Un legado nefasto en renovables

El más que probable final del impuesto al sol es el epílogo a siete años de políticas en materia de renovables que, a ojos de los grupos ecologistas, han supuesto una marcha atrás sin precedentes.

Energía solar 3
Huerto de placas solares David Fernández

publicado
2018-06-23 09:00:00

Las negociaciones entre los 28 estados miembros fueron arduas. Año y medio de idas y venidas, de opiniones cruzadas e intereses encontrados, para dar con una posición común en materia de política energética: de cara a 2030, al menos el 32% de la energía que se consuma en Europa habrá de proceder de fuentes renovables. Un punto medio entre la propuesta de los estados (27%) y la de la Eurocámara (35%) que, aunque eleva de manera sustancial el 17% actual, sigue siendo insuficiente para cumplir con el Acuerdo de París, en el que se fijó dicho porcentaje en un 40 o 45% de cara a luchar contra los efectos del cambio climático.

La batería de medidas, conocidas como el ‘paquete de invierno’ y que entrarán en vigor en 2021, dejó también un jugoso titular para los medios españoles: “Europa prohibe el impuesto al sol”. La que quizá fue la más controvertida y síntomática medida del gobierno de Mariano Rajoy en materia de energías renovables parecía tener los días contados.

De cara a 2030, al menos el 32% de la energía que se consuma en Europa habrá de proceder de fuentes renovables

En realidad, y a efectos prácticos, nada de lo aprobado en el paquete de invierno es de obligado cumplimiento por los estados miembros. Al menos de manera inmediata. Los estados han de ratificar el acuerdo y, en ese momento, incorporar a su propia legislación los preceptos e indicaciones del paquete. Será ahí cuando se ponga fin al impuesto al sol. Eso sí: si el Gobierno actual quisiera poner fin a dicho impuesto, podría hacerlo de la misma manera que entró en vigor: mediante un Real Decreto.

“Valoramos de forma muy positiva los cambios de postura de los estados miembros, propiciados desde gobiernos como el de España o Italia”, apunta Sara Pizzinato, de Greenpeace España. “Lo vemos como una victoria de la ciudadanía: llevamos años, desde muchísimas organizaciones de toda índole, industriales, sindicales y naturalmente ecologistas, presionando para que este absurdo que era el impuesto al sol se eliminara. Nos hubiera gustado que se hiciera antes, porque desafortunadamente hemos perdido muchos años”.

Si en el año 2050 fuéramos 100% renovables, ahorraríamos casi un 80% en costes del sistema energético

Pero no todo está hecho. “Ha de haber un movimiento rápido por parte del gobierno de España. Porque las barreras al autoconsumo no son solo el impuesto al sol. Hay muchas más de tipo administrativo: costes, trámites… que han de ser eliminadas, pues la entrada en vigor de la normativa europea las hará incompatibles. La lucha contra el cambio climático ha de acelerarse de forma muy intensa, y pasa por cambiar determinados patrones de consumo, no sólo energéticos sino también en otros aspectos como el consumo de carne. En el caso de la energía, la participación ciudadana es clave para llegar a un sistema que sea más ventajoso desde el punto de vista medioambiental y económico. Nuestros estudios así lo atestiguan: si en el año 2050 fuéramos 100% renovables, ahorraríamos casi un 80% en costes del sistema energético”.

EL GRAN FRENAZO

El más que probable final del impuesto al sol es el epílogo a siete años de políticas en materia de renovables que, a ojos de los grupos ecologistas, han supuesto una marcha atrás sin precedentes. “Ha sido nefasto”, opina Javier Andaluz, de Ecologistas en Acción. “Si observamos cuál era la situación previa a la llegada de Mariano Rajoy se ve especialmente claro: España estaba a la cabeza en materia de renovables, con unas tecnologías que hoy están obsoletas, dado que eran menos eficientes y menos productivas en términos económicos. Es evidente que todo el frenazo al impulso de las renovables ha provocado que España haya perdido liderazgo. Países como Alemania, que tienen un 40% menos de cuota de productividad solar, nos ganan por goleada, cuando ellos empezaron la implantación de tecnologías renovables mucho más tarde que nosotros”, lamenta.

