Elizabeth Magie, la mujer que inventó el Monopoly para denunciar el capitalismo

Elizabeth Magie, la poco conocida inventora del juego de mesa Monopoly, se habría encerrado a sí misma en la cárcel si hubiera vivido para ver la gran influencia que ha alcanzado la actual versión tergiversada de su juego.

Artículo publicado originalmente en Aeon con licencia Creative Commons.

Traducción: Isabel Pozas González

publicado
2018-07-23 06:06:00

“Compren terreno, ya no lo fabrican”, bromeó Mark Twain. Es una máxima que, sin duda, te resultaría útil en un juego como el Monopoly, el juego de mesa más vendido que ha enseñado a generaciones de niños a comprar propiedades, llenarlas de hoteles y cobrar a los otros jugadores y compañeros alquileres por las nubes por tener el privilegio de aterrizar accidentalmente en esas propiedades.

La poco conocida inventora del juego, Elizabeth Magie, se habría encerrado a sí misma en la cárcel si hubiera vivido para ver la gran influencia que ha alcanzado la actual versión tergiversada de su juego. ¿Por qué? Porque anima a los jugadores a celebrar unos valores opuestos a aquellos que ella pretendía defender.

Magie, nacida en 1866, fue una rebelde declarada contra las reglas y las políticas de su época. Con 40 años no se había casado, era independiente y estaba orgullosa de serlo y expresó su punto de vista mediante un anuncio publicitario. Compró un espacio publicitario en un periódico y se ofreció como “esclava joven y americana” en venta al mejor postor. Su objetivo, según dijo a los sorprendidos lectores, era poner de relieve la posición subordinada de las mujeres en la sociedad. “No somos máquinas —dijo—. Las chicas tenemos cerebro, deseos, esperanzas y ambiciones”.

Además de enfrentarse a las políticas de género, Magie decidió hacer frente al sistema capitalista de la propiedad, pero esta vez lo hizo con un juego de mesa, en vez de a través de un truco publicitario. Su inspiración vino de un libro que su padre, el político antimonopolista James Magie, le había dado. En las páginas del clásico de Henry George Progress and Poverty (Progreso y pobreza), de 1879, encontró la convicción de que “el derecho igualitario de todos los hombres a usar la tierra es tan obvio como el derecho igualitario a respirar el aire; es un derecho proclamado por el hecho de existir”.

Durante sus viajes por Estados Unidos en los años setenta del siglo XIX, George fue testigo de la miseria persistente que existía en medio de la riqueza creciente, y creyó que era, en gran medida, la inequidad de la propiedad de la tierra la que unía esas dos fuerzas (la pobreza y el progreso).

Así que, en lugar de seguir a Twain y animar a los ciudadanos a comprar tierra, apeló al Estado para que la gravara. ¿En qué se basaba? En que gran parte del valor de la tierra no viene de lo que se construye sobre el terreno, sino de que la naturaleza la haya provisto de agua o minerales bajo su superficie o del valor creado colectivamente en su entorno: carreteras y vías férreas cercanas, una economía próspera, un vecindario seguro, buenas escuelas y hospitales. Y argumentó que los impuestos deberían invertirse en nombre de todos.

Determinada a probar el mérito de la propuesta de George, Magie inventó y patentó en 1904 lo que denominó El juego de los propietarios. El tablero estaba dispuesto formando un circuito (lo que en aquella época era una novedad) y estaba poblado de calles y otros puntos de referencia en venta. La innovación clave del juego, sin embargo, reside en los dos conjuntos de reglas que escribió para jugar.

Bajo el conjunto de reglas llamado “Prosperidad”, cada jugador ganaba cada vez que alguien adquiría una propiedad nueva (reglas diseñadas para reflejar la idea de George de gravar el valor de la tierra), y el juego terminaba (¡todos ganaban!) cuando el jugador que había comenzado con la menor cantidad de dinero conseguía doblarla. Bajo el conjunto de reglas llamado “Monopolista”, en cambio, los jugadores avanzaban adquiriendo propiedades y cobrando alquiler a todos aquellos que tenían la mala suerte de caer en sus casillas, y quienquiera que consiguiera que el resto quebrara, se convertía en el único ganador (¿te resulta conocido?).

El propósito de los dos conjuntos de normas, según dijo Magie, era que los jugadores experimentaran “una demostración práctica del sistema actual de acaparamiento de tierras, con sus resultados y consecuencias habituales” y, por tanto, entender cómo los diferentes enfoques ante la propiedad pueden conducir a resultados sociales enormemente diferentes. “Se podría haber llamado El juego de la vida —comentó Magie—, ya que contiene todos los elementos para el éxito y el fracaso del mundo real, y el propósito es el mismo que parece que tiene, en general, la raza humana, es decir, la acumulación de riqueza”.

El juego pronto se convirtió en un éxito entre los intelectuales de izquierdas, en los campus universitarios, incluidos Wharton School, Harvard y Columbia, y también entre las comunidades de cuáqueros, algunas de las cuales modificaron las reglas y rediseñaron el tablero con los nombres de las calles de Atlantic City. Entre los jugadores de este adaptación cuáquera estaba un hombre desempleado llamado Charles Darrow, que tiempo después vendió aquella versión modificada a la empresa de juegos Parker Brothers como propia.

Cuando los verdaderos orígenes del juego salieron a la luz, Parker Brothers compró la patente de Magie, pero después relanzaron el juego de mesa simplemente como Monopoly y proporcionaron al público ansioso un solo conjunto de reglas: aquellas que celebraban el triunfo de un solo jugador sobre los demás.

Peor aún, la promocionaron asegurando que el inventor del juego era Darrow, y dijeron que se lo había inventado en los años 30, lo había vendido a Parker Brothers y se había hecho millonario. Era una mentira del paso de la pobreza a la riqueza que, irónicamente, ilustraba los valores implícitos en el Monopoly: tienes que perseguir la riqueza y aplastar a tus oponentes si quieres llegar a la cima.

Así que, la próxima vez que alguien te invite a jugar al Monopoly, considera lo siguiente. Cuando pongas los montones de las tarjetas de “Suerte” y de “Caja de comunidad”, pon un tercer montón para un “Impuesto sobre el valor de la tierra” con el que todos los propietarios tienen que contribuir cada vez que cobren alquiler a otro jugador. ¿Cuánto debería ser ese impuesto? ¿Cómo deberían distribuirse los impuestos recibidos? Esas cuestiones, sin duda, provocarán un debate intenso ante el tablero del Monopoly, pero eso es exactamente lo que Magie hubiera querido.

10 Comentarios
anonimander 22:07 24/7/2018

Me está mosqueando que este medio censure comentarios sin que haya en ellos insultos ni faltas de respeto a nadie, a ningún colectivo. Este lo publicarán para dejarme mal. Qué triste, empezáis a pareceros a Público. Si no lo publicáis al menos el/la censor/a se entera. Cada día perdéis tantos para mí, por esta y otras cosas. A lo mejor hice bien al no renovar la suscripción...

Responder
0
1
Elbarruso 10:00 24/7/2018

Gran historia, pero como todo es absorbido por el capitalismo para crear ilusiones de poder mediante un juego de mesa...
Muy cierto que se podría haber llamado el juego de la vida, ahora en estos tiempos tenemos un sin fin de juegos con la realidad que vivimos en europa, ejemplos: corruptopolis, ladrillazo, Troika, junta(estos dos últimos son europeos) y hay muchos más pero poco conocidos claro...
http://elbarruso.simplesite.com/

Responder
3
0
Anonimander 14:07 24/7/2018

¿Conocen algún juego de mesa, empezando por el dominó o cualquier juego de cartas cuya condición básica y última no sea ganar al oponente? Yo no conozco ninguno. En serio lo digo si conocen alguno espero deseoso sus respuestas...
Pues eso, la condición humana.

