Ayuntamiento de Madrid
La Ingobernable convoca una manifestación de los movimientos sociales dos semanas antes de las elecciones

El espacio okupado La Ingobernable convoca a los movimientos y organizaciones de la sociedad civil a una manifestación que reclamará la permanencia del centro independientemente del resultado de las elecciones de mayo.

asamblea 2
Asamblea de La Ingobernable, el 16 de mayo. Álvaro Minguito

publicado
2019-03-29 07:30

El espacio recuperado La Ingobernable, en la calle Gobernador del distrito de Centro de Madrid, ha anunciado la convocatoria de una movilización el 11 de mayo, coincidiendo con el segundo aniversario del centro. La Ingobernable, que da espacio a más de 170 actividades cada mes, se apoya en colectivos y movimientos del tejido social madrileño para reclamar una solución que asegure la supervivencia del centro después de las elecciones locales del 26 de mayo. Ecologistas en Acción, Coordinadora 8M Madrid, o la Asociación Libre de Abogados ya han confirmado que secundarán la protesta del 11 de mayo, que precede a las manifestaciones con el lema “Madrid no se vende”, celebradas en 2017 y 2018.

La Ingobernable ha anunciado asimismo la firma de un acuerdo con la Asociación Vecinal del Barrio de las Letras y el AMPA del colegio Palacio Valdés “cuyo objetivo es continuar el proceso de apertura y defensa del edificio de la calle Gobernador 39 y del modelo que en él se desarrolla, para el uso y disfrute de toda nuestra ciudad”. Ese texto, junto con un documento jurídico que será entregado al gobierno local hoy, 29 de marzo, está en manos del Ayuntamiento.

La asamblea de este espacio ocupado informa de que se han producido hasta cinco reuniones con concejales y asesores del Ayuntamiento. Pero las reuniones, explican, no han fructificado: “Tras varios encuentros con concejales del actual ayuntamiento de Madrid para el diálogo consideramos frustrante, peligrosa y tardía la poca voluntad y responsabilidad, además del mensaje contradictorio que, respecto al reconocimiento del proyecto y su permanencia, han manifestado”.

La Ingobernable se reivindica como un “bien común” de la ciudad y, como tal, plantea la manifestación del 11 de mayo como una movilización “para defender esta forma horizontal y autoorganizada de hacer política y un espacio que contrasta con un modelo de ciudad contrario a la gestión neoliberal de nuestra ciudad”. El espacio ocupado convoca a los colectivos de “un Madrid feminista y ecologista” que participan en un espacio que “propicia la articulación social, genera redes afectivas y de cuidados y organiza actividades, encuentros, actos y eventos de ocio gratuito imposibles de imaginar ya, al alcance de todo el mundo, en esta ciudad”.

El Ayuntamiento dilata los tiempos

El espacio de la calle Gobernador fue ocupado el 6 de mayo de 2017 en el marco de la manifestación Madrid No se Vende, adoptando esa misma noche el nombre de La Ingobernable. El edificio elegido era objeto de controversia por el acuerdo del equipo municipal de Ana Botella con el arquitecto Emilio Ambasz, un arquitecto relacionado con responsables de la FAES, la fundación de José María Aznar. Hasta su ocupación en el 17, el inmueble permanecía sin actividad desde 2012, cuando dejó de ser una dotación pública compartida por la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

El 10 de mayo de 2017, El Salto publicaba que el Ayuntamiento podía rescindir el contrato con Ambasz desde finales de 2016, por incumplimiento de contrato. En octubre de 2018, el Ayuntamiento aprobaba rescindir el acuerdo con el arquitecto, previa indemnización de 1,4 millones de euros, y el edificio volvía a depender enteramente de la consejería de Hacienda. Desde ese momento, el equipo municipal tenía las manos libres para negociar sobre el futuro del edificio. Pero, pese a algunos globos-sonda enviados y desmentidos a través de los medios, no se ha planteado ninguna salida en los últimos meses de legislatura.

El colectivo que compone La Ingobernable explica que, tras un primer momento en el que se visibilizó “el enésimo ejemplo de expolio de bienes públicos en la ciudad”, el espacio pasó a formar parte de un patrimonio “al servicio de todos los colectivos y luchas que hacen una política al servicio de las personas”. De este modo, insisten en que “el proceso de recuperación debe continuar independientemente del color del partido que gane las próximas elecciones”.

