LGTBIQ
Fotografiando las ‘zonas libres de LGTB’ en Polonia

Varios municipios polacos se han autodesignado ‘zonas libres de ideología LGTB’. El activista Bart Staszewski quiere denunciar estas iniciativas con un proyecto fotográfico en el que retrata a personas LGTB tras colocar un cartel con el lema “LGTB-free”. Ese cartel es su forma de ponerle palabras a un acto simbólico.

Bart Staszewski 1
Imagen: Bart Staszewski
2 feb 2020 06:51

“En Polonia se acepta a los homosexuales mientras no digan que lo son”. Es la advertencia de un usuario de la web Tripadvisor a los viajeros que preguntan el nivel de tolerancia del país. “Yo recomendaría no mostrarte abiertamente gay para evitar conflictos”, añade otro. Según el Eurobarómetro de 2019, menos de la mitad de los polacos (49%) cree que las personas homosexuales o bisexuales deberían tener los mismos derechos que los heterosexuales, en comparación al 76% de la media europea.

Algunos ejemplos de esta homofobia son tangibles y pueden verse incluso dando un paseo por las ciudades: desde autobuses con mensajes que comparan la pedofilia con el “lobby LGTB” hasta carteles homófobos. Pero otros son menos palpables: por ejemplo, la iniciativa de varios municipios que se han autodesignado ‘zonas libres de ideología LGTB’ para evitar la “difusión de la ideología que se opone a los valores cristianos”, los “elementos de educación sexual basados en los estándares de la OMS” o la “homopropaganda”, como explican en sus comunicados.

Bart Staszewski 3
Imagen: Bart Staszewski

El activista Bart Staszewski cree que esas iniciativas locales deben dejar de ser invisibles y ha decidido documentarlas: para ello, quiere visitar 37 municipios de toda Polonia y fotografiar a sus habitantes junto a carteles con el lema “LGTB-free”. Ese cartel es su forma de ponerle palabras a un acto simbólico, de denunciar lo que tanto él como muchos otros consideran un intento de estigma y exclusión de una parte de la sociedad. Asegura que ya hay 90 áreas que han realizado dichas declaraciones, incluyendo provincias, municipios, ciudades y pueblos, en Polonia.

Para Staszewski, el principal efecto que tienen estas declaraciones, censuradas incluso por el Parlamento Europeo, es el estigma, el mensaje que los alcaldes dan a las minorías sexuales: “Que no son parte de la sociedad o comunidad, que son una amenaza”, explica a este medio. “Que ellos, como políticos, sólo representan a los heterosexuales”. No hay un cambio real después de que la región sea denominada ‘zona libre de LGTB’, salvo uno: que “la homofobia consigue legitimidad”, ha dicho.

Bart Staszewski 2
Imagen: Bart Staszewski

LGTBfobia y oportunismo político

En Polonia no existe la figura del delito de odio hacia el colectivo LGTB, y no es raro oír el discurso homófobo en boca de figuras políticas y mediáticas. La obsesión de los políticos conservadores polacos por la rectitud heterosexual ha dejado anécdotas hilarantes, como la petición de la Defensora del Menor en 2007 de que se analizara la serie ‘los Teletubbies’ para ver si contenía mensajes homosexuales. Pero la mayoría de estas anécdotas no tienen nada de divertido.

En 2006, Wojciech Wierzejski, político polaco y ex miembro del Parlamento Europeo, declaró que “los gays deben ser apaleados” ya que “son todos pedófilos y miembros de la mafia”. El ya fallecido ex presidente Lech Kaczyński proclamó que la homosexualidad es “antinatural”, y el ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, definió a la marcha del orgullo como un “desfile de sodomitas”. El periodista Rafal Ziemkiewicz tuiteó mientras veía la marcha del orgullo en Varsovia que “deberíamos disparar a los LGTB”, y matizó: “No en el sentido literal, lógicamente, pero no son gente de buena voluntad o los defensores de los derechos de nadie”. Hoy en Polonia sigue sin ser raro ver senadores tuiteando mensajes homófobos.

Bart Staszewski 4
Imagen: Bart Staszewski

Pero el principal adalid de ese odio hacia las minorías sexuales es el partido del gobierno, Ley y Justicia (PiS). En 2015, el partido llegó al poder con una campaña fuertemente antimigración en un país con apenas migrantes. “Antes de las elecciones parlamentarias, Ley y Justicia usaban el miedo contra los refugiados”, explica a este medio Magda Dropek, activista por los derechos LGTB. “Construyeron su campaña sobre ese miedo”.

