Tribuna
Los monstruos del no-cambio

En nuestras sociedades, los monstruos del no-cambio viven el día a día como turistas atenazados por el miedo a lo que se sale de lo planeado por los dueños de las agencias de viajes: lo que desborda sus estrechas y limitadas concepciones del mundo y de la vida.

Denaes Colón Madrid
Convocatoria de Denaes en la Plaza de Colón de Madrid el 7 de octubre de 2017 "en defensa de la Nación, la Constitución y el Estado de Derecho". Álvaro Minguito
Profesor de Filosofía

publicado
2019-01-30 17:25

La aventura de un viaje a territorios lejanos siempre viene acompañada por el miedo a lo desconocido, a aquello que, por ser diferente, supone un cambio respecto a la realidad que habitamos cada día. Algunos viajeros —más bien turistas— se ven inmersos, casi sin quererlo, en la lógica del control de ese mundo por visitar reduciéndolo a sus anhelos de un viaje “sin sorpresas”. Sin vida, diría yo. Lo organizan todo: el vuelo, la estancia, el transporte, el recorrido, los días en tal o cual sitio… Otros, aún más cautelosos, prefieren acudir a una agencia de viajes y contratar un “paquete” que les asegure que podrán ver todo “lo que hay que ver”, según indican las guías de viaje. Es lo más seguro. “El viaje ha ido de maravilla” dirán a su vuelta solo y solo si “no ha habido contratiempos” respecto a lo planeado. Aquellos “exóticos” territorios y las gentes que lo habitan quedan reducidos, así, al miedo y los prejuicios de quienes los visitan.

Resultará habitual, entre los turistas que aborrecen los cambios, visitar un exótico McDonald’s en Nueva Delhi mientras rememoran con la nostalgia de un par de días “lo bien que se come en nuestro país”; mirar con recelo e incluso desprecio a quienes habitan esos territorios con aspectos y costumbres “tan raras” y “atrasadas”; apartar la mirada ante la pobreza que habita a pocos metros de los resorts “todo incluido” en los que encuentran refugio y seguridad ante los supuestos peligros de lo que no conocen ni conocerán...

Son estos los monstruos que, atemorizados por una realidad que ha cambiado de manera incomprensible para ellos y, por tanto, amenazante, apelan a la Reconquista de algo que nunca existió
En nuestras sociedades, los monstruos del no-cambio viven el día a día como turistas atenazados por el miedo. Exigen, al levantarse, encontrarse un mundo ordenado y sin sobresaltos en el que aquellos cuyas vidas e ideas van más allá de su “plan de viaje” besen la lona de la derrota; en el que quienes de una u otra manera no encajan con su idea de “lo que deben ser las cosas” desaparezcan para siempre de la faz de la tierra. Son estos los monstruos que, atemorizados por una realidad que ha cambiado de manera incomprensible para ellos y, por tanto, amenazante, apelan a la Reconquista de algo que nunca existió más que en los folletos de propaganda de las agencias de viajes y en los discursos de odio de sus dueños; son quienes, en definitiva, viven como quien sigue los pasos de un guía turístico —un líder— que les pondrá a salvo de todo lo que suponga un cambio respecto a lo planeado por unas mentes que, de tan esclavizadas, se han convertido en esclavistas.

Pero hay otro modo de viajar —y de concebir la vida— en el que ese miedo es entendido como oportunidad para aceptar que el mundo y el ser humano, en su constante devenir, representan más una oportunidad de vivir más allá de nuestras rutinas físicas y, especialmente, mentales, que un peligro para nuestra identidad. Hay quienes aceptan lo diferente, lo que cambia respecto a lo que creemos saber, como una oportunidad de vida. Hay quienes compran un billete de avión y dejan que el mundo encontrado a miles de kilómetros, tan diferente, les haga cambiar también a ellos y ellas.

Así, frente a los que entre devastadores e irracionales temblores provocados por sus ataques de pánico buscan imponer al mundo y a la vida los estrechos límites de su cobardía y su desprecio, estamos y estaremos quienes pensamos la vida como un infinito a descubrir, como una oportunidad de hacer del cambio y del tiempo una ocasión para superar los límites de lo que somos y vivimos.

Los monstruos del no-cambio parecen estar de suerte: demasiada gente vive aterrorizada por todo lo que les pueda hacer cambiar su modo privilegiado de vivir y ver el mundo

De nuevo, el mundo —si es que alguna vez dejó de serlo— se ha convertido en un campo de batalla. Y los monstruos del no-cambio parecen estar de suerte: demasiada gente vive aterrorizada por todo lo que les pueda hacer cambiar su modo privilegiado de vivir y ver el mundo. Necesitan una vida ordenada en la que saber a qué atenerse. Pero aquí estamos y estaremos: dispuestos y dispuestas a convencerlos de que, más allá de sus miedos, existe una realidad de una belleza que ni imaginan y, si es necesario, a hacer volar por los aires todo intento de convertirnos en esclavos de los insignificantes y estúpidos viajes organizados por los dueños de las agencias turísticas.

