LGTBIQ
Fotografiando las ‘zonas libres de LGTB’ en Polonia

Varios municipios polacos se han autodesignado ‘zonas libres de ideología LGTB’. El activista Bart Staszewski quiere denunciar estas iniciativas con un proyecto fotográfico en el que retrata a personas LGTB tras colocar un cartel con el lema “LGTB-free”. Ese cartel es su forma de ponerle palabras a un acto simbólico.

Bart Staszewski 1
Imagen: Bart Staszewski
2 feb 2020 06:51

“En Polonia se acepta a los homosexuales mientras no digan que lo son”. Es la advertencia de un usuario de la web Tripadvisor a los viajeros que preguntan el nivel de tolerancia del país. “Yo recomendaría no mostrarte abiertamente gay para evitar conflictos”, añade otro. Según el Eurobarómetro de 2019, menos de la mitad de los polacos (49%) cree que las personas homosexuales o bisexuales deberían tener los mismos derechos que los heterosexuales, en comparación al 76% de la media europea.

Algunos ejemplos de esta homofobia son tangibles y pueden verse incluso dando un paseo por las ciudades: desde autobuses con mensajes que comparan la pedofilia con el “lobby LGTB” hasta carteles homófobos. Pero otros son menos palpables: por ejemplo, la iniciativa de varios municipios que se han autodesignado ‘zonas libres de ideología LGTB’ para evitar la “difusión de la ideología que se opone a los valores cristianos”, los “elementos de educación sexual basados en los estándares de la OMS” o la “homopropaganda”, como explican en sus comunicados.

Bart Staszewski 3
Imagen: Bart Staszewski

El activista Bart Staszewski cree que esas iniciativas locales deben dejar de ser invisibles y ha decidido documentarlas: para ello, quiere visitar 37 municipios de toda Polonia y fotografiar a sus habitantes junto a carteles con el lema “LGTB-free”. Ese cartel es su forma de ponerle palabras a un acto simbólico, de denunciar lo que tanto él como muchos otros consideran un intento de estigma y exclusión de una parte de la sociedad. Asegura que ya hay 90 áreas que han realizado dichas declaraciones, incluyendo provincias, municipios, ciudades y pueblos, en Polonia.

Para Staszewski, el principal efecto que tienen estas declaraciones, censuradas incluso por el Parlamento Europeo, es el estigma, el mensaje que los alcaldes dan a las minorías sexuales: “Que no son parte de la sociedad o comunidad, que son una amenaza”, explica a este medio. “Que ellos, como políticos, sólo representan a los heterosexuales”. No hay un cambio real después de que la región sea denominada ‘zona libre de LGTB’, salvo uno: que “la homofobia consigue legitimidad”, ha dicho.

Bart Staszewski 2
Imagen: Bart Staszewski

LGTBfobia y oportunismo político

En Polonia no existe la figura del delito de odio hacia el colectivo LGTB, y no es raro oír el discurso homófobo en boca de figuras políticas y mediáticas. La obsesión de los políticos conservadores polacos por la rectitud heterosexual ha dejado anécdotas hilarantes, como la petición de la Defensora del Menor en 2007 de que se analizara la serie ‘los Teletubbies’ para ver si contenía mensajes homosexuales. Pero la mayoría de estas anécdotas no tienen nada de divertido.

En 2006, Wojciech Wierzejski, político polaco y ex miembro del Parlamento Europeo, declaró que “los gays deben ser apaleados” ya que “son todos pedófilos y miembros de la mafia”. El ya fallecido ex presidente Lech Kaczyński proclamó que la homosexualidad es “antinatural”, y el ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, definió a la marcha del orgullo como un “desfile de sodomitas”. El periodista Rafal Ziemkiewicz tuiteó mientras veía la marcha del orgullo en Varsovia que “deberíamos disparar a los LGTB”, y matizó: “No en el sentido literal, lógicamente, pero no son gente de buena voluntad o los defensores de los derechos de nadie”. Hoy en Polonia sigue sin ser raro ver senadores tuiteando mensajes homófobos.

Bart Staszewski 4
Imagen: Bart Staszewski

Pero el principal adalid de ese odio hacia las minorías sexuales es el partido del gobierno, Ley y Justicia (PiS). En 2015, el partido llegó al poder con una campaña fuertemente antimigración en un país con apenas migrantes. “Antes de las elecciones parlamentarias, Ley y Justicia usaban el miedo contra los refugiados”, explica a este medio Magda Dropek, activista por los derechos LGTB. “Construyeron su campaña sobre ese miedo”.

