Trabajo sexual
Compañeras, es el momento de las putas

No se trata de ver a las prostitutas como víctimas sino de reconocer la situación a la que, con algunas posturas, se aboca a las personas que ejercen la prostitución y reconocerlas como los sujetos políticos que son.

Irene Ruano Blanco

@irene_r_b

29 nov 2018 07:54

El feminismo antirracista será proderechos o no será porque, como decía Linda Porn, “el abolicionismo no es solo una ideología, es un sistema de control moral, racial, económico [y —añadimos nosotras— y de género]”. Un sistema que, desde su nacimiento, se basó en la “virtud” como una parte de la construcción de la feminidad, que incluso serviría al nuevo modelo capitalista para corregir lo delictivo. Un sistema basado en la misma “virtud” que divide el mundo entre “madres-esposas” y “putas” beneficia al mismo sistema racista y patriarcal, y, en su conjunto, al sistema capitalista, que no pretende otra cosa sino perpetuar la desigualdad a través de un binarismo antagónico.

Hay muchos motivos para pensar, hablar y construir una alternativa discursiva que ponga en el centro las voces de las putas y repare su negación histórica. Debemos hacernos cargo de las situaciones que, por una cuestión de raza u origen, hacen que haya una sobrerrepresentación de mujeres migrantes ejerciendo la prostitución en cualquiera de sus facetas.

Cuándo el tráfico se configura como la única forma de migrar para muchas mujeres, pensar en otras formas de acceso al territorio se vuelve urgente

Comencemos con la parte más espinosa de todas. Hemos repetido hasta la saciedad la necesidad de vías legales y seguras para migrar. Cuándo el tráfico se configura como la única forma de migrar para muchas mujeres, pensar en otras formas de acceso al territorio se vuelve urgente. Bajo la premisa de estar ante un tabú dentro de los espacios feministas, antirracistas y de lucha por los derechos de las personas que migran, la realidad es que sabemos que algunas mujeres accedieron a venir al Estado español incluso sabiendo que se trataba de una red de tráfico de personas con fines de explotación sexual /laboral y que una vez llegadas aquí tendrían que pagar por ese viaje, sin entrar en las condiciones o cómo se dio esa relación posteriormente. 

Es difícil hablar de prostitución de mujeres migrantes sin mencionar trata y tráfico. En primer lugar, es necesario diferenciar entre ambos conceptos de manera tal que se puedan garantizar medidas de protección sin privarlas de su capacidad de agencia. Por ello, es vital permitir que las personas puedan migrar en condiciones de seguridad, buscando vías que lo garanticen, como los visados de búsqueda de empleo, los visados humanitarios o los de estudio y, en algún caso, los contingentes —contratación en origen, como en el caso de las campañas agrícolas—. Incluyendo también criterios de concesión de asilo por cuestiones relacionadas con el género más realistas y adaptados a las nuevas formas de violencia contra las mujeres.

No son pocas las veces que, en operaciones enmarcadas en la lucha contra la trata, son predominantes los controles de extranjería que llevan a una mayor desprotección de las mujeres, acabando en el encierro en CIE y en la deportación

En segundo lugar, es necesario dotar de recursos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a las organizaciones que trabajan con las mujeres migrantes para que puedan realizar una detección y acompañamiento adecuado, realizado por personas especializadas en trata, con perspectiva trascultural y de género, con formación y conocimientos de la realidad LGTBIQ+, en un espacio y tiempo adecuados. De esta forma, podríamos garantizar un cambio tan necesario como urgente: desligar la labor de control de la inmigración irregular y la de detección de víctimas de trata en la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF). Solo de esta forma evitaremos violaciones de derechos humanos como las denunciadas por las mujeres que ejercen la prostitución. No son pocas las veces que, en operaciones enmarcadas en la lucha contra la trata, son predominantes los controles de extranjería que llevan a una mayor desprotección de las mujeres, acabando en muchas ocasiones en el encierro en CIE y la deportación de las mujeres que se encuentran en los clubes.

