Operaciones urbanísticas
“La Nagusien Etxea es una de las señas de identidad del barrio"

El presidente de la Nagusien Etxea, Rafa Martín, cree que "la sensibilidad del ayuntamiento con la historia y el patrimonio de Romo es nula". Los vecinos han salido a la calle a  apoyar a los socios y socias tras una semana desde que se encerraron para defender el edificio ante los planes de derribo del ayuntamiento.

Nagusien Etxea rafa
Rafa Martín, presidente de la Nagusien Etxea de Romo. Foto: Javier Rodenas

publicado
2018-05-25 22:49

Cientos de vecinos se manifestaron este viernes en apoyo de las personas mayores de la Nagusien Etxea de Romo, que llevan más de una semana encerradas en el edificio para defenderlo ante los planes de derribo del ayuntamiento. Durante esta semana, las usuarias han continuado con las actividades a pesar de que el ayuntamiento anunció el traslado la semana pasada. El edificio que da servicio a las personas mayores desde hace más de 30 años ha albergado una cena entre jóvenes y mayores del barrio, las asambleas de la asociación y un encuentro sobre vivienda con los partidos de la oposición durante la semana.

Rafael Martín es el presidente de la Junta de la Nagusien Etxea. Defiende que no hay motivos para justificar un traslado con el que la mayoría de los socios no están de acuerdo. Se muestra firme en su intención de permanecer en su edificio, que junto con las Casas Baratas y la iglesia de San José Obrero conforman el núcleo inicial del barrio de Romo.

¿Qué ha pasado para que hayáis tomado la decisión de encerraros?
Durante un montón de años ha existido un club de jubilados en el que hacemos cantidad de actividades; talleres de movilidad, tai-chi, gimnasia, cartas, excursiones, coro, charlas de salud… En un momento determinado el ayuntamiento se plantea construir la Romo Kultur Etxea (RKE). Es un edificio faraónico, muy del estilo de este alcalde. Entonces ellos se plantean que, como hay que rehabilitarlo, van a trasladar la Nagusien Etxea y después cuando terminen volverla a traer. En una segunda derivada, ellos se dan cuenta de que este edificio está en el centro del barrio, una zona muy golosa para construir. Plantean derribar el edificio para hacer viviendas. Entonces, se descubre el pastel y ante las críticas le ponen apellido: son VPOs. Ya nos sabemos el truco de la VPOs, hacer un mínimo para luego poder hacer vivienda libre.

Plantean derribar el edificio para hacer viviendas. Ya nos sabemos el truco de la VPOs, hacer un mínimo para luego poder hacer vivienda libre.

¿Cómo es posible que el ayuntamiento siga adelante con el proyecto sin contar con los socios y socias?
En este país se han hecho demasiadas cosas desde la prepotencia y para atender exclusivamente los intereses del poder económico. Burradas que se han hecho con la reconversión industrial, urbanísticas… y como con el sistema electoral y su funcionamiento parece ser que no pasan factura pues entonces van como una moto. No se cortan porque saben que difícilmente se les va a desalojar del poder.
Esta no es la primera operación urbanística del ayuntamiento que se encuentra con la oposición vecinal.
Si, cuando se empezó a construir la RKE también hubo protestas. El tema siempre es el mismo, no es casualidad que en este país, y me refiero a todo el Estado, donde se ha visto la corrupción más clara es precisamente en la gran obra pública y en los departamentos de urbanismo de la inmensa mayoría de los ayuntamientos. Siempre hay una contrapartida. Puede que los calçots sean un producto regional catalán pero desde luego el 3% no es solo catalán.

¿Por qué no se ajusta el nuevo espacio a las necesidades de las usuarias de la Nagusien Etxea?
Lo primero por el ambiente. Aquí tenemos un ambiente agradable, cómodo, distendido, hogareño. Aquel es un edificio frío, de cristal y metal, no se pueden abrir las ventanas. Solo algunas pero debes avisar al bedel para que vaya con la tarjetita. Es todo con un sistema de aire acondicionado modernísimo, que como te coja debajo del chorro te hace una avería de cuidado. Aquí la ventilación es natural, no tiene nada que ver. Además perderíamos espacio, el patio y los jardines.

