Derechos Humanos
Colombia y México suman el 54% de los asesinatos de defensores de derechos humanos en todo el mundo

Front Line Defenders denuncia un aumento de la violencia contra el activismo en todo el mundo y la doble cara de la Unión Europea, que mira hacia otro lado mientras sus aliados cometen todo tipo de violaciones de los derechos humanos.

Feminismos
Silvia Federici: “La caza de brujas contribuyó a destruir el poder social de la mujer”

La activista y teórica feminista Silvia Federici está de gira por el Estado español. La autora de Calibán y la Bruja abordará uno de sus temas de estudio fundamentales, la memoria histórica de la caza de brujas, en un encuentro que tendrá lugar el próximo fin de semana en Pamplona. 

Memoria histórica
Ian Gibson: “Un país que olvida su pasado está condenado a la mediocridad”

El hispanista, junto a un equipo formado por el experto en georradar Luis Avial y el periodista Víctor Fernández, entre otros, realizaron una investigación sobre la ubicación de los restos de Federico García Lorca, la cual impulsó que la Junta de Andalucía propusiera llevar a cabo una nueva búsqueda en otoño de 2018. Un informe del Ministerio de Justicia en enero frustró el intento.

Últimas

Sistémico Madrid
Hermanos Entrecanales Franco, seres complejos

Habituales de los patronatos de fundaciones y ONG, los cuatro hijos de Juan Entrecanales dominan el capital de Acciona gracias a una sociedad holandesa que cobra los dividendos y los deriva a sus empresas madrileñas.

Fridays for Future
Politizar la crianza en defensa del planeta: nace Madres por el Clima

Un grupo de madres impulsa un colectivo para apoyar las movilizaciones estudiantiles de los Fridays for Future y ayudar a denunciar la falta de acción real contra el cambio climático.