Derecho a la ciudad
La política de las migajas: San Buda en Cáceres

El Ayuntamiento de Cáceres se suma a la política competitiva entre grandes municipios por atraer una inversión privada cuyos resultados no están claros. En vez de apostar por la mejora de los servicios públicos, se invierten esfuerzos en exóticas aventuras que tienen poco que ver con la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía.

Plaza de San Jorge Cáceres
Plaza de San Jorge, Cáceres.

publicado
2020-01-22 12:44

Salvando las distancias que marca el tiempo, poca diferencia existe entre los monasterios de la Edad Media que competían por atesorar reliquias amojamadas de santos, vírgenes y niños mártires, con intención de atraer al peregrinaje que les facilitara fama y dineros, y el Ayuntamiento de Cáceres de hoy día, empeñado en la construcción de un macrocentro budista, con estatua del profeta incluida. Si aquellos guardaban pingajos como el del Santo Prepucio del Niño Jesús, es de esperar que este muestre despojos como la muela del juicio del inveterado guía espiritual calvo y barrigón.

Todo ello por la pela, pues aquí no pinta nada el carácter ideológico, filosófico o moral de la enseñanza budista, aquel que señala como fin último de la confusa humanidad la liberación completa del sufrimiento, sino que más bien se trata de alcanzar poder político y prosperidad económica mediante la explotación de los recursos espirituales de una religión que siempre ha definido esos objetivos como obstáculos para lograr la felicidad suprema.

Todo se hace al tuntún, con la esperanza de que el Gran Buda atraiga al llamado “turismo asiático”, ilusionados ante la idea de ver monjes y creyentes consumistas de dicha religión tomando una “relaxing cup of café con leche” en la Plaza Mayor de Cáceres, o una ración de pestorejo
Lo ha dicho el alcalde y lo sostienen los concejales y concejalas del ramo que han paseado su palmito por tierras nepalíes: “se nos presenta la posibilidad de atraer más visitantes y de enfocar un tipo de turismo que podría ser muy rentable para la ciudad”.

Ese uso del condicional hipotético, ese “podría”, refleja la total falta de un estudio serio, un mínimo sondeo, un amago de investigación o cualquier prospección económica previa que pueda avalar el embarque en una aventura cuyo resultado es incierto, pues no hay nada estudiado, sólo intuido, deseado, imaginado. Propio de las religiones: Dios proveerá. Todo se hace al tuntún, con la esperanza de que el Gran Buda atraiga al llamado “turismo asiático”, ilusionados ante la idea de ver monjes y creyentes consumistas de dicha religión tomando una “relaxing cup of café con leche” en la Plaza Mayor de Cáceres, o una ración de pestorejo, según sea la hora del día.

El mismo país de donde parte el interés de ciertos empresarios por “budificar” Cáceres, Nepal, ocupa el puesto número 147 en el índice de Desarrollo Humano publicado por la ONU
Es de esperar que de ese turismo que se aguarda como maná caído del cielo queden excluidas las masas de obreros del textil y otros ramos que trabajan en condiciones de semiesclavitud en la costa asiática y que sostienen el bueno, bonito y barato del paraíso capitalista de Occidente. Sin ir más lejos, el mismo país de donde parte el interés de ciertos empresarios por “budificar” Cáceres, Nepal, ocupa el puesto número 147 en el índice de Desarrollo Humano publicado por la ONU… de un total de 189 países, con un índice de pobreza menor que el de Angola y mayor que el de Kenia. Es difícil de creer que, entre tanta mística y fe, la ciudadanía nepalí vaya a hacer turismo por la ciudad mangurrina.

Todo encaja, una vez más, con la llamada política de las migajas, denominado así por el Observatorio Metropolitano de Madrid en referencia a las ilusionantes aventuras emprendidas primero por la alcaldesa Ana Botella con el Eurovegas y después por Manuela Carmena con el templo budista que finalmente rechazó y que quedó a expensas de que lo aprovechara cualquier otra ciudad de la periferia, como puede ser, por poner un ejemplo, Cáceres.

Al mismo tiempo que el consistorio apostaba por ese turismo de terraza, céntrico y familiar (recogidito), se criminalizaba y repudiaba aquel otro modelo de clientela de bar que en su día protagonizaron los estudiantes (difícil de recoger), con las condenas penales de los hoteleros de la Madrila
Esa política de las migajas que en palabras de Víctor Lenore responde a un enfoque de la gestión municipal, tanto de la derecha como de la izquierda, que renuncia a la transformación social para limitarse a la competición con otros municipios, en vez de mejorar y ampliar los servicios públicos, refleja una falta de ideas sobre las acciones necesarias para mejorar la vida de la gente, más allá de lo puramente económico que pueda beneficiar a unos cuantos hoteleros del centro de la ciudad que, poco a poco, se van a adueñando de ese centro con sus veladores, privatizando lo que siempre ha sido suelo público de libre paso, convencidos de que lo que es bueno para ellos es bueno para Cáceres. La reciente remodelación de la Plaza de San Juan supuso la ocasión idónea para convertir lo que era una zona de paseo en una carrera de obstáculos entre mesas, sillas y camareros que orbitan desde los restaurantes cercanos. Al mismo tiempo que el consistorio apostaba por ese turismo de terraza, céntrico y familiar (recogidito), se criminalizaba y repudiaba aquel otro modelo de clientela de bar que en su día protagonizaron los estudiantes (difícil de recoger), con las condenas penales de los hoteleros de la Madrila.
Otro de los grandes pilares de Cáceres, la Universidad, no parece entrar tampoco en los proyectos municipales, a pesar de que diversos índices señalan la pérdida progresiva de estudiantes, que prefieren otros destinos, como Salamanca o Madrid
Sería loable que el mismo entusiasmo puesto por la corporación municipal en el proyecto del templo budista se empleara en la creación de empresa pública que volviera a hacer municipales servicios hoy día privatizados, tales como el transporte urbano, el agua o la ayuda a domicilio, así como asegurar la comunicación de Cáceres con el resto del país, ya sea por ferrocarril o carretera, protegiendo el derecho de los cacereños y cacereñas a tener un tren digno, o cediendo suelo público (como pretende hacer con el asunto del Buda) para proyectos de carácter social y educativo, de uso municipal y ciudadano. Otro de los grandes pilares de Cáceres, la Universidad, no parece entrar tampoco en los proyectos municipales, a pesar de que diversos índices señalan la pérdida progresiva de estudiantes, que prefieren otros destinos, como Salamanca o Madrid, o que abandonan la pública para irse a la privada.

Habrá quien crea que criticar proyectos de este talante es abundar en lo reaccionario, ir contra el todo vale de una política municipal que se fundamenta en proyectos que prometen el oro y el moro, cuesten lo que cuesten, ya se trate de una mina de litio o de un templo budista. Aparte queda el día a día de la ciudadanía, condenada a tragar sapos y culebras con políticos que se guían por corazonadas y a quienes se la refanfinfla el carácter laicista de las instituciones para las que trabajan. Lo mismo da poner un Buda gigante que presidir una procesión. El caso es tener contenta e ilusionada a la gente. La pela es la pela y los sueños, sueños son.

Relacionadas

Medio ambiente
Improvisar el litoral a golpe de temporal

La borrasca Gloria ha generado destrozos a su paso que serán reparados con inversiones millonarias condenadas a desaparecer. A pesar de todo, se presenta como una oportunidad para repensar el territorio adaptándolo al nuevo escenario de cambio climático. 

Turismo
Todo por un selfi: La mentira del turismo sostenible

En la víspera de FITUR, la Organización Mundial del Turismo, en su conferencia de prensa anual, ha declarado el 2020 ‘Año del Turismo y el Desarrollo Rural’. FITUR es una de las ferias de turismo más importantes del mundo y se celebra en Madrid del 22 al 26 de enero. La Unión Europea participa activamente en esta edición y abordará el futuro del turismo sostenible en el marco del Pacto Verde o Green Deal europeo, así como en el de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

4 Comentarios
#46270 19:01 25/1/2020

El gran Buddha que viene a España representa un símbolo de paz y multiculturalidad que abrirá muchas puertas en el libre comercio de nuestros productos hacia Asia y que permitirá una implementación de la Marca España, Extremadura y sobre todo Cáceres en las economías emergentes. Así lo han reconocido todas nuestras embajadas en Asia, nuestros embajadores, agencias de acción exterior de la marca España y múltiples instituciones y fundaciones expertas en los mercados asiáticos.

¿Si este proyecto es tan bueno para España, con independencia de donde se ubique, porque tantas críticas por parte de aquellos que no lo conocen?

Nada hay en el mundo tan común como la ignorancia y los charlatanes. Nuestras discordias tienen su origen frecuentemente en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad.

Nuestros miedos proceden principalmente de la ignorancia.
La ignorancia es el peor mal que tiene que enfrentar la humanidad y la educación es su único antídoto.

¿Es posible una información periodística responsable, veraz y transparente? No es posible ni será posible mientras existan diversos intereses detrás de los medios de comunicación y mientras esos intereses no sean asumidos en forma transparente por los medios.

Cuando los medios de comunicación o los periodistas asumen una postura política, una postura económica, una postura pensada, que defiende ciertos intereses dentro de la sociedad, podríamos decir que son responsables porque están poniendo cuidado y atención en lo que hacen, son cuidadosos al defender esos intereses políticos o económicos. Pero ¿son capaces esos medios o periodistas de reconocer y aceptar las consecuencias de lo que escriben, informan o emiten para defender esa postura o esos intereses? Algunos pueden serlo pero gran parte no lo son.

Cuidado con opinar sobre lo que no se conoce, cuidado con calificar a las personas que se esfuerzan por hacer cosas.

Como es posible decir tantas cosas y llegar a tantas conclusiones sin conocer a fondo de lo que se habla?.

Responder
1
5
#46314 19:10 26/1/2020

Los charlatanes son, más bien, quienes prometen desarrollismo a costa de proyectos capitalistas, como el del Buda en Cáceres, que va acostar 5 millones de euros. Aunque vengan de la inversión privada, ese dinero estaría mejor empleado en otros proyectos sociales. Ya nos gustaría ver a nuestros políticos caereños perder el culo por mejorar la vida de la gente en general, y no la de unos cuantos turistas que, al fin y al cabo, poco dinero dejarán en Cáceres. Proyectos de este tipo responden a un ansia desmedido por vender la ciudad cachito a cachito. A ver cuándo os dedicáis a crear empresa pública y no a privatizar los servicios, que esto último se os da muy bien. En cuanto a que el Budismo es una religión de paz, habría que discutirlo. Como todas las religiones aliena y esclaviza. Por no hablar de las poblaciones reprimidas por el budismo oficial en Nepal, la discriminación de la mujer en esta religión y el supernegocio capitalista a nivel global montado por sus acólitos.

Responder
3
0
#46176 21:35 22/1/2020

Menudo timo, sino teníamos suficiente con la iglesia católico ahora tb con los retrógrados budistas

Responder
2
2
#46168 14:48 22/1/2020

Muy bien dicho.

Responder
7
1

Destacadas

Iglesia católica
La punta del iceberg desmembrado

La Asociación de Víctimas de Abusos en centros religiosos de Navarra celebró el viernes 14 de febrero las primeras jornadas de pederastia eclesiástica, a las que acudieron abusados de varias regiones y con los que acordaron crear la Federación estatal de víctimas. Desde la creación de la asociación hace diez meses, 32 personas han hecho público su caso.

Educación
“La posesión es una manera muy perversa de pensar en otra persona”

Psicólogo, profesor e investigador, Lucas Platero recuerda que la Educación ha sido siempre un lugar en disputa y pide al Gobierno de coalición le pide que sea valiente, porque se pueden hacer políticas públicas queer, antirracistas y feministas. O, al menos, intentarlo.

Servicios de inteligencia
La mayor operación de espionaje de la historia

Las agencias de inteligencia alemana y estadounidense espiaron a más de cien países, entre ellos España, durante décadas, hasta los años 90. Torturas, asesinatos, ataques terroristas fueron ignorados si servían a sus intereses.

Antiespecismo
Primer plato: sufrimiento animal

El movimiento Animal Save busca la transición alimentaria frente a las macrogranjas y mataderos, que sacrifican 95 millones de animales al año en el País Valencià.

Gentrificación
La cultura de club en Berlín, contra las cuerdas por la gentrificación

La subida de alquileres se está llevando por delante una de las señas de identidad de Berlín: la cultura de clubs y su célebre vida nocturna. Quienes ven en las discotecas berlinesas meros lugares de ocio probablemente desconocen su dimensión socioeconómica.