Día de revolución (julio de 1936)

En el verano de 1936, casi dos millones de personas pusieron en marcha en la España republicana el intento de gestionar la economía de forma colectiva, igualitaria y democrática.

Empresa obrera
Empresa obrera de calzado en Barcelona.

publicado
2018-07-31 06:16:00

Es una mañana cualquiera de finales de julio de 1936. Carmen ha dejado a sus niños en la escuela colectivizada de Altos de la Humosa, en Madrid, y se dirige a comprar el pan en la panadería recién inaugurada por la colectividad. En su colectividad de Guadix, en Granada, Juan cultiva patatas, mientras que Sara coge un libro de la biblioteca colectiva de Fraga, en Huesca, y Rocío guarda algo de dinero en la Caja de Ahorros de la colectividad de Valls, en Tarragona. Poco después, Tamara sirve el almuerzo a los niños del colectivizado hotel Palace de Madrid, reconvertido en orfanato, y Xavi pone ladrillos en uno de los edificios que está levantando la industria colectivizada de la construcción de Terrassa, en Barcelona, justo cuando Amparo se va a dormir tras pasar la noche en el turno de vigilancia de su columna en el frente de Aragón. Manuel, mientras muerde una naranja cosechada en la totalmente colectivizada Albufera, repasa mentalmente la clase que va a dar hoy en la Universidad de Moncada, en Valencia, fundada por la colectividad. En ese momento, Luisa compra un martillo en la ferretería colectivizada de Quero (Toledo), Álvaro descarga la pesca del día, sardinas colectivizadas, en el puerto colectivizado de Villajoyosa (Alicante) y Lucía ajusta unas gafas producidas por la industria óptica colectivizada en Granollers (Barcelona). Ya por la tarde, Mercedes da las últimas puntadas de su jornada en su empresa textil colectivizada de Alcoy (Alicante) y Francisco, por su parte, coge el tranvía colectivizado para volver a casa satisfecho por la nueva remesa de fusiles que hoy ha salido hacia el frente desde su fábrica de armas colectivizada de Barcelona.

Ellos y ellas son algunos de los cerca de dos millones de colectivistas, protagonistas de la Revolución Española, el proceso por el que los trabajadores y trabajadoras se hicieron con buena parte de la economía de la España republicana.

Vacío de poder

El 17 de julio se inicia el golpe militar, y el país quedará dividido entre las zonas donde éste triunfó y aquellas donde la República logró imponerse, gracias principalmente a la movilización de las organizaciones obreras (CNT y UGT) con el importante apoyo de las fuerzas de seguridad leales al régimen. A nivel político, surgieron una serie de comités regionales que, integrados por todas las fuerzas antifascistas, hacían las funciones del Gobierno o las compartían con éste, según el lugar. Estos comités ilustraban la nueva correlación de fuerzas tras unos primeros momentos en los que las autoridades republicanas leales habían estado sumidas en la duda y el caos, tan o más temerosas de entregar armas al pueblo organizado que del golpe militar. Sin embargo, salvo en Aragón, donde se constituyó un Consejo Regional de Defensa que sustituyó a la estructura republicana, a nivel político más allá de lo local no hubo grandes cambios de funcionamiento. Sin embargo, la revolución sí se hizo sentir en la economía, como hemos visto en los ejemplos mencionados. Ante una situación en la que muchos empresarios huyeron de la zona antifascista y los restantes consideraban arriesgado oponerse, miles de trabajadores aprovecharon para poner en práctica lo que durante décadas habían estado aprendiendo en sus organizaciones: ellos y ellas eran quienes creaban la riqueza y quienes debían, por lo tanto, gestionarla.

Como relataba emocionado el escritor y voluntario inglés George Orwell: “Yo estaba integrando, más o menos por azar, la única comunidad de Europa occidental donde la conciencia revolucionaria y el rechazo del capitalismo eran más normales que su contrario. En Aragón se estaba entre decenas de miles de personas de origen proletario en su mayoría, todas ellas vivían y se trataban en términos de igualdad. En teoría, era una igualdad perfecta, y en la práctica no estaba muy lejos de serlo. En algunos aspectos, se experimentaba un pregusto de socialismo, por lo cual entiendo que la actitud mental prevaleciente fuera de índole socialista. Muchas de las motivaciones corrientes en la vida civilizada —ostentación, afán de lucro, temor a los patrones, etcétera— simplemente habían dejado de existir. La división de clases desapareció hasta un punto que resulta casi inconcebible en la atmósfera mercantil de Inglaterra; allí sólo estábamos los campesinos y nosotros, y nadie era amo de nadie”.

Pese a que se suele restringir el fenómeno revolucionario a Aragón y Catalunya, en realidad éste tuvo mucho mayor alcance geográfico. En La autogestión en la España revolucionaria, Frank Mintz calculaba, en efecto, más de un millón de personas involucradas en Catalunya, y otras 300.000 en Aragón. Sin embargo, en Castilla daba la cifra de 225.000, así como 190.000 en Levante, casi 70.000 en Andalucía y 20.000 más en el resto de regiones bajo mando republicano. El proceso tuvo mucha fuerza en la agricultura. Según el Instituto de la Reforma Agraria (dirigido por el PCE, hostil a la colectivización), el 54% de la superficie expropiada (que era a su vez la mayor parte de la tierra) fue colectivizada, llegando a extremos como el de Ciudad Real, con la socialización del 98,9% de la superficie cultivada el año anterior. No obstante, el mito de que fue una revolución predominantemente agraria no se sostiene según los datos: los cálculos de Mintz indican 300.000 personas más en la industria que en el campo. Madera, textil, industria bélica, espectáculos, construcción, pesca… son varios de los sectores donde la socialización tuvo su peso.

Estado de bienestar sin Estado

La Revolución fue impulsada principalmente por las bases de la CNT, sindicato mayoritario antes del estallido de la Guerra Civil, pero también participaron gran cantidad de ugetistas, como prueba la colectivización agraria en Castilla, donde la CNT era minoritaria, y también se dieron colectividades vinculadas a partidos políticos. La colectivización no fue la única manera en la que la fuerza de la clase trabajadora se hizo notar en la economía durante la Revolución, aunque sí la más profunda. Muchas empresas que no pasaron a manos de los trabajadores pasaron a control obrero. Según esta fórmula, la propiedad seguía siendo privada pero se creó un comité sindical con amplios poderes a la hora de la toma de decisiones en la empresa. En la colectivización, no obstante, la parte sindical no se dedicaba sólo a controlar o vigilar, sino que dirigía la empresa. La asamblea general de la plantilla era el máximo órgano de decisión y la gestión cotidiana se encargaba a un comité, elegido y revocable por la asamblea.

En los municipios donde la colectivización fue total (generalmente pueblos), ese funcionamiento se extendía a toda la vida municipal, sustituyendo al Ayuntamiento. Las colectividades no sólo se centraron en su ámbito económico o geográfico, sino que subieron los salarios, bajaron los precios de los productos y pusieron en marcha un “Estado de bienestar sin Estado”, es decir, mecanismos de protección social para la población. Así, parte de los beneficios se dedicaban a financiar instituciones educativas (el trabajo infantil fue abolido), bibliotecas o pensiones para la población de más edad.

“La clase obrera tenía las riendas”, en expresión de Orwell, pero aunque hubo rescoldos de colectivización hasta el final de la Guerra, se suele estimar que el momento álgido de la Revolución duró hasta mayo de 1937, con los enfrentamientos en Barcelona entre la Generalitat y los trabajadores revolucionarios, momento a partir del cual el Estado republicano fue recuperando terreno frente a la Revolución. Una fase de nuestra historia que el historiador Gabriel Jackson, poco sospechoso de simpatías revolucionarias, describió como “la revolución social más profunda ocurrida desde el siglo XV”.