Relacionadas

Educación
Contra la reacción, extremar el ideal democrático
Se hace necesario no contribuir al esperpento entrando al trapo en un pseudodebate sobre a quién corresponde la “propiedad” de los hijos e hijas, si a las familias o al Estado.
Vallecas
Trece encausadas en Vallecas por llamar "fascistas" a Vox
Como ya ocurrió en junio, trece personas han sido denunciadas por Vox por protestar contra mesas informativas del partido. Sostienen que no hubo agresiones y se preguntan cómo han dado con sus nombres.
Gobierno de coalición
Contra el golpismo: el tándem gobierno-ejército

El actual gobierno de coalición haría bien en promover un proceso democratizador dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como de las Fuerzas Armadas.

3 Comentarios
B. Lumbreras 19:05 26/3/2019

Coincido con el artículo.
Estos monstruos del no cambio tienen una visión tan etnocentrista sobre el resto de las culturas, que si no se encuentran con lo que ellos ven como normal y desarrollado, automáticamente lo tachan de inferior. Me dan pena, tener la oportunidad de ver, aprender y probar tantas cosas nuevas y desperdiciarla tan gravemente.

Responder
0
0
Ana. S. 16:59 5/2/2019

Que gran verdad. La mayoria que viaja deberia preguntarse si hacer un viaje sólo es cambiar de lugar sin conocer lo más importante :: las gentes y su forma de vivir.

Responder
0
0
#29949 21:19 30/1/2019

Muy de acuerdo, me encanta como explicas que dependiendo de la manera en la que viajamos se ve cómo vivimos. Buen artículo.

Responder
0
0

Destacadas

Especulación urbanística
Más de 2,5 millones de personas han sido desahuciadas en España desde 2008

Desde el inicio de la crisis en 2008, más de un millón de familias han sido víctimas de un desahucio. Hoy, el 68% de los desalojos son por impago de alquiler. 

Crisis climática
Se busca empleado: razón, crisis climática

El calentamiento global también modificará el mundo laboral. La diferencia entre cientos de millones de desempleados y una transformación social inclusiva dependerá de las políticas públicas y la rapidez y determinación con las que se aborden dichos problemas.

Huelga general
Media escuela a la huelga pensionista

El movimiento de pensionistas saldrá mañana a la calle junto con estudiantes y trabajadoras en la primera huelga general conjunta por unas pensiones, condiciones laborales y vida dignas. De momento, 1500 comités de empresa y el 50% de la enseñanza pública ha mostrado su adhesión.

Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT)
El SAT asume la responsabilidad civil por la “expropiación” en Mercadona
El 12 de febrero se reanuda en Sevilla el juicio por la acción llevada a cabo por el SAT en un supermercado de Mercadona en Écija (Sevilla) en agosto de 2012. Desde el sindicato piden la absolución de las 20 personas que se sientan en el banquillo y que afrontan penas de un año y medio de prisión.
COP26
Tras el rastro de Greta: a la cumbre de Bonn a través del Atlántico

25 jóvenes cruzarán el océano en el Regina Maris desde Colombia para asistir a la cumbre interseccional del clima que se celebrará en Bonn en junio. El objetivo de la organización detrás de la iniciativa, Sail for Climate Action: llevar las nuevas generaciones del sur global a la negociaciones internacionales sobre la emergencia climática.

Teatro
Gabriela, Rocío y Jaime: “El poliamor requiere mucha imaginación”

La escritora Gabriela Wiener estrena este jueves en el Teatro del Barrio ‘Qué locura enamorarme yo de ti’, una historia sobre la crisis de una familia poliamorosa: la suya.

Últimas

Huelga general
Hacia la huelga general del 30 de enero en Euskal Herria

Los sindicatos ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE, Etxalde, Hiru, CNT y organizaciones juveniles, feministas, ecologistas y de pensionistas convocan a sus 200.000 militantes y al conjunto de la clase trabajadora a una huelga general ofensiva sobre “pensiones, salarios y vida digna”. SINDIKALAGENDA : Urtarrilaren 28tik aurrera

Centros sociales
Nace la red de espacios de Madrid autogestionados

La Red de Espacios de Madrid Autogestionados (REMA), que reúne a veintidós espacios, ha visto la luz después de varios meses de asambleas y a pesar de la desaparición de algunos centros sociales emblemáticos como La Dragona y la Ingobernable.

Google
El matonismo de Trump, la Tasa Google y las dudas de Calviño

Las amenazas de Estados Unidos funcionan y Francia da marcha atrás al impuesto a las grandes tecnológicas. Este movimiento abre la pregunta sobre cuál será la reacción de España y la ministra Calviño.

América Latina
El paraíso de las empresas, el infierno de los pueblos en las orillas del río Santiago en México

Durante décadas de políticas públicas neoliberales cientos de empresas se instalaron en la cuenca del río Santiago, en Jalisco, México. Cáncer, problemas neurológicos y muertes vinculadas a la contaminación del ambiente emergen como resultado en un contexto de violencias múltiples.

Crisis climática
Un pacto europeo que incluya energía nuclear y gas natural no será un pacto verde

El Pacto Verde europeo ha de servir para impulsar un modelo energético distribuido, basado en la eficiencia y ahorro energéticos y en el autoconsumo con energías renovables. Sin embargo, es una grave contradicción que en la taxonomía del Pacto Verde se pretenda considerar como energías verdes la energía nuclear y el gas natural.