Responder
0
2
SaeLing 8:00 26/7/2018

Como seria largo de explicar te dejo un enlace a la wikipedia de varios juegos cooperativos bastante entretenidos. https://es.wikipedia.org/wiki/Pandemic_(juego_de_mesa)
https://es.wikipedia.org/wiki/Arkham_Horror

Responder
0
0
#20975 0:48 25/7/2018

Busca en el google "Juegos cooperativos" y encontrarás un montón y además muy buenos. Algunos muy recomendables: Pandemic, Robinson Crusoe, Space Alert, Los inseparables, Time Stories, Unlock!, Exit, The 7th Continent, Gloomhaven, Burgle Bros, Las Mansiones de la locura, Eldritch Horror, Arkham Horror, Rescate, Dead of Winter, Mysterium, Chronicles of Crime, Sherlock Holmes Detective Asesor, Ghost Stories, Descent, Sword & Sorcery, Orquesta Negra, Magic Maze, El desieto prohibido, ... Hay muchísimos!

Responder
10
0
anonimander 15:45 24/7/2018

Reconocer en nosotras esa condición es el mejor comienzo para enmendarnos como especie, como cultura. Estar alerta contra nuestras pulsiones o verterlas en un juego. Buscar implicaciones adoctrinantes al Monopoly me parece excesivo, conspiranoico.

Responder
0
0
#20943 15:10 24/7/2018

Se llaman juegos colaborativos y no hay uno, hay miles.

Responder
4
1
anonimander 15:42 24/7/2018

Pues debo ser muy viejo por que no conozco ninguno. El nombre es muy bonito. ¿Puedes concretar en algún nombre? Conste que el dominó o el mus por ejemplo no son malos por tener esa condición. Al contrario, fomentan la memoria, la relación social, el cálculo mental... Las maquinitas para juego en red o las redes "sociales" ya son otro invento. Nombra alguno por favor, sin ironía lo digo, sólo con curiosidad.

Responder
0
0
#20998 14:10 25/7/2018

Esos juegos cooperativos que te nombraron más arriba son todos de tablero, ninguno es virtual.

Responder
0
0
#20890 10:19 23/7/2018

Podrías poner detalladas las reglas del juego original para poder jugar a esta versión?

Responder
31
0

Destacadas

Cuidados
Cinco miradas del activismo de los cuidados

Algunas llegaron hace más de una década, otras aterrizaron este año. Ellas son cinco de las mujeres que, con su esfuerzo, están consiguiendo cambiar las condiciones laborales del sector de los cuidados.

Laboral
Esperando al robot: cómo las máquinas cambiarán la economía en los próximos cuatro años

El Foro Económico Mundial ha presentado un informe sobre el impacto a corto plazo de la economía de la “cuarta revolución industrial”. Pese a que aseguran que no se perderán empleos, este foro insinúa que será necesaria una reconversión profunda de la actividad humana.

Promiscua
Atrevidas
3
Encontré por pura casualidad un billete para Valencia que estaba tirado de precio y, en un arrebato, me animé. Pero me olvidé las llaves del apartamento al que iba y acabé saliendo sola de fiesta por el Carmen.
Ayuntamiento de Madrid
La Junta de Gobierno aprueba el plan Madrid Nuevo Norte con el voto en contra de Izquierda Unida

El sector oficialista de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento da luz verde a la operación Madrid Nuevo Norte a pesar del rechazo de Izquierda Unida y otros concejales a un plan denunciado por ecologistas y asociaciones vecinales.

Últimas

India
El ataque mccarthista que amenaza la democracia india

El Gobierno del primer ministro derechista de India, Narendra Modi, ha iniciado una razzia contra intelectuales que amenaza el complejo sistema del país.

Residuos
Incinerar residuos no es Economía Circular
9

La quema de recursos desincentiva a los ayuntamientos a mejorar sus políticas de separación, ya que el reciclaje compite con la incineración y estas plantas están diseñadas para funcionar a plena capacidad

Grecia
Grecia recuerda al antifascista Pavlos Fyssas cinco años después de su asesinato

Cientos de personas recorrieron Atenas en memoria de Pavlos Fyssas, músico y militante antifascista asesinado por un militante de Amanecer Dorado el 18 de septiembre de 2013.