Los diferentes paquetes legislativos del PP han ido muy en contra, sobre todo, de las pequeñas empresas

Ese parón ha tenido un impacto directo no solo en el desarrollo de esta tecnología: también en materia de empleo. “Los diferentes paquetes legislativos del PP han ido muy en contra, sobre todo, de las pequeñas empresas. Y se han llevado por delante muchísimos puestos de trabajo asociados no solamente a la instalación de renovables, sino también a los procesos de investigación y desarrollo de nuevos materiales, en los que España era puntera y a los que la ciudadanía había contribuido a través de mecanismos de subvención o incluso de pago directo a las grandes compañías eléctricas”, explica Javier.

Aunque de la opinión de los ecologistas parece derivarse un elogio de la política del PSOE, no todo fue digno de aplauso. “La legislación de Zapatero fue importante en cuanto a subvención y apoyo al sector de las renovables, pero no lo suficientemente valiente”, critica Javier. “Uno de los principales problemas fue la no reforma del mercado eléctrico y de tarificación, en la que no quiso meterse. Eso permitió que las empresas energéticas mantuvieran su poder y sus privilegios y que la situación acabara derivando en lo que sigue siendo un oligopolio energético, que obviamente lo tiene más fácil cuando llega el gobierno del PP o las cosas no vienen tan de cara a causa de la crisis económica”.

Podemos empezar a desplegar renovables a un ritmo elevado, como han hecho otros países de nuestro entorno

Hoy, con la perspectiva del tiempo y con el PSOE de nuevo en el poder, los ecologistas echan la vista atrás a los últimos años. “Resulta muy preocupante la postura que durante muchos años ha mantenido España a nivel europeo e internacional, cuando ministros como Nadal o anteriormente Soria esgrimieron argumentos energéticos más obsoletos que los de las propias eléctricas. Por ejemplo, Nadal ha estado defendiendo la continuidad del carbón con mayor vehemencia que lo ha hecho Iberdrola. Todo ello, sin mencionar las prospecciones petrolíferas en Canarias de Soria, un ministro canario”. Por todo ello, no duda en afirmar que la política del PP en esta materia ha ido “en la dirección contraria a lo que la ciencia nos está diciendo que debemos hacer para frenar el cambio climático”.

Estamos a tiempo

¿Hay vuelta atrás? “Sí”, asevera Andaluz con rotundidad. “En España las instalaciones de renovables se multiplicaron casi por diez en apenas diez años. Podemos empezar a desplegar renovables a un ritmo elevado, como han hecho otros países de nuestro entorno. Portugal tiene un mix eléctrico en el que prácticamente el 60% proviene de fuentes renovables. Además, conviene recordar que incluso en un ambiente tan hostil como el creado por el Partido Popular han surgido iniciativas en la buena dirección, como las cooperativas de consumo o la misma continuidad de instalaciones. El horizonte renovable es un hecho más allá de lo que dice la legislación, porque mucha gente se ha dado cuenta de todas las ventajas de apostar por esta manera de producir y consumir energía”. Eso sí, “no se trata solamente de que las familias que viven en casas unifamiliares puedan tener placas solares en el tejado, sino de ir a modelos de autoconsumo compartido en bloques de viviendas verticales y con instalaciones en los edificios industriales. Aún hace falta mucho recorrido, pero se pueden hacer los deberes que se han dejado de hacer durante todos estos años”.