Desde hace unos años ha elegido una nueva cabeza de turco: el colectivo de las minorías sexuales. Dropek recuerda que, antes de las elecciones europeas de mayo de 2019, Jarosław Kaczyński, presidente del PiS, cambió el discurso y comenzó a decir que “necesitamos proteger a nuestros hijos” o a describir el movimiento LGTB como una “importación” que amenaza a su país. Para ella, “el partido en el poder está construyendo una narrativa de lucha entre dos mundos, dos civilizaciones. ¿Eso puede hacerle ganar votos? Mucha gente cree que sí”.

Bart Staszewski 5
Imagen: Bart Staszewski

A un precio muy alto, eso sí: el discurso del odio tiene consecuencias reales. Según la organización Campaña Contra la Homofobia, el 12% de la gente que no se identifica como heterosexual han sido víctimas de la violencia física en Polonia. Las agresiones en las manifestaciones y marchas por la tolerancia es común, como sucedió en la ciudad de Białystok, cuando los participantes de su primera mancha en defensa de los derechos LGTB fue atacada por ultranacionalistas. Pawel Adamowicz, alcalde de la ciudad Gdanks conocido por su defensa del movimiento LGTB, migrantes y refugiados, fue apuñalado en enero de 2019. Y hay otro tipo de violencias más silenciosas, como el suicidio de la adolescente transexual Milo Mazurkiewicz.

Una tendencia al este de Europa

Relacionar la defensa de los derechos de gays y lesbianas con una amenaza a los valores tradicionales del país se está convirtiendo en una tendencia entre los partidos nacionalistas y populistas de países como Rumanía, Hungría o Polonia. Mientras que en otros lugares estos mensajes serían catalogados de mensajes de odio, la retórica homófoba se vincula en estos países con la defensa de la familia tradicional y la lucha contra “ideologías importadas” que amenazan las raíces cristianas.

Magda Dropek vive en un municipio que se ha declarado anti-LGTB. “En una ciudad hermosa, diversa y abierta de Cracovia, donde vienen muchos turistas. Leemos en esta declaración que las personas gays y lesbianas ‘aniquilan los valores cristianos’. Siempre me pregunto quién lo aniquila. ¿Aquellos que nos llaman desviados, nos lanzan botellas y piedras como en Białystok? ¿O aquellos que quieren igualdad de derechos y una vida feliz y segura?”, reflexiona.

Sin embargo, la activista cree que esta retórica del odio no refleja el sentir de toda la gente, y pone como ejemplo la campaña que tuvo lugar en Polonia en agosto de 2019 con el hagstag #IamLGBT: “Siempre digo que los políticos son mucho más conservadores que la sociedad”, dice. Ella es parte de Equality Foundation, una ONG que trabaja con personas de minorías sexuales en zonas rurales, donde existe menos aceptación que las grandes ciudades. “No es que los polacos odien a las personas homosexuales”, opina, “pero es cierto que los demonios del odio están naciendo ahora”.

Relacionadas

La mirada rosa
Los de los balcones también son maricones

Hemos sabido que se aplaza la manifestación del Orgullo de Madrid, y es un acto de responsabilidad. Lesbianas, gais, personas trans y bisexuales volverán a salir a las calles y nos preguntarán que hemos estado haciendo además de dar palmas y de cancelar eventos.

LGTBIQ
Piro Subrat: “Aún existe homofobia y heteronormatividad en los grupos de izquierda”

Piro Subrat ha documentado las relaciones del movimiento LGTB y la izquierda (no siempre buenas) en el profundo ensayo Invertidos y rompepatrias. Marxismo, anarquismo y desobediencia sexual y de género en el Estado español (1868-1982).


LGTBIQ
Concentración contra la última agresión LGTBfóbica en Madrid

La comunidad “transmaribibollera” de Madrid denuncia el auge de las agresiones contra el colectivo y responsabiliza de su aumento a los discursos de odio que se lanzan desde las instituciones.

12 Comentarios
#48326 2:01 3/3/2020

Es increíble que en un país miembro de la Unión Europea pase tal cosa. No entiendo como no sancionan o notifican esto. El ministerio de igualdad de España si lo declaró públicamente como un acto de odio. Pero la comisión o el parlamento europeo no dice ni hace nada. No podemos creernos europeos al 100% si un país que es miembro de nuestra unión discrimina de tal manera a su gente. Da rabia y pena ver cómo el propio parlamento europeo no protege a su gente y se debilita ante el ascenso de la extrema derecha cargada de odio y fobias. Dónde quedó la Europa fuerte que nos habían prometido? Aquella que lucharía contra todo odio para crear una unión fuerte e igualitaria en derechos para todos sus miembros.

Responder
1
0
#46778 10:21 3/2/2020

Si en lugar de gays en el comentario #46773 lo sustituimos por judíos queda mucho peor... Lo que no se puede imponer es la intolerancia.