En último lugar, es necesario proteger a las víctimas, en tanto víctimas como solicitantes de asilo, sin que ello se condicione a su colaboración en el desmantelamiento de la red (art. 59bis LOEX) por los peligros que ello acarrea. Esta medida, además, debe ampliarse también para sus familias, incluso en origen. De esta forma dejamos de responsabilizar a la posible víctima de trata y podemos agilizar los mecanismos destinados a su protección.

Al igual que otras violencias basadas en el género, no estamos ante un problema individual, sino ante una cuestión estructural y social cuya infalibilidad debe recaer en las políticas públicas y no en las decisiones personales. Son la propia negación de esta actividad y las regulaciones punitivistas las que hacen más daño, tanto a aquellas que ejercen la prostitución voluntariamente, como a aquellas que son víctimas de trata o tráfico, haciendo imposible diferenciar entre unas y otras, otorgar derechos o protección.

Sin embargo, una vez aquí, sin posibilidad de regularizar su situación y de incorporarse al mercado laboral regular, la prostitución se muestra como una de las pocas salidas, junto a otras precarizadas —y feminizadas—, como el trabajo del hogar. La prostitución se presenta como un nicho laboral que permite la supervivencia en un mundo en el que los trabajos que son una extensión de los cuidados son infravalorados e invisibilizados y, por lo tanto, susceptibles a mayores vulneraciones de derechos.

Sin reconocer el trabajo sexual como trabajo estamos impidiendo la posibilidad de regularizar y por tanto el acceso a derechos civiles y políticos

Como sabemos, el trabajo no es sólo un otorgador de derechos laborales, sino también de ciudadanía. Sin reconocer el trabajo sexual como trabajo estamos impidiendo la posibilidad de regularizar y por tanto el acceso a derechos civiles y políticos. Aquí se nos muestra claramente la espiral perversa en la que se mueven las mujeres migrantes. Sin acceso a trabajo reconocido legalmente no es posible regularizar su situación administrativa, por lo que el sistema las obliga a seguir realizando actividades no contenidas en el mercado regular y, por tanto, excluidas y marginadas socialmente. No obstante, aun cuando se encuentran en situación administrativa regular, ejerciendo la prostitución en el espacio público se enfrentan a multas de entre 100 y 3.000 euros, que, ante la imposibilidad de pago, se acumulan y dificultan posteriormente su regularización. Según concluía un informe del Grup Antígona de la Universidad Autónoma de Barcelona, tanto la Ley de Seguridad Ciudadana como las ordenanzas, “aumentan la estigmatización de las mujeres, las desplaza del centro de las ciudades al extrarradio, donde están más inseguras”. Incluso las regulaciones que se consideran “más progresistas”, multando a los clientes, terminan repercutiendo negativamente en las mujeres.

La consecuencia más peligrosa de estas condiciones de clandestinidad en que se da el ejercicio de la prostitución es el estigma. A mayor estigma mayor exclusión, que, como sabemos, solo genera mayor vulnerabilidad, pero también mayor beneficio capitalista y patriarcal. Es el sistema el único que se beneficia de esta situación y al que le interesa mantenernos divididas y aparentemente vulnerables. Es necesario, no obstante, echar la vista atrás y tomar algunos aprendizajes del movimiento feminista. Uno de ellos es que nuestra propia historia como movimiento nos ha enseñado que la prohibición no acaba o cesa una actividad. Así fue con el aborto, cuyo debate real no fue entre aborto sí o aborto no, sino entre aborto legal o clandestino. De esta forma, en tanto que la prostitución es una actividad que existe y que ha existido a lo largo de la historia, no podemos obviarla y seguir con las políticas que sitúan la prostitución entre la práctica con derechos para las mujeres o prostitución clandestina. Hay que poner en el centro el derecho a la soberanía sobre nuestros cuerpos, poniéndolos en disputa y haciendo que nuestras voces sean escuchadas fuera del paternalismo y la infantilización.

