Editorial
Centros sociales en el ojo del huracán

¿Qué sentido tiene que gobiernos integrados por fuerzas que se reclaman contrarias al orden neoliberal se enzarcen contra unos espacios antagonistas que, por el momento, han mantenido un prudente y sabio silencio sobre los limitados resultados del llamado asalto institucional?

Maravillas manifestacion
Cabecera de la manifestación en defensa de Maravillas en Iruñea Jone Arzoz

publicado
2018-09-10 11:13:00

Los centros sociales ocupados han construído su legitimidad al margen del Estado y del capital. En las ciudades, su mera existencia resulta insolentemente desafiante. Su condición de laboratorios colectivos y sus experimentaciones políticas y contraculturales anómalas generan el terreno idóneo para el crecimiento del espíritu crítico.

Algunos de esos locales tienen una vocación identitaria vinculada a distintos circuitos insurgentes globales, con cordones umbilicales que los conectan a imaginarios del pasado, y se alimentan preferentemente de energías juveniles. Está bien. Otros exploran dinámicas compositivas con nuevos sujetos colectivos inmersos en conflictos, tienen un perfil más intergeneracional y buscan desbordar la zona de confort activista tabicada con los clichés del gueto. También está bien. Cada proyecto tiene su genealogía, su época, su idiosincrasia y está apegado a un territorio, por lo que, felizmente, cada uno es irremediablemente genuino.

Lo que sí tienen en común los centros sociales es que son difícilmente compatibles con el gobierno de lo posible, incluidos en esta categoría los ayuntamientos del cambio. El desalojo del CSO A Insumisa a manos del Consistorio de En Marea en A Coruña, durante el pasado mes de mayo, ha sido una muestra de ello. La Ingobernable madrileña está ahora mismo amenazada por uno de esos procesos jurídico-administrativos al uso y el gaztetxe Maravillas ha resistido un asalto policial con nocturnidad y alevosía estivales, como en los viejos tiempos. Es necesario añadir en este punto que en Iruñea se han producido otros tres desalojos más en esta legislatura: dos por parte del Ayuntamiento de EH Bildu y uno a manos del Gobierno de Navarra de Geroa Bai.

¿Qué sentido tiene que gobiernos integrados por fuerzas que se reclaman contrarias al orden neoliberal se enzarcen contra unos espacios antagonistas que, por el momento, han mantenido un prudente y sabio silencio sobre los limitados resultados del llamado asalto institucional? Solo hay dos respuestas: que actúan preventivamente porque asumen su incapacidad para sostener la confrontación ideológica derivada de guerras culturales como la de los centros sociales o que, directamente, el camino hacia la institucionalización ha alterado sus programas a una velocidad meteórica. Probablemente, se trate de una combinación de ambos escenarios.

Quienes construyen el cambio desde la calle no deberían despistarse con debates estériles. Lo mejor es seguir abonando el fértil campo de la ruptura, sin prisa pero sin pausa.

Relacionadas

Editorial
Antes da tormenta

A desvantaxe competitiva na tecnoloxía 5G e o interese de Trump por chegar ás eleccións sen ter defraudado a quen o votara pola súa aposta proteccionista fixo que os republicanos volvan a súa mirada a Europa.

Editorial
28A, el yo contra el nosotras

La derecha plantea soluciones simples a problemas complejos para capitalizar las incertidumbres. La feminización de la política no ha cambiado el modo de hacerla, pero no todos son iguales.

Editorial
És temps d’idees pròpies
1
Ocórrega el que ocórrega hui, demà o el 28 d’abril, una cosa han de saber: al País Valencià, no passaran. No els deixarem passar.
0 Comentarios

Destacadas

Enfermedades
Duelo permanente: cuando hay que aprender a vivir con la ausencia del presente

Las víctimas por daño cerebral irreversible son muchas más de las que figuran en las estadísticas. Familiares y allegados pasan meses, años e incluso décadas al lado de sus seres queridos en estado vegetativo o de mínima consciencia sin poder cerrar su dolor.

Capitalismo
Estados Unidos contra China

¿Acaso el imperio estadounidense es tan vasto y arrogante en sus exigencias, que cualquier potencia emergente debe enfrentarse a él?

Cine
Ognjen Glavonic: “Las élites de Serbia representan desde finales de los años 80 la vanguardia de la posverdad”

Para el director Ognjen Glavonic, su película La carga es un proyecto contra la lógica del nacionalismo. En ella se ve un drama marcado por los silencios mientras tienen lugar una limpieza étnica y los bombardeos de la OTAN.

Últimas

Partidos políticos
Almeida y Colau, los apellidos del día de la investidura municipal

Hoy, 15 de junio, se forman los Ayuntamientos salidos de las urnas el pasado 26 de mayo. Hasta última hora se han mantenido las negociaciones en un buen puñado de ellos. El PSOE sale reforzado, el PP recupera Madrid y el “cambio” solo resiste en Barcelona, Cádiz y València.

Eventos
Así fue la jornada Mujeres escritoras contra el fascismo
El 15 de junio 'El Salto' organizó una jornada llena de mujeres que combaten el fascismo, cada día, mediante la palabra. Un día en que compartimos debates y saberes, comimos juntas y terminamos bailando.