Rojava
Recuperando conocimientos robados por el patriarcado. El centro de salud de las mujeres - Entrevista

Después de ver los trabajos médicos en el frente con nuestra última entrevista, continuamos con la cuestión médica desde la perspectiva de la autonomía de las mujeres, cristalizada en Jinwar, el pueblo solo para mujeres en el Norte y el Este de Siria. Ampliamos en formato escrito la entrevista realizada por la organización juvenil Arran a la compañera internacionalista que ha estado desarrollando el centro de salud, en el cual ejerce de médico. Nos habla sobre la situación actual de la guerra y la pandemia, sobre la perspectiva de la salud y cómo esto conecta con la liberación de las mujeres y su autonomía.

18 may 2020 08:33

A grandes rasgos, ¿cómo se encara la situación de la pandemia del Covid-19 en el Norte y el Este de Siria?

La pandemia hasta el momento no está afectando a nivel médico a la Federación Democrática del Norte y Este de Siria (FDNES), pero sí a los estados circundantes. En la FDNES solo se han dado dos casos aislados hace algo más de una semana. A pesar de ello, hace un mes y medio la Administración Autónoma de este territorio instauró todas las medidas preventivas, cerró fronteras, instauró el toque de queda y puso en marcha una campaña de educación y concienciación acerca de las medidas físicas necesarias para prevenir el Coronavirus.

Hasta aquí el relato es el mismo que el de muchos otros territorios del mundo, la diferencia respecto a los estados es que aquí la administración toma estas medidas en favor del pueblo, es decir, con el objetivo de proteger a su sociedad y sin objetivo de lucrarse económicamente o aumentar su poder sobre la población. Junto a la aplicación de las medidas se intenta tener en cuenta dentro de lo posible las necesidades de la sociedad, por ello se han creado comités que trabajan en dar solución a las dificultades que surgen en estos momentos en relación a necesidades básicas, aunque obviamente se trata de un momento complejo y hay dificultades a las que no se está pudiendo dar aún solución. Por ejemplo se está repartiendo comida a la población con menos recursos o ante el aumento de la violencia machista en los hogares se ha decidido que las organizaciones de mujeres puedan seguir reuniéndose para poder dar respuesta, porque las mujeres organizadas somos menos vulnerables a este tipo de violencia.

El análisis que se hace aquí de la pandemia es que es consecuencia directa de la explotación de la naturaleza llevada a cabo por el sistema capitalista en el que vivimos y por la mentalidad derivada de este, generando formas de vida incompatibles con la existencia, por lo que se hace más obvia que nunca la necesidad de construir una sociedad basada en la democracia, la ecología y la liberación de la mujer, que son los pilares de esta revolución.

Está muy presente también la idea de que se esta usando el Coronavirus para llevar a cabo una guerra psicológica y frente a ello se considera muy importante que el pánico no se extienda entre la población; se cuida el tratamiento de la información en los medios de comunicación y a través de estos medios se difunden reflexiones que hagan entender a la población la situación, en estos momentos los medios de comunicación son más que nunca una herramienta pedagógica. También se anima a la población a defender a su sociedad ante este ataque al igual que están acostumbrados a hacer frente a otros ataques, el llamamiento a la aplicación de las medidas preventivas no se hace en pro del beneficio personal sino del de la sociedad. En esta linea han surgido también iniciativas populares como la fabricación de ventiladores mecánicos home-made por un grupo de ingenieros o diferentes cooperativas de mujeres que han cambiado su actividad productiva habitual por la fabricación y difusión gratuita de uniformes para personal sanitario y mascarillas, vislumbrándose así también una economía que sirve a las necesidades del pueblo.