Responder
1
0
#46773 9:49 3/2/2020

Guste o no se tiene que entender que exista gente que no sea tolerante. Se tiene que respetar sus ideas también ya que no se puede imponer la tolerancia porque sino pasa tonterias como la del articulo. Alguien puede no aceptar a los LGBT pero mientras no les haga nada no le puedes obligar a que los acepte

Responder
2
5
#47402 10:43 13/2/2020

Caes en la famosa paradoja de la tolerancia de Karl Popper https://es.wikipedia.org/wiki/Paradoja_de_la_tolerancia
Así que no, no se puede ser tolerante con un intolerante, por mera superviviencia

Responder
0
0
#46806 14:09 3/2/2020

Me alegra que veas bien que no te tolere.

Responder
2
1
#46834 18:12 3/2/2020

Exacto! Tolero que no me toleres mientras sean opiniones y no acciones. Por ejemplo yo no tolero a los que se creen de izquierdas pero los respeto. Cuando con sus acciones dañan a la verdadera esencia de la izquierda entonces si que me molesta

Responder
0
3
#46791 12:42 3/2/2020

No, la intolerancia no se tolera.
No tolero a los racistas
No tolero a los sexistas
No tolero a los fascistas
No tolero que en un pueblo no pueda entrar nadie LGTBI

Pueden tener su opinión, pero no aplicarla.

Responder
8
3
#46800 13:09 3/2/2020

Desde mi punto de vista se tiene que tolerar a alguien que sea intolerante es una opción de pensar mas. Si pasa a hechos ya hablamos de otra cosa. Yo no entiendo que alguien pueda ser racista pero no puedo evitar que en su libertad piense así. Que se defina como sienta pero no se transforme en acciones. Si no toleras a todos te guste o no eres intolerante

Responder
0
3
#46781 10:49 3/2/2020

esto es una opnión real? Madre mía jajaja

Responder
4
1
#46780 10:48 3/2/2020

jajajaja

Responder
4
2

Destacadas

Coronavirus
La UE observa impotente el giro autoritario en los países del Este

El primer ministro húngaro, Víktor Orban, se ha otorgado poderes casi absolutos para combatir la emergencia sanitaria continuando con su tendencia autoritaria, sin que Bruselas ni el Partido Popular Europeo, del que forma parte, tomen medidas. El apoyo del PP español ha resultado clave para que el coronagolpe de Orban no tenga consecuencias.

Coronavirus
Póliz (CGT): “Tememos que los nuevos Pactos de la Moncloa sirvan para eliminar derechos laborales y sociales”

El secretario general de la Confederación General del Trabajo denuncia que las medidas tomadas hasta ahora repercuten en el bolsillo de la clase trabajadora y reclama una renta básica como solución inmediata a la crisis abierta por el coronavirus.

Comunidad El Salto
Carta a nuestras lectoras
Cada día nos leéis más gente y eso es muy importante para nosotras pero, ahora más que nunca, necesitamos que des el salto.
Coronavirus
Muchos clientes, poca empatía

Las empleadas de los supermercados denuncian la falta de compromiso en los consumidores ante los protocolos contra el covid-19.

Coronavirus
Rafael Correa: “Pagar ahora las deudas externas significa perder vidas”

Líderes políticos de Latinoamérica como Dilma Rousseff, Jorge Taiana, Gustavo Petro, Camila Vallejo, Maximiliano Reyes, Álvaro García Linera y Rafael Correa exigen la condonación y reestructuración de las deudas externas para luchar contra el Covid-19

Series
Vuelve ‘The Good Fight’, la serie que nació para combatir a Donald Trump
‘The Good Fight’ usa tramas aparentemente sencillas y un tono amable para atraer al espectador medio y convencerlo en su activismo antiTrump.
Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
La era está pariendo un corazón. Es la hora de la renta básica

La renta básica garantiza unas condiciones materiales de vida digna y constituye un fondo de resistencia frente a la explotación laboral. Pero también atesora otra virtud, fundamental en este momento: es una medida estructural que ayuda a la transición emancipatoria hacia otro modelo de sociedad.

Últimas

Literatura
Un paseo con Las Sin Sombrero por Madrid

Domingo, un grupo de mujeres recorre las calles de Madrid siguiendo el rastro de aquellas que cambiaron la historia.

Coronavirus
Crónica de un confinamiento valenciano

Solo al principio se nos permitió reflexionar, hasta cierto punto, sobre la gravedad del asunto. La segunda fase fueron los reproches, las maldiciones y las culpas individuales e individualizadas. Después las calles se vaciaron y la enfermedad se extendió, y con ello el sentimiento generalizado de que, aunque podríamos estar peor, estamos mal.

Migración
El Alan Kurdi rescata a 150 personas en el Mediterráneo central y busca puerto seguro

Los gobiernos de Italia y Malta se niegan verbalmente a permitir el desembarco del buque humanitario que apela ahora a Alemania, su Estado de bandera.

Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”
Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.
Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.