Arte
Los ‘tours’ que desafían la narrativa imperialista de los museos de Londres

La historiadora Alice Procter organiza visitas guiadas por las principales instituciones de Londres con el objetivo de desafiar la narrativa imperialista del arte británico.

Alice Procter, en una de sus visitas incómodas a la Tate Britain de Londres
Alice Procter, en una de sus visitas incómodas a la Tate Britain de Londres. Javier Domínguez Reguero

Alice Procter acaba de finalizar uno de sus tours. Es el segundo del día y teme que termine con la voz cascada. Se ha paseado por la Tate Britain con una veintena de personas y de nuevo ha vuelto a cuestionar las representaciones de la identidad británica en el arte.

A través de distintos cuadros ha enlazado el periodo de la “esclavista” Isabel I, las maniobras ilegales de la East India Company y la abolición de la esclavitud. Ha insistido en el colonialismo comercial británico, en las representaciones idílicas e infantilizadas de los territorios saqueados y en la apropiación cultural. Y no se ha olvidado de nombrar al comerciante de azúcar Henry Tate, que usó mano de obra esclava en sus plantaciones. Sí, el mismo que financió la galería que el grupo recorre.

Procter hace giras guiadas por British Museum, Victoria & Albert Museum o National Portrait Gallery, entre otros, con el objetivo de discutir la narrativa estética de sus colecciones. “Organizo estas visitas porque los museos no lo están haciendo. No están contando historias que necesitan ser contadas y que la gente quiere escuchar”, dice mientras atiende a El Salto en la cafetería de la Tate Britain.

La joven historiadora reconoce que no ha inventado nada. Desde hace años se busca hacer estas instituciones más inclusivas aunque parece ser que su iniciativa ha tocado la puerta de algún despacho. Por ejemplo, Tate Britain ha lanzado unos recorridos semanales que incluyen artistas, obras de arte o temas que a menudo se han ignorado, olvidado o censurado históricamente.

Las incómodas visitas de Procter se han convertido en una china en el zapato. A pesar de las advertencias de su madre para que deje de incomodar a grandes organismos culturales, ella seguirá con su pedrada. Porque cree en la responsabilidad social de los museos y, sobre todo, en unos tiempos donde el discurso político está cargado de nacionalismo. “Se puede apostar por lo seguro y apelar al conservadurismo o se puede ser inclusivo. Es una elección que toda institución, e incluso los países, tiene que decidir”.

Procter apostó por reñir con las representaciones elitistas, blancas e históricamente tradicionales aunque los grandes museos se muestran evasivos.

“Tienen miedo a cambiar y a perder esa autoridad suprema”, dice la historiadora. Y sigue: “Hay reticencias a conectar con la historia porque supone un reconocimiento de las implicaciones actuales. Si se habla de la proveniencia de una colección se abre la puerta al tema de las repatriaciones, a las críticas”.

Las corporaciones culturales se encuentran con el dilema de enfrentarse a su pasado “desagradable” e incluso “doloroso” para poder sumarse al cambio cultural. En unas sociedades cada vez más multiculturales buscan el equilibrio entre la alienación de los visitantes actuales y la captación de nuevas audiencias.

Una tarea imprescindible para Procter ya que “si no se desarrollan nuevas narrativas y se reconocen los cambios en la historia, se acabará con exhibiciones anacrónicas que no serán política ni socialmente relevantes”.

Procter no duda en tildar de “esclavista” a Isabel I y vincula los inicios de las principales instituciones culturales en el Reino Unido con el imperialismo
Procter no duda en tildar de “esclavista” a Isabel I y vincula los inicios de las principales instituciones culturales en el Reino Unido con el imperialismo. Foto cortesía de Alice Procter.

Hay muchos museos que han adoptado unas medidas más creativas y atrevidas. Están fuera del circuito cultural principal y cuentan con un número de visitantes principalmente local. “No dependen tanto del turismo y por eso los trabajos más avanzados y atractivos en la actualidad en el Reino Unido se realizan en sitios como Birmingham o en Derby”, comenta Procter.

En Londres el debate se diluye ya que los turistas no representan una audiencia crítica, explica Procter. Para ella es el público local el que acude al museo dependiendo de las historias que se cuenten, de las representaciones expuestas y no por una simple fotografía.

Exhibe cómo lo robaste

En The Exhibitionist, la página web que administra Alice Procter, hay una campaña que anima a los museos a ser honestos sobres sus adquisiciones y cómo llegaron a formar parte de sus colecciones.

Con el lema “exhibe cómo lo robaste”, se plantea el debate sobre la proveniencia del que algunos ya han tomado nota. British Museum ha puesto en marcha unas charlas que exploran la historia de cómo, por qué y en qué contexto se han adquirido, exhibido e interpretado los objetos de su colección.

