Filosofía
El mercado de la mentira, las mentiras del mercado

En muchos sentidos, podríamos decir que vivimos en la sociedad de la mentira, en una sociedad en la que se produce una constante inadecuación entre lo que se nos dice y lo que realmente sucede. El mercado, bajo los parámetros capitalistas, es una gigantesca máquina de producción de mentiras.

Publicidad del Banco Santander en prensa impresa.
La publicidad de las becas para prácticas en pymes del Banco Santander ocupó la portada de los siete diarios de mayor tirada en enero de 2015.
Profesor de Filosofía, Universidad de Zaragoza

publicado
2018-10-26 09:30:00

Hay un elemento fundamental en el planteamiento de Marx que no ha sido hasta el momento suficientemente subrayado. Me refiero al papel que concede a la práctica como criterio de verdad. En su tesis segunda sobre Feuerbach, redactada en 1845, Marx escribe:

“El problema de si a propósito del pensamiento humano puede o no hablarse de verdad objetiva no es un problema teórico, sino práctico. El hombre ha de acreditar la verdad, esto es, la potencia y realidad, la cismundaneidad de su pensamiento en la práctica misma. La disputa acerca de la realidad o irrealidad del pensamiento –un pensamiento aislado de la práctica- es una disputa netamente escolástica”.

Frente a la postura tradicional de la filosofía dominante, que hace de la teoría el lugar exclusivo de la verdad, Marx, con su ruptura materialista del canon filosófico, atribuye a la práctica una tarea de corroboración epistemológica que hasta el momento le había resultado ajena. La imagen dogmática del pensamiento, tal como la denomina Deleuze, hace del pensar, del pensar correcto que nos lleva a la verdad, el resultado del ejercicio de una facultad, es decir, lo define como un proceso específicamente teórico al alcance de cualquier sujeto capaz de aplicarlo con eficacia. De ahí, siglos y siglos de obsesiva búsqueda de la Verdad, un concepto que, por otro lado, no se sabe muy bien a qué remite, pero que parecía ser el objeto privilegiado del pensamiento filosófico. Solo equiparable a la obsesión con el Ser, sobre la que tan convenientemente cantaba Chicho Sánchez Ferlosio.

No voy a entrar a desarrollar las poderosas implicaciones que esta concepción de la práctica tiene en el pensamiento de Marx y que le lleva, por ejemplo, a proponer una teoría del sujeto político colectivo en el que este queda configurado por las prácticas y no por cuestiones de índole sociológica (pertenece a la clase obrera todo aquel que se implica en la lucha de clases contra el capital, no quien trabaja en la cadena de montaje), pero sí que, siguiendo esa estela propuesta por Marx, me detendré en analizar la influencia que las prácticas del mercado poseen en el ámbito de la verdad.

La verdad del mercado, como muestra su práctica, no es la de responder a las necesidades sociales, sino la de producir beneficio a quienes lo controlan.

El mercado y la sociedad de la mentira

En muchos sentidos, podríamos decir que vivimos en la sociedad de la mentira, en una sociedad en la que se produce una constante inadecuación entre lo que se nos dice y lo que realmente sucede. El mercado, bajo los parámetros capitalistas, es una gigantesca máquina de producción de mentiras, hasta el punto de que la intensidad de su flujo ha acabado por normalizarlas. Los individuos sabemos que vivimos en un ecosistema, el del consumo, hegemonizado por la mentira, pero en el que debemos desenvolvernos porque vivir en su afuera exige un esfuerzo que no se encuentra al alcance de la mayoría. Como decía José Luis Pardo a propósito de la publicidad, si el coche de nuestros sueños no colma nuestros sueños es problema nuestro, no del coche. Somos conscientes de que las prácticas del mercado desembocan en la mentira sobre los productos por este comercializados, incluso de que el mercado, en su concepción liberal, no cumple la función manifestada de asignar recursos adecuados a la sociedad. El par industria-mercado, bajo los parámetros del beneficio capitalista, se ha convertido, en algunos campos, en una máquina de encubierta adulteración de productos, cuyos efectos nocivos se van poniendo de manifiesto de manera progresiva. Ello es consecuencia de que la verdad del mercado, como muestra su práctica, no es la de responder a las necesidades sociales, sino la de producir beneficio a quienes lo controlan.

