Trabajo sexual
Pregúntale a una puta

El pasado 17 de diciembre, Día Internacional para eliminar la violencia contra las personas que ejercen trabajo sexual, decidimos organizar en Madrid el encuentro feminista Pregúntale a una puta.

Preguntale a una puta
Charla con motivo del Día Internacional para Eliminar la Violencia contra las Personas que Ejercen el Trabajo Sexual.
Liga Feminista Pro Derechos
27 dic 2019 10:44

En las líneas que siguen nos gustaría compartir algunas de las cuestiones surgidas en el encuentro Pregúntale a una puta, empezando por una breve genealogía del joven espacio desde el que este se organizó, un colectivo que estrenó nombre, precisamente, con dicha convocatoria: la Liga feminista pro derechos (La Liga).

La Liga feminista pro derechos

Esta inciciativa surgió en Madrid, en octubre de 2018, con el propósito de interpelar a la sociedad en general, y al movimiento feminista en particular, para pedir la retirada de la demanda judicial interpuesta contra el Sindicato OTRAS. Con esta intención, publicamos un manifiesto, Nunca sin nosotras, con el que logramos recoger más de 3000 firmas en un tiempo récord. Esto nos animó a seguir reuniéndonos con regularidad.

Nuestras primeras citas colectivas tuvieron lugar en el CSO La Ingobernable, al que tanto debemos (nosotrxs y cientos de otras iniciativas autoorganizadas) y añoramos. En estas reuniones acordamos apuntar a dos objetivos principales. Por un lado nos parecía fundamental hacernos capaces de generar un espacio de confianza, discusión y cruce entre feministas con muy diferentes sensibilidades respecto a la cuestión de la prostitución. Por otro, decidimos que era así mismo importante tanto responder a nuevas iniciativas de discriminación hacia las personas dedicadas a la prostitución, como recolocar en la arena pública la prioridad feminista de defender los derechos y condiciones materiales de vida de todas las mujeres.

En relación a lo primero, nos vimos tristemente obligadas a lanzar un nuevo manifiesto, Por el derecho a debatir en la universidad y en todas partes, a fin de evitar la cancelación de unas “Jornadas sobre trabajo sexual” en La Universidad de la Coruña. Respecto a lo segundo, estamos actualmente ocupadas y encantadas con la organización de unas jornadas públicas sobre trabajo sexual, que se presentarán próximamente.

En este andar tramando juntxs se ha ido componiendo un hogar político diverso (putas remuneradas y no remuneradas, personas con y sin papeles, jóvenes y talluditas, bellxs estándar y bellxs sin estandarizar…), que se reconoce colectivamente en el feminismo, pero en un feminismo abierto, inclusivo, interseccional. Y así fue cómo urdimos el conversatorio del #17D, cuyas reflexiones siguen aún bullendo en nuestras cabezas.

Pregúntale a una puta

Recogemos tan solo algunas de las preguntas y respuestas. En el acto nos acompañaron mujeres dedicadas a la prostitución en locales de alterne, en la calle y en pisos (de forma independiente u autoorganizada de forma cooperativa), algunas de ellas miembros del sindicato OTRAS, de AFEMTRAS (coorganizadora del encuentro), y/o de La Liga.

De las violencias sufridas en el desempeño de la prostitución

Se destacó, sobre todo, la violencia institucional. Esto es, la maraña de leyes (desde la Ley Mordaza a la Ley de extranjería, pasando por las múltiples ordenanzas municipales) que hacen que cuando trabajas, sobre todo si lo haces en la calle, te veas sometida a un continuo acoso policial: amenazas, abusos de poder y asfixia económica vía imposición de multas.

Otra violencia bien afilada y que hiere en cada aspecto de la vida es el estigma: un estigma que puede llevarte a ocultar tu fuente de ingresos al entorno más próximo y querido (amigxs, familiares, hijxs), que te fuerza a invisibilizarte y que, en consecuencia, también dificulta tu capacidad de luchar por tus derechos, tu politización.

