Pensionistas en Extremadura: ¡No tenemos miedo!

Los manifestantes por una pensión digna inundan las calles de las principales ciudades extremeñas.

Pensiones Badajoz
Cientos de personas exigen pensiones dignas en Badajoz.

Seguramente todos los que estamos aquí reunidos tenemos información, convencimiento, conocimiento y conciencia del objetivo de esta convocatoria: el derecho de todos y todas a que, terminada nuestra vida laboral activa, pasemos a vivir con dignidad la última etapa de nuestra vida.

A la vista de cómo se vaya desarrollando el proceso de las jubilaciones presentes y futuras, estos encuentros continuarán,  para estar unidos y para comunicarnos fuerza, esperanza e ilusión por una causa justa, clara y bien definida.

¡GRACIAS! A quien haya iniciado este impulso de hacernos visibles en la calle, porque estaba siendo necesaria nuestra presencia. Y a todos aquellos que dicen que nos están manipulando: ¡MIENTEN!

Tenemos muchas historias a nuestras espaldas, todas diferentes pero con un denominador común: el esfuerzo, los sacrificios, las penas, las alegrías; también las frustraciones, los errores, los aciertos, los fracasos y los triunfos. Momentos de felicidad imposibles de explicar y momentos de tristeza, pesimismo y agotamiento. Y aquí estamos, recuperando la dignidad y el honor colectivo que nos hace mejores en nuestro interior. Las imágenes de miles de nosotros por toda la geografía de España muestran que no es una manipulación.

Las movilizaciones de los jubilados y jubiladas en la calle son un hecho histórico. Hemos comprendido que somos una fuerza poderosa para hacer un gobierno con un simple voto en las urnas. Pero somos vulnerables también porque la única fuente de ingresos es nuestra pensión y, si se va reduciendo, entra el pánico y el miedo, y con el miedo podemos dar el voto a los que tienen más poder económico, a los que manejan las finanzas, hacen números y nos convierten en estadística, olvidando nuestra condición de humanos. El miedo nunca hizo progresar a la humanidad. El miedo nos asusta, nos encoge, merma nuestras defensas. Pero no tenemos miedo porque estamos unidos, y la unión hace la fuerza. ¡Solos, no somos nadie! ¡Unidos, todo!

Tenemos partidos políticos que hablan de democracia y no la practican. Tenemos medios de comunicación al servicio del poder, y los que no se dejan llevar tienen un camino difícil.

Tenemos instituciones para protegernos pero se toleran malas prácticas, y los perjudicados, siempre son los más indefensos.

Tenemos libertad que solo es aparente porque cuando alguien critica conductas, hechos intolerables de los poderosos, se va a por ellos. Tenemos una Constitución que no se cumple en los artículos relativos a los Derechos Humanos: derecho al trabajo, educación, sanidad, vivienda, tercera edad... que debieran estar blindados.

Tenemos una apariencia de vitalidad, alegría, desenfado, las heridas van por dentro. Y podemos seguir añadiendo muchas más cosas.

Pero esto lo vamos a cambiar para seguir adelante. Hemos logrado remover conciencias. Remover a políticos/as perezosos, grises, intrascendentes, opacos, sin soluciones. Muchos ni asisten a las sesiones del Congreso y solo sirven para apretar un botón, y a cambio se llevan un enorme salario desproporcionado a sus méritos, capacidad y dedicación, y una pensión máxima para toda la vida.

Remover programas de partidos políticos en busca del tiempo perdido. Remover a los sindicatos, siendo su objetivo defender el trabajo, al trabajador y su derecho a trabajar por un salario digno. Remover a los medios de comunicación. Remover a jóvenes preocupados por su futuro...

El 0.25% no es nuestra reivindicación, porque es un insulto a la moralidad e inteligencia. Hubieran estado mejor callados. Estamos aquí porque las cosas no van bien en nuestro país. Y nos preocupa porque tenemos que recuperar la moral colectiva, los modos, las maneras, el fondo. Estamos aquí porque nos duelen el presente y futuro de las pensiones, porque nos duelen nuestros propios problemas, problemas que no hemos contribuido a crear, porque nos avergüenza la corrupción, porque nos preocupa la juventud y que no se aproveche su energía, capacidad y creatividad lo suficiente.

Porque nos duele no tener políticos/as capaces de estar a la altura que se necesita. Han surgido nuevos políticos/as pero nos tendrán que demostrar que otra política, ilusionante, realista, mejor, sea posible, evitando errores que critican. Porque nos duele hacia donde camina el Estado de Bienestar. 

Estamos aquí porque tenemos que alzar la voz diciendo: los jubilados no somos el problema, estamos siendo "la solución a la crisis" desde los años en que todo explotó, compartiendo nuestra pensiones bajas, medias o altas con nuestros propios hijos/as y nietos/as, por la situación laboral de vergüenza que tenemos y por la lacra del paro.

Porque este país debe recuperar el honor, la dignidad, el orgullo de pertenecer a él, con el esfuerzo colectivo, en armonía, paz, inteligencia y respeto, dando lo mejor de nosotros mismos. Por todo esto estamos aquí, y continuaremos, porque somos necesarios.

Y como metáfora de la actitud de esta Plataforma de Badajoz, haremos nuestros los versos que Miguel Hernández dedicó a su amigo Ramón Sijé:

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero
que tenemos que hablar de muchas cosas
¡Compañero del alma, compañero!

2 Comentarios
Si quieres calentarte dos veces cortate tu propia leña. 18:03 19/3/2018

Nosotros siempre seremos mejores que ellos,y teniendo para tomarnos un vaso vino con los amigos, más ricos vosotros,nunca nos venceran sabemos sobrevivir donde a lo señores no podrían ni respirar.Y tenemos palabra.

Responder
1
0
#11223 10:24 19/3/2018

Gracias a la plataforma de Badajoz y a las plataformas de jubilados y jubiladas en Extremadura por si ejemplo de lucha

Responder
7
0

Destacadas

Palestina
Seis muertos y 25 heridos en la última ofensiva del ejército israelí contra Gaza

Los bombardeos israelíes contra Gaza y el lanzamiento de proyectiles palestinos contra Israel son el resultado de un pico crítico que se alcanzó cuando la unidad especial israelí Mista’arvim penetró tres kilómetros dentro del sur de la franja el domingo 11 de noviembre.

Cine
El cine ya mostró la América de Trump

El sorpasso de Trump en la elecciones presidenciales de 2016 provocó un cisma en la nación del dólar. Pese a la debacle emocional, el cine de esas tierras había anticipado el dibujo de un electorado afín a su ideología y proclive a las políticas del mandatario estadounidense.

Cambio climático
Los ecologistas aprueban el veto en 2040 a los coches impulsados por hidrocarburos pero ven insuficiente el borrador de ley

El primer borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética hecho público recoge la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos en 2040 y una cota total de renovables del 35% en 2030. 

Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Huelga feminista
Una campaña denuncia la criminalización de la huelga feminista y llama a desobedecer ante las sanciones
El Espai Feminista de Sants pide el respaldo de las organizaciones que apoyaron la huelga feminista para hacer visibles las sanciones a las activistas.
Historia
Un atentado en busca de autor: engaños sobre la bomba en la calle del Correo

La semana pasada, ETA asumió en su último boletín interno la autoría del atentado de la calle Correo. Una bomba que atentó contra civiles y —eso se supo más tarde— contra varios miembros de la Brigada Social del Franquismo. El régimen intentó involucrar al PCE en esa explosión.

Últimas

Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.