Estamos orgullosos del patrimonio del barrio. Pensamos que no lo valoran, y como no lo valoran lo esconden, y después, lo derriban

Otra de las consecuencias del traslado que habéis denunciado es la institucionalización de las actividades.
Aquí somos nosotros quienes gestionamos los espacios. Hay una serie de aulas, nosotros controlamos qué actividades vamos haciendo y encajamos unas con otras. Por ejemplo, en la sala grande por la mañana suele haber gimnasia pero luego por las tardes se juega a cartas o se da alguna charla. Hasta ahora, podemos cambiar la actividad de una sala a otra por una necesidad concreta. Esta facilidad allí no la tendríamos, porque es más rígido, tendríamos que andar con permisos a todas horas. Si tienes un aula reservada para 2 horas, te tienes que ir a toque de silbato porque viene otro grupo del barrio. Aquí cuando termina una actividad la gente saca las cartas y se pone a jugar porque estamos en nuestra casa. Allí yo entiendo que no estamos en nuestra casa, estamos de prestado.

Habéis defendido que la Nagusien Etxea, en su emplazamiento actual, forma parte del patrimonio histórico del barrio, ¿cuál es ese patrimonio?
Este barrio es un grano en el culo del Ayuntamiento de Getxo, donde el nivel adquisitivo es elevado por lo general. No digo que no haya gente en otros barrios que lo esté pasando mal, pero éste tradicionalmente es un barrio obrero. Entonces, lógicamente aquí ha habido otro tipo de tejido social, otro tipo de actividades, otro tipo de reivindicaciones y luchas. Al amparo de la ley de casas baratas, se construyeron en todo el estado un montón de barriadas obreras, con la particularidad de que se podía construir vivienda en régimen de cooperativa, como en el caso de Romo. Esto fue un impulso histórico porque era impensable entonces, en el primer cuarto del siglo pasado, que las casas obreras tuvieran servicios. Un váter es lo más normal del mundo pero hace un siglo no lo era.
La Nagusien Etxea es una de las señas de identidad del barrio. Hace unos 40 años el propio ayuntamiento quiso derribar la barriada entera y realojar en dos torres a los habitantes de ahí. La sensibilidad que tienen con el patrimonio del barrio y con su historia es nula. Les estorbamos. Hasta tal punto es así que cuando han construido RKE, resulta que desde arriba se ve la barriada de casas baratas. Claro, las casas tienen fachada y patio interior. Ahí unos tienen su jardincito, otros tienen terraza o gallinas, cada cual ha hecho lo que ha querido. A nivel de calle todo eso no se ve pero claro, si tú te subes a un quinto piso, sí. Les ha parecido tan horrible que han decidido poner una pantalla de árboles para ocultar las casas baratas. Nosotros no queremos ocultar el patrimonio del barrio, estamos orgullosos. Pensamos que lo esconden porque no lo valoran, y a consecuencia de ello, lo derriban.

No es que esto es del alcalde y puede hacer lo que quiera; esto es del pueblo y el alcalde debería respetar lo que piensan los vecinos y lo usuarios

También en 1979 se planteó la posibilidad de desalojar el edificio, ¿qué ocurrió en aquella ocasión?
Entonces las monjas eran propietarias del edificio y pidieron permiso para derribarlo y construir precisamente VPOs. Eran los años ochenta, hubo una movilización importante en el barrio. Algunas personas que entonces estaban allí están hoy aquí con nosotros. Se consiguió con esas luchas que el ayuntamiento entrara en negociaciones con aquella congregación religiosa y le comprara esto a precio de oro, no fue una expropiación. Creo que fueron 41 millones de pesetas de la época, que pagaron entre el ayuntamiento y la diputación.
A raíz de aquello esto se ha convertido en un centro en el que se han concentrado cantidad de actividades del barrio; euskera, danzas vascas, coros… Desde hace 30 años está el club como lo conocemos hoy en día. Hay un concepto que creo que es importante. Hay gente que nos dice “si esto es del ayuntamiento lo puede cerrar el día que quiera”. Lo que decimos nosotros es: el ayuntamiento somos nosotros, somos los propietarios. Les elegimos y les pagamos un sueldo muy bueno para que solucionen problemas, no para que los creen. No es que esto es del alcalde y puede hacer lo que quiera; esto es del pueblo y el alcalde debería respetar lo que piensan los vecinos y los usuarios.

