El 'Green New Deal' pierde su primera batalla en Washington

La iniciativa 1631, que proponía tasar las emisiones de dióxido de carbono en el estado de Washington, se estrella contra el dinero de las petroleras.

Contra El Diluvio


publicado
2018-11-10 12:32:00

Al final no ha habido grandes sorpresas en las elecciones legislativas estadounidenses, las midterms, del pasado martes. La esperada marea azul Demócrata se quedó más bien en marejadilla y, aunque recuperan la Casa de Representantes, el Senado sigue en manos Republicanas. Peor aún ha ido la cosa en lo que respecta al cambio climático. A excepción quizás de la confirmación de Ocasio-Cortez, la nueva estrella de la izquierda sanderista, y de que los Demócratas recuperan el Comité de Ciencia de manos de un negacionista del cambio climático, no ha habido nada parecido a una “marea verde” en ninguna de las dos cámaras del Congreso.

Pero quizás lo más importante es que en aquellos estados donde se han votado iniciativas de democracia directa, el movimiento por el clima se ha estrellado contra el dinero del lobby fósil. Estas iniciativas son mecanismos legislativos populares que, de conseguir las firmas suficientes, permiten aprobar leyes directamente en las urnas, por ejemplo, aprovechando estas midterms. Sin duda, la peor derrota del movimiento del clima en Estados Unidos ha sido que el estado de Washington ha votado no por un 56 a un 44% la iniciativa 1631, que proponía aplicar una tasa a las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Empezando en 15 dólares por tonelada emitida a partir de 2020, aumentaría 2 dóle al año hasta lograr los objetivos de reducción de emisiones del estado.

La peor derrota del movimiento del clima en Estados Unidos ha sido que el estado de Washington ha votado no por un 56 a un 44% la iniciativa 1631

Siendo realistas, era una tasa muy baja e insuficiente. Por hacernos una idea, el Acuerdo de París de 2015 estableció los 2ºC por encima de la temperatura preindustrial como un límite seguro (intentado de hecho, no sobrepasar los 1.5ºC) o, mejor dicho, un límite con costes asumibles para la mayoría de países desarrollados, que no del Sur global. Para ello se ha estimado que harían falta unos 100-200 dólares por tonelada de CO2. El reciente premio Nobel William Nordhaus ha estimado que con un precio de 30 dólares por tonelada, por encima de lo establecido en la I-1631, alcanzaríamos en 2100 unos 3.5ºC por encima de la temperatura preindustrial, una auténtica catástrofe climática.

La importancia I-1631 radica en que, por un lado, seguía la estrategia de contrarrestar a nivel estatal las nefastas políticas ambientales de la administración Trump a nivel nacional y por otro, era el primer ejemplo de un marco político que está cogiendo fuerza en la izquierda del Partido Demócrata y en el movimiento por el clima estadounidense: el Green New Deal.

El New Deal fue la política de inversión pública y regulaciones que aplicó Franklin Delano Roosevelt en los años 30 para salir de la Gran Depresión. Más allá de su efectividad, en Estados Unidos es el gran paradigma de discurso que consiguió articular, quizás por última vez, a las fuerzas populares y progresistas. Siguiendo esta idea, y sobre todo desde que Alexandria Ocasio-Cortez ganó las primarias en Nueva York, la idea de un Green New Deal está consiguiendo imponerse como la estrategia clave a nivel institucional, como, por ejemplo, el movimiento por la desinversión lo está siendo a nivel de los movimientos.

La idea central del Green New Deal es romper con el marco que opone el medio ambiente al buen funcionamiento de la economía y a la creación de empleo

La idea central del Green New Deal es romper con el marco que opone el medio ambiente al buen funcionamiento de la economía y, más concretamente, a la creación de empleo, que tan bien funciona a nivel político para frenar las iniciativas ecologistas. Crear empleos verdes gracias a una descarbonización que impulse la justicia social es el círculo virtuoso que el movimiento por el clima pretende colocar en el centro de la agenda política. Y según algunos análisis podría contar cada vez con un mayor apoyo demoscópico.

Frente al consenso neoliberal de que la mejor manera de descarbonizar es a través de señales de mercado, para lo cual los 15 dólares por tonelada de la I-1631 serían más bien una lucecita en la oscuridad, esta iniciativa estaba diseñada ante todo como una política de inversión verde: el dinero recaudado, unos mil millones de dólares al año, hubiese ido a financiar proyectos de transición energética y ecológica socialmente justos. Un 70% tenía que ir a inversiones en “energías limpias”, del que un 15% debería ir específicamente a ayudar a los hogares más pobres, y un 2% a financiar que los trabajadores de industrias fósiles pasasen a empleos verdes. Un 25% hubiese ido a destinado a aumentar la resiliencia de los ecosistemas del estado frente al cambio climático y el 5% restante incentivaría programas educativos sobre cambio climático o ayudas a las comunidades nativo-americanas.

Cambio climático
Qué tiene que hacer el Gobierno si quiere parar el cambio climático

Con motivo del borrador de Plan Nacional de Energía y Clima que el Gobierno tiene que presentar a final de año, las principales organizaciones ecologistas del Estado presentan la batería de medidas indispensables que el Ejecutivo debería tomar  si quiere poner su granito de arena para que la temperatura del planeta no aumente por encima de los 1,5ºC.

Sin embargo, la I-1631 ha sido derrotada claramente en las urnas. Y no ha sido la única: la Proposición 127 de Arizona, que obligaba a que las energéticas del estado proporcionasen a sus clientes un 50% de energía de origen renovable en 2050, así como la Proposición 112 en Colorado, que, por motivos principalmente de salud y no climáticos, pretendía limitar severamente las zonas en las que se pueden situar prospecciones petroleras y gasísticas, han sido derrotadas claramente.

En los tres casos, el motivo principal ha sido claro. El lobby fósil, capitaneado por las empresas petrolíferas, ha invertido cantidades inmensas de dinero para financiar las campañas contrarias a dichas iniciativas. El no a la I-1631 de Washington recaudó 31 millones de dólares, frente a 12 del sí, procedentes principalmente de empresas como BP, Chevron o Phillips 66. En Colorado, la industria petrolífera ha gastado la 44 millones de dólares contra la P-127, mientras que los organizadores no han llegado ni al primer millón. En Arizona, incluso los 18 millones aportados por el multimillonario y filántropo Tom Seyers han sido insuficientes frente a los 22 que ha puesto sobre la urnas la empresa eléctrica APS.

El no a la I-1631 de Washington recaudó 31 millones de dólares, frente a 12 del sí, procedentes principalmente de empresas como BP, Chevron o Phillips 66

Es significativo que incluso frente a iniciativas tibias, claramente insuficientes respecto a las medidas que serían necesarias para evitar el caos climático, las empresas petroleras hayan invertido sumas de dinero prácticamente inalcanzables para cualquier campaña Lo que no es es sorprendente, teniendo en cuenta que, por ejemplo, Exxon ha ingresado 6.000 millones de dólares en el tercer cuatrimestre de 2018 o que, a pesar de conocer los efectos que para el planeta tiene su modelo de negocio desde hace dos o tres décadas, no han dejado de financiar grupos negacionistas.

La derrota de estas iniciativas son un duro golpe para el movimiento climático estadounidense, pero su lucha continúa. El cambio climático es la mayor amenaza de las próximas décadas para las clases populares que habitan este planeta y, por eso, cada molécula de dióxido de carbono que no se emite cuenta. A pesar de su derrota, la I-1631 deja una importante lección para los movimientos por el clima en cualquier parte del mundo. Si ha podido plantear una iniciativa centrada en invertir en una transición ecológica socialmente justa ha sido posible gracias a que tras ella se han conseguido unir de abajo a arriba numerosos y diversos movimientos sociales progresistas del estado de Washington. No sólo ecologistas, sino también sindicalistas, activistas afroamericanos, nativos americanos, activistas por la salud pública e incluso empresarios pro-renovables. Lograr cuanto antes una descarbonización de la economía que favorezca a la inmensa mayoría pasa por articular un movimiento por el clima amplio y transversal que ponga el cambio climático en centro de la agenda política obligando a grandes empresas e instituciones a tomar las medidas necesarias de forma radical e inmediata.