La industria alimenticia, controlada por grandes empresas, es uno de los ejemplos más evidentes en este sentido. Las necesidades de gestión de la comercialización y producción de los alimentos contribuyen a desnaturalizarlos y a provocar efectos perversos que influyen negativamente en la salud de quienes los consumen. La utilización masiva de antibióticos en muchas explotaciones de animales y sus huellas en los seres humanos a través del consumo es un dato suficientemente contrastado, así como los efectos perniciosos de muchos conservantes. De tal modo que lo que debiera ser un producto orientado al bienestar humano acaba convirtiéndose en un perjuicio para el consumidor. En la misma dirección podríamos hablar refiriéndonos a la industria farmacéutica y su enorme influencia en el establecimiento de parámetros médicos que redundarán en la mayor comercialización de sus productos. La extrema medicalización de la población, con el doble resultado de la inmunización a los efectos terapéuticos de los medicamentos y del sufrimiento de sus perjudiciales efectos secundarios, puede ser entendida como la consecuencia de una eficaz estrategia de ampliación de mercado por parte de esta industria. El sometimiento de la alimentación y la salud a los criterios del mercado acaba por generar prácticas muy alejadas de lo que cupiera esperar si ambas cuestiones quedaran sometidas al exclusivo interés de consumidores y pacientes, es decir, a lo que pudiéramos definir como la verdad social del mercado.

La verdad del mercado de la comunicación no radica en la elaboración de un producto ajustado a las demandas sociales de información sino en el formateado ideológico de la población.

El mercado de la comunicación y la producción de la mentira

Otro ámbito donde el mercado capitalista ha mostrado su eficacia en la producción de mentira es en el de la comunicación. Y hablamos de eficacia en la medida en que esa mentira no es detectada como tal y consigue así sus efectos de construcción de una subjetividad sometida a los intereses ideológicos del sistema. La evolución en este campo nos permite proponer como hipótesis que estamos viviendo, a pasos agigantados, la sustitución de los medios de comunicación por empresas de comunicación. Con ello queremos subrayar el hecho de la enorme dependencia de las plataformas informativas actuales de grandes empresas y bancos que constituyen lo fundamental de su accionariado y que delimitan de ese modo su línea política e ideológica. En el panorama mediático español, con leves y casi anecdóticas excepciones, solo es posible encontrar medios de comunicación independientes, no sometidos a los intereses del capital, en internet. De este modo, las empresas de comunicación, con sus terminales en formato papel, radio o televisión, elaboran sus productos mediáticos, ya sean de información o entretenimiento, con un objetivo muy marcado: la producción de una subjetividad ajustada a las necesidades –políticas, económicas- del sistema. La verdad del mercado de la comunicación no radica en la elaboración de un producto ajustado a las demandas sociales de información sino en el formateado ideológico de la población. En el contexto de los procesos de construcción de un sujeto político antagonista, las empresas de comunicación se han aplicado con denuedo a su erosión y a la promoción del descrédito de sus prácticas, aunque haya sido a costa de la elaboración de productos informativos carentes de todo sustento en la realidad. Ante, por ejemplo, la acción de los ayuntamientos del cambio, los poderes fácticos locales han desarrollado una intensísima labor a través de sus empresas de comunicación con el objeto de que sus tradicionales privilegios (en el ámbito del urbanismo, de los servicios públicos) no fueran puestos en cuestión. Aunque de hecho, cabe precisar que han utilizado a tal efecto, sin ningún pudor, todos sus terminales, políticos, mediáticos, empresariales, incluso judiciales. Quizá la preocupación que en los últimos tiempos manifiestan ciertos sectores del poder ante la proliferación de las noticias falsas, las conocidas como fake news, derive, en realidad, de su inquietud ante la pérdida del monopolio de producción de la mentira. En una fecha tan lejana como 1871, Marx ya escribía en una carta a Kugelmann: “La prensa cotidiana y el telégrafo que difunde sus inventos en un abrir y cerrar de ojos por todo el globo, fabrican más mitos en un día que lo que antaño se podría fabricar en un siglo”.

Retomando la reflexión con la que iniciábamos este texto, puede afirmarse que el criterio bajo el que actúa el mercado, la práctica del mercado capitalista, convierte sus productos en una mentira social. El neoliberalismo hegemónico carece de cualquier pudor y toda estrategia orientada a la que tiene como única máxima rectora del mercado, la consecución de beneficios por parte de productores y distribuidores, es considerada conveniente. Dicha práctica tiene como resultado, casi generalizado, el mayor de los desprecios por la adecuación entre lo que dice ofrecer el producto y su real rendimiento para el consumidor y para la ciudadanía en general. El mercado, extremado en su versión neoliberal, es productor de mentira pues su meta exclusiva es la colocación del producto, ya sea este material o ideológico, de tal manera que el testado social de dichos productos los rebela como auténticas falacias. Es en las prácticas del mercado capitalista donde podemos detectar la verdad del mismo, que no es otra que su sometimiento al interés egoísta, en ocasiones incluso criminal, de la clase dirigente, que no duda en sacrificar el bienestar y la salud de la mayoría para aumentar sus beneficios, lugar donde radica la verdad del mercado.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Educación pública
Filosofía para analizar o uso do Instagram
Alumnado dun instituto compostelán analiza no Instituto de Gadgets Tecnolóxicos o emprego da tecnoloxía móbil e internet
Filosofía
El imperativo moral de la multitud
Construir subjetividad antagonista pasa por la constitución de un ethos alternativo a los modos y maneras de vivir que establece el neoliberalismo
3 Comentarios
Susana Espeleta 15:45 29/10/2018

Me pregunto cómo resultaría hablar del sistema desde el «nosotros», como un ejercicio de movilización emocional que a lo mejor nos revela algo. Ya sé que «ellos» existen pero..., sigo teniendo curiosidad.

Responder
0
0
#25027 14:19 26/10/2018

Reflexión sobre las multinacionales y como nos roban: https://www.youtube.com/watch?v=CfCtp4qmWk8

Responder
1
0
#25076 14:56 27/10/2018

Se ha caido el enlace o sea: ha dejado de estar disponible ese video. Quizas sabiendo el título...

Responder
0
0
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Infancia
Ana María Bayo: “Servicios Sociales te dice que denuncies; lo que venga detrás ya te lo comes sola”
La tercera de las mujeres a las que se ha intentado relacionar con una presunta “trama” para secuestrar niños a través de la asociación Infancia Libre no ha sido acusada por sustracción de menores. Tampoco se ocultó con su hija ni pasó por la consulta de la pediatra de Granada.
Fiscalidad
Los países en los que se paga por ver la televisión

Este impuesto, un fijo mensual en algunos lugares y en función del número de aparatos en otros, sirve para financiar los medios de comunicación públicos de algunos países de Europa.

Polución
45 millones de personas respiraron aire contaminado en España en 2018

El informe La calidad del aire en el Estado español 2018 señala que, pese a que la inestabilidad atmosférica alivió la polución, el 97% de la población y el 92% del territorio estuvieron expuestos a niveles superiores a los recomendados por la OMS.

Salud mental
La ONU señala el sindicalismo como “fundamental” para la salud mental
El último informe del relator especial para la salud de la ONU afirma que las medidas para combatir la desigualdad son más efectivas para promover la salud mental que las terapias medicinales.
Fronteras
“Si no hubiésemos estado ahogándonos en la frontera, hubiesen venido a salvarnos”

El colectivo Caminando Fronteras publica su informe Vida en la Necrofrontera, una denuncia contra las políticas fronterizas que recupera la memoria de más de un millar de personas muertas o desaparecidas en su intento de llegar al Estado español por la Frontera Sur.

Polución
Madrid Central: nuevo récord de aire limpio en los 22 primeros días de junio

Con los datos de junio, Madrid Central habría conseguido por tercer mes consecutivo reducir los niveles de dióxido de nitrógeno a mínimos históricos.

Últimas

Antifascismo
Imputados por manifestarse contra la Lega
1

Dos episodios graves ocurridos en Salerno y que afectan de diferentes maneras a la vida universitaria, vistos en conjunto, resultan muy indicativos del período que estamos atravesando.

Tecnología
La red 5G: un paso más hacia la sociedad telegestionada

Con suma celeridad las administraciones públicas han concedido los permisos a la nueva red de telecomunicaciones 5G, para la que no están disponibles herramientas de medida. Hay información científica que dice que añadirá nuevos perjuicios a la salud además de los ya existentes por la actual contaminación electromagnética.

Movilidad
Rebelión ciudadana en defensa de Madrid Central

La recién creada Plataforma en Defensa de Madrid Central convoca una manifestación para el sábado 29 y solicita una reunión urgente con el nuevo alcalde, así como con todas las fuerzas políticas del Consistorio. Si se revierte la zona de bajas emisiones, anuncian acciones legales.