Relacionadas

Ayuntamiento de Madrid
Madrid contrata al DJ que pidió saludar con “la mano derecha arriba” al himno de España
El Ayuntamiento de Madrid contrata para las fiestas del distrito de Arganzuela al DJ que protagonizó una polémica en 2018 por pedir el saludo con la mano derecha en las fiestas de Pozuelo.
M-30
Samuel Romero: “No municipalizamos la M-30 porque no nos dio tiempo”

Samuel Romero fue Consejero apoderado de Madrid Calle 30, la empresa que gestiona la M-30, durante la legislatura de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid.

5 Comentarios
#32393 17:41 30/3/2019

Los okupas suelen ser hijos aburridos de millonarios del psoe, tipo Ramón Espinar, Eduardo Rubiño, o el Bustinduy. Antisistemas con zapatillas de 200 euros....

Responder
2
4
Txiki 16:05 4/4/2019

Confirmo lo que dice. Algunos hay que cuando son detenidos va a comisaria el abogado de confianza de papa y se vuelven en taxi al casoplón de sus progenitores.

Responder
0
0
#32397 18:05 30/3/2019

Pues las mías valen 35€... mierda, seguro que me he vuelto a perder la asamblea en la que Soros reparte zapatillas...

Responder
6
0
#32372 23:37 29/3/2019

¿A una casa okupada puede ir cualquiera que lo necesite? ¿Está abierta a todo el mundo? ¿O existe derecho de admisión?

Responder
1
5
#32388 13:26 30/3/2019

Una casa okupada puede ser de diferentes maneras. Al contrario que la gente que hace preguntas sin interes por las respuestas, que basicamente son seres destructivos con problemas para dialogar como adultxs, y generalmente prejuiciosos e ignorantes..

Responder
10
0

Destacadas

Altsasu
El Supremo revisa hoy la sentencia del caso Altsasu

La sala que analizará la sentencia está formada por varios de los jueces que juzgaron el Procés y que mantuvieron la inhabilitación de Arnaldo Otegi que impidió que se presentara a las elecciones al Parlamento vasco de 2016.

Grecia
Cómo han vencido al fascismo en Grecia

Amanecer Dorado, partido de extrema derecha griego, está vendiendo sus sedes y ni siquiera su web está ya en funcionamiento. 

Crisis climática
España ya está oficialmente en “estado de emergencia climática”

El Congreso aprueba la declaración de estado de emergencia climática. El movimiento por el clima, que venía reclamando la medida, se muestra escéptico y reclama que la iniciativa no se quede en una mera declaración institucional, sino que suponga un giro drástico en las política energética, industrial y de transporte para una disminución real y radical de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Movilidad
“La Comunidad de Madrid aprovechó su mala planificación para culpar a Madrid Central”
Álvaro Fernández Heredia fue director gerente de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid hasta la llegada del gobierno de José Luis Martínez-Almeida.
Elecciones generales del 28 de abril
Iglesias rechaza darle la investidura gratis a Pedro Sánchez

El rey considera buena opción esperar hasta proponer un candidato a la investidura y Albert Rivera rechaza el compromiso por escrito de Pedro Sánchez para abstenerse.

Opinión
Las victorias de Ascensión Mendieta
El presidente de la Comuna de Presos del franquismo recuerda cómo conoció a Ascensión Mendieta: en un avión a Argentina, donde iban a reclamar justicia.

Últimas

Opinión
UDC. Destrozo. ¿Abolicionismo?

Desde una defensa firme de la libertad de cátedra y de la autonomía universitaria, el autor señala algunos intereses que se pueden ocultar detrás de la campaña por la supresión de las Jornadas sobre trabajo sexual que se iban a celebrar en la Universidade da Coruña (UDC).

Presos vascos
Entre uno y tres años y medio de cárcel por apoyar a presos vascos

Fiscalía, AVT y las defensas de las 47 personas acusadas en el sumario 11/13, por dar apoyo a presos de ETA, acuerdan penas de prisión de entre uno y tres años y medio de cárcel.