Agricultura
Un grito y dos protestas encontradas

La subida de los precios fijados para los productores, es la condición innegociable que reclaman todos los trabajadores del campo extremeño que hoy se han manifestado en Mérida. Sin embargo, los pequeños productores además exigen cambios de mayor calado: apostar por la transformación local y agriculturas más sostenibles para detener la hemorragia del despoblamiento rural.

Protesta de trabajadores del campo Extremadura 1
Protesta de trabajadores del campo en Mérida
21 feb 2020 16:46

La movilización del campo extremeño que ha transcurrido este viernes por las calles de Mérida ha dejado un reguero de gritos compartidos. Han sido años secos y de caída de precios, como comentaba un cerealista integrante de La Unión de Extremadura. Y continuaba: “poco relevo le veo a esta situación, mis hijos están pensando en cambiar de oficio”. Es un descontento reiterado y acumulado, pero ahora retomado con más garra en la calle y en los lemas: “somos agricultores, no somos delincuentes”, “a tí también te damos de comer”.

“Precios bajos” ha sido la expresión más repetida para explicar el por qué de las reivindicaciones para personas de ASEPREX, una nueva patronal que agrupa a empresarios pequeños y medianos de las Vegas del Guadiana. De Montijo, Puebla de la Calzada, Talavera la Real y otros municipios habían salido esta mañana una decena de autobuses. “ASEPREX -comentaba un integrante- son 60 o 70 personas que nos hemos ido juntando y que hemos recibido apoyos de las cooperativas y de nuestros ayuntamientos”. Estos días hemos visto, efectivamente, a alcaldes de Ciudadanos y del Partido Popular apoyar a pie de carretera las tractoradas de ASAJA.

Asociación Valle del Jerte se ven a sí mismos como productores de pocas hectáreas que se apoyan en una agricultura familiar y que comparten destino con jornaleros y jornaleras
Venidos del Norte, ocho autobuses han acercado la Asociación Valle del Jerte y comarcas vecinas a la capital extremeña. Han tenido menos apoyos de sus ayuntamientos y de sus cooperativas. El discurso de los precios es insuficiente, o más bien, solo una primera piedra que ha facilitado esta unión puntual de protestas. Comentaba una de las personas de la coordinación de esta Asociación que el salario mínimo ha de subir. Se ven a sí mismos como productores de pocas hectáreas que se apoyan en una agricultura familiar y que comparten destino con jornaleros y jornaleras de esas tierras, pues en invierno es tiempo de irse a podar o a abonar tierras de otros. 
Protesta de trabajadores del campo Extremadura 2
Asociación Valle del Jerte en la protesta en Mérida

La salida desde las instalaciones de Carrefour ha motivado más de algún comentario en torno a “teníamos que entrar allí”. Quizás por razones diferentes. Para la nueva y la vieja patronal del campo, la gran distribución es necesaria, sólo que ha de ceder parte de sus beneficios. Para las asociaciones relacionadas más con la pequeña producción se tienen que producir cambios de mayor calado, aparte de comenzar a apostar por la transformación local y agriculturas más sostenibles, que consigan detener la hemorragia del despoblamiento rural. En ambos casos, se denuncia la situación de privilegio que originan los oligopolios de insumos y la comercialización en torno a la alimentación.

Las camionetas y la megafonía de ASEPREX son grandes, demostrando una capacidad de recursos de la que carece el descontento de la pequeña producción, que camina con pancartas hechas a mano y vestimentas coloridas
Los bloques caminaban compartiendo cabecera, reclamando precios más justos. Aparecían entonces los matices. Una treintena de miembros de ASEPREX vestían con sus clásicos uniformes verde oliva, más próximos a la vestimenta de la guardia civil que a la de agricultores del campo. Entremezclaban demandas rurales con cánticos que han sido bandera de la ultraderecha en estos tiempos como el “a por ellos, eoeoé”. Las camionetas y la megafonía eran grandes, demostrando una capacidad de movilizar recursos de la que carece el descontento de la pequeña producción, que caminaba con pancartas hechas a mano y vestimentas coloridas.
Se ha realizado una entrada conjunta por parte de tres representantes de cada una de las organizaciones cuando las autoridades regionales accedieron a recibir una comisión
Por algunos momentos se han compartido canciones entre integrantes de diferentes bloques, como cuando ha sonado Extremoduro por las camionetas de ASEPREX. Y también se ha realizado una entrada conjunta por parte de tres representantes de cada una de las organizaciones cuando las autoridades regionales han accedido a recibir una comisión. La crisis del sindicalismo oficial y la apuesta por formas más directas de presión y participación es otro elemento que será bandera compartida en futuras protestas de estos sectores. Pero poco más.

Hoy gran parte del campo extremeño ha hablado con una voz, reclamando precios justos. Para el sector empresarial la globalización es aún una fuente de oportunidades si se aumentan los márgenes y se disminuyen salarios. Para la pequeña producción se tiene que problematizar la propia cadena alimentaria, las subvenciones a los terratenientes y acabar con una agricultura hecha para beneficio de las grandes multinacionales. Habrá más protestas porque el descontento comenzará a manifestarse y re-organizarse. Pero igual comenzamos a ver gritos que apuntan en distintas direcciones.

Relacionadas

Agricultura
Galería | Una tractorada paraliza Granada

Con la consigna ‘Precios justos para un campo vivo’, cinco columnas de tractores han partido a primera hora de la mañana desde diferentes puntos de la provincia hasta la capital granadina, cuyas arterias principales han quedado colapsadas durante toda la jornada.

Protesta
Latinoamérica: el enemigo sin rostro

Sardinas italianas, zánganos ecuatorianos, alienígenas chilenos. ¿Quiénes son? Los manifestantes, los nuevos represaliados, los y las que participan en las protestas. Los perseguidos de hoy.

4 Comentarios
#47845 25:16 21/2/2020

Como el PSOE extremeño no espabile en el campo va a perder un importante caladero de voto, un feudo del PSOE en nuestra tierra

Responder
4
0
#47844 24:48 21/2/2020

Es importante que la izquierda estemos muy presentes en las movilizaciones del campo, las verdaderas reivindicaciones de los agricultores y jornales pasan por hacer frente a las grandes distribuidoras y grandes centros comerciales

Responder
3
1
#47837 22:42 21/2/2020

No hay modo de disimular que esta es una movilización espúrea utilizada por la patronal más derechista contra el nuevo gobierno.

Responder
2
2
#47856 10:52 22/2/2020

planteamientos tan simplistas como éste conlleva regalarme el campo a la extrema derecha. Se nota que no estuvistes en la manifestación de ayer ni conoces las reivindicaciones de la protesta del campo extremeño

Responder
4
3

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
Liberan a los últimos internos del CIE de Madrid

Continúan abiertos los Centros de Internamientos de Extranjeros de Murcia, Valencia, Algeciras y Gran Canaria, donde la tensión ha ido en aumento al ver que otras personas son liberadas y los CIE cerrados en cumplimiento de la planificación estipulada ante el avance de la pandemia de coronavirus.

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Últimas

Obituario
Fausto Sánchez García: una vida comprometida con la clase obrera

Fausto Sánchez García (1928-2020) militante comunista y uno de los impulsores en Asturias de la Querella Argentina ha fallecido esta semana.

Coronavirus
Una política exterior europea a prueba de pandemias

La Unión Europea que entró en la pandemia del covid19 no va a ser la misma que salga de ella. Esta afirmación parece evidente, pero también es cierto que quizá aún no seamos conscientes de todos los ámbitos en los que esto va a ocurrir.

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia