Juicio del 1 de Octubre
Jóvenes y cabreados

De la resistencia pacífica contra la vulneración de derechos a la protesta más virulenta, hablamos con la generación que más ha hecho notar su frustración en Catalunya por la sentencia de prisión contra políticos y activistas independentistas.

jóvenes huelga 18 oct
Participantes en un piquete estudiantil durante la huelga general catalana del 18 de octubre Víctor Serri

publicado
2019-10-19 15:31

Barcelona, hogueras en la calle y jóvenes encapuchados gritando. Si sólo mirásemos a lo que muestran los principales medios de comunicación del país o lo que se ladra en Twitter la impresión sería que la capital catalana está en llamas, en una situación generalizada de caos perpetuo, en la nueva Roma de un nuevo Nerón.

Sin embargo, casi una semana después de que el Tribunal Supremo dictase sentencias de hasta 13 años de prisión contra los líderes políticos y activistas cívicos por la independencia, la situación está lejos de esos incendiarios titulares que calientan una campaña electoral ya rociada de gasolina. La indignación existe. Y es que la sentencia sienta una peligrosa jurisprudencia de considerar sedición toda resistencia pacífica a la autoridad, una flagrante vulneración del derecho democrático de protesta. 

El movimiento independentista catalán siempre ha congregado a gente de distintas generaciones y perfiles ideológicos entre sus filas, pero en los últimos días, y con las protestas, se ha visto un movilización importante de los más jóvenes. Estos, como no podía ser de otra manera, tampoco son un colectivo homogéneo.

El día, pacífico

Desde el lunes, cuando se conoció la sentencia, Barcelona y toda Catalunya han vivido protestas diarias. Algunas han terminado con disturbios, imágenes de barricadas en llamas y cargas policiales. El día es festivo; la noche, más problemática. “Hay gente comprometida y otros que parece que van a emborracharse”, cuenta Miquel, que vivió de cerca las cargas policiales del miércoles alrededor de La Monumental.

En los últimos días, y con las protestas, se ha visto un movilización importante de los más jóvenes
Pero todas empiezan y transcurren de otra forma muy distinta. En el centro de las concentraciones charlas y cánticos por la liberación de los presos. Más a fuera, gente jugando con pelotas, haciendo unas cervezas e incluso coreografiando el baile de ‘La Macarena’. El ambiente es casi de fiesta universitaria. Anna tiene 16 años y está en época de exámenes. Aunque media clase no ha ido, ella sí. “Hemos venido aquí porque no queremos la acción violenta que habrá en las calles donde hay gente de ultraderecha”, explica.

Sentada en el suelo, charla con Guillem, también de 16 años. El lunes fue al aeropuerto y el miércoles a Gran Via con Marina. “En el momento más ‘heavy’ de las cargas nos tuvimos que apartar y decidimos irnos”, asegura. Las protestas son también una oportunidad para reunirse con los amigos. Encuentros de los que se informan por canales de Telegram como Anonymous Catalonia (145.600 suscriptores), asociaciones de barrio e Instagram. “Todo el mundo cuelga lo que pasa y así sabes donde ir”, dice Anna.

Noche de caos

La situación siempre se agudiza cuando cae la noche. A Carlos le molieron el brazo a porrazos. El martes por la noche regresaba a casa de la manifestación cuando los Mossos convirtieron el Passeig de Gràcia en una ratonera. “Me apalizaron, me tiraron al suelo y me golpearon con la porra en la espalda, los brazos y las piernas mientras me gritaban «¡Vete a tu República, hijo de puta!»”, explica, mientras muestra un codo deformado por la hinchazón. A sus 30 años, asegura que nunca va a manifestaciones, pero que decidió que “no podía aguantar” sin salir a protestar contra un gobierno que considera “fascista”. Aunque ese día había barricadas quemando, explica, “la mayoría solo estábamos mirando”.

Percibido como violencia por unos o como autodefensa por otros, el uso de material público en los choques con la policía es un debate presente entre estos jóvenes. Aunque aseguran que ellos “no reaccionarían así”, Maria y Aniol, de 19 años, entienden la decisión de quemar contenedores y señalan a la policía como responsables de los altercados. Todos los entrevistados coinciden.

Respuesta contra la policía

La acción de los últimos días ha sorprendido tanto a la Generalitat, como a Òmnium y ANC, las organizaciones que hasta hace días organizaban unas protestas pulcramente pacíficas. Sin embargo, aunque minoritaria, hay una parte ruidosa de los manifestantes que se ha independizado del civismo del ‘procés’. El ‘president’ de la Generalitat, Quim Torra, habló de “infiltrados”, pero la realidad parece ir más allá. 

Un grafiti en la pared que resume la frustración del núcleo duro de los protestantes: “Nos habéis enseñado que ser pacíficos no sirve de nada”

El estallido de frustración empezó contra la sentencia del Tribunal Supremo pero se ha ido transformando en una respuesta a los documentados abusos tanto de los Mossos d’Esquadra del conseller Miquel Buch como de la Policía Nacional del ministro Grande-Marlaska. Aún más después del viernes. Tras otra jornada de civismo ejemplar en la que una marea independentista de hasta 850.000 personas —según la organización—han desbordado las cuatro capitales de provincia catalanas con marchas profundamente pacíficas, el fuego de la protesta prendió con una nueva carga contra un millar de jóvenes que protestaban sentados en Via Laietana. 

La noche degeneró en un tenso tapón en Plaça Urquinaona que se convirtió en una batalla campal. De nuevo, eran muchos los que hacían acto de presencia con cánticos y pocos —aunque cada día más—los que se enfrentaban a la policía a primera línea.

Enric, de 20 años, es uno de ellos. Junto a dos compañeros, que le daban agua para calmar el picor de ojos provocado por el gas pimienta, arrancaron adoquines de la calle, los rompieron y los llevaron al frente para utilizarlos como proyectiles. “Soy español criado en Cataluña. Ni separatista del CDR, ni nacionalista, pero lo único que no permitiré jamás es que le hagan esto a mi pueblo”, explica.

Redes sociales
Selfies, posados y barricadas

El posado con una barricada de fondo convierte a la barricada en un teatro, en un lugar de recreo, en un lugar de estatus, en una realidad paralela.

Según este joven, la solución pasaba por un diálogo entre ambas partes, pero, ante la falta de respuestas políticas, ha optado por expresar así su cabreo contra “la falta de democracia de este puto país”. La noche termina con 33 detenidos y 90 heridos (entre los cuales periodistas) y un grafiti en la pared que resume la frustración del núcleo duro de los protestantes: “Nos habéis enseñado que ser pacíficos no sirve de nada”.

Esa respuesta no gusta a muchos de los manifestantes. “Hay jóvenes excitados, que piensan que la noche es suya y la adrenalina hace que se les vaya la cabeza”, explica Miquel, que estuvo en la primera línea de los altercados del miércoles. Carlos decidió irse de los del martes al ver que la concentración se había convertido en una “rave”. Núria, de 26, también ha protestado estos días, pero denuncia situaciones de “espectáculo gratuito” como cuando vio, asegura, a dos jóvenes quemando un contenedor en una calle “donde no había nadie” para acto seguido sacar una cámara reflex y sacarse fotos haciendo la ‘peineta’.

Jóvenes huelga 18 O otra
Una manifestante durante la huelga general catalana del 18 de octubre contra la sentencia del procés Víctor Serri

Crítica a los medios

La concentración juvenil en Passeig de Gràcia y Jardinets del jueves estuvo marcada por el tono lúdico y festivo. Sin embargo, la protesta vivió sus primeros momentos amargos cuando las televisiones entraron en directo. “Prensa española, manipuladora”, clamaban cientos de personas. Algunos lanzaron pelotas de plástico y latas de cerveza a los periodistas que cubrían la jornada. Otros se quejaron y pidieron a los demás que parasen. 

El grito, ya habitual, es tan reduccionista como impreciso, pero, de nuevo, muestra el enfado por un trato mediático que consideran injusto y criminalizador. “Son bastante hijos de puta”, decía Chema Crespo, director general de Público, en una de las habituales tertulias incendiarias de ‘Espejo Público’. Mientras el miércoles gran parte de los medios de comunicación se centraba exclusivamente en la quema de contenedores y en el ‘frame’ de la violencia, el jueves denominaban “partidarios de la unidad de España” y “constitucionalistas” a conocidos fascistas y neonazis que camparon por Barcelona con cuchillos, bates de beisbol y cantando el ‘Cara al sol’ brazo en alto.

Esto también llega a esos jóvenes. “El problema es que magnifican cosas pequeñas”, explica Aniol, presente en ese puntual lanzamiento de objetos a la prensa. “Sean de la cadena que sean deben poder grabar”, discrepa María. Ambos van con una ‘estelada’ ligada al cuello y se sienten contrariados por la sentencia de prisión contra los líderes independentistas. Pacíficamente, como hasta ahora, seguirán protestando. “Iremos donde tengamos que ir”, remarcan. Enric opta por otra vía: “Si ellos nos atacan, nosotros atacaremos más fuerte”.

“Cuando esto acabe tendremos que estudiar de cerca esta generación”, explica la politóloga Sonia Andolz. “He visto nervios, angustia y rabia contenida. Gente muy joven: algunos independentistas, plenamente conscientes y convencidos desde el principio y otros que sienten que no les hemos tenido en cuenta y lo expresan así”.

Juventud
2K, la generación que se hace mayor con la crisis
En la mochila cargan con el peso de una crisis que les acompaña casi desde que dieron sus primeros pasos. Llevan también el móvil, cómo no.

Relacionadas

Régimen del 78
El Estado que dejó de ser feliz

La última descarga de la crisis en el sur de Europa se produce entre millones de ciudadanos “hartos de ser españoles”, pero también entre jóvenes catalanes condenados a un presente de precariedad. La Marca España se ha visto incapaz de contener la rabia y el desengaño de una generación condenada a la precariedad y a la falta de diálogo sobre la plurinacionalidad

Elecciones 10N
Oskar Matute: “PSOE y PP tenderán a formar un pacto de gobierno disfrazado de excepcionalidad”
La porra de Oskar Matute (EH Bildu) para las próximas elecciones generales contempla la repetición de aquel pacto histórico, y a priori imposible, entre el PSE y el PP en el Gobierno vasco que se produjo en 2009. Un gobierno de Pedro Sánchez, con el beneplácito de Pablo Casado, o viceversa.
9 Comentarios
#41719 13:31 20/10/2019

Ninis, niñatos y vagos... Y encima todo el puto día llorando... Soys la vergüenza de la izquierda.

Responder
16
8
#41710 10:35 20/10/2019

Creo que habrá que empezar a acostumbrarse a este tipo de estallidos que se vienen dando en muchas capitales del mundo. Me quedo con una de las primeras intervenciones: hasta ahora nunca había ido a una manifestación. Lo que significa que la rabia está canalizandose como el culo.

Responder
1
3
Isaac 6:33 20/10/2019

La represión continuada es lo que genera, especialmente con los jóvenes. Sin duda es lo que el estado quiere enviando a la policía a actuar indiscriminadamente, mientras la mayoría de medios destacan contenedores ardiendo y omiten la violencia policial.

Responder
5
4
#41775 14:29 21/10/2019

¿Pero qué represión

Responder
0
1
#41789 15:42 21/10/2019

eso digo yo, ¿que represión? en serio que penita de izquierda moderna

Responder
0
0
#41691 23:29 19/10/2019

En efecto: Los grupos violentos de nazis y ultraderechistas armados con cuchillos son charcuteros o constitucionalistas. Y si los fascistas y falangistas pegan a la gente con barras de hierros TVE dira que son chatarreros cabreados o partidarios de la Unidad (unidad entre la barra de hierro y la cabeza del indepe golpeado, una sagrada unidad de destino en el hospital). ¡Viva Espuña! ¡viva apuñala!. Lo dice la Prostitución Española, oiga. Solo es violencia si es indepe, anticapi o antifa, lo demas son "peleas entre tribus urbanas" segun TVE. (Tele Violencia Española, debe significar ):

Responder
6
1
#41687 22:19 19/10/2019

Apesta a troll, aguiluchos y cerebros chamuscados de tanto cantar cara el sol.

Responder
3
7
#41686 21:41 19/10/2019

sois patéticos con vuestras quejas. ridículos, trabajad.

Responder
15
11
#41673 18:18 19/10/2019

Niños oprimidisimos...que penita

Responder
21
16

Destacadas

Dependencia
Los fondos de inversión desembarcan en el cuidado de mayores

En Madrid existen 426 residencias para la tercera edad, de las que 25 son 100% públicas y 18 tienen su gestión externalizada. El resto son privadas, un pastel que no pasa desapercibido a las empresas que buscan maximizar la rentabilidad del cuidado de personas mayores.

Medios de comunicación
Mentira la mentira, mentira la verdad
Para controlar la veracidad de lo que leemos, escuchamos o vemos, el colectivo Xnet propone una verificación previa de la información que se difunde, basada en saber quién crea y paga las ‘fake news’ y quién cobra por crearlas y viralizarlas.
Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (y 2)

Los golpistas lanzan una carrera contrarreloj para aplastar brutalmente la resistencia popular, inhabilitar a Evo Morales y García Linera y desmontar los logros de la revolución antes de convocar nuevas elecciones.

Corrupción
Griñán condenado a seis años de cárcel y nueve de inhabilitación para Chaves

La audiencia de Sevilla condena por malversación a José Antonio Griñán y a Manuel Chaves por prevaricación a causa de las prejubilaciones en Andalucía, conocidas como “caso de los ERE”.

Internet
El presente como distopía ochentera

¿Cómo juzgaríamos el mundo actual en caso de poder observarlo desde la perspectiva de los años 80?

Literatura
Luna Miguel: “La generación de escritores macho ya se está muriendo”
La escritora y periodista Luna Miguel se suma con ‘El coloquio de las perras’ al trabajo de recuperación gracias al cual, si estás atenta, tu lista de lecturas pendientes tendrá pocos autores de los de siempre.

Últimas

Violencia machista
El negocio tras la violencia machista

Muchos medios de comunicación ven en los feminicidios oportunidades para aumentar sus ingresos, vulnerando los derechos de las víctimas e ignorando sistemáticamente los códigos deontológicos. Las presiones y la misoginia en los medios, la precariedad y la falta de especialización dificultan la buena praxis de las y los periodistas.