Desde hace unos años ha elegido una nueva cabeza de turco: el colectivo de las minorías sexuales. Dropek recuerda que, antes de las elecciones europeas de mayo de 2019, Jarosław Kaczyński, presidente del PiS, cambió el discurso y comenzó a decir que “necesitamos proteger a nuestros hijos” o a describir el movimiento LGTB como una “importación” que amenaza a su país. Para ella, “el partido en el poder está construyendo una narrativa de lucha entre dos mundos, dos civilizaciones. ¿Eso puede hacerle ganar votos? Mucha gente cree que sí”.

Bart Staszewski 5
Imagen: Bart Staszewski

A un precio muy alto, eso sí: el discurso del odio tiene consecuencias reales. Según la organización Campaña Contra la Homofobia, el 12% de la gente que no se identifica como heterosexual han sido víctimas de la violencia física en Polonia. Las agresiones en las manifestaciones y marchas por la tolerancia es común, como sucedió en la ciudad de Białystok, cuando los participantes de su primera mancha en defensa de los derechos LGTB fue atacada por ultranacionalistas. Pawel Adamowicz, alcalde de la ciudad Gdanks conocido por su defensa del movimiento LGTB, migrantes y refugiados, fue apuñalado en enero de 2019. Y hay otro tipo de violencias más silenciosas, como el suicidio de la adolescente transexual Milo Mazurkiewicz.

Una tendencia al este de Europa

Relacionar la defensa de los derechos de gays y lesbianas con una amenaza a los valores tradicionales del país se está convirtiendo en una tendencia entre los partidos nacionalistas y populistas de países como Rumanía, Hungría o Polonia. Mientras que en otros lugares estos mensajes serían catalogados de mensajes de odio, la retórica homófoba se vincula en estos países con la defensa de la familia tradicional y la lucha contra “ideologías importadas” que amenazan las raíces cristianas.

Magda Dropek vive en un municipio que se ha declarado anti-LGTB. “En una ciudad hermosa, diversa y abierta de Cracovia, donde vienen muchos turistas. Leemos en esta declaración que las personas gays y lesbianas ‘aniquilan los valores cristianos’. Siempre me pregunto quién lo aniquila. ¿Aquellos que nos llaman desviados, nos lanzan botellas y piedras como en Białystok? ¿O aquellos que quieren igualdad de derechos y una vida feliz y segura?”, reflexiona.

Sin embargo, la activista cree que esta retórica del odio no refleja el sentir de toda la gente, y pone como ejemplo la campaña que tuvo lugar en Polonia en agosto de 2019 con el hagstag #IamLGBT: “Siempre digo que los políticos son mucho más conservadores que la sociedad”, dice. Ella es parte de Equality Foundation, una ONG que trabaja con personas de minorías sexuales en zonas rurales, donde existe menos aceptación que las grandes ciudades. “No es que los polacos odien a las personas homosexuales”, opina, “pero es cierto que los demonios del odio están naciendo ahora”.

Relacionadas

Feminismos
Beatriz Gimeno: “El feminismo no lo entiendo si no incluye a las mujeres trans”

Ha sido diputada en la Asamblea de Madrid y presidenta de la FELGTB. El pasado 31 de enero, tomó posesión de su cargo como directora del Instituto de la Mujer, que quiere llevar al centro de Madrid y convertir en un think-tank feminista.

LGTBIQ
Bancos “invertidos” contra la LGTBIfobia

Colectivos por los derechos y libertades LGTBIQ responden a la desaparición de bancos que se pintaron hace casi cuatro años y que algunos concejales del gobierno de Almeida han querido eliminar. 

LGTBIQ
Jarana y activismo queer se unen en el Sarao Drag de Futuroa

El Sarao Drag, organizado por el colectivo Futuroa, ha celebrado ocho ediciones de una fiesta a la que cada vez acude más gente dispuesta a pasarlo bien y desafiar la normatividad.

11 Comentarios
#46778 10:21 3/2/2020

Si en lugar de gays en el comentario #46773 lo sustituimos por judíos queda mucho peor... Lo que no se puede imponer es la intolerancia.

