Sistémico Madrid
Francisco Riberas, el coche que habla

Francisco Riberas, magnate de la automoción y quinta fortuna del país, ha hecho suyo eso de que los ricos tienen que asaltar también los cielos de la política y, desde su trono del Instituto de la Empresa Familiar, predica que, a la hora de decidir, “los empresarios deben estar un poquito presentes”.

Fachada de la sede de las empresas de los Riberas
Fachada de la sede de las empresas de los Riberas

publicado
2018-12-22 06:24:00

Cada vez estoy más envenenada, más harta de ver lo que hacen con el pueblo, eso del pueblo que no se sabe lo que es. He robado esta frase y no digo a quién porque a una no le arreglan el cuerpo ni titulares como éste: “Los japoneses ya no compran coches”(Expansión, 16/10/2017). ¿En Japón?¿El país de Nissan, Toyota, Honda, Mitsubishi y Subaru? No me lo arreglan, para empezar, porque no son ciertos: se venden cuatro millones de turismos cada año invariablemente. Así que vuelta al veneno.

Aquí, en el ombligo del mundo —hay consenso en que Japón es su culo—, otro tanto. Ni el turismo ni el ladrillo. No hay sector más poderoso que el del automóvil. Y aquí, el rey de las cuatro ruedas nació en Burgos, se crió en Usera, montó su empresa en Vallecas y en su epitafio impreso puede leerse: “Francisco Riberas Pampliega (1932-2010), prototipo de hombre hecho a sí mismo”, cuando en realidad lo que hacía eran piezas de coches a chorros para una pléyade de fabricantes.

Hoy su hijo Francisco es nada menos que la voz de lo que llaman “los empresarios”. Es la suya la que se escucha cuando los empresarios piden una “rebaja de impuestos y de los costes energéticos”. Son los coches que fabrica los que dicen “no podemos admitir que el presidente del Gobierno acepte planteamientos extremos” y los que advierten que “somos los generadores de riqueza del país, creo que deberíamos estar un poquito presentes en la toma de decisiones”. Los coches y Francisco Riberas Mera, desde la presidencia del Instituto de la Empresa Familiar, aupados como correa de transmisión leal de las familias más ricas del país porque la patronal CEOE no servía, pues hasta hace una semana estaba presidida por un catalán que no hacía gala de españolidad.

Por eso me he venido a Alfonso XII esquina Juan de Mena (rey del XIX contra bestseller del siglo XV), frente al Retiro, al cuartel de Riberas, con su centinela y todo, pues un agradecido agente de seguridad me analiza y estropea la vista. Porque mira que me gustan las fachadas de la zona, sus portalones de madera con aldabones como el que cuelga de esta, pero con este marcaje no hay quien disfrute.

Cosa rara que un edificio en esta zona tenga solo tres alturas. Dos de ellas las ocupan los empleados de Acek Desarrollo y Gestión Industrial S.L., la sociedad de cabecera de los Riberas, que si bien son tres hermanos, solo dos —los varones—, se lo reparten casi todo. De su tronco salen las tres grandes ramas del imperio: el fabricante de piezas Gestamp, la acerera Gonvarri y sus inversiones en renovables. A ellas suma una cartera de inmuebles (hoteles y oficinas) y una megafinca en Las Pedroñeras (Cuenca) donde se cultiva ajo y olivos. Y dos aviones. Y una sociedad en Holanda (Risteel BV) para derivar los dividendos. Todo junto se valora en 5.900 millones de euros, la quinta fortuna ibérica.

Hasta hace un par de años nadie había oído hablar de ellos, pero los Riberas saben que el negocio de los coches tiene un fuerte componente político. De ahí su salto a la política empresarial y también su toma de posesión de la Bolsa española en apenas año y medio. Gestamp cotiza desde abril de 2017 valorada en 3.200 millones. No está en el Ibex porque los hermanos controlan demasiado su capital (70%). La que sí lo está —desde junio— es la vasca Cie Automotive (15%), otro grande de la industria auxiliar. Riberas, que en 2017 entró en el consejo de administración de Telefónica, también controla un 13% de la tecnológica cotizada Dominion.

“Los gobiernos deben crear ecosistemas adecuados para que las empresas puedan mover, crear riqueza y empleo”. Me pregunto dónde compondrá este hombre estas oraciones. Puede que en la oscura segunda planta. O quizá en algún reservado de Hórcher o Viridiana, los dos restaurantes de morro fino que hay en un radio de 50 metros.

Sistémico Madrid
Ignacio Garralda, puro capital

El presidente de la Mutua Madrileña respira el impuro aire de la capital bruñido por cuadros del Museo del Prado y las glorias literarias de la RAE. Garralda, pionero de la banca de inversión, representa como nadie la hornada de superejecutivos de primera hora que hoy controla las corporaciones españolas.

Sistémico Madrid
Rafael del Pino, más dinero

El ejecutivo del Ibex con más patrimonio habita entre nosotros, en un chalé de la capital, pero desde 2008 sus empresas están en Holanda. Desde allí invierte en un emporio solar en Chile, una empresa vasca de armamento y otra californiana de fisión nuclear.

Relacionadas

Sistémico Madrid
Carlos Álvarez Navarro, entre tinieblas

El presidente y copropietario de Santalucía localiza sus empresas en lo mejor del barrio de Argüelles y disemina por las calles de la capital un sinfín de propiedades que le convierten en uno de sus grandes caseros.

Sistémico Madrid
Hermanos Entrecanales Franco, seres complejos

Habituales de los patronatos de fundaciones y ONG, los cuatro hijos de Juan Entrecanales dominan el capital de Acciona gracias a una sociedad holandesa que cobra los dividendos y los deriva a sus empresas madrileñas.

Capitalismo
Un cigarrillo en el Windsor durante el milagro económico español

Nuevos documentos aumentan las dudas en torno al incendio del edificio Windsor en 2005. La guerra política por el control del BBVA es el contexto de un hecho que se ha atribuido al comisario y empresario Villarejo.

0 Comentarios

Destacadas

Migración
“Queremos votar y no nos dejan”
Aunque las personas migrantes se movilizan para luchar por sus derechos políticos serán muchas las que, una vez más, se quedarán sin votar.
Pensamiento
Anselm Jappe: “Ningún problema actual requiere una solución técnica. Se trata siempre de problemas sociales”

Para el pensador alemán Anselm Jappe, el capitalismo narcisista en el que estamos insertos ha dado lugar a la sociedad “autófaga” que, como en el mito, termina devorándose a sí misma cuando ya nada sacia su apetito.

Argelia
Argelia en revuelta: “¡Nos despertamos y vosotros lo pagaréis!”

Argelia atraviesa desde hace tiempo una grave crisis multidimensional. El país ha experimentado una crisis política durante décadas, en particular desde el golpe militar de 1992 y la brutal guerra civil que siguió.