El rechazo, desprecio y ataque desde el entorno feminista se reveló, así mismo, como una de las violencias que duelen más hondo, por lo difícil de entender y encajar cuando de un movimiento que lucha por mejorar la vida de las mujeres (y, en ese camino, de la sociedad toda) cabía esperarse todo lo contrario, es decir, alianza y apoyo.

De lo mejor del trabajo de prostitución

Enseñanzas, descubrimientos insospechados, aprendizajes y ventajas de los que nunca se habla.

Para empezar, la experiencia unánimemente compartida de sentirse más valoradas, por fin valoradxs en muchos casos, en un curro remunerado. Y no estamos hablando solo de dinero, aunque, por supuesto, el dinero siempre cuenta.

Por otro lado, el desempeño de un trabajo que se realiza con bastante libertad y pocas rutinas siembra todo un campo de conocimiento sobre lo que las relaciones sociales habitualmente ocultan. Hallazgos desvelados por la intimidad con la gente y sus historias. Ensanchamientos de la comprensión, la empatía y las generosidades, que llevan incluso a reconciliarse con los hombres: de los esperados seres repugnantes, los clientes se convierten en personas de carne y hueso, con sus miserias, necesidades y ternuras, en una relación en la que la prostituta es la parte empoderada. “La puta diosa”.

Una puta diosa que disfruta así mismo de la oportunidad de redefinir el deseo y sus múltiples hilos, que desmadeja límites sexuales, que amplía su capacidad de entender los ajenos y desarrolla más y mejores herramientas (seguridad, saber) para pedir, ofrecer y acordar en todas las relaciones afectivas y sexuales, también en el afuera del ámbito retribuido.

De las clientas

Como ante cualquier otra demanda de servicio, como puta decides a quién se lo ofreces y a quién no. En este sentido, hay prostitutas que trabajan con mujeres, algunas incluso exclusivamente con mujeres, y otras que no.

En general, las mujeres son un porcentaje muy menor entre lxs usuarixs de servivios sexuales, en comparación con los hombres. Una demanda bastante más extendida es la de las parejas heterosexuales.

Del racismo

Como en cualquier otro sector laboral, en los servicios de prostitución pueden darse (y de hecho, se dan) comportamientos racistas (comentarios, selecciones decantadas por prejuicios racistas, etc.). Pero lo más sorprendente sea quizá descubrir que una actitud muy extendida y que a primera vista cabría calificar como racista es, en realidad, un efecto del racismo institucional. Así pues, muchos de los clientes que expresan su preferencia por ser atendidos por “españolas” no lo hacen tanto por una sexualidad atravesada de sentimientos patrios, sino más bien porque creen que, Ley de extranjería mediante, las prostitutas “nacionales” tienen más posibilidades de haber elegido más libremente su trabajo que personas extranjeras sin papeles, cuyo estatus jurídico limita radicalmente sus opciones en el mundo laboral.

De las herramientas frente al estigma

De cara a pensar como difuminar la frontera patriarcal entre putas y no putas, recogemos esta respuesta: “Recuerda la primera vez que te llamaron puta y todo lo que has hecho desde entonces para alejarte de esa palabra”.

Una idea vivida como especialmente peligrosa es la que define el trabajo de prostitución como una violación pagada. Pensar y decir esto, que es lo que hace alguna corriente del feminismo, es algo muy grave y nocivo para las personas que ejercen la prostitución porque no permite denunciar las verdaderas violaciones.

Para luchar contra el estigma da mucho calor y protección poder contar al entorno propio lo que una hace. Así, si una tarda en regresar a casa, por ejemplo, las personas cercanas tendrán la posibilidad de reaccionar más rápido: al fin y al cabo, el trabajo sexual en un contexto de violencia institucional es una profesión de riesgo.

De las herramientas de lucha en general

Por encima de todo, la autoorganización. Tomar la palabra y exigir que esa palabra sea tomada en cuenta en cualquier ámbito en el que se hable, discuta o legisle sobre prostitución y/o sobre trabajo sexual en sentido amplio.

