El tren que divide Murcia

Los habitantes de los barrios del sur de la ciudad continúan las protestas para reclamar el soterramiento de las vías en un clima de represión creciente por parte de las instituciones.

Soterramiento tren Murcia 2
Miles de manifestantes se concentran en el paso a nivel del Barrio de Santiago el Mayor, Murcia, ante una fuerte presencia policial. Cristóbal Osete

publicado
2018-03-02 07:00:00

No cesan las protestas vecinales en Murcia para impedir que la llegada del AVE en superficie divida la ciudad en dos de forma permanente. Ni las movilizaciones ni la sensación de aislamiento latente en los barrios del sur de Murcia han sido motivo suficiente para que Gobierno regional y Adif pongan encima de la mesa soluciones para las vecinas y vecinos del barrio de Santiago el Mayor.

Por el contrario, según Joaquín Contreras, vecino que lidera el movimiento de la Plataforma Pro-Soterramiento, “han apostado por jugar un pulso contra la ciudadanía, haciendo un peligroso despliegue de represión policial contra las personas del barrio, para tratar de silenciar las movilizaciones ante las condiciones que pretenden imponer para la llegada de la alta velocidad a la ciudad de Murcia”.

“Ahora mismo estamos viviendo un momento de máxima incertidumbre”, comenta Ángel, uno de los vecinos que lleva acampado desde septiembre en los aledaños de las vías del barrio de Santiago el Mayor. A la zona llegan furgonetas de la Policía a diario y “no sabemos nunca si vienen a detener a alguien, a poner una sanción o simplemente a rodearnos y a mirarnos de forma desafiante”, apunta. “A veces vienen ocho furgonetas, a veces viene una. Nos identifican cuando salimos a comprar y han llegado a confiscar el cámping gas con el que cocinamos en la acampada”.

Represión

Las personas que mantienen la acampada prosoterramiento han sido las más represaliadas del movimiento vecinal. Cuentan que tienen que soportar interrogatorios de la policía y convivir con las presiones de los cuerpos armados que actúan bajo el mandato del nuevo delegado del Gobierno de la Región de Murcia, Francisco Bernabé, que llegó al cargo con el objetivo de ejercer de mano de hierro contra las protestas vecinales.

Con el cambio de delegado del Gobierno, la represión se ha intensificado de forma sustancial. El lema que utiliza el propio Bernabé es “el que la hace, la paga”. Una declaración de intenciones que llega de un órgano cuya finalidad debería de ser la de buscar la tranquila convivencia entre las ciudadanas y ciudadanos de la ciudad. “Todo lo contrario a lo que está generando la actuación de Bernabé”, según Joaquín Contreras. Su objetivo es otro: servir de asistente al Gobierno regional para traer la alta velocidad a Murcia cueste lo que cueste.

Soterramiento tren Murcia 1
La policía reprime a los vecinos que reclaman el soterramiento de las vías. Cristóbal Osete

Francisco Bernabé ha enfocado la estrategia del Gobierno regional en la represión desmedida. Multas que van desde los 600 euros hasta los 2.000. El propio Bernabé se vanagloriaba públicamente detallando las multas a los vecinos, sanciones que “servirían como aviso de lo que se les viene encima si no cesan las protestas”, apuntaba.
“En este barrio han hecho una campaña de miedo que ha mermado considerablemente la moral de las vecinas y vecinos de la zona”, comenta al respecto Miriam M., que lleva varios meses en la acampada. “Pero el hartazgo está siendo nuestro motor revolucionario”, sentencia.

“Esto es un barrio cercado por la policía. Aquí nos han declarado una guerra represiva”, cuenta Alberto Martínez, que acumula sanciones por valor de 6.000 euros. Pero su posición es clara: “Después de lo que he visto aquí, la frustración es tan grande que lo único que te queda es implicarte más en el movimiento. Aunque la cicatriz de la lucha dure toda la vida”. “Están dispuestos a lo que sea para evitar una victoria popular que sirva de ejemplo a otros pueblos”, apunta Fani, vecina del barrio. 

El muro

La historia del soterramiento del pasillo ferroviario de la ciudad de Murcia comienza en 1995, con la redacción de un proyecto de viabilidad del mismo, y llega a lo que hoy en día se puede afirmar que es el antecedente administrativo directo del soterramiento y llegada del AVE a Murcia: el convenio de colaboración de 2006 que da lugar a una revisión urbanística de la zona, el Plan Especial de la Estación de El Carmen.

Tras decidir dónde y cómo va a llegar la alta velocidad, solo queda proyectarlo al detalle. Esto se plasma en primer lugar en un estudio informativo en septiembre de 2007 mediante el cual se pretende aunar las tareas ferroviarias y urbanísticas con el objeto de acometer una actuación coordinada. El estudio recoge una longitud total soterrada de 7,8 kilómetros.

La estrategia del nuevo delegado del Gobierno es la represión desmedida, con multas que van desde los 600 hasta lo 2.000 euros

Sin embargo, con la llegada de la crisis, la viabilidad del soterramiento ya no está tan clara. Pronto empiezan a surgir otras alternativas, como la instalación de una estación provisional para la llegada de la alta velocidad a las afueras de Murcia, pero manteniendo el problema actual del paso de mercancías peligrosas por el centro de la ciudad. Todo esto se descarta y los murcianos empiezan a sospechar que el tren de alta velocidad puede llegar sin ser soterrada.

Soterramiento tren Murcia 3
Una vecina lanza consignas en las vías mientras varios contenedores arden en la calle y en las vías. Cristóbal Osete

Actualmente, el Gobierno regional y Adif intentan integrar a toda costa la llegada de un AVE en superficie que requiere la instalación de un muro antirruido de cinco metros de altura y suprimir todos los pasos a nivel. En otra lucha, la retórica, el Gobierno regional trata de evitar la palabra muro, pero en palabras de Joaquín Contreras, “aunque sea transparente, no se puede atravesar, lo que lo convierte en un muro”.

Esta obra provisional eleva los costes económicos del proyecto de forma sustancial y pretende ser destruida pasados dos años, cuando se complete el primer tramo de vías soterradas a su paso por el barrio de Santiago el Mayor.

La gente tiene miedo de que, una vez consigan traer el AVE a la ciudad, se les quiten las prisas del soterramiento, las obras se suspendan y ese trazado sea para muchos años o incluso permanente, tal y como aconteció en Valladolid, lugar que sirve de ejemplo perfecto para reflejar el temor del vecindario.

En el plano administrativo, tras la redacción de un estudio previo, se produce el anuncio de la licitación en agosto de 2012 para la redacción del proyecto constructivo actual. El pliego de prescripciones técnicas particulares del contrato de asistencia no hace referencia expresa al soterramiento ni incluye condicionante técnico alguno al mismo. Como resultado, nos encontramos ante un proyecto cuyo objeto ha sido sustancialmente modificado y se centra ahora en la remodelación de los accesos para la llegada de la alta velocidad. Así lo señala la Fiscalía en 2015, que asegura que el proyecto de ejecución difiere un 80% de la solución contemplada en 2009. Al no ser esta coherente con la actuación que se va a acometer, el proyecto nace sin contemplar aspectos vitales, haciendo necesaria la tramitación de una modificación, con el consecuente aumento de plazos y presupuesto. 

Nadie entiende en Murcia el sinsentido de este cambio de rumbo tras gastar tanto dinero público y tiempo en diseñar y planificar una actuación encaminada a mejorar la vida de los ciudadanos.

El proyecto inicial de soterrar las vías del tren que exigían desde los barrios del sur se mezcla ahora con la llegada de la alta velocidad y el Corredor Mediterráneo, que interesa ya de forma descarada a instituciones y lobbies empresariales. Con ese telón de fondo y sin los estudios previos necesarios llega la construcción de una infraestructura que ha sido estudiada durante una década y que dejará su huella en el territorio y en la vida de los murcianos y murcianas durante siglos. 

Una ciudad partida
En el paso a nivel de Santiago el Mayor no pasan diez minutos sin que las barreras del tren suban y bajen a lo largo de todo el día. Por este motivo, la Plataforma Pro-Soterramiento comenzó su lucha hace 30 años. Las consecuencias derivadas de la brecha que creó el tren a su llegada a la estación de El Carmen, inaugurada como provisional por Isabel II en 1862, han sido colosales, partiendo la ciudad en dos y aislando en la actualidad a unos 100.000 habitantes en la zona sur de Murcia.
El paso a nivel de Santiago el Mayor es uno de los más traumáticos, urbanísticamente hablando, de todo el trazado ferroviario español. La línea de Cercanías que une Alicante y Murcia, con un flujo de tres millones de viajeros al año, es una de las más rentables para Renfe. La empresa también ha expresado sus reticencias a la implementación con prisas de la alta velocidad a su llegada a Murcia y los problemas que va a acarrear para los más de 90 trenes de Cercanías que circulan en esa línea a diario. A las vecinas y vecinos del barrio se les ha vendido durante 23 años el soterramiento y la llegada de la alta velocidad a una estación intermodal soterrada, eliminando la barrera que durante más de un siglo parte el sur de la ciudad. Ahora más que nunca saben que se libra una batalla importante, y desde la Plataforma Pro-Soterramiento exigen una planificación extensa para afrontar la problemática desde una visión de conjunto que contemple ante todo los convenios pactados y los intereses de la ciudadanía.

 



12 Comentarios
#14328 12:03 19/4/2018

Más de 20 años oyendo hablar del tema, ya aburre. Y si a estas alturas todavía no se soluciona es porque van de promesa en promesa y nunca se cumplen. Lo que están haciendo es una auténtica chapuza, que después no van a destruir para hacer el dichoso soterramiento. Realmente, en Murcia, tenemos una estación de tren, tercermundista, pequeña, con malísimos accesos y aparcamiento. Murcia necesita buenos cercanías (que los que tiene son de risa) y unos buenos trenes y frecuencias. El Ave está muy bien, pero personalmente, y como muchos murcianos, no vemos necesario ya que nuestra ciudad no lo necesita de éste modo, y no es porque venga soterrado o en superficie, es porque con un buen tren híbrido, bastaría, simplemente yendo por donde toda la vida por ejemplo a Madrid, vía Albacete, pero no dando la vuelta pasando por Alicante.
No sé en qué piensan los políticos. Qué aburrimiento.

Responder
2
0
Sergi 5:19 4/3/2018

Muchos ánimos desde Barcelona. No os rindáis y luchad por un futuro mejor.

Responder
8
0
#9825 21:28 4/3/2018

pondran mi comentario? o solo censuran por politica ,cual gestapo o kgb o brigada de lo polituco social.

Responder
0
0
#9712 19:14 3/3/2018

aqui se ha transformado en politica ,entre unos antes y otros ahora la casa sin barrer, aqui en este articulo solo se habla de una parte pero no del conjunto en 2006 con una burbuja ,se quiso hacer una obra inmensa solo porque el suelo al liberarlo de vias se podia recalificar, pero la crisis vino y ese suelo no vale ni un tercio,esta todo adjudicado y las obras de soterramiento ,solo 1 tramo de 1,2 km estan en marcha,problema la estacion es de paso ,hay que levantar vias ,molestar vecinos pasarelas una via provisional y muchos no se fian ,por convicion politica,otros porque jamas hicieron nada alli desde que se inauguro la via.

Responder
1
0
#10521 7:55 12/3/2018

Decir que todo está adjudicado es simplemente una burda mentira. Los ciudadanos no somos tontos,aunque algunos se empeñen en tratarnos como tales. Instalar el AVE en esa vía 'provisional" es el motivo del conflicto.Hacerlo para acto seguido, según Fomento, quitar la catenaria para soterrarla es o un despilfarro para las elecciones o la evidencia de q el Soterramiento se alargará sine die, como una estación de ferrocarril, la actual que se construyó como provisional en el siglo IXX y aún sigue en pie

Responder
0
0
#9645 21:02 2/3/2018

El caso de Valladolid es diferente, aquí en superficie hay mucho espacio, y nuestros barrios no están separados. Lo que si es cierto es que los pasos de la vía son muy mejorables y hacen falta más, pero no hacen falta carísimos soterramientos que además acababan con el ferrocarril convencional (trenes regionales y hipotéticos cercanías, además de trenes nocturnos e históricos). La integración en superficie ya nos resuelve los problemas, cuesta menos dinero y no nos quita trenes.

Responder
3
4
#10522 8:09 12/3/2018

Escribir que los Soterramientos acaban con todo eso produce cuanto menos hilaridad, cuando eso es lo q realmente hace el Ave. Unas infraestructuras publicas correctamente planificadas y al servicio del interés general es lo que se necesita, y no líneas de Ave carísimas cuya rentabilidad se ha demostrado inexistente

Responder
0
0
Jose 22:18 4/3/2018

O eres del pp o de adif esta claro

Responder
3
0
Eva Seoda 8:39 2/3/2018

Hay que entender sin duda a los afectados. A nadie le gustaría que este tren pasaá por tu calle en plena noche. Un buen paseo Murciano te hará ver lo que opina la gente, hablar en los supermercados y las panaderías. Es un beneficio para la ciudad pero no a costa de la salud de sus vecinos.
Saludos y suerte. Nunca llueve a gusto de todos
www.everiti.com

Responder
2
0
Anonima 19:24 2/3/2018

Muchas gracias por comprendrenos. Nos sentimos tan triste e impotentes

Responder
5
0
josep 13:30 7/4/2018

Desde Catalunya,animo a totos los murcianos,luchad i vencereis.

Responder
0
1

Destacadas

Sector del juego
Las apuestas entran en tu vida

La gran exposición mediática en los eventos deportivos y los espacios publicitarios ha encendido las alarmas acerca del aumento del gasto en apuestas por parte de la población. A continuación mostramos algunos datos sobre el crecimiento exponencial de este sector.

África
La fiebre del Cobalto en el Congo

Para el pueblo congolés la historia se repite. En tiempo en los que los smartphones y los automóviles eléctricos marcan la pauta, las vastas reservas de cobalto situadas en el subsuelo de la República Democrática del Congo son objeto de codicia por parte de las grandes multinacionales. Empresas chinas y el gigante minero suizo Glencore se reparten un jugoso mercado.

Estados Unidos
La izquierda en los Estados Unidos de Bernie Sanders: una revolución desde dentro

En un año de elecciones de mitad de período (mid term) fundamentales, el creciente ala izquierda del Partido Demócrata se distingue tanto por cómo se organiza como por las políticas que defiende.

Ley de Memoria Histórica
¿Se pondrá fin a la infamia?

La nueva propuesta de reforma de la Ley de Memoria Histórica de 2007 anunciada por el PSOE no habla de poner fin a la infamia que estableció la norma de 2007 al dividir y separar a las víctimas de la represión franquista entre las ejecutadas antes y después de 1968.