Responder
1
0
#46773 9:49 3/2/2020

Guste o no se tiene que entender que exista gente que no sea tolerante. Se tiene que respetar sus ideas también ya que no se puede imponer la tolerancia porque sino pasa tonterias como la del articulo. Alguien puede no aceptar a los LGBT pero mientras no les haga nada no le puedes obligar a que los acepte

Responder
2
5
#47402 10:43 13/2/2020

Caes en la famosa paradoja de la tolerancia de Karl Popper https://es.wikipedia.org/wiki/Paradoja_de_la_tolerancia
Así que no, no se puede ser tolerante con un intolerante, por mera superviviencia

Responder
0
0
#46806 14:09 3/2/2020

Me alegra que veas bien que no te tolere.

Responder
2
1
#46834 18:12 3/2/2020

Exacto! Tolero que no me toleres mientras sean opiniones y no acciones. Por ejemplo yo no tolero a los que se creen de izquierdas pero los respeto. Cuando con sus acciones dañan a la verdadera esencia de la izquierda entonces si que me molesta

Responder
0
3
#46791 12:42 3/2/2020

No, la intolerancia no se tolera.
No tolero a los racistas
No tolero a los sexistas
No tolero a los fascistas
No tolero que en un pueblo no pueda entrar nadie LGTBI
Pueden tener su opinión, pero no aplicarla.

Responder
6
3
#46800 13:09 3/2/2020

Desde mi punto de vista se tiene que tolerar a alguien que sea intolerante es una opción de pensar mas. Si pasa a hechos ya hablamos de otra cosa. Yo no entiendo que alguien pueda ser racista pero no puedo evitar que en su libertad piense así. Que se defina como sienta pero no se transforme en acciones. Si no toleras a todos te guste o no eres intolerante

Responder
0
3
#46781 10:49 3/2/2020

esto es una opnión real? Madre mía jajaja

Responder
3
1
#46780 10:48 3/2/2020

jajajaja

Responder
3
1

Destacadas

Migración
Entre la legalidad y la utilidad: la política migratoria según el gobierno

Con la intervención del ministro Escrivá el gobierno acaba de perfilar las líneas políticas relativas a migración, asilo y fronteras. Las organizaciones alertan que los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas siguen lejos del centro de estas políticas.    

Podemos
Podemos purga su formación en Euskadi

Tras la dimisión de la ejecutiva de Podemos Euskadi, que apoyó la candidatura de Rosa Martínez, quien ha perdido las primarias vascas frente a la pablista Miren Gorrotxategi, Unidas Podemos ha despedido a diez trabajadoras. Dos de ellas se encuentran de baja, un despido contrario a la ley aprobada por el PSOE y Unidas Podemos.

Palestina
La capital de los balones perdidos

Un cortometraje de producción española mezcla fútbol e ironía para mostrar las consecuencias del muro israelí en Abu Dis, la capital sugerida por Donald Trump para un futuro “Estado Palestino”.

Desahucios
Seis familias de Barcelona se movilizan ante una orden de desahucio abierta

Esta es la sexta orden de desahucio a la que se enfrentan desde que recuperaron el edificio del fondo buitre Vauras Investment en julio de 2017. La quinta orden fue parada por la propia magistrada que se ocupa del caso, ateniendo al nuevo Decreto Ley 97/2019.

Literatura
Sobrevivir a la sombra de las grandes editoriales

Tres editores valencianos con proyectos unipersonales hablan sobre los aspectos menos románticos del trabajo editorial, una dedicación precaria y absorbente situada en las antípodas del emprendimiento aspiracional.

Últimas

Laboral
“Outsourcing” o externalización ruinosa: las ETT 2.0
Diversos colectivos denuncian que muchas empresas sortean los convenios colectivos sectoriales externalizando servicios a través de empresas multiservicios o también llamadas “outsourcing”, lo que lleva de la mano la precarización laboral, devaluación de salarios y contratación temporal y a tiempo parcial.
Elecciones
Miren Gorrotxategi será la candidata a lehendakari de Elkarrekin Podemos

La candidata pablista ha conseguido imponerse a la lista de Rosa Martínez, avalada por la dirección de Elkarrekin Podemos. Casi 2.800 militantes inscritos han votado en las elecciones a las primarias de la formación vasca.