Terrorismo
Obama, fantasía y la guerra de los drones

El antropólogo Joseba Zulaika explica, de Obama a Trump, algunas de las claves simbólicas de la política contraterrorista norteamericana, atravesada por la fantasía colosalista y machista del sueño americano.

Obama drones
Cartel en la calle denunciando el uso de drones por parte de Obama. Foto: Don McCullough
24 oct 2018 09:13

Además de sus estudios sobre la violencia de ETA y sobre la cultura vasca, Joseba Zulaika ha tratado de manera regular sobre el discurso contraterrorista norteamericano en Terror and Taboo: The Follies, Fables and Faces of Terrorism (1996), con William Douglas, y en The Self-Fulfilling Prophecy (Contraterrorismo USA. Profecía y Trampa, Alberdania, 2009). En la actualidad prepara el libro Matando desde Las Vegas: drones, fantasía y la Troya de Obama, una visión crítica sobre la política contraterrorista de Obama, a la que aplica el mismo esquema simbólico, basado en la Ilíada, de la tragedia de Itziar que ya desarrolló en Violencia vasca. De Obama a Trump, nos explica algunas de las claves simbólicas de la política contraterrorista norteamericana, atravesada por la fantasía colosalista y machista del sueño americano.

obama

En el caso de Obama y los drones, que para la mayoría son un crimen de guerra, lo más chocante y terrible es que con drones se atacan funerales, a gente que va ayudar a los que ya han sido atacados antes. Que Obama hubiera permitido aquellas políticas para mi resulta trágico, por eso le aplico a Obama el esquema de la Ilíada.

Precisamente había un imán, [Anwar-al] Awlaki, cuya captura se denominó Objetivo Troya, y al mismo tiempo cojo el tema de Troya también porque Awlaki y Obama tienen una historia paralela: sus padres vienen de África —uno de Yemen, el otro de Kenia—, y ambos estudian en universidades norteamericanas y se dedican al activismo, uno al religioso y otro al social (para Obama fue muy importante Jeremiah Wright, un pastor del profetismo de la Iglesia negra norteamericana). Awlaki era un moderado que había votado por Bush al que el Pentágono invita para hablar del Islam. Ambos se ven a si mismos como un puente entre el mundo del Islam y el mundo occidental, pero luego, tras el 11S, el contraterrorismo le lleva a Awlaki a terminar en Al Qaeda, y a Obama a cometer esas aberraciones de los drones. Es un esquema parecido al de la tragedia de Carlos y Martín, pero Obama no tiene la grandeza de Martín, de ver la humanidad de su enemigo, sino que sigue considerándolo mas bien un terrorista al nivel de lo que Agambem llama la “vida desnuda”, al nivel de los animales, en la cual matar no es homicidio ni sacrificio, los puedes matar impunemente. Lo que antes era asesinatos ahora se llama Target Killing.

Pero entonces es cuando a Obama le dieron el Premio Nobel de la Paz, justo cuando más metido estaba en la guerra de los drones, cuando ha aceptado cosas como los Signature Strikes, ataques que solo necesitan de una firma... Los militares definen enormes territorios en Pakistán o Afganistán donde cualquier hombre entre dieciséis y sesenta años que viva en ese territorio, que lleva barba, o una escopeta —ahí muchos llevan una escopeta— se convierte sin más en un objetivo. No saben ni sus nombres ni quienes son. Todos son terroristas, el Signature Strikes en sí es matar por mera asociación, por apariencias, por patrón de vida. Y Obama, en un principio no podía ni entenderlo, pero al final cede. De esos 10.000 muertos por los drones, el 90% son Signature Strikes. Pero, ¿qué es eso comparado con el millón que mató Bush en Irak? Ellos dicen que fueron 150.000, pero realmente fueron casi un millón. Obama se diría: “vamos a dejarle algo a estos… porque me tienen que reelegir”.

En la primavera del 2012, cuando lo que estaba en la balanza era la reelección de Obama para un segundo mandato, publicaron en New York Times un largo reportaje sobre involucración de Obama en las “listas de muertos”. Cada martes eran convocadas en la Casa Blanca unas 100 personas por Internet y hacían las listas de a quien matar, y el propio Obama tenía que ir casi uno por uno para dar el visto bueno. Era un asesinato en toda regla, bajo la cobertura de contraterrorismo, que hizo que gente de la izquierda, que tomó parte de la campaña de Obama, afirmara que el presidente se había convertido en un asesino.

