Sindicalismo social
El 1 de mayo cayó en Martes

El pasado 1 de mayo coincidió con la asamblea de Martes al Sol, a la que asistieron desde de la Red de Autodefensa Laboral y los gaztetxes, de los que algunos posiblemente no habrían asistido a unas convocatorias sindicales sobre las que pesa una gran desconexión

Martes al Sol II
Asamblea-concentración de Martes al Sol el 1 de mayo La Espiral
10 may 2018 18:11

La concentración/asamblea que Martes al Sol celebramos todos los primeros martes de mes, coincidió la semana pasada con el 1 de mayo, día del trabajo o de los trabajadores y trabajadoras. Curiosamente, y pese a los temores a la hora de mantener la convocatoria, estuvo más concurrida de lo habitual. Acudieron de la Red de Autodefensa Laboral y de los gaztetxes para contarnos sus precariedades laborales, los unos, y las otras, de como esa precariedad se extiende a todos los aspectos vitales, como la vivienda y los espacios de encuentro y ocio.
Seguramente buena parte de ellos no habrían participado de las convocatorias sindicales de la mañana, a las que quizás vean como ajenas, como algo de un mundo que no es el suyo y que no va con ellas: muy poco en los contenidos, y nada en las formas.

No les falta razón. Incluso buena parte de quienes participamos en esas convocatorias “oficiales” vemos sus muchas deficiencias y su desconexión de la vida real, de los problemas reales. Siendo actos que tuvieron sentido en un mundo pasado en el que participamos, nos cuesta desprendernos de ellos, agarrándonos al débil razonamiento de que no convocar y participar es peor que el hacerlo, lo que puede ser verdad, pero no deja de ser una verdad sin empuje, que todavía ahonda en la desconexión de esas convocatorias.

Durante la asamblea de Martes al Sol ambos grupos señalaban algunos problemas de interés. La Red de Autodefensa Laboral apunta al tema de la precariedad extrema en el mundo laboral, que dificilmente va a resolverse solo en su interior. Si la precariedad ha de ser combatida y resuelta por las personas precarias difícilmente se va a resolver por los cauces a los que ha sido conducido el actual sindicalismo en sus métodos de presión: huelga legal, preavisada y sin que el rabillo del ojo deje de estar atento a los guiños de negociación. Dada la debilidad de su situación ese proceso difícilmente iba a ir más allá de la fase del preaviso. Necesitan otras formas de actuación. Parecen buscarlas intentando tejer socialmente las solidaridades que no pueden lograrse en los centros de trabajo en los que se vive la precariedad laboral y las permanentes entradas y salidas, lo que obliga a buscar otras formas de actuación y presión; las que pueden. Su aparición y sus esfuerzos, con alguna consecución importante es más que saludable.

La gente de los gaztetxes señala al problema de la vivienda, irresoluble, como otros muchos, dentro de la “economía de mercado”. En su intervención hablaron también de la creación de un banco de alimentos propio, que denunciaría el problema de la alimentación. Vivienda y alimentación forman parte de las necesidades básicas, y también su denuncia es muy saludable. La denominada “economía de mercado”, atrapada en su lógica de la competitividad, necesita fagocitar y convertir en beneficio la totalidad de facetas de la vida de toda la humanidad para mantener los incrementos de acumulación de capital. Esto es algo que no se va a arreglar solo por medio de políticas sociales asistencialistas, ya que la voracidad de los mercados lo va a hacer a velocidad mayor, pero también va a ir comiéndose las posibilidades de asistencialismo. Alimentación, vestido o vivienda antes se satisfacían en una relación casi directa entre quien los producía y quienes los necesitaban, mientras que otros bienes básicos como energía, transportes o comunicaciones eran directamente de propiedad pública. Hoy todo pasa por un mercado en poder de un reducido número de macroempresas, que ha desligado competitividad de competencia y los bienes producidos de la satisfacción de necesidades. Sin una intervención pública y social que embride la “democrática” libertad de mercado nuestras sociedades no tienen solución.

La asamblea del 1 de mayo de Martes al Sol fue muy enriquecedora. Puede ser que nuestras propuestas sean todavía muy parciales e insuficientes, y que también lo sean nuestros mecanismos de actuación, pero lo que no podemos dejar de hacer nunca es de señalar y tratar de afrontar los problemas.

Sobre este blog
Este espacio pretende dar cabida a la reflexión y al análisis en torno a los derechos sociales y laborales, desde la perspectiva de la precariedad que va invadiendo todas las esferas de nuestras vidas. La espiral, con sus dos sentidos. Por un lado el que nos hunde, desde la precariedad y el paro hacia la exclusión. Por otro lado, el inverso, el cual, desde el rescate, la creación de redes y los logros parciales nos puede llevar a una dinámica ascendente. Nuestro espacio geográfico natural es Nafarroa, lugar desde el que queremos mirar al resto del planeta de forma global.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Coronavirus
¿Por dónde empezar?

Necesitamos salir del individualismo extremo impuesto por el neoliberalismo dominante y recuperar la dimensión colectiva de las luchas. Lo primero es recuperar el tejido social y crear organización y poner aquellas tareas que hacen posible la vida en el centro.

Huelga general
Hacia la huelga general en Euskal Herria

Los sindicatos ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE, Etxalde, Hiru, CNT y organizaciones juveniles, feministas, ecologistas y de pensionistas convocan a sus 200.000 militantes y al conjunto de la clase trabajadora a una huelga general ofensiva sobre “pensiones, salarios y vida digna”. SINDIKALAGENDA : Urtarrilaren 28tik aurrera

Trabajo doméstico
Abolir el cuarto de servicio
Las trabajadoras del servicio doméstico sufren condiciones laborales abusivas y además están despersonalizadas, sin poder coincidir día a día con compañeras de trabajo con las que poder organizarse para conseguir que se reconozcan sus derechos.
0 Comentarios
Sobre este blog
Este espacio pretende dar cabida a la reflexión y al análisis en torno a los derechos sociales y laborales, desde la perspectiva de la precariedad que va invadiendo todas las esferas de nuestras vidas. La espiral, con sus dos sentidos. Por un lado el que nos hunde, desde la precariedad y el paro hacia la exclusión. Por otro lado, el inverso, el cual, desde el rescate, la creación de redes y los logros parciales nos puede llevar a una dinámica ascendente. Nuestro espacio geográfico natural es Nafarroa, lugar desde el que queremos mirar al resto del planeta de forma global.
Ver todas las entradas

Destacadas

Crisis económica
El sector turístico, ante el fin de una época

Desde los años 60, la economía ligada a la costa, el buen tiempo y la gastronomía no ha dejado de crecer. España ha sido una pieza central del tablero turístico global. La llegada del covid-19, que hará que el empleo se vea resentido en el corto, medio y largo plazo, abre una serie de incógnitas respecto a un modelo productivo centrado en el sector túristico y sus consecuencias para el mercado laboral y el medio ambiente.

Política
España (1960-2020): la clase dominante es la que dicta las ‘reformas’

La conjunción de ideología e interés político y empresarial llevó a la consolidación de una clase dominante trasversal que se hizo con los puestos de mayor influencia y que estuvo en condiciones de determinar qué era lo deseable para la nación. La racionalidad económica se había convertido en el escalón definitivo de la dominación por consenso.

Opinión
Cuando el activismo LGTB se convirtió en religión

Las estrategias organizativas del activismo LGTB federado en España y las lógicas del gaypitalismo impiden el planteamiento de alternativas, lo que se traduce en reproducir las exclusiones que se dan en la sociedad, acallar las voces discrepantes y convertir el activismo en un nicho de minorías.

Francia
París y la solidaridad migrante en plena pandemia

Lo que comenzó como una colecta de fondos para ayudar a unas 20 familias, ha crecido hasta convertirse en la asociación Link Aid que a la fecha ha ayudado a más de 700 latinoamericanos, entre colombianos, peruanos y ecuatorianos.

Fronteras
El Sea Watch 3 zarpa poniendo fin a seis semanas sin barcos de rescate en el Mediterráneo

El buque de la ONG alemana Sea Watch ya navega hacia el Mediterráneo central. Durante las últimas seis semanas en las que ningún barco civil de rescate estuvo operativo, las vulneraciones de derechos en el mar se han hecho mucho más evidentes.

Contigo empezó todo
Gladys del Estal, la mártir de la lucha antinuclear

La joven ecologista Gladys del Estal fue abatida por la Guardia Civil en 1979 durante una protesta en Tudela.

Opinión
Desinformados y ofendidos

Deliberar en democracia requiere ser capaz de orientarse en un territorio informativo plagado de señales confusas. ¿Nos ofendemos porque nos duelen las verdades o son estas afirmaciones verdaderamente inapropiadas?

Coronavirus
La Unión Europea, días antes del 8M, aún no recomendaba la suspensión de actos multitudinarios

En un informe publicado el 2 de marzo se consideraba que se podían cancelar eventos en casos excepcionales, pero no instaba a los países comunitarios a suspender actos como manifestaciones.