7 Comentarios
#21325 11:36 1/8/2018

Hay que tener un estómago con muchas tragaderas para leer este PANFLETO, los que no saben o no han leído historia recomiendo que de documenten antes de opinar. Aquí no se dice nada que se llegó a la República tras unas elecciones MUNICIPALES, y cuando ganaron las izquierdas estas como siempre sacó a las turbas a las calles, alborotando y adueñándose de ellas. En el primer se quemaron 1.429 iglesias, se mataron a miles de curas y religiosos, asesinaron a muchísimos solamente por se católicos practicantes. Aquí no se habla de los asesinatos como el de Calvo Sotelo y muchísimos mas, Paracuellos, el bombardeo del pueblo de Cabra, los asesinatos de Largo Caballero, etc. Por favor no hagáis una fantasía de los que fue una GUERRA CIVIL que es lo peor que le puede ocurrir a una nación. MENTIRAS, NOOOOOOO.

Responder
2
13
anders 11 18:51 3/8/2018

Leese la historia buen señor y luego hablamos!!! Para empezar le recomiendo a Paul Preston y al final Miguel Amorós!!! Y deje de escuchar a Losanto y ver Intereconomia!!!

Responder
2
0
#21376 10:38 2/8/2018

Una nación ¿? que hablas de catalunya ¿?

Responder
2
0
#21330 13:44 1/8/2018

El valle no se toca, se revienta!

Responder
4
2
Hodei 23:42 4/8/2018

Así es como se construyó y se debe de construir la revolución. Ni medias tintas, ni cuentos: El poder deber de recaer exclusivamente en la clase obrera.
Que eso millones de trabajadores vivieran bajo la colectivizacion, demostro que la utopía no es un imaginario, sino algo totalmente aplicable y verídico que bebeficia al pueblo

Responder
2
0
#21436 17:42 3/8/2018

Al personaje que ha remitido el comentario anterior lo que hay que decirle es que la violencia fue ejercida por el Estado, dentro de la República y con especial saña del bando franquicia, una violencia ejercida durante decenios a cualquier aspiración popular y que con el franquismo fue genocidio, no es quitar importancia a cualquier rastro de violencia, sino ubicar que la obliteracion de las causas son el olvido o la nimiedad de la historia. Y la realidad es que desde el Estado, el republicano hubo una violencia dentro del marco burgués en que se movía. Y desde el franquismo un genocidio planificado y alentado por la iglesia, la católica claro.

Responder
1
0
#21317 8:51 1/8/2018

Se me ha puesto la piel de gallina. Me ha gustao mucho.

Responder
7
2

Destacadas

Ganadería
Pastores de lobos

El lobo es el archienemigo histórico de la ganadería, pero existen formas de coexistir pacíficamente con este amenazado depredador. Es más, algunos ganaderos afirman que puede ofrecer beneficios económicos.

Guinea Ecuatorial
La vida en las fauces de la muerte
El autor hace una revisión histórica de los 50 años de independencia de Guinea Ecuatorial, a través de los regímenes de Macías y Obiang
Cine
La peste que nadie quiere oler
2

Menos mal que existe este cine que señala y hunde el dedo en la ranura para abrir una auténtica brecha en la verdad instituida, para desmontar el imaginario dominante.

El Salto TV
‘Cadenas globales de cuidados’, tercer programa de Periferias
El tercer episodio de Periferias se propone explicar cómo funciona una cadena en la que los trabajos de cuidados forman parte la parte invisible de la cadena de producción.
Migración
El Defensor del Pueblo investiga el “colapso” del sistema de citas para solicitar protección

El Defensor del Pueblo quiere conocer las medidas previstas para acabar con las largas esperas y condiciones que han de soportar los ciudadanos extranjeros que quieren iniciar los trámites para solicitar protección internacional en Madrid.

Últimas

Feminismos
Xenofeminismo: que florezcan un centenar de sexos

Cualquier teoría que haga de la “lo natural” una norma o un principio moral o político debe ser destruida. Llega el xenofeminismo, y va tomando fuerza. 

El Salto
El Salto gana cuatro galardones en los premios ÑH2018 a las revistas mejor diseñadas
El Salto es seleccionado entre las mejores revistas diseñadas de 2018 en los premios ÑH2018 obteniendo cuatro galardones