Hacia la huelga feminista desde la Economía Solidaria, hacia la Economía Solidaria desde la huelga feminista

La Economía Social y Solidaria y la Economía Feminista llevan varios años multiplicando los puntos de contacto y comparten una apuesta por economías que buscan la sostenibilidad de la vida. Esta alianza defiende un modelo que supera la acumulación de dinero a cualquier coste como fin último de la existencia y que coloca a las personas en el centro con un catálogo de prácticas concretas.

Mujeres en huelga
Mujeres en huelga Gaelx
Comisión de Feminismos de REAS Red de Redes

publicado
2018-03-06 09:37:00

El 8M es un momento y un lugar de parada desde el cual poder avanzar. La Economía Social y Solidaria (ESS) y la Economía Feminista (EF), que llevan varios años multiplicando los puntos de contacto y de intercambio, comparten una apuesta por una economía que busca la sostenibilidad de la vida bajo otros parámetros. Esta alianza viene defendiendo un modelo socioeconómico que supera la acumulación de dinero a cualquier coste como fin último de la existencia, un modelo que coloca a las personas en el centro, basándose en unos principios sólidamente asentados y con un catálogo de prácticas concretas en muchos casos con una larga trayectoria.

Tenemos claro que el cuestionamiento y la confrontación con el heteropatriarcado y el capitalismo son elementos clave para la construcción de alternativas, apostando por una economía solidaria y feminista, que ponga en el centro la vida de las personas y el planeta, en lugar de los mercados y los procesos de acumulación.

En la búsqueda de alternativas al actual modelo de globalización neoliberal la ESS aporta un rico y diverso abanico de iniciativas socioeconómicas que funcionan con una lógica diferente a la lógica competitiva de los mercados, rescatando lógicas “otras reglas de juego” de funcionamiento basadas en la reciprocidad, la solidaridad y la cooperación, que ponen a las personas por encima del mercado y de la obtención de beneficios. Es precisamente aquí donde se encuentra una de las mayores potencialidades de la ESS para contribuir al proyecto feminista de construcción de una sociedad no sexista ni patriarcal: el poder ofrecer un espacio de prácticas económicas alternativas, un laboratorio en donde experimentar nuevas formas de hacer y que tiene un enorme potencial para favorecer el acceso de las mujeres a trabajos remunerados dignos y no precarizados, unas formas de organización menos jerárquicas y con una mayor flexibilidad en la organización del trabajo, promoviendo medidas de corresponsabilidad al interior de las entidades.

En este sentido, tal y como hemos venido señalando en múltiples ocasiones, pese a este enorme potencial, es necesario seguir avanzando en la transformación de nuestras estructuras que, aunque más horizontales y menos jerárquicas, se sustentan todavía en relaciones heteropatriarcales y generacionales. Además, debemos romper con el binomio público-privado, esto es, repartiendo equitativamente las tareas que suponen la responsabilidad del sostenimiento de las vidas. Si no cuestionamos las estructuras de dominación y opresión hacia las mujeres estaríamos perdiendo toda nuestra capacidad transformadora.

La ESS en diálogo con la EF abre posibilidades de superar fragmentaciones entre lo productivo y lo reproductivo, entre lo político y lo económico, y sitúa en la agenda de la ESS cuestiones como la interdependencia o la crisis de los cuidados, abriendo así muchos puntos de diálogo y de trabajo a corto, medio y largo plazo.

Visibilizar este terreno común, abrirlo a todas, llamar a extenderlo, transformarlo y alimentarlo desde el 8 de marzo y hacia adelante, es tal vez el puente que venimos reclamando para dejar atrás una crítica teórica capaz, sí, de parar el mundo, y asentar definitivamente la validez de las respuestas construidas por la ESS y la EF durante las últimas décadas.