Cambio climático
Los tuits de los científicos sobre el calor en el Ártico que te van a meter el miedo en el cuerpo
En Europa varias ciudades están siendo golpeadas con nevadas y temperaturas extremadamente frías. El fenómeno se produce días después de que la costa este de EE UU registrara máximas históricas.

Relacionadas

Residuos
Ecoembes, el gran lavado de cara verde

Ecoembalajes España SA, ente formado por las grandes empresas del sector de los envases y principal actor del reciclaje de embalajes de usar y tirar en el país, vende una imagen medioambiental que para las organizaciones ecologistas está muy lejos de la realidad.

Cambio climático
Calentamiento oceánico: 1,5 bombas atómicas por segundo durante 150 años

Un estudio alerta del incremento de la temperatura de los mares del planeta, su contribución al cambio climático y sus consecuencias para los ecosistemas y la biodiversidad. Actualmente, el 90% de las emisiones son absorbidas por los océanos.

Medio ambiente
Crónica verde de un 2018 que falló en Katowice
La llegada del Ministerio de Transición Ecológica ha supuesto un cambio de rumbo en política medioambiental a nivel estatal que, por el momento, tiene más palabras que hechos.
Patrimonio
Otro efecto del cambio climático: las lenguas que se perderán en el fondo de la historia

El calentamiento global y la migración por motivos climáticos tienen un efecto poco tangible pero peligroso: la pérdida de lenguas y, con ello, de culturas y sociedades.

0 Comentarios

Destacadas

Huelga feminista
CNT escucha al movimiento feminista y convocará huelga el 8 de marzo

La Confederación Nacional del Trabajo anuncia que convocará una huelga de 24 horas durante la huelga feminista. CGT tomará la decisión en un congreso a finales de enero, aunque todo apunta a que volverá a sumarse a la convocatoria de huelga.

Feminismos
Movilizaciones en todo el Estado tras la primera sesión de investidura

Los lemas “Ni un paso atrás en igualdad” y “Nuestros derechos no se negocian” se han trasladado de Andalucía a un centenar de ciudades en todo el Estado para mostrar el rechazo al acuerdo del PP con Vox para investir a su candidato en Andalucía.

Italia
La extradición de Cesare Battisti: donde Bolsonaro y Salvini se dan la mano
La extradición el pasado lunes de Cesare Battisti, tras 38 años de fuga de la justicia italiana, provee a Salvini y Bolsonaro de un marco para exhibir modos e intereses comunes y lanzar un aviso a navegantes.
Municipalismo
El último asalto de la Comisión Europea a los ayuntamientos

Una nueva directiva europea pretende que la Comisión Europea tenga la última palabra en las decisiones de las administraciones locales en temas como el suministro de agua, la electricidad o la gestión de residuos.

Militarismo
Centro Delàs: “Se quiere impulsar el culto al militarismo”
Edgard Vega y Quique Sánchez, activistas e investigadores del Centro de Estudios por la Paz J.M Delàs, hablan sobre el trabajo de esta organización por desenmascarar las exportaciones de armas y el gasto militar.
Música
Laibach: cuando Bertolt Brecht trolea a Leni Riefenstahl

Las herramientas de Laibach son versiones grotescas y marciales de éxitos pop, himnos nacionales y un repertorio propio que bascula entre lo altisonante, lo ridículo y lo majestuoso.

Últimas

Catalunya
Dos alcaldes y ocho activistas detenidos en una operación de la Policía Nacional en Girona

Los arrestos no han sido ordenados por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Girona, que lleva la causa, sino directamente por las fuerzas de seguridad españolas. Las acusaciones de desórdenes públicos están relacionadas con la ocupación de las vías del AVE durante el aniversario del 1 de octubre.

Masculinidades
Gillette y la mercantilización de las masculinidades
1

El anuncio de Gillette sobre las masculinidades tóxicas ha levantado airadas críticas y pasiones, pero la campaña abre también el debate sobre la cooptación y mercantilización del feminismo y las nuevas masculinidades por parte de grandes empresas.

Asia
El reto de la educación en el Nepal rural: “Dejé de estudiar para casarme”

Las áreas rurales de Nepal presentan una dificultad añadida en materia de educación, sanidad y derechos sociales. Para las mujeres, los obstáculos se multiplican.