España puede liderar la lucha contra el cambio climático con iniciativas mucho más ambiciosas que las que está obligada a llevar a cabo por indicación de Europa

El futuro se presenta, pues, como una oportunidad. “España puede liderar la lucha contra el cambio climático con iniciativas mucho más ambiciosas que las que está obligada a llevar a cabo por indicación de Europa. No sólo en materia de renovables sino también de eficiencia energética o de reducción de emisiones de CO2”, señala Sara Pizzinato. “Debemos ir más allá con un objetivo claro: un sistema 100% renovable, eficiente, inteligente y en manos de las personas”.

Relacionadas

Laboral
Goi mailako langileak dira ez ordaindutako lan ordu estra gehien egiten dutenak

Lan ordu estren %35a ez da ordaintzen Nafarroan, eta %56a EAEn. Soldata aldarrikatu, kapitalismoaren osteko garaia abiatzeko. Goiener eta Oñatik energia burujabetza eraikitzen, Argiaren bidez.

Ecofeminismo
Sembrar sol para recuperar bosque
Savia Solar es un proyecto de Ecooo y Arriba las Ramas para construir un mundo que respete los límites biofísicos del planeta y se cuide la vida
2 Comentarios
#19373 13:39 25/6/2018

Bajo mi punto de vista, esto no es más que otra demostración del neoliberalismo que muchos se esfuerzan en vender como la panacea económica para mejorar la competencia y auge de pequeñas empresas y , por ende, repercutir de buen grado en el consumidor (o eso dicen). En este caso se aprecia de forma clara como los que mas apoyan este movimiento no dudan en aprovechar el intervencionismo del estado en su beneficio (contradiciendo su propia ideología libre del control estatal):
Es manifiesto, desde hace tiempo, que las renovables crecerán, sino se impondrán, ya sea por acuerdos internacionales, presión social o por sentido común de mercado ante la realidad del agotamiento, control y costes de recursos energéticos. Sin embargo, las grandes empresas energéticas necesitan un tiempo para adaptarse y controlar el mercado de las renovables con las mínimas perdidas o máximos beneficios, tiempo que ganan con las despóticas leyes intervencionistas creadas en un entorno de gobierno controlado por los lobbies energéticos (véase ex cargos políticos ocupando importantes puestos en ellas).
Siento que explico lo obvio, pero por si acaso.

Responder
0
0
Gonzalo 19:07 24/6/2018

Gracias por el articulo, el balance neto seria un buen comienzo para este reto existen miles de kw ya instalados que no se estan aprovechando

Responder
2
0

Destacadas

Derechos Humanos
Siete detenidos por resistencia en el desahucio simultáneo de tres viviendas de Argumosa, 11

Cuatro desahucios en la mañana del 22 de febrero en Madrid. La operación de Delegación de Gobierno ha acarreado siete detenciones.

México
Superar los muros de Tijuana

Los habitantes de esta joven ciudad mexicana han normalizado la presencia del colosal muro que los separa de Estados Unidos

Ley Trans
“Podemos ha secuestrado nuestros derechos al dejar la Ley Trans en un cajón”

La Plataforma Trans ha pedido a Unidos Podemos, que registró la ley el 23 de febrero de 2018, que se comprometa a volver a hacerlo tras las elecciones. La convocatoria de elecciones generales deja sin salida este texto, surgido del trabajo de personas trans para garantizar sus derechos.

Opinión
Lo político es lo privado
2

Una tarde para un amigo. Cinco semanas para conocer a tu hijo. Y si no puedes con ello, si no lo asumes, si la mentira se te hace excesivamente dura, tendrás dos días de baja y cuatro tipos de pastillas.

Últimas

Arte
Unos apuntes sobre las niñas de Balthus

Quienes leemos las imágenes debemos esforzarnos en no caer en tópicos que aporten poco o nada a la lectura. Que nuestras lecturas se basen en el compromiso con la obra y la imagen y estén fuera de todo marketing o negocio.

Tribuna
Hagamos memoria

Si entre los atributos del ser humano estuviera extraer conclusiones de provecho sobre su trayectoria como especie, la historia no sería la historia de nuestras guerras.