Pensionistas en Extremadura: ¡No tenemos miedo!

Los manifestantes por una pensión digna inundan las calles de las principales ciudades extremeñas.

Pensiones Badajoz
Cientos de personas exigen pensiones dignas en Badajoz.

Seguramente todos los que estamos aquí reunidos tenemos información, convencimiento, conocimiento y conciencia del objetivo de esta convocatoria: el derecho de todos y todas a que, terminada nuestra vida laboral activa, pasemos a vivir con dignidad la última etapa de nuestra vida.

A la vista de cómo se vaya desarrollando el proceso de las jubilaciones presentes y futuras, estos encuentros continuarán,  para estar unidos y para comunicarnos fuerza, esperanza e ilusión por una causa justa, clara y bien definida.

¡GRACIAS! A quien haya iniciado este impulso de hacernos visibles en la calle, porque estaba siendo necesaria nuestra presencia. Y a todos aquellos que dicen que nos están manipulando: ¡MIENTEN!

Tenemos muchas historias a nuestras espaldas, todas diferentes pero con un denominador común: el esfuerzo, los sacrificios, las penas, las alegrías; también las frustraciones, los errores, los aciertos, los fracasos y los triunfos. Momentos de felicidad imposibles de explicar y momentos de tristeza, pesimismo y agotamiento. Y aquí estamos, recuperando la dignidad y el honor colectivo que nos hace mejores en nuestro interior. Las imágenes de miles de nosotros por toda la geografía de España muestran que no es una manipulación.

Las movilizaciones de los jubilados y jubiladas en la calle son un hecho histórico. Hemos comprendido que somos una fuerza poderosa para hacer un gobierno con un simple voto en las urnas. Pero somos vulnerables también porque la única fuente de ingresos es nuestra pensión y, si se va reduciendo, entra el pánico y el miedo, y con el miedo podemos dar el voto a los que tienen más poder económico, a los que manejan las finanzas, hacen números y nos convierten en estadística, olvidando nuestra condición de humanos. El miedo nunca hizo progresar a la humanidad. El miedo nos asusta, nos encoge, merma nuestras defensas. Pero no tenemos miedo porque estamos unidos, y la unión hace la fuerza. ¡Solos, no somos nadie! ¡Unidos, todo!

Tenemos partidos políticos que hablan de democracia y no la practican. Tenemos medios de comunicación al servicio del poder, y los que no se dejan llevar tienen un camino difícil.

Tenemos instituciones para protegernos pero se toleran malas prácticas, y los perjudicados, siempre son los más indefensos.

Tenemos libertad que solo es aparente porque cuando alguien critica conductas, hechos intolerables de los poderosos, se va a por ellos. Tenemos una Constitución que no se cumple en los artículos relativos a los Derechos Humanos: derecho al trabajo, educación, sanidad, vivienda, tercera edad... que debieran estar blindados.

Tenemos una apariencia de vitalidad, alegría, desenfado, las heridas van por dentro. Y podemos seguir añadiendo muchas más cosas.

Pero esto lo vamos a cambiar para seguir adelante. Hemos logrado remover conciencias. Remover a políticos/as perezosos, grises, intrascendentes, opacos, sin soluciones. Muchos ni asisten a las sesiones del Congreso y solo sirven para apretar un botón, y a cambio se llevan un enorme salario desproporcionado a sus méritos, capacidad y dedicación, y una pensión máxima para toda la vida.

Remover programas de partidos políticos en busca del tiempo perdido. Remover a los sindicatos, siendo su objetivo defender el trabajo, al trabajador y su derecho a trabajar por un salario digno. Remover a los medios de comunicación. Remover a jóvenes preocupados por su futuro...

El 0.25% no es nuestra reivindicación, porque es un insulto a la moralidad e inteligencia. Hubieran estado mejor callados. Estamos aquí porque las cosas no van bien en nuestro país. Y nos preocupa porque tenemos que recuperar la moral colectiva, los modos, las maneras, el fondo. Estamos aquí porque nos duelen el presente y futuro de las pensiones, porque nos duelen nuestros propios problemas, problemas que no hemos contribuido a crear, porque nos avergüenza la corrupción, porque nos preocupa la juventud y que no se aproveche su energía, capacidad y creatividad lo suficiente.