Tejer alianzas: dado que el estigma condena a muchas prostitutxs y trabajadorxs sexuales a no poder dar la cara, resulta vital componer complicidades con otrxs, crear, sostener y consolidar espacios mixtos de apoyo y de lucha por los derechos sociales, laborales y económicos de las personas dedicadas al trabajo sexual.

Agrietar las fronteras que el patriarcado levanta entre las mujeres (las buenas, las malas…) y entre las personas (identidades sexuales y de género reconocidas y discriminadas, prácticas sexuales consagradas y perseguidas, personas racializadas y blancas, con y sin papeles, etc.). Seguir construyendo un feminismo que ponga las condiciones materiales y simbólicas de vida en el centro, pero de las vidas de todxs porque todas, todas, todas las vidas valen lo mismo.

De las principales reivindicaciones

Las principales exigencias giran en torno a las demandas de derechos: derechos laborales, humanos, de ciudadanía. La posibilidad de autoorganizarse se presenta como crucial en un país en el que la patronal del trabajo sexual sí existe, pero donde se niega el derecho de sindicación a las putas.

Destruir el estigma entre todxs (desde el feminismo, la escuela, etc.) es otra de las demandas fundamentales. “Dejar de sentirse una mala mujer”, “no avergonzarse hasta cuando se está en el médico”.

¿Seremos capaces de borrar algún día esa línea dibujada por el patriarcado para disfrazarnos de buenas o malas, de honestas o deshonestas, esa frontera que nos divide y debilita?

Relacionadas

Trata
Eskubideak prostituzioan

Eredu suediarrak eskubideak eta babes soziala eskaintzen dizkio prostituzioan dabilenari, baina haren zerbitzuak erostea kriminalizatu egiten du. Ondorioz, herrialde erregulazionisten kontrara, prostituzioak eta pertsonen salerosketak behera egitea lortu dute bertan. Sindikalagenda, otsailaren 10etik 24ra

Feminismos
2019, el año en que el discurso incel entró en el Congreso

El movimiento feminista lo gritó en 2018 y lo ha seguido explicando en 2019: el violador eres tú. Las demandas feministas no han sido ajenas a ningún partido en las dos convocatorias de elecciones generales este año en el que la contrarreacción machista ganó espacio primero en los medios y después en el Congreso. 2019 es el año en el que Hetaira dijo adiós y varios debates nos hicieron tomar postura sobre los feminismos que queremos.

Trabajo sexual
Prostitutas protagonizan un acto en el Día Internacional contra las violencias que les afectan

El conversatorio ‘Pregúntale a una puta’, convocado en ocasión del día Internacional para Eliminar la Violencia contra las Personas que Ejercen el Trabajo Sexual, persigue proporcionar un espacio donde personas que ejercen la prostitución puedan hablar de sus situaciones concretas.

9 Comentarios
#45260 18:04 30/12/2019

Lo de siempre muchas mentiras y excepciones que no son ni de lejos regla (por favor cuál es el porcentaje de mujeres que consumen prostitución femenina????), para intentar maquillar la realidad: la mayoría de las mujeres prostituidas lo hacen en condiciones misérrimas y preferirían hacer otra cosa (cuando no directamente están obligadas) Respecto al viento "todxs estamos explotadxs" directamente vete con esa basura burguesa y relativista a otra parte.
Y el apartado del artículo llamado "Racismo" es de traca. Es decir, que hay dos puteros que al menos tienen algo de sensibilidad y están preocupados porque las prostitutas no estén explotadas por mafias que tratan con mujeres extranjeras, y encima les llamáis racistas.
Espero que el acto sobre "trabajo sexual" que preparáis no sea en ninguna universidad o centro de estudios, lxs académicxs podrían dedicarse a preparar bien sus clases, por ejemplo, en lugar de hacer de voceros de proxenetas.

Responder
2
7
#45268 20:09 30/12/2019

Y esto niños y niñas es una policía de la moral...

Responder
1
1
#45202 12:12 29/12/2019

Entonces, esta actividad es denigrante para quién la ejerce, o no lo es ??

Responder
0
0
#45240 11:35 30/12/2019

Depende.

