Salud mental
El Grupo de Apoyo Mutuo en salud mental de mujeres empieza a rodar en Valencia

Los Grupos de Apoyo Mutuo (GAM) entre personas con sufrimiento psíquico presentaron el pasado 28 de noviembre la formación de un grupo no mixto en València. Hoy, jueves 5, celebran el primer encuentro en la Biblioteca de la Dona.

GamDonesValencia. Presentación Biblioteca de la Dona
Lola, Sol, Saray, Flavia y Susana durante la presentación en la Biblioteca de la Dona. Beatriz Badenas

publicado
2019-12-05 11:09

La Red de Grupos de Apoyo Mutuo en Salud Mental de Valencia (Red GAM Valencia) forma un nuevo espacio solo para mujeres. En València la Red Gam incluye varios grupos de apoyo mixtos que, para mucha gente, resuelven el problema que se plantea cuando se sale de un centro psiquiátrico: “¿Qué hago ahora?”, según resume Saray Ruiz-Ocaña, veterana participante del GAM València Arrancapins. Como ella misma explica, lo que se crea en estas reuniones es un espacio en el que diversas personas que comparten los mismos problemas o dificultades se reúnen para hablar de ello y "compartir, en igualdad y horizontalidad". En estos espacios, continúa la integrante, “la salud mental también es social, estas redes de apoyo mutuo nos hacen más fuertes porque aumentan nuestra autoestima”. No se trata de un lugar donde se diagnostique a la gente sino “donde expresar el sufrimiento psíquico que vivimos”, concreta Ruiz-Ocaña.

En los GAM se trabaja la horizontalidad, desde la igualdad de condiciones y la ausencia de jerarquías, pues no hay profesionales en el grupo, según explican las participantes. La reciprocidad, compartir, es otro de los puntos esenciales, junto con el respeto por la diversidad de sufrimientos y la no discriminación. Procuran, en definitiva, formar un espacio acogedor, especialmente para las personas nuevas. “Es importante que no se hagan juicios y no dar consejos, que siempre son gratuitos”, apunta Lola Escalona, una de las personas que coordina los GAM en València, precisando que “lo importante es que la persona se dé cuenta de su problema y busque solución, no se la puedes dar tú”. En su opinión, lo importante es desmontar los discursos del tipo “es un problema químico, cerebral”, “no es culpa tuya”, “ya está en brote”, y que la persona sepa que “sigue siendo ella”.

“No nos sentíamos cómodas hablando con los compañeros de ciertos temas o situaciones; porque seguro que hay quienes te entienden, pero también los hay que te pueden cuestionar”

Susana Amigo viene desde ActivaMent en Catalunya, donde empezaron el grupo de mujeres el pasado mes de marzo. “Nos dimos cuenta de que en los grupos mixtos no nos sentíamos cómodas hablando con los compañeros de ciertos temas o situaciones; porque seguro que hay quienes te entienden, pero también los hay que te pueden cuestionar”. Al empezar a recuperarse de su historia de vida, en la que la droga le llevó a la prostitución, se acercó a esta asociación porque "no tenía autoestima, y allí encontré a gente con la que compartir y practicar la coescucha”. Para Susana, en el grupo de mujeres “la complicidad es la clave, sientes que te entiendes, que hablas el mismo lenguaje, lo que ayuda mucho a recuperar tu vida”. Concluye que la complicidad nace del hecho de haber vivido situaciones iguales o parecidas, lo que “llena, reconforta, crea lazos de sororidad entre mujeres y no competencia capitalista”.

Salud mental
Cuando la locura toma la palabra
Durante años, al oír hablar sobre salud mental, se echaban en falta las voces de los verdaderos protagonistas: las personas diagnosticadas y psiquiatrizadas. Hoy, ellas toman la palabra.
Una activista en salud mental en primera persona que ha participado en colectivos como InsPiradas de Madrid, habla de la importancia de incorporar la perspectiva feminista a la salud mental. Escolarizada en el catolicismo hasta los 18 años, afirma que “nuestros síntomas psíquicos no se pueden separar del patriarcado ni de la violencia social que se ejerce sobre nosotras”. Denuncia la doble opresión que se sufre como "mujer y loca", pues en la consulta psiquiátrica se pueden llegar a escuchar frases del tipo “haz trabajo de casa” o “folla con tu compañero”, siendo así la salud mental una fuente más de violencia patriarcal.

“El sufrimiento psíquico se vive con mucha soledad y el feminismo aporta el sentido de los cuidados, de la interdependencia y de las redes de apoyo”

“El sufrimiento psíquico se vive con mucha soledad y el feminismo aporta el sentido de los cuidados, de la interdependencia y de las redes de apoyo”, reflexiona la activista, “se trata de crear un sentido colectivo con los cuidados en el centro, politizar el sufrimiento y la vulnerabilidad para que se convierta en una problemática social”. Finaliza su intervención explicando que al aplicar esta perspectiva a la salud mental podrán reivindicar sus derechos y así, de forma transversal, trabajar otro ejes de opresión que también llevan un plus de sufrimiento psíquico: las personas racializadas, las trans, las trabajadoras sexuales y el colectivo LGTBI.

La poeta feminista Sol Camarena Medina, instigadora cultural y co-editora de la revista La Gorgona, es junto a Saray otra de las iniciadoras de este nuevo grupo no mixto en València. Defiende la creatividad como herramienta de expresión y reivindicación, pues para ella no es suficiente con contarlo: “Es algo muy duro porque nunca sabes qué van a entender o cómo te van a juzgar, no sabes si habrá un reconocimiento después”. A Sol la escritura le permite abordar vivencias dolorosas y violentas, pues considera que “el sistema médico actual no funciona con nosotras”. Aunque dice que los profesionales le pueden ayudar mucho, “hablar con quien ha vivido lo mismo me ha hecho sentir acogida, comprendida, recogida, mientras que con la psiquiatría, al final te quedas sola con tu problema.”

“Escribir y apoyo mutuo tienen para mí un paralelismo, es una forma de apoyarme a mí misma expresando lo que siento”

La actividad creativa es para ella esencial, pues “permite sentirse escuchada y trabajar lo que ha pasado; escribir y apoyo mutuo tienen para mí un paralelismo, es una forma de apoyarme a mí misma expresando lo que siento”. Añade que el apoyo mutuo no tiene el objetivo de curar sino que “el objetivo es sentir que tu vida importa y que tu vivencia importa”, y que es importante entender “que la vida tiene partes desagradables: la de las locas y la de las que se consideran cuerdas, pues los problemas son reales y otra cosa es que mi 'problema' los agrave”.

Durante el debate posterior se perfilan las violencias estructurales específicas que afectan a las mujeres con asuntos de salud mental en las instituciones que las reciben: centros de día, hospitales, psiquiátricos... Según explican las asistentes, no existen estadísticas ni registros de las violencias que se producen en estos lugares, donde se suceden la esterilización forzosa, el aborto coercitivo y la contracepción no consentida. “Las salas de ingresos en psiquiatría son mixtas y las pacientes llevan los pijamas de hospital, que no son nada discretos”, explica una asistente a la presentación. Otra declara que ella se encontró con la mirada de varios empleados al salir de la ducha, en el centro donde pasó unos meses ingresada; el daño que sufría y por el que estaba allí, se veía así incrementado por esta violencia añadida. A todo esto se suma la realidad, apuntó durante la presentación una asistente, de que "a las 'taradas' nadie las cree, su palabra no tiene valor y esto hace más fácil violarlas".

Pese a todas las dificultades, la presentación finalizó con la alegría grupal de comenzar este nuevo proyecto, que motivó el poema escrito por Sol para esta ocasión:

tuvimos de ceniza
llenas las bocas, escribimos pan
donde sólo queríamos
agua.

desperdigamos besos por doquier,
censurando, desprovistas de compasión,
el grito de rabia.

y ahora
se nos ha hecho tarde
para pedir perdón. Así que nos vestimos de violeta,
nos quitamos las tiritas
y ponemos a dialogar
nuestros corazones. no queda paraguas
que amaine este llover.

Relacionadas

Salud mental
La Ley de Salud Mental argentina a diez años de su sanción
El Gobierno de Cristina Kirschner aprobó una ley para la reforma de las instituciones de salud mental, un esfuerzo que sufrió todo tipo de obstáculos y se quedó sin aplicar.  
0 Comentarios

Destacadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Alpinismo
Pablo Batalla Cueto: “El montañismo que abandona el reloj está en decadencia”

‘La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista’ es un ensayo de Pablo Batalla Cueto, un agitador cultural que reivindica la no agitación.

Fronteras
No hay tregua en el frente oriental

Si un viaje devastador, larguísimo, potencialmente letal es el precio a pagar para quienes quieren alcanzar Europa occidental a través de la ruta balcánica, ser los violentos guardianes de Europa es el precio que están pagando los países balcánicos para completar su entrada en la UE.

América Latina
Los Chicago Boys y el origen del neoliberalismo en Chile

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, ha puesto en jaque el sentido común neoliberal heredado tras décadas de aplicación ortodoxa del plan de los chicos de Chicago. 

Crisis climática
Capitalismo verde, exterminio amable

Si la COP25 fue un claro ejemplo de cómo las grandes compañías deforman la realidad e imponen su falaz relato mientras nos abocan al desastre, la Cumbre Social por el Clima y toda la panoplia de movilizaciones ecologistas que han sacudido el globo durante el pasado 2019 evidencian que la sociedad civil ha abierto los ojos.

Últimas

Movimientos sociales
Gregorio Herreros: "He vivido pobre pero muy alegre"

Militante integral, sensible con las luchas feministas, ecologistas o de liberación, Gregorio Herreros ha fallecido este jueves 23 de enero. Manuel Cañada le entrevistó para El Salto Extremadura.

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros.