Educación
La música con sangre tampoco entra

Treinta años después de mi atormentado pasado en el conservatorio, mi hijo de siete años me ha hecho cuestionarme si las cosas han cambiado o no

Partitura
Partitura

publicado
2019-07-10 12:00:00

En los años ochenta comencé a estudiar música. Mis padres me apuntaron “al conservatorio”. Un día me soltaron en una aula y con ocho añitos me vi asistiendo a clases magistrales de piano y de solfeo. Tengo vagos recuerdos de los comienzos, pero después de un par de años asistí a episodios de maltrato psicológico e insultos variados. Y los siento en mi cabeza como si me estuvieran taladrando el cerebro aún hoy. Y todo porque según mis bondadosos docentes: “yo no daba la talla”, “la música no era lo mío” y “no tenía cualidades”. Además, eran tan sinceros que se lo comunicaban a mis padres en mi presencia, para que me quedara bien clarito.

Mis padres intentaban hacerle entender al profesorado que la idea era disfrutar de la música, como cuando uno se apunta a judo o atletismo, y que nadie se planteaba ganar el oro olímpico a los ocho años. Tan solo disfrutar del deporte, hacer amigos y socializarse. Pero resulta que en el conservatorio no cabían medias tintas: o eres apto o no lo eres. On/Off. Uno/Cero.

Recuerdo que en la asignatura de solfeo se trabajaba con ahínco el ritmo, la teoría, la entonación y el dictado. En piano había que tocar una obra, dos obras, tres obras… y así hasta nueve obras cada curso. Todo pasaba por la lectura de una partitura, como quien quiere aprender a escribir poesía exclusivamente recitando poemas una y otra vez, y de memoria. Quizá haya alguien que de tanto recitar, un día escriba poesía. Pero seguramente la mayoría serán buenos lectores de poemas. Pues a eso enseñaban: a interpretar música.

Aguanté varios años viendo cómo metodologías antiguas hacían que algunos de mis compañeros y compañeras fuesen abandonando la clase, como la uva abandona a su racimo en otoño si no la recoges a tiempo. Las clases me hacían sentir inútil y por aquel entonces me preguntaba para qué servía todo esto si yo lo único que quería era cantar “Escuela de calor”, acompañándome con mi piano, y disfrutar de la canción como lo hacía con las cintas casetes en el coche viajando en verano a mi pueblo. En su lugar, aparecían Czerny, Cramer y Bertini, tres famosos compositores dedicados a fortalecer la musculatura y destreza de mis manos.

Pero había una cosa que me gustaba aún menos: los famosos “tribunales”. Cada persona emérita que los integraba parecía un personaje malvado de cualquier película de Tim Burton y sus calificaciones machacaban mi autoestima una y otra vez. No apto. No apto. No apto. ¿Me estaban diciendo entonces que no era apto para aprender música? ¿Me estaban quitando mi derecho a aprender música debido a mis “escasas cualidades”?

A día de hoy, siento una profunda envidia por quien disfruta haciendo música

A pesar de tal despropósito, y de acabar con valentía abandonando los estudios musicales sin llegar a terminar el grado elemental (lo cual querrá decir que no sé ni lo elemental que hay que saber), seguí escuchando y valorando la música en todas sus dimensiones. Eso sí, cuando después de años me sentaba al piano, era incapaz de tocar nada sin tener una partitura delante. Me quedaba bloqueado mirando el blanco y el negro del marfil sin saber adónde acudir…. hasta que abría el libro de Albéniz y desempolvaba “Rumores de la Caleta”, la cual volvía a destrozar una y otra vez porque era incapaz de leer la partitura y tocar al mismo tiempo. A día de hoy, siento una profunda envidia por quien disfruta haciendo música, ya sea cantando en el coro del barrio o siendo solista en el Auditorio Nacional, y yo mismo disfruto como loco cantando en la ducha o escuchando “a la carta” en Internet. Pero nunca me enseñaron a disfrutar en el piano, aunque tuviera una partitura delante.

Podría haberme olvidado del tema de estudiar música y obviar que a mi hijo le encanta y que nos hacemos kilómetros y kilómetros cantando en el coche, ya no con los casetes, sino escuchando Spotify por Bluetooth y disfrutando de los suyos (Petit Pop, El Kanka, Rozalén, Antílopez, Rosalía…) o los míos (Silvio, Kiko Veneno, Alaska, Radio Futura…). Pero no pude.

Treinta años después de mi atormentado pasado en el conservatorio, mi hijo de siete años me ha hecho cuestionarme si las cosas han cambiado o no. Me lo ha dicho. Frontalmente: “papá, quiero tocar un instrumento”. Ahí comenzó un problema para mí. ¿Quiere estudiar música o quiere tocar un instrumento? Estaba claro que no era lo mismo. Él dijo “tocar un instrumento”. ¿Es el conservatorio de hoy el mejor lugar? ¿Hay otros centros educativos que cumplen con esta función?

He preguntado a amigas músicos, he buscado por Internet, he leído proyectos educativos de conservatorios cercanos y me he empapado de la normativa que regula las enseñanzas de música actuales. Y he llegado a varias conclusiones.

El profesorado enseña durante los primeros cuatro años de conservatorio con el objetivo de aprobar la prueba de acceso

La primera y más importante es que el modelo de antaño sigue vigente en el conservatorio de hoy: perpetuar un sistema de educación musical que se basa en la lectura de partituras para luego desarrollar una técnica instrumental basada exclusivamente en el virtuosismo. De hecho, el examen de paso de grado elemental a grado profesional (lo suele hacer el alumnado que estudia sexto curso de primaria y pasa a la ESO) radica exclusivamente en el desarrollo de capacidades que giran en torno al virtuosismo en el solfeo (ahora llamado Lenguaje Musical) y al virtuosismo en el instrumento. El profesorado enseña durante los primeros cuatro años de conservatorio con este objetivo: aprobar la prueba de acceso. Así garantiza que el alumnado puede seguir otros seis años más en el grado profesional, para, tras pasar otra prueba, poder acceder al grado superior. Cuatro años más. El sistema queda alimentado por una enseñanza que se basa en la enseñanza de quien enseñó hace ya más de treinta años.

La segunda es que siguen existiendo los tribunales, con los personajes de Tim Burton incluidos. El alumnado, tras estudiar cuatro años y con tan solo once añitos, se enfrenta a tres inquisidores a los que no conoce de nada y que deciden si sigue siendo apto o no para estudiar música. Se la juega “todo a una”. Más le vale controlar sus nervios y hacerlo bien, porque las notas que haya sacado en Grado Elemental no le habrán servido para nada. Si es apto, seguirá estudiando en grado profesional. Si no, se habrá librado de seis+cuatro años de enseñanza académica para perpetuar el modelo.

La tercera es que hay centros de enseñanza musical que tienen un itinerario totalmente flexible y que se adaptan a las características, gustos y objetivo del alumnado. No son conservatorios. Son Escuelas de Música. El éxito radica en adaptar el repertorio a los gustos del alumnado trabajando la atención a la diversidad. En formar “combos” para disfrutar en conjunto desde la primera clase. En trabajar con proyectos desde el primer día. En utilizar metodologías activas donde el oído es el vehículo por el cual todo fluye. Las partituras al principio no existen o se reducen a pequeños esquemas para recordar algunas cosas. Se disfrutan las clases como quien disfruta las etapas del Camino de Santiago. No hay que llegar al Obradoiro. El problema: que hay que pagar y suelen ser caras (cosa que veo normal porque la cualificación del profesorado suele ser muy alta), y tengo una familia numerosa con muchos gastos a mis espaldas.

El sistema público y gratuito no se moderniza y yo quiero que mi hijo vaya a un conservatorio público y de calidad donde se cante y toque en grupo, donde trabaje la frustración desde el cariño y la comprensión, donde no le traten como a una estrella individual en cada audición que haga.

Quiero que le enseñen a crear canciones, a componer desde pequeño, a bailar sin descanso y a tocar acordes para acompañarse sus canciones mientras las canta. No quiero que lea partituras como un virtuoso para que, cuando se las quiten, no sepa qué hacer.

Para ser justos, hay algún oasis por ahí que ha tomado conciencia de los nuevos tiempos que corren y de las necesidades del alumnado de hoy en día y que ha decidido ir contracorriente. No desisto, les daré una oportunidad, pero solo una. Si es que mi hijo, con ocho años, pasa la prueba de aptitud ante el tribunal correspondiente.

Música
La enseñanza musical resiste en Andalucía
La huelga del profesorado en conservatorios pone de manifiesto la fragilidad que sostiene la enseñanza musical en Andalucía.

Relacionadas

Educación
Medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Libertad de expresión
La educación como práctica de la libertad

Las charlas educativas sobre educación sexual, lucha contra la homofobia, respeto a la diversidad y tolerancia las hacen personas con conocimientos, estudios y formación. Se hacen siguiendo la ley y la Constitución. El autor reflexiona sobre la importancia de la educación para formar a sujetos críticos.

Educación
Becarios, el cuento de la lechera

400.000 estudiantes se lanzan cada año a hacer prácticas no laborales, pero solo una quinta parte recibe algo de dinero por su trabajo. El becariado es, junto a los falsos autónomos y la mano de obra sin papeles, una ‘zona gris’ del derecho del trabajo. La obligación de alta en la Seguridad Social para todas las prácticas prometida por el Gobierno de Sánchez podría arrojar algo de luz, pero aún está por ver cómo se pondrá en práctica.

5 Comentarios
#37134 9:48 13/7/2019

Soy músico, he estudiado en un conservatorio y puedo darte la razón en que es una institución lenta a los cambios y hay profesores a los que les cuesta mover de su zona de confort. Por lo demás creo que el problema no es el conservatorio sino que tú buscas otro tipo de formación. En grado elemental no se exige ningún nivel virtuoso, ni siquiera en 6 de profesional. Que hay que estudiar?, si, y mucho, porque es imposible aprender sin hacerlo. Leer partituras a partir de 8 años? Necesario, en un conservatorio formamos músicos, hay que saber hablar, leer y escribir y en música es igual...y el lenguaje musical es el que cuando se sabe te ayuda a poder escuchar algo y tocarlo sin ver la partitura, poder entender las estructuras que te permiten crear un acompañamiento, componer etc.
Creo que tu mala experiencia hace que no quieras que tus hijos repitan lo mismo pero debes buscar la escuela que se adapte a lo que tú buscas

Responder
0
0
Miguel Músico 18:32 12/7/2019

Has dado en el clavo y me siento identificado contigo. Como músico que estudió en un conservatorio y como padre. MI hijo que está en 3º de grado medio lo ha dejado harto de ver lo poco motivador que es y la poca pasión que le ponen al hecho musical. Yo soy músico y lo sé muy bien. Se equivocan y si en diez años no reconducen se van a ir al pijo todos,...la sociedad va por otro lado señores funcionarios de la música. Un saludo!

Responder
0
0
Aurora 16:07 12/7/2019

He leído el artículo y me encanta, lo he compartido con gente que lo encontrará relevante. Espero que encuentres un espacio similar y provoques algo de reflexión.

Responder
0
0
Marta 12:27 12/7/2019

Me has recordado la primera vez que me enfrenté al tribunal ese, tendría 13 años recién cumplidos, y atravesaba la alameda de la mano de mi tía. No sé en qué iba pensando. Creo que sencillamente en nada, y que aquello ni me iba ni me venía. (para mí era un extra, las buenas notas había que sacarlas en el cole y yo las sacaba. También es verdad que hasta un año antes de ese momento, incluso en el conservatorio había sacado buenas notas).
El caso es que recuerdo perfectamente cómo mi tía me preguntó si estaba nerviosa. No lo estaba. Pero imagino que esa pregunta me hizo pensar que aquello era importante. Y me puse nerviosa.

Quizá no sabía todavía nada de tribunales ni de los hombres grises que me iba a encontrar ahí. Mi tía sí sabía, y sin querer me puso nerviosa.


Mientras escribo me doy cuenta de que otra de las cosas hungas del conservatorio era que en verano siempre había que estudiar. Aunque hubiera aprobado, te llevabas una colección de cintas de dictados para que no se te olvidara (?)... Y por supuesto, cuando ya tocabas instrumento, había que tocar una hora al día, o qué sé yo. (y eso habría sido mucho más potable, claramente, si con la guitarra hubiéramos aprendido a tocar cualquier canción de campamento.

Responder
0
0
#37094 10:03 12/7/2019

Pues una escuela de jazz

Responder
0
0

Destacadas

Partidos políticos
La renuncia de Iglesias clausura una semana de bochorno

La correlación de debilidades entre PSOE y Unidas Podemos ha dado lugar a una semana de movimientos y declaraciones de pésimo gusto para una mayoría de votantes de izquierdas. Sánchez ha conseguido que Iglesias no esté en el Consejo de Ministros.

Política
Steven Forti: “ERC tiene que salir del Chicken Game que tiene con la ex CiU”

Historiador italiano y, desde hace años, residente en Barcelona, Steve Forti habla sobre el auge de la extrema derecha en Europa y la situación política catalana.

Palestina
El dinero no compra la paz

Este “Acuerdo del siglo” para para Palestina no ha convencido a nadie, empezando por los más interesados.

Fiscalidad
La tasa Google torpedea el camino hacia el FMI a Nadia Calviño

La reunión de los ministros de finanzas del G7 se salda con un principio de acuerdo para gravar a los cuatro gigantes tecnológicos: Google, Amazon, Facebook y Apple.

Actualidad LGTBIQ+
Indignación por la homofobia del gobernador de Puerto Rico y otros titulares de la actualidad LGTBIQ

La ola de indignación por un chat sexista y homófobo en el que participaba el gobernador Ricardo Rosselló ha prendido la mecha de una protestas en Puerto Rico a las que se ha sumado Ricky Martin o Bad Bunny. La Cámara de los Comunes ha instado al Gobierno de Irlanda de Norte a aprobar el matrimonio igualitario lo que podría ser una vía para que este derecho fuese una realidad en todo el Reino Unido. La actualidad LGBT de las últimas dos semanas pasa también por Botsuana, EE UU, Ecuador y Polonia.

Últimas

Humor
Acuerdos

Octava entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Especulación urbanística
Hasta siempre, Calderón

El antiguo estadio del Atlético de Madrid desaparece y el club vende los terrenos por 100 millones de euros para hacer viviendas de lujo.

La Rioja
Cuando 2 diputados sí valían 3 consejerías
En 1991 el PSOE formó un gobierno de coalición con Partido Riojano al que ofreció 3 consejerías, y sólo contaba con 2 diputados
Bebés robados
Ni un paso atrás

Son sorprendentes algunas declaraciones de la prensa que dicen que este hallazgo puede dar un vuelco al relato sobre bebés robados. No debería ser así, ya que si algo se ha demostrado con este reencuentro es que el tráfico de bebés existía.