Y ahora compañeras, es el momento de las putas. Es momento de reconocer nuestros privilegios y utilizarlos como herramientas de cambio. Ellas están poniendo sus cuerpos y sus caras al frente para decirnos que, cansadas de estigmatización, quieren derechos. Que también se cansaron de paternalismo. Un paternalismo que se escapa por los poros al escuchar las voces de las propias trabajadoras sexuales, organizadas y autogestionadas, siendo objeto de los ataques feroces.

No se trata de ver a las prostitutas como víctimas sino de reconocer la situación a la que, con algunas posturas, se aboca a las personas que ejercen la prostitución y reconocerlas como los sujetos políticos que son. No se trata de verlas como enemigas sino como compañeras, junto a las que caminar hacia un feminismo amplio y subversivo, lleno de sororidad y lucha emancipatoria.

Relacionadas

Opinión
Un plan solo para víctimas

El Ministerio de Igualdad ha ampliado el Plan de Contingencia contra la violencia de género para amparar a las víctimas de trata, explotación sexual y “mujeres en contextos de prostitución”, y lo ha hecho sin ponerse en contacto con ninguna organización ni colectivo de trabajadoras sexuales.

Trabajo sexual
Kenia García: “Las trabajadoras sexuales atraviesan una situación nefasta sin ayudas de protección social”

Kenia García, portavoz de la campaña por la regularización de las personas migrantes en el Estado español y miembro del Colectivo de Prostitutas de Sevilla, explica cómo ha afectado la emergencia sanitaria al colectivo al que pertenece y de los avances de la campaña en la última semana.

Trabajo sexual
Cómo usar el covid-19 para estigmatizar a las putas

Algunos sectores feministas están utilizando la pandemia del covid-19 como forma de justificar políticas prohibicionistas desde una supuesta perspectiva de salud pública. Negar a las trabajadoras sexuales su condición de trabajadoras supone dejarlas fuera de cualquier ayuda mientras los propietarios de clubs y pisos pueden beneficiarse de las medidas del Estado.

10 Comentarios
Otra feminista 14:28 23/4/2019

Me gusta este periódico y ha sido una pena encontrarme este artículo. Nuestro sexo es nuestro, no se compra ni se alquila, al igual que nadie puede pagar por la esclavitud (que en este caso es parecido).

Responder
0
1
Zora la Roja. 13:37 1/12/2018

Parece que en Salto Diario apostais por la regulación de la prostitución dado que siempre publicais artículos a favor de ella. Los argumentos son tan endebles que se caen por su propio peso. Siempre existió la prostitución , es ese un argumento para su aceptación? Es igual que el matrimonio patriarcal ? Sin duda otro argumento estupendo para su legalización. Se dice "feminismo antirracista" pero se reserva a las trabajadoras migrantes la alternativa de la prostitución como salida .Curiosa forma de antirracismo que la mercantilización sexual del cuerpo para disfrute del hombre con recursos europeo sea considerada una alternativa. Más cuando se reserva a la trabajadoras migrantes ya que hipócritamente nunca se dice el efecto que tendría en las condiciones laborales la prostitución como un trabajo asalariado al uso.Su incorporación al Servicio de empleo para todas las trabajadoras que cumplan los requisitos para "trabajar" en eso. Por no hablar de la legalización también de las asociaciones patronales de proxenetas y de su capacidad de presión. Lo peor de todo es que se difama al abolicionismo. El abolicionismo igual que todos los movimientos que van a la raiz no quiere reformar lo inaceptable sino acabar con ello. Es como si quisieramos regular el trabajo infantil o la tortura.. sin duda habría alguna mejora para las que la sufren pero creo que está fuera del debate..

Responder
5
4
#26942 23:52 30/11/2018

Si la sección de El Salto se llama "Trabajo sexual", ¿por qué no publicáis ofertas de este trabajo? ¿Por qué no una FP de prostitución?