Sin embargo, las esperanzas de Procter sobre un futuro aperturismo se derrumbaron con las reacciones al informe encargado por el presidente francés, Emmanuel Macron, sobre las repatriación de obras robadas y expoliadas. “La paranoia y el pánico fueron desmedidas”.

La historiadora ve muy “deprimente” el hermetismo con respecto a este tema y lo califica de “inapropiado” para los tiempos que corren. La joven, además, rechaza el argumento apocalíptico sobre la clausura de estas instituciones si se consolida un proceso de repatriación de las obras. “Eso no va a pasar. Los museos seguirán existiendo, solo que de una manera diferente. Nos contarán otras historias con otros objetos”.

Relacionadas

Culturas
Cómo terminar de una vez por todas con la cultura

Teatros y salas de conciertos cerrados, festivales pospuestos incluso a 2021 y proyectos detenidos e inacabados. La poco halagüeña situación actual ha hecho que miles de profesionales del sector cultural paren de manera abrupta su actividad con unas pérdidas económicas que ascenderán a cientos de millones de euros.

Libertad de expresión
España sigue liderando el encarcelamiento de la expresión artística

En 2019 se produjeron al menos 711 violaciones de la libertad de expresión artística en 93 países, con episodios de censura, juicios, prohibiciones o sentencias de prisión. Los ha contabilizado la organización Freemuse en su informe anual, que vuelve a dejar a España en mal lugar, con 14 personas condenadas a cárcel por lo que dicen mediante sus obras artísticas.

0 Comentarios

Destacadas

Vivienda
Las ayudas al alquiler se quedan cortas y no terminan de llegar

Los grandes bancos siguen sin firmar el convenio para distribuir los microcréditos del ICO para la familias más afectadas por la crisis social y sanitaria. Mientras, en la Comunidad de Madrid las ayudas directas al alquiler se agotan en la primera semana.

Crisis económica
Hong Kong, algo más que una ficha en la disputa de China por la hegemonía global

Los medios occidentales amplifican las protestas en Hong Kong, un “problema interno” de China que confluye con los temores del establishment a que las sociedades europeas simpaticen más con el país dirigido por Xi Jinping.

8 de marzo
Testigos del informe de la Guardia Civil: “Mi declaración se ha tergiversado”
Dos de los cinco integrantes de CGT que aparecen en el informe de la Guardia Civil que culpa al Gobierno de no haber tomado medidas pese a conocer la situación de emergencia por el coronavirus aseguran que se han manipulado sus declaraciones. El sindicato estudia emprender acciones legales por lo que considera un “montaje” para desacreditar al movimiento feminista.
Migración
Helena Maleno, una vida en muchas vidas

La periodista e investigadora ha presentado Mujer de frontera. Defender el derecho a la vida no es un delito, editado por Península, un libro que nace de las luchas y resistencias compartidas con las comunidades migrantes.

Música
Belén Gopegui pone letra a las nuevas canciones de Milagros, el grupo coral que salió de un colegio público

De empezar a cantar en clase con su profesora a participar en uno de los mayores éxitos de Rosalía, la peculiar trayectoria del grupo coral Milagros añade ahora otro capítulo destacado: las letras de sus nuevas canciones llevan la firma de la escritora Belén Gopegui.

Migración
Empadronamiento sin domicilio fijo, el negocio de un derecho que los ayuntamientos se niegan a reconocer

Las trabas burocráticas que aplican la mayoría de ayuntamientos al proceso especial de empadronamiento incumplen la normativa vigente sobre el acceso al padrón, que debe ser facilitado con independencia de la situación administrativa o habitacional de las personas que residen en cada municipio. Los impedimentos constantes han dado origen a un negocio paralelo donde se debe pagar a terceras personas por los documentos que la administración exige.

Residencias de mayores
No tenemos perdón (ni vergüenza)
Se preparan protocolos para abrir comercios o terrazas pero, ¿para cuándo un protocolo para visitar a nuestros familiares en las residencias?
Crisis económica
España recibiría 77.000 millones a fondo perdido del plan de recuperación que ultima la Unión Europea

El Gobierno de Pedro Sánchez tendrá acceso a 77.000 millones para paliar el descuadre en las cuentas públicas provocado por las medidas del covid-19, según ha adelantado Bloomberg. Es aproximadamente un 6% del PIB.

Últimas

Coronavirus
La autogestión de los cuidados en un Chile en resistencia

Numerosas iniciativas en Valparaíso permiten crear estructuras de salud paralelas a las oficiales, ante el olvido de los más vulnerables por parte del Estado

Memoria histórica
Carabanchel pide a Marlaska recuperar la memoria de la cárcel convertida en CIE
Una plataforma ciudadana de Carabanchel solicita a Interior la apertura de un centro de memoria para recuperar la historia de la cárcel del barrio madrileño construida por presos franquistas, que estaba siendo usada como CIE.
Humor
Las terrazas en ‘Madrid’, por Mauro Entrialgo

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está realizando para El Salto.

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.