Porque nos duele no tener políticos/as capaces de estar a la altura que se necesita. Han surgido nuevos políticos/as pero nos tendrán que demostrar que otra política, ilusionante, realista, mejor, sea posible, evitando errores que critican. Porque nos duele hacia donde camina el Estado de Bienestar. 

Estamos aquí porque tenemos que alzar la voz diciendo: los jubilados no somos el problema, estamos siendo "la solución a la crisis" desde los años en que todo explotó, compartiendo nuestra pensiones bajas, medias o altas con nuestros propios hijos/as y nietos/as, por la situación laboral de vergüenza que tenemos y por la lacra del paro.

Porque este país debe recuperar el honor, la dignidad, el orgullo de pertenecer a él, con el esfuerzo colectivo, en armonía, paz, inteligencia y respeto, dando lo mejor de nosotros mismos. Por todo esto estamos aquí, y continuaremos, porque somos necesarios.

Y como metáfora de la actitud de esta Plataforma de Badajoz, haremos nuestros los versos que Miguel Hernández dedicó a su amigo Ramón Sijé:

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero
que tenemos que hablar de muchas cosas
¡Compañero del alma, compañero!

3 Comentarios
Si quieres calentarte dos veces cortate tu propia leña. 18:03 19/3/2018

Nosotros siempre seremos mejores que ellos,y teniendo para tomarnos un vaso vino con los amigos, más ricos vosotros,nunca nos venceran sabemos sobrevivir donde a lo señores no podrían ni respirar.Y tenemos palabra.

Responder
1
0
#11223 10:24 19/3/2018

Gracias a la plataforma de Badajoz y a las plataformas de jubilados y jubiladas en Extremadura por si ejemplo de lucha

Responder
7
0

Destacadas

Trabajo sexual
Conxa Borrell, del sindicato OTRAS: “No somos ilegales”
El sindicato OTRAS se ha defendido de las acusaciones vertidas en las últimas semanas por sus supuestos vínculos con la patronal: “Si fuese cierto que somos delincuentes, no estaríamos aquí”.
Barcelona
¿Sigue siendo Barcelona una ciudad muerta?
La transformación de Barcelona en un resort de lujo para asistentes a los grandes eventos que se celebran allí ha alterado profundamente el paisaje de la ciudad y la relación con quienes viven en ella.
Brecha salarial
Hombres banqueros: más y mejor pagados

Las retribuciones máximas del Banco Santander multiplican por 600 el salario mínimo. Los hombres ganan un 23,31% más que las mujeres.

Líbano
Refugiadas en la cancha

Chatila es el campo de refugiados palestinos más importante del Líbano. Allí, un equipo de baloncesto juvenil femenino lucha contra el machismo y el racismo hacia los palestinos que existe en la sociedad libanesa.

Últimas

Ciencia ficción
“Es posible escribir ciencia ficción sin usar préstamos del inglés”

AnsibleFest, el primer festival de ciencia ficción feminista a nivel estatal, arranca hoy en Bilbao, y una de sus organizadoras, la crítica cultural, editora y traductora Arrate Hidalgo evalúa el panorama de un género con buena salud, aunque recalca que “también ha habido muchas iniciativas en el pasado”.

Música
Talk Talk, en el árbol de la sabiduría

En el díptico esencial de los británicos Talk Talk se escucha pop de corazón sacro, confundido entre tics jazz, aura góspel y la abnegada motivación por encontrarse con la espiritualidad de Alice Coltrane y el Miles Davis azul.

Economía social y solidaria
VI Feria del Mercado Social: mucho más que un fin de semana
En esta feria, además de ser consumidoras conscientes, vamos a demostrar que también estamos orgullosas de contribuir a la construcción de otra economía más justa y más ecológica. Hagamos que todo el año sea Feria.
Caza
La caza volverá este curso a las escuelas extremeñas

Por tercer año consecutivo, el programa de Promoción y ayuda al deporte escolar (PROADES) de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura volverá a incluir la caza entre sus actividades deportivas a promocionar en los colegios de la Comunidad.

Cine
Más muescas en la estirpe de los Kennedy
‘El escándalo Ted Kennedy’ (2017) sigue el camino de ‘Jackie’ (2016) indagando en lo más parecido a una familia real que ha existido por EE.UU.