El Tribunal Europeo condena a España por las torturas a Portu y Sarasola

La Audiencia Nacional condenó a cuatro guardias civiles por torturas a Portu y Sarasola en 2010, pero el Tribunal Supremo revocó la sentencia.

Tribunal Europeo de Derechos Humanos
Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

publicado
2018-02-13 11:18:00

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a España a indemnizar a Igor Portu y Mattin Sarasola con 20.000 y 30.000 euros respectivamente por el “tratamiento inhumano y degradante” que sufrieron durante su detención, en enero de 2008. La sentencia contempla también dos votos particulares en los que señalan que las agresiones sufridas por Portu y Sarasola fueron torturas.

Portu y Sarasola fueron detenidos el 6 de enero en Mondragón por actividades relacionadas con ETA, entre ellas el atentado en la Terminal 4 en Barajas, que supuso la muerte de dos personas.

Según explica la sentencia, Portu denunció cómo, tras su detención en Mondragón, le llevaron detenido, esposado a la espalda, por un camino hasta llegar a la orilla de un río, donde le patearon, le dieron un puñetazo en el estómago y le golpearon por debajo de la octava costilla. Tras eso, le metieron la cabeza en el agua varias veces. De vuelta en el coche le afirmaron que esto eran solo los primeros veinte minutos y que tenían cinco días más para hacer lo que quisieran con él, tras lo cual siguieron dándole patadas en piernas y costillas y puñetazos en la cara y el tronco.

A Sarasola le pusieron una pistola en la sien y le amenazaron con hacerle “lo mismo que a M.Z.”, en referencia a Mikel Zabalza, asesinado por la Guardia Civil en 1985. Las agresiones a ambos continuaron en el trayecto y tras su llegada a Madrid.

En diciembre de 2010, la Audiencia Nacional condenó a cuatro de los 15 guardias civiles imputados por las torturas a Portu y Sarasola a penas de entre dos y cuatro años y medio.

Sin embargo, un año después, en noviembre de 2011, el Tribunal Supremo rechazó la sentencia de la Audiencia Nacional y absolvió a los cuatro guardia civiles. La sentencia del Supremo no daba por válidos los hechos probados, afirmando que no se habían acreditado torturas lo suficiente para “desvirtuar el derecho a la presunción de inocencia”. Portu y Sarasola recurrieron el Tribunal Constitucional, pero el alto tribunal rechazo el recurso, tras lo cual, en 2015, acudieron a la justicia europea.

Esta no es la primera sentencia europea que acusa a la justicia española por no investigar los casos de tortura. En 2014, el mismo tribunal condenó a España a indemnizar a Beatriz Etxebarría, también condenada por acciones relacionadas con ETA, con 29.000 euros por no investigar las torturas y agresiones sexuales que sufrió durante su detención. Ese mismo año, el Tribunal Europeo condenó hasta cuatro veces a España por violaciones de derechos humanos: dos casos relacionados con la no investigación de torturas, en otros por no cumplir la política de derecho al asilo y el último caso por las inmatriculaciones eclesiásticas.

En 2016, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictó la octava condena a España por la no investigación de torturas en el caso de Xabier Beortegi Martinez, vecino de Errotxapea (Pamplona) detenido por la Guardia Civil en enero de 2011 por su presunta vinculación con Ekin.

1 Comentario
#8394 14:22 13/2/2018

Condenados a rezar tres padres nuestros y un ave maría. La justicia neo-liberal de la UE.

Responder
9
1

Destacadas

Melilla
Colectivos recuerdan la ilegalidad de las devoluciones en caliente tras la muerte de una persona en un salto a la valla de Melilla

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía pide coherencia al Gobierno de Pedro Sánchez y recuerda que las devoluciones en caliente son ilegales tras la entrada de 200 personas en un salto a la valle. La Delegación de Gobierno asegura que la muerte se produjo por una parada cardiorespiratoria.

Argentina
[Exclusiva] Habla el exrepresor Scilingo: “Estar preso es muy llevadero”
Tras dos décadas de silencio, El Salto entrevista en exclusiva a Adolfo Scilingo, el exrepresor argentino que destapó en 1995 los Vuelos de la Muerte.
Violencia policial
Mujeres y ‘whistleblowers’: el derecho a violar de los infiltrados policiales
En Reino Unido, policías encubiertos establecieron relaciones con mujeres a las que luego abandonaron sin dar ninguna explicación.
Pensamiento
Emmanuel Rodríguez: “La clase media es el pueblo del Estado, el problema es que eso anula la política”

La configuración de los Estados como centros de concentración de poder entró en crisis en el último tercio del siglo XX. Muy avanzado el siglo XXI, el ensayista Emmanuel Rodríguez aborda el problema del Estado y la imposibilidad de una revolución con las mimbres de las experiencias históricas.

Arabia Saudí
Nuestro “amigo” Mohammed Bin Salman

La arrogancia y los métodos de Mohammed bin Salman pueden ser el detonante de una crisis sin precedentes en Oriente Medio... o de su propia defenestración.

Últimas

Opinión
Día por la Despatologización de la Transexualidad: transitar para ganar todas
Aún con varias leyes en diferentes puntos del trámite parlamentario, los movimientos por los derechos de las personas trans tienen todavía mucho por hacer.
Libertades
Mil maneras de ser personas trans

En Construcciones identitarias. Work in progress la fotógrafa y activista Mar C. Llop reflexiona sobre la diversidad de relaciones, tránsitos y experiencias que implica la vivencia trans.

Movilidad
Una Liga de Apartinetes se propone combatir los patinetes que impiden el paso en las aceras de Madrid
Esos patinetes que impiden el paso a sillas y carritos o le hacen la vida más difícil a las personas ciegas tienen un enemigo: la Liga de los Apartinetes.
Madrid
Malasaña: un bar por cada 50 habitantes y otras historias de la gentrificación

Vecinos de Malasaña denuncian que el barrio ha entrado en una espiral de degradación que parece imparable, salvo que las autoridades tomen medidas enérgicas y con carácter urgente. El Salto ha hablado con algunos, que pintan un escenario de franca decadencia para el emblemático barrio madrileño.