Desobediencia
Encierro contra el traslado de la Nagusien Etxea de Romo

El Ayuntamiento pretende trasladar todas las actividades a la nueva Romo Kultur Etxea y derribar el actual emplazamiento para construir VPOs

Habéis creado una plataforma para el desarrollo sostenible de Getxo, ¿cuáles son sus objetivos?
El tema surgió porque vimos que había dos cosas. Tenemos un informe de 2015 del Colegio de Arquitectos vasco-navarro, de la Comisión de Patrimonio, en la que resalta el valor del edificio en el entorno. Forma parte de la memoria del pueblo. España tiene firmada la carta de Amsterdam en la que se dice que no solo hay que respetar las grandes catedrales, los grandes edificios y obras de arte… Hay que respetar edificios antiguos, cascos viejos, ligados a la historia del pueblo. No es un patrimonio estrictamente arquitectónico, está ligado con las vivencias de la gente, sus memorias y eso también tiene su valor. Además el informe asegura que los materiales son de primera calidad y que estructuralmente está en buen estado. Necesita mantenimiento como todo pero está bien. De todas las casas del entorno, esta es la única que mantiene el tejado original.
Para diversificar la pelea, luchamos por una parte por mantener las actividades que hacemos como club y por otra la plataforma veía la necesidad de defenderse ante ataques urbanísticos que hay en el pueblo. El hecho de derribar un edificio así se entendió como un ataque. Se vio que junto a este edificio se ha quedado otro vacío porque han trasladado el aula de cultura y el euskaltegi. Al quedar eso vacío pensamos que, en vez de la piqueta, lo que se merece es que se haga un centro de día. El emplazamiento es muy adecuado, al lado nuestro. Además, hay personas mayores que todas las mañanas les recogen con la furgoneta, les dan la vuelta a Euskadi y les llevan a centros de día de otros municipios como Leioa.
Entendemos que estarían mejor en su barrio y en su ambiente. Hay un dato curioso, las personas mayores son aproximadamente un tercio de la población en Getxo y esto irá a más, solo hace falta tirar de estadística. Lo que hay que hacer realmente son equipamientos para personas mayores, y por lo menos mantener los que tienes. ¿Cómo me vas a vender que no estás recortando cuando a más personas las metes en sitios más pequeños? Es una locura.

Relacionadas

Filosofía
Urbanismo y participación ciudadana: haciéndole el juego al capital
Antes que el empoderamiento de la población más vulnerable, la concepción europea del urbanismo participativo promueve graves procesos de gentrificación.
Baleares
Autopista al infierno de la izquierda mallorquina
La autopista Llucmajor-Campos en Mallorca, que supone un grave destrozo ambiental y territorial, ha sido aprobada por la izquierda pese a que hizo campaña electoral en contra de la misma
Especulación urbanística
La Punta, una apuesta para el futuro

Una conversación con el último alcalde pedáneo de La Punta recupera la memoria de esta parcela de la huerta de València por la que la ciudadanía no ha dejado de luchar ni un solo segundo desde que empezó la especulación urbanística.

0 Comentarios

Destacadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Alpinismo
Pablo Batalla Cueto: “El montañismo que abandona el reloj está en decadencia”

‘La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista’ es un ensayo de Pablo Batalla Cueto, un agitador cultural que reivindica la no agitación.

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Asturias
Mieres: oasis cultural para un desierto industrial

¿Puede funcionar la cultura como una herramienta para combatir el desaliento provocado por la crisis económica y demográfica? Bajo el lema Make Mieres Great Again, la localidad minera, que en los años 60 llegó a tener 70.000 habitantes y hoy no alcanza los 40.000, ha recuperado autoestima y visibilidad perdida, convirtiéndose en un referencia de la cultura alternativa de la Asturies actual.

América Latina
Los Chicago Boys y el origen del neoliberalismo en Chile

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, ha puesto en jaque el sentido común neoliberal heredado tras décadas de aplicación ortodoxa del plan de los chicos de Chicago. 

Últimas

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros.