Bankia invirtió más de 180 millones de euros en empresas de armamento entre 2011 y 2016

Una investigación sobre las inversiones de la entidad en armamento desmienten las palabras de Goirigolzarri que negó que Bankia tuviera cualquier tipo de inversión o financiara a ningún tipo de empresa armamentística.

Bankia José Ignacio Goirigolzarri
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

publicado
2018-04-10 13:50:00

Bankia invirtió más de 180 millones de euros en empresas de armamento, sólo entre 2011 y 2016. Esto es lo que han denunciado representantes de la Campaña Banca Armada en la junta de accionistas de la entidad, que se celebra hoy, día 10 de abril, en Valencia.

En la junta de accionista del año pasado, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, había negado que la entidad tuviera cualquier tipo de inversión o financiara a ningún tipo de empresa armamentística. Pero la investigación llevada a cabo por el Centro Delàs de Estudios por la Paz, muestra que en ese periodo se invirtió y prestó dinero a empresas del sector como Maxam, Navantia, Indra y Oesia.

Explosivos civiles y militares

Según denuncia la campaña Banca Armada, la empresa que ha recibido una mayor financiación por parte de Bankia, 142 millones de euros, ha sido Maxam, una de las fabricantes de los explosivos militares más grandes del mundo. Esta empresa española elabora explosivos civiles y militares: municiones de mortero, de calibre medio, de artillería y de armas ligeras; granadas subacuáticas; y bombas lapa, entre otros. Además, la campaña denuncia que Maxam exporta a países como Arabia Saudí, que está implicado desde hace años en la guerra de Yemen, y recuerda que esta empresa fue responsable de la fabricación de minas anti-persona y bombas de racimo y que no dejó de producirlas hasta que no se hizo explícita la prohibición de este tipo de armamento.

Otra de las empresas financiadas es NAVANTIA, la principal fabricante española de buques de guerra. Navantia ha recibido 30 millones de euros en créditos y se dedica a la construcción naval militar para las armadas de España, Noruega, Venezuela, Chile y Malasia.

Bankia prestó 142 millones de euros a una empresa de explosivos que los ha vendido a países implicados en conflictos como Arabia Saudí

Bankia también ha destinado más de cinco millones y medio de euros en fondos de inversión, acciones y bonos a Indra, empresa que desarrolla, entre otras cosas, electrónica militar, simuladores de vuelo, sistemas de tiro y de defensa electrónica. Suministra armas y otros equipamientos militares que alimentan los conflictos armados, según el Centre Delàs, al tiempo que se beneficia por partida doble del drama de la guerra, ya que vende equipos de seguridad y control de fronteras para evitar la entrada de las personas en busca de asilo en el territorio de la Unión Europea.

Por último, la campaña también denuncia que OESIA, una empresa española que desarrolla tecnología aplicada al sector militar, ha recibido de Bankia dos millones y medio de euros en créditos. Esta empresa fabrica simuladores de artillería de campaña que se utilizan en numerosos ejércitos o los sensores de búsqueda y seguimiento por infrarrojos necesarios para la búsqueda y detección automática de blancos. El ejército de Arabia Saudita ha adquirido 76 de estos aviones de guerra que, según denuncian, muy probablemente están siendo utilizados en la ofensiva bélica saudí en territorio yemení.

Durante las últimas semanas, la campaña Banca Armada participó en las juntas del BBVA, que se celebró en Bilbao, del Banco Santander, en Santander, y de Caixabank, celebrada también en Valencia. Esta campaña está impulsada en la Comunidad Valenciana por Setem CV y Novessendes Fundació, con el apoyo y asesoramiento del Centro Delàs de Estudios por la Paz, SETEM Catalunya, Justicia y Paz, ODG, Colectivo Redes y AA-MOC.

0 Comentarios

Destacadas

Palestina
Seis muertos y 25 heridos en la última ofensiva del ejército israelí contra Gaza

Los bombardeos israelíes contra Gaza y el lanzamiento de proyectiles palestinos contra Israel son el resultado de un pico crítico que se alcanzó cuando la unidad especial israelí Mista’arvim penetró tres kilómetros dentro del sur de la franja el domingo 11 de noviembre.

Cine
El cine ya mostró la América de Trump

El sorpasso de Trump en la elecciones presidenciales de 2016 provocó un cisma en la nación del dólar. Pese a la debacle emocional, el cine de esas tierras había anticipado el dibujo de un electorado afín a su ideología y proclive a las políticas del mandatario estadounidense.

Cambio climático
Los ecologistas aprueban el veto en 2040 a los coches impulsados por hidrocarburos pero ven insuficiente el borrador de ley

El primer borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética hecho público recoge la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos en 2040 y una cota total de renovables del 35% en 2030. 

Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Huelga feminista
Una campaña denuncia la criminalización de la huelga feminista y llama a desobedecer ante las sanciones
El Espai Feminista de Sants pide el respaldo de las organizaciones que apoyaron la huelga feminista para hacer visibles las sanciones a las activistas.
Historia
Un atentado en busca de autor: engaños sobre la bomba en la calle del Correo

La semana pasada, ETA asumió en su último boletín interno la autoría del atentado de la calle Correo. Una bomba que atentó contra civiles y —eso se supo más tarde— contra varios miembros de la Brigada Social del Franquismo. El régimen intentó involucrar al PCE en esa explosión.

Últimas

Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.