Catalunya
En tu nombre

Desde el 1 de octubre de 2017 en Catalunya se han sucedido diversas situaciones que han hecho que el pueblo catalán se desapegue de lo que se conoce como España.


publicado
2019-11-02 12:05

El 1 de octubre de 2017 una buena parte de la población catalana descubrió que la policía es más que capaz de actuar con violencia contra una multitud pacífica. “No pasará nada, somos gente de paz”, nos decía un vecino días antes. Aunque molestara oír eso de alguien que conocía ejemplos como el desalojo de Plaça Catalunya durante el 15M, mirando a aquel señor sonriente alzando las manos en gesto de resistencia pasiva era difícil sentir algo más que pánico. Pánico por toda esa gente, mucha de avanzada edad, que llevaba meses organizándose y aún así no estaba preparada para lo que iba a pasar.

Cuando llegó el momento, la policía no fue al colegio de mi barrio. A través de los móviles seguíamos la represión sufrida en otras partes mientras, para mantener la calma, se cantaba o se coreaban lemas, como el que ese día cambió de “Volem votar” a “Hem votat”. Algo parecido quedó reflejado en las redes sociales, donde lo emocionante y entrañable se mezcló con el terror y la violencia. En mi memoria del 1O no queda nada que dijera ningún político. Tampoco muchas banderas. Sí recuerdo que en los colegios aplaudían a todas las personas mayores que entraban a votar, sin importar qué fueran a marcar en sus papeletas.

Desde entonces no ha habido reparación para las víctimas directas e indirectas de aquella brutalidad policial. Al contrario, se ha retorcido la realidad para criminalizar una acción pacífica centrada en el derecho a la autodeterminación y convertirla en un “desafío secesionista” que requirió el uso de la fuerza. Si pensamos en la gente y olvidamos por un momento a los políticos, es fácil ver cómo todo lo que ocurrió después, la intervención de la autonomía durante casi un año, la amenaza constante del 155, el encarcelamiento de quienes pusieron las urnas, para mucha gente han sido como sal vertida en una herida abierta durante dos años.

Describir las protestas de las últimas semanas como “la respuesta a la sentencia del procés” resulta simplista y centra la atención una vez más en los políticos. Aunque las primeras convocatorias apelaran a esa causa, cuesta imaginar que alguien asistiera a ellas sin ningún rastro del 1O en su recuerdo. La sentencia es la gota que colma un vaso que lleva llenándose desde hace tiempo. La confirmación final de que apelar a la democracia española no sirve de nada. Desde el primer momento en que la policía volvió a reprimir con violencia la acción pacífica del aeropuerto quedó claro que una parte de la gente, sobre todo la más joven, esta vez no iban a defender su derecho a la protesta solo poniendo las manos en alto.

La democracia española es un chiste macabro. Un chiste de represión, explotación y empobrecimiento. Sus representantes políticos hablan a cámara sobre el estado de derecho mientras tras la espalda ocultan la larga lista de vulneraciones cometidas en nombre del Gobierno de España. Los responsables de los CIES, las devoluciones en caliente, los rescates a los bancos, las reformas laborales, los crímenes de estado y todas las leyes injustas que nunca cambian, son nuestros representantes. Es en lo que se convierten una vez se decide en unas elecciones y por lo tanto todo lo que hacen se lleva a cabo con la autoridad que les otorgamos. Son las reglas del juego.

Resulta curioso lo profundo que ha calado el mensaje de que el pueblo catalán tiene el cerebro lavado por los partidos. Si vives en Catalunya y no sientes ternura en tu corazón al hablar de España, sin duda llevas al menos tres carnets indepes en la cartera. Si vas a las manifestaciones o bien te quejas de vicio o has dejado que la burguesía te convierta en peón de sus intereses. Resulta curioso sobre todo porque estos prejuicios, fomentados en gran parte por otros partidos políticos, no parecen hacer sentir adoctrinados a quienes los repiten.