Además de una escenificación de unas reivindicaciones ya más que maduras, el cada vez más cercano 8M puede ofrecernos el punto de masa crítica que hemos estado promoviendo desde las economías transformadoras. Temas de urgencia ya ineludible como la crisis climática, la trata de personas, las vallas contra las personas refugiadas, la multiplicación de la desigualdad, no pueden desligarse de la implantación de políticas desarrolladas a través del secreto de Tratados Internacionales de Comercio,, del control sobre nuestros cuerpos mediante el silenciamiento las amenazas y los castigos o los continuos recortes de derechos y conquistas sociales. Que seamos la mujeres, quienes venimos sufriendo en mayor medida estas violencias en todas sus escalas (de lo íntimo a lo público, de lo barrial al continente), las que evidenciamos la relación directa entre capitalismo e injusticia, puede darnos el punto de empoderamiento que como sociedad venimos necesitando para transitar hacia un colapso con salida posible para todas.

Además de una maniobra de defensa y de una movilización hacia el punto y final de un sistema que, a estas alturas, se muestra descaradamente clasista, racista, sexista, violento, injusto e insostenible, el 8M que se ha venido cocinando en el boca a boca, en el contacto directo y a través de las redes sociales, puede poner en el centro la revolucionaria cuestión de los afectos, y despertar un imaginario que nos lleve hacia "una vida que merece la pena ser vivida".

Además de evidenciar las consecuencias de la violencia machista, de la falta de libertad sexual o reproductiva, del triple esfuerzo de cuidados que se nos exige (en casa, en el trabajo y en la comunidad), el 8M que esperamos ya con el runrún que precede a las citas importantes, puede germinar definitivamente los valores de la EF y la ESS en el terreno abonado de una sociedad que, pese a su inercia acomodada y las enormes tragaderas de su capitalismo, ofrece señas de querer escuchar, salir del bucle y cambiar de rutas.

Creemos que el movimiento de la Economía Social y Solidaria debe posicionarse y contribuir al proyecto feminista porque no habrá propuesta alternativa que se construya sin transformar las relaciones de poder y desigualdad entre mujeres y hombres, porque la mejor receta para romper con la lógica capitalista pasa por recuperar la importancia de los cuerpos, los afectos y los cuidados y porque la economía será solidaria solo si es feminista.


0 Comentarios

Destacadas

Salarios
Dos millones de asalariadas cobran menos de 864 euros al mes

El empleo a tiempo parcial y la brecha salarial sitúan a más de un 40% de las mujeres trabajadoras en las tres décimas partes de asalariadas con peores sueldos. Desde el sábado 10 de noviembre las mujeres españolas trabajan “gratis” por la diferencia de retribución entre trabajadores y trabajadoras.

Racismo
Colectivos racializados encabezan la marcha del 11N contra el racismo institucional
Por segundo año, colectivos racializados encabezan una manifestación en denuncia del racismo institucional
15M
Cuenta atrás para el juicio a los detenidos la noche que comenzó el 15M

La Fiscalía pide penas de cárcel que suman 74 años de prisión para las 14 personas detenidas en la noche el 15 de mayo de 2011 en Madrid.

Feminismos
Gracias Chochete
3
Gracias a una Chochocharla sé que en mi vulva hay más de dos o tres agujeros o conozco cómo funciona el clítoris

Últimas

Fútbol
Goles por encima de la valla

Fundado en 2015 en Jerez, el club Alma de África está formado mayormente por inmigrantes que buscan su identidad a través del fútbol. Han conseguido dos ascensos y numerosos reconocimientos por fomentar la integración.

Educación pública
La comunidad educativa extremeña reclama medidas para climatizar las aulas

Tras la propuesta de Ley presentada por Podemos para acondicionar los centros educativos extremeños mediante técnicas bioclimáticas, las comparecencias de los colectivos y expertos del sector revelan deficiencias en los colegios e introducen medidas para combatir las temperaturas extremas.

Contaminación
Fosfoyesos, los lodos que contaminan Huelva
Huelva vive pendiente de la decisión que se tome acerca de las balsas de la discordia. La cuestión es si Fertiberia los va a retirar o los cubrirá con una capa de tierra.
Sindicatos
300 feministas piden la retirada de la demanda para ilegalizar el sindicato OTRAS
Amaia Pérez Orozco, Justa Montero, Elena Poniatowska o Isabel Coixet apoyan el manifiesto para pedir que se retire la demanda para ilegalizar OTRAS.