Responder
0
0
#45252 14:32 30/12/2019

Gracias por contestar. Aún y todo, no acabo de entender algunas cosas. Por un lado, el feminismo no se acaba de aclarar con esta actividad. Por otro, aquí creo ver cierto aire de disculpa hacia las mujeres que contratan servicios de prostitución. Aquí no se las llama puteras como dicen por ahí abajo, y no se cuestiona su posición. Y aquí lo dejo....

Responder
0
0
#45179 17:19 28/12/2019

Gracias por este trabajazo: es una alegría ver cómo se tejen redes de complicidades feministas, frente a otros muros que se alzan desde el privilegio. Enhorabuena

Responder
4
0
#45160 25:50 27/12/2019

Tiste trabajo el de las mujeres prostituidas y mezclado con el racismo no con el patriarcado voraz que se lo come todo

Responder
0
0
#45151 21:06 27/12/2019

Una pregunta: Las mujeres que pagan por tener sexo, llamémosles puteras, como a ellos, ¿ fomentan también el patriarcado?

Responder
5
4
#45220 19:04 29/12/2019

Como parece que usted no entiende el significado de PATRIARCADO, le invito a pinchar en este enlace https://es.wikipedia.org/wiki/Patriarcado. Luego puede también buscar también la palabra ESTRUCTURAL, le servirá de gran ayuda.

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Canarias registra los dos primeros casos de coronavirus en un CIE

El contagio de dos internos en Barranco Seco materializa los temores de diversos actores que vienen alertando contra el riesgo de propagación del coronavirus en los CIE y exigiendo la liberación de las personas retenidas y el cierre temporal de cada uno de los centros. Por ahora solo se han vacíado los de Barcelona y Tarifa.

Coronavirus
La crisis del coronavirus deja al descubierto el insostenible modelo de cuidado de mayores

Trabajadoras y expertas señalan que las muertes en las residencias son la punta del iceberg de un sistema de cuidados que prioriza lo económico sobre los derechos de las personas en el final de sus vidas e invitan a repensar el modelo.

Pensamiento
Abecedario de Walter Benjamin

De la a de Asocial a la z de Zaratrusta. Una introducción al pensamiento de Benjamin Walter a través de sus artículos, entrevistas en prensa y textos fundamentales.

Insólita Península
Una fuente pública bajo una seta de madera

La plaza de la Encarnación seguirá mutando quién sabe con qué destino y, en ese futuro hipotético, los surtidores de la fuente seguirán mandando.

Coronavirus
Macron, Sarkozy y el brindis al sol keynesiano

La crisis desencadenada por el coronavirus ha quebrantado el dogma de la austeridad. ¿Estamos ante un cambio de paradigma en la hegemonía neoliberal? El precedente de la estafa de 2008 invita a la prudencia.

Argentina
Coronavirus, cuarentenas y derechos laborales: el caso argentino
El país latinoamericano está a la vanguardia en la región en lo que respecta a la protección de los trabajadores en medio de la pandemia.
Coronavirus
África ante el coronavirus

Después de las primeras medidas para contener el virus en África, calcadas del modelo seguido en Europa, Asia y Estados Unidos, se multiplican los interrogantes: sin Estado de bienestar, ¿quién va a mantener a esas familias? ¿Estas medidas que quizá sirvan en Europa acaso servirán en África o Latinoamérica?

Coronavirus
Confinamiento a oscuras en la Zona Norte de Granada
Miles de personas se ven afectadas por los repetidos cortes de luz en los barrios durante la cuarentena.

Últimas

Coronavirus
El personal de limpieza de hospitales: infectado, aislado o saturado

Casi la mitad de empleadas de la limpieza en los principales hospitales madrileños están infectadas o aisladas. La falta de protección de este colectivo y su acceso a los test también es insuficiente, pero a ello se añade la insuficiente cobertura de las bajas en las plantillas, lo que deriva en profesionales sobrecargadas.

Coronavirus
¿Hay alternativas al estado de alarma y al confinamiento?
El pasado domingo se anunció la prolongación del estado de alarma durante 15 días más y, nuevamente, las críticas a la medida han sido escasas.