¿Que a ti no te representa ningún político? Esa canción estuvo de moda hace años hasta que, como cualquier propuesta alternativa con éxito, apareció una versión comercial y acabamos olvidando de qué iba el tema al principio. Cuando las plazas del estado español se llenaron de gente joven y no tan joven gritando “¡Lo llaman democracia y no lo es!”, pedían que el pueblo dejara de confiar en un sistema amañado y movido por intereses económicos. Exigían, entre otras cosas, que se cambiara una ley electoral que nunca permitirá que el estado español sea una democracia real.

Mientras se culpa al independentismo de tener un discurso único, las protestas son tantas que resulta imposible seguirles el ritmo y las críticas a los políticos catalanes están presentes en las calles desde el primer día

Si eres joven puede que no te suene de nada, incluso a mí me cuesta recordar de qué se hablaba antes de la política espectáculo. Mientras se culpa al independentismo de tener un discurso único, las protestas son tantas que resulta imposible seguirles el ritmo y las críticas a los políticos catalanes están presentes en las calles desde casi el primer día. Mientras se habla de una “lucha de banderas”, algunas convocatorias tratan temas como el derecho a la vivienda, la igualdad y el cambio climático. Mientras las redes sociales se llenan de vídeos probando una violencia policial sin freno, los medios mayoritarios dan más datos sobre las pérdidas en mobiliario urbano que sobre los daños humanos causados en nombre de la democracia.

En una hipnosis inducida por infinitos programas de debate, han conseguido que confundamos las noticias con información y la participación con el comentario. Es difícil cuestionar en profundidad la validez del sistema que te gobierna cuando te dan tantos titulares que criticar, tantas fotos para memes y el agotamiento capitalista hace que solo quieras pasar el rato. Aunque sabemos qué medios manipulan, seguimos compartiendo sus noticias cuando lo que dicen nos suena bien o nos hace gracia. Aunque tal vez no recuerdes cuántas veces has votado este año o cómo acabó Pedro Sanchez siendo presidente, a día de hoy sigue siendo tu representante.

La gente de Catalunya está cansada de tener que dar mil explicaciones sobre autodefensa o renegar veinte veces de Torra y de Puigdemont antes de que se denuncie la violencia que sufre. De que se acuse a su protesta de “eclipsar cosas más importantes”, como si desde aquí se escribieran todos los discursos de los políticos o los programas de las televisiones estatales. Como si no poder prestar atención a nada fuera culpa suya cuando se levantan y se acuestan con la angustia de vivir la situación presente ahora mismo en sus calles.

Pedir más coherencia a unas protestas surgidas en respuesta a la represión que a nuestros propios representantes es un comportamiento un tanto sádico y, sobre todo, muy cómodo para los políticos. Casi puedo oír las palmadas en la espalda que debieron compartir PP y PSOE al descubrir que lo único necesario para no rendir cuentas a nadie era preocupar a todo el país por las acciones de unos políticos que no son sus gobernantes.

Las risotadas al ver como partidos de todos los colores blanquean la violencia institucional al mismo tiempo que se disputan tu voto en las próximas elecciones generales. Teniendo en cuenta a donde hemos llegado, lo preocupante no son los fuegos, sino que aun quede quien se limite a comentar como si no le incumbieran.

Teniendo en cuenta que a estas alturas nos resulta cotidiano que el Ministro de Interior compare unos contenedores ardiendo con terrorismo o que el Presidente del Gobierno instaure, poco a poco, un estado policial en nombre de la democracia. Teniendo en cuenta que a día de hoy, sin ningún disimulo y ante los ojos de cualquiera que quiera mirar, en Catalunya se aterroriza, agrede, tortura y mutila en nombre de la ciudadanía del estado español. Y sí, también en el tuyo.

Relacionadas

Represión
El moviment feminista de València anirà a judici per les multes del 8M

Tres dels vint processos amb els quals es va sancionar el moviment feminista valencià ja han sigut resolts per la via administrativa, motiu pel qual s'obri la via judicial. El valor d'estes vint multes emparades sota l'anomenada llei mordassa ascendeix a 11.000 euros.

Represión
El movimiento feminista de València irá a juicio por las multas del 8M

Tres de los veinte procesos con los que se sancionó al movimiento feminista valenciano ya han sido resueltos por la vía administrativa, por lo que se abre la vía judicial. El valor de estas veinte multas amparadas bajo la conocida como ley mordaza asciende a 11.000 euros.

Memoria histórica
Las mujeres y la guerrilla

Si ya era difícil la vida para el guerrillero, tanto urbano como rural, la mujer tuvo que soportar machismo y menosprecio por parte de sus propios compañeros de lucha, además de todos los peligros de la vida guerrillera.

20 Comentarios
#42514 12:39 5/11/2019

Aquí la gente hablando y defendiendo la ley y el derecho cómo si supieran qué es, quién la hace y con qué propósito. Pobrecitos.

Responder
0
0
#42414 21:09 3/11/2019

Excelente!

Responder
0
1
#42381 25:26 2/11/2019

Gracias por este artículo. Viendo los comentarios, no queda ninguna esperanza: el gobierno español acabará llevándonos a campos de concentración o algo peor y la mayoría de la población lo aplaudirá. Este Estado no tiene solución ni futuro, esperemos que el cambio climático lo convierta en inhabitable pronto.

Responder
5
6
#42385 10:09 3/11/2019

Un poco de autocrítica no te vendría nada mal. Tampoco hay que exagerar las cosas. Os habéis saltado las leyes y queréis salir impunes a todos vuestros destrozos por rabietas de niño pequeño. Estáis haciendo el ridículo y lo peor es que no lo queréis ver.

Responder
6
8
#42387 10:25 3/11/2019

Una ley que no permite votar es una ley injusta y el pueblo tiene derecho a saltarsela y exigir que se cambie. No te vendría mal a ti una relectura y analizar tu calidad democrática

Responder
9
6
#42442 10:49 4/11/2019

Y una ley que permitiera votar carcel directa para quien intente imponer golpes de estado desde las instituciones...también seria votar

Responder
3
4
#42401 14:39 3/11/2019

Se siente. Robar es ilegar. Hacer una votación ilegar también es un delito.

Responder
5
7
#42513 12:36 5/11/2019

Bota, rebota y en tu culo explota, jajaja

Responder
0
0
#42375 21:07 2/11/2019

¿Y esta es la noticia? ¿Condenar las actuaciones de la policía y defender los actos delictivos? No hay razón para ese comportamiento.
Un periódico debería ser más objetivo y no publicar estas cosas, pero claro, es Catalán.

Responder
11
13
#42373 20:28 2/11/2019

Hablas de protestas pacíficas, manifestaciones y referendos pero en ningun momento mencionas que eran ilegales, y que todos sabíais a lo que ivais. Violar la ley en un estado democrático y de derecho es lo que tiene, te recuerdo que un preso político está en la cárcel por su ideología y esta gente está en la cárcel por violar la ley, cuando se les aviso, se les dio tiempo para reflexionar y aún así siguieron en las mismas. Pero está claro que en Cataluña se ha perdido la cordura y la gente cree que la libertad les da la razón para salir a la calle a decir lo que les de la gana. Tu libertad termina donde empieza la de tu vecino.

Responder
8
11
#42386 10:11 3/11/2019

Un político preso hablemos bien

Responder
0
1
#42370 19:39 2/11/2019

Una panda de exaltados anarquistas es la que quiere la independencia, y hablas de defender el derecho a la vivienda (es decir a recibir una sin haber hecho nada para merecerla, o quitándosela a quien la ha pagado con su trabajo y esfuerzo), igualdad (la famosa brecha salarial hace mucho que no existe en este país, y los tópicos utilizados para hacerla patente son estúpidos, no puede haber la misma cantidad de mujeres ni de hombres en un mismo trabajo, acaso no sabes que todos no tenemos las mismas capacidades, o te gustaría a ti ser la segunda mejor estudiante de una carrera y que un hombre ocupase tu puesto para cubrir las dos primeras plazas de forma igualitaria, a no, que esto ya sucede pero al revés, maldita discriminación positiva, la cual hace parecer a las mujeres menos capaces para conseguir esos puestos por méritos propios), el cambio climático (dejemos ese tema porque no vale la pena), y hablas de la propaganda de los medios españoles cuando en cataluña ha habido la mayor manipulación de la historia (han llegado a manipular la historia, valga la redundancia), pero lo que parece que no quereis ver es que vuestro discurso, a ojos del resto de España, solo dice, somos mejores que vosotros y por eso merecemos ser independientes (como el tema de que Cataluña recibe menos de lo que aporta a las arcas españolas, cuando en Cataluña ha habido una inversión por parte de toda España y muchos de los que viven ahí proceden de distintos puntos del país).

Responder
4
12
#42369 18:53 2/11/2019

Solo es una parte de los catalanes, no todos los catalanes

Responder
6
6
#42388 10:26 3/11/2019

#notallmen

Responder
4
0
#42365 14:01 2/11/2019

Unos contenedores,no. Muchos contenedores (bastantes), lanzar piedras contra los policías, quemar coches, destrozar terrazas de bares, escaparates de muchos negocios, etc. etc. Son muchas cosas y muy violentas. No blanquear a los manifestantes violentos, por favor.

Responder
17
14
#42389 10:27 3/11/2019

Para mi la libertad de expresión y la democracia valen más que todos los containers ardiendo del país

Responder
5
2
#42404 16:21 3/11/2019

Libertad de expresión y democracia que os habéis saltado y como estáis muy de acuerdo lo quemáis y destrozáis todo. Se puede pedir la independencia y hasta la luna, pero no utilizar la violencia como moneda de cambio. Y haciendo una votación ilegal acaba en delito.

Responder
4
5
#42515 12:40 5/11/2019

Pero si a tí la democracia y la libertad de expresión te dan iagual. No seas hipócrita en público, hazlo en privado.

Responder
1
0
nanoit 13:49 2/11/2019

Buen texto. Quisiera resaltar y reconocer, en mi opinión, el magnífico e inteligente trabajo liberador y entregado en la lucha de todo el entorno/espacio CUP... Abraçada !

Responder
25
15
#42363 13:43 2/11/2019

*Nota a la autora/redacción: La fecha del subtitular no es correcta #error404 , sería 01-Oct..2.017
Buen articulo por lo demás y si, estoy de acuerdo con el planteamiento va de democracia.

Responder
20
14

Destacadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Alpinismo
Pablo Batalla Cueto: “El montañismo que abandona el reloj está en decadencia”

‘La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista’ es un ensayo de Pablo Batalla Cueto, un agitador cultural que reivindica la no agitación.

Fronteras
No hay tregua en el frente oriental

Si un viaje devastador, larguísimo, potencialmente letal es el precio a pagar para quienes quieren alcanzar Europa occidental a través de la ruta balcánica, ser los violentos guardianes de Europa es el precio que están pagando los países balcánicos para completar su entrada en la UE.

América Latina
Los Chicago Boys y el origen del neoliberalismo en Chile

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, ha puesto en jaque el sentido común neoliberal heredado tras décadas de aplicación ortodoxa del plan de los chicos de Chicago. 

Crisis climática
Capitalismo verde, exterminio amable

Si la COP25 fue un claro ejemplo de cómo las grandes compañías deforman la realidad e imponen su falaz relato mientras nos abocan al desastre, la Cumbre Social por el Clima y toda la panoplia de movilizaciones ecologistas que han sacudido el globo durante el pasado 2019 evidencian que la sociedad civil ha abierto los ojos.

Últimas

Movimientos sociales
Gregorio Herreros: "He vivido pobre pero muy alegre"

Militante integral, sensible con las luchas feministas, ecologistas o de liberación, Gregorio Herreros ha fallecido este jueves 23 de enero. Manuel Cañada le entrevistó para El Salto Extremadura.

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.