Responder
3
4
Todas putas 23:49 30/11/2018

Un sistema basado en la misma “virtud” que divide el mundo entre “madres-esposas” y “putas” beneficia al mismo sistema racista y patriarcal, y, en su conjunto, al sistema capitalista, que no pretende otra cosa sino perpetuar la desigualdad a través de un binarismo antagónico. Igualémonos todas, porque, por defecto, para el sistema todas somos putas. Unas cobran y otras no, es competencia desleal, poque todas somos iguales. Todas putas. No le hagamos gratis el trabajo fino al patriarcado. Haremos lo que quiera, pero cobrando por servicio.

Responder
3
1
Basta de punitivismo 23:43 30/11/2018

El maltrato doméstico se muestra como una de las pocas salidas, junto a otras precarizadas —y feminizadas—, como el trabajo del hogar. El maltrato doméstico se presenta como un nicho laboral que permite la supervivencia en un mundo en el que los trabajos que son una extensión de los cuidados son infravalorados e invisibilizados y, por lo tanto, susceptibles a mayores vulneraciones de derechos. Si ellas quieren vivir con el maltratador porque la convivencia es una extensión de los cuidados ¿por qué defender medidas punitivas como las que se aplican solo al maltratador? ¿Es que puedes ser feminista y no entender que el maltratador y el maltrato están dando techo y hasta comida a la mujer? ¿Acaso no se sufre maltrato en cualquier otro ámbito laboral? Regulémoslo, para que las mujeres negocien las condiciones y contraprestaciones unidas en una especie nueva de sindicato que inscribirán activistas maltratadores

Responder
3
3
Fuera proxenetas de nuestros ovarios 23:34 30/11/2018

No se trata de ver a las víctimas de la tortura como víctimas sino de reconocer la situación a la que, con algunas posturas, se aboca a las personas que viven la tortura y reconocerlas como los sujetos políticos que son. Legalicemos la tortura, así podrán negociar con los torturadores. Nosotras, no, gracias. Cobramos por escribir estas cosas.

Responder
4
5
María Francisco 2:24 30/11/2018

Vaya, y menos mal que no se admiten comentarios machistas ni discriminatorios! Qué barbaridad, bajo la apariencia, por verborrea y extensión de algo riguroso, un texto insultante: no blanqueis la prostitución. No cuela!

Responder
14
7
Anton 23:11 29/11/2018

En el articulo se compara el derecho al aborto con el derecho a prostituirse, me parece una comparacion lamentable para intentar conseguir una empatia hacia el articulo.
Por otro lado, al final se puede leer: "un feminismo amplio y subversivo, lleno de sororidad y lucha emancipatoria" , aparte de mencionar varias veces al patriarcado y capitalismo....creo que no teneis muy claro cual es la lucha, cualquier opcion diferente a la abolicion total perpetuara la desigualdad de genero y este "trabajo" esclavista al que la mayoria de prostitutas se ven avocadas ya sea por situaciones familiares precarias, huir de la pobreza o de paises en guerra, abusos sexuales previos a los que han sido sometidas.....pensar un poco aunque sea de manera egoista.....os gustaria que vuestra Madre, hermana, hija o alguien de vuestro entorno fuera prostituta?
NO, porque sabeis perfectamente que no es un trabajo como cualquier otro.
Para una minoria que pueda hacerlo por voluntad propia, no podemos dar pie a esta esclavitud.
Un saludo, sigo a el salto pero esta bien que sepais todas las opiniones.

Responder
11
7
Alma Guisante 17:43 29/11/2018

Las experiencias de Nueva Zelanda, Alemania, Países Bajos y Holbeck desmienten el mito de que la legalización saca a las prostitutas de la clandestinidad yel peligro. Los datos reflejan que el único modelo que protege a las mujeres es el nórdico y que la legalización sólo protege a puteros y proxenetas.

Responder
23
11
#26840 11:22 29/11/2018

Tido lo que no sea abolición es hacerle el juego a la patronal de proxenetas, donde está metido el de España 2000

Responder
21
10

Destacadas

Industria
Nissan anuncia que se va de Barcelona y deja en el aire 23.000 empleos

La multinacional japonesa cierra su principal planta en España. El Ministerio de Industria anuncia que seguirá ofreciendo subvenciones que eviten el cierre.

Vivienda
Las ayudas al alquiler se quedan cortas y no terminan de llegar

Los grandes bancos siguen sin firmar el convenio para distribuir los microcréditos del ICO para la familias más afectadas por la crisis social y sanitaria. Mientras, en la Comunidad de Madrid las ayudas directas al alquiler se agotan en la primera semana.

8 de marzo
Testigos del informe de la Guardia Civil: “Mi declaración se ha tergiversado”
Dos de los cinco integrantes de CGT que aparecen en el informe de la Guardia Civil que culpa al Gobierno de no haber tomado medidas pese a conocer la situación de emergencia por el coronavirus aseguran que se han manipulado sus declaraciones. El sindicato estudia emprender acciones legales por lo que considera un “montaje” para desacreditar al movimiento feminista.
Migración
Helena Maleno, una vida en muchas vidas

La periodista e investigadora ha presentado Mujer de frontera. Defender el derecho a la vida no es un delito, editado por Península, un libro que nace de las luchas y resistencias compartidas con las comunidades migrantes.

Servicios públicos
‘Quiero un corazón contento’, la melodía a favor de los servicios públicos

Con el nombre Quiero un corazón contento la campaña convoca a la ciudadanía a salir el próximo sábado 30 de mayo, a las 13h, a sus balcones y ventanas.

Laboral
CNT exige al Gobierno una regulación del teletrabajo

El sindicato ha publicado una demanda que ha trasladado al Gobierno en la que piden una regulación legal del trabajo a distancia que permita su implementación de forma permanente en las empresas.

Crisis económica
Hong Kong, algo más que una ficha en la disputa de China por la hegemonía global

Los medios occidentales amplifican las protestas en Hong Kong, un “problema interno” de China que confluye con los temores del establishment a que las sociedades europeas simpaticen más con el país dirigido por Xi Jinping.

Música
Belén Gopegui pone letra a las nuevas canciones de Milagros, el grupo coral que salió de un colegio público

De empezar a cantar en clase con su profesora a participar en uno de los mayores éxitos de Rosalía, la peculiar trayectoria del grupo coral Milagros añade ahora otro capítulo destacado: las letras de sus nuevas canciones llevan la firma de la escritora Belén Gopegui.

Migración
Empadronamiento sin domicilio fijo, el negocio de un derecho que los ayuntamientos se niegan a reconocer

Las trabas burocráticas que aplican la mayoría de ayuntamientos al proceso especial de empadronamiento incumplen la normativa vigente sobre el acceso al padrón, que debe ser facilitado con independencia de la situación administrativa o habitacional de las personas que residen en cada municipio. Los impedimentos constantes han dado origen a un negocio paralelo donde se debe pagar a terceras personas por los documentos que la administración exige.

Últimas

Residencias de mayores
No tenemos perdón (ni vergüenza)
Se preparan protocolos para abrir comercios o terrazas pero, ¿para cuándo un protocolo para visitar a nuestros familiares en las residencias?
Cine
Ejercicios espirituales en una pandemia
Tres destacadas obras de creadores vascos han especulado recientemente sobre ciertas virtudes del confinamiento.
Educación pública
Las AMPAS andaluzas proponen una bateria de medidas para afrontar el curso escolar postcovid

Reducir la ratio, contratar más personal, crear los puestos de enfermería escolar y educación social, aumentar el presupuesto de los centros o restar importancia al libro de texto. Son algunas de la medidas propuestas por CODAPA, la mayor confederación de AMPAS de Andalucía, para afrontar en la autonomía el próximo curso escolar, el primera de la era postcovid.