fantasía

Precisamente uno de los capítulos del libro va a tratar sobre la fantasía. Para mi no se entiende Trump sin entender el papel central que tiene el sueño americano y su mundo de la fantasía, como el gran Gatsby [de la novela de F. Scott Fitzgerald], para el cual todo es fantasía colosal, que vive a lo grande por ser norteamericano. Lo de Trump no se explica de otra forma; tienes las realidades económicas de una clase media blanca norteamericana que se ha quedado atrasada con la globalización, sobre todo la gente con educación limitada que no ha podido adaptarse a las nuevas tecnologías, y además la gran crisis de los opiáceos [el consumo masivo de medicamentos y drogas que acorta la esperanza de vida y reduce la vida laboral]. Entonces, desde esa perspectiva, que venga un iluso como Trump diciendo que vamos a ser de nuevo grandes, pues terminas creyéndotelo. Es el poder de la fantasía y del racismo. En el fondo es una fantasía mas bien de los blancos: es supremacismo blanco, del "nosotros somos los mejores". ¿Y cómo empezó Trump? Con esa mentira infame de que Obama no era norteamericano, que había nacido en Kenia [y por tanto no podía ser elegido presidente]. Que un individuo abiertamente racista como Trump llegue a presidente es chocante y humillante para cualquier norteamericano. Para mi es el reino de la fantasía que alimenta al contraterrorismo, de una gran ignorancia que sería preciso analizar desde un aspecto psicoanalítico. Lacan decía que teníamos pasión por el amor, por el odio y por la ignorancia, porque no podemos aceptar determinadas cosas y tenemos que ignorarlas. Supone una ignorancia apasionada, buscada y necesaria. El contraterrorismo norteamericano se basa en esa enorme ignorancia: una ignorancia de las culturas, los idiomas y las subjetividades de los supuestos terroristas. No quieren saber, hay que tabuizarlos. No se puede hablar con ellos y no se puede verlos, y desde esa ignorancia fantaseas que son unos monstruos, por lo que solo queda matarlos. Es el terreno de la pura fantasía. Por otra parte, los militares saben que con los drones ellos mismos están produciendo más terrorismo, y lo reconocen. Es una ignorancia deliberada, pero se dicen: “¿qué otra cosa podemos hacer?”.

En este sentido, resulta doblemente patética la situación norteamericana bajo Trump. Los medios de comunicación, los jueces, las fuerzas progresistas, las mujeres, incluso los niños de instituto se están rebelando. En los procesos históricos de poder y contrapoder nunca sabes lo que puede ocurrir; puedes pensar en buena medida que Trump ha venido a causa de Obama, la gente votó a un presidente negro pero todas las fuerzas racistas se rebelaron… 

Soy muy crítico con Obama por haber permitido los drones, pero Trump está multiplicando lo que hizo Obama. Obama, siendo de izquierdas y no creyendo los dogmas del contraterrorismo, se dejó llevar, pienso que, en parte, como una compensación por las guerras que no iba a acometer como Bush. Se dijo: “no voy a matar a medio millón como en la guerra de Irak pero les voy a dejar que maten a 10.000 con los drones”. Aun así hay que criticar a la izquierda, pues los demócratas tenían que haber contestado esas políticas y no lo hicieron. No estuvieron a la altura. Sanders sí que lo estaba, pero su propio partido lo volteó.

patriarcado

Por otra parte, es fundamental ser conscientes de que todo este militarismo norteamericano, en el fondo, está estrechamente unido al patriarcalismo. Al individuo que lleva su arma como si fuera su pene, tan asociado al machismo. Estoy escribiendo desde cerca de Las Vegas, donde la gran industria militar tiene su base, en el desierto de Nevada, territorio tan grande como Bélgica, justo al lado de la gran puta de Las Vegas. Siempre hay esta asociación entre el cuartel y la casa de putas. En el fondo es un infantilismo fantasioso, asociado al machismo, que resulta ridículo pero que se ha apoderado del mundo militar y del mundo político. La mujer está mejor posicionada para liberarnos de estas fantasías militaristas y machistas.

Rey Obama
Felipe VI y Obama frente al 'Guernica' en el Museo Reina Sofía. Foto: Casa Real
obama y el guernica
Obama ha pasado sus vacaciones en España. Convertido en turista VIP visitó en junio el Museo Reina Sofía. Su cicerone fue el rey Felipe VI, que le mostró el Guernica de Picasso. Felipe VI anotó en el libro sobre el Guernica que regaló a Obama: "Para el presidente Obama, como testimonio de mi amistad y afecto y en recuerdo de nuestra visita juntos al Guernica, un icono eterno del arte más universal". Probablemente, el ejecutor de la guerra de los drones no se disculpó ante el pueblo japonés por Hiroshima, sin embargo, suponemos que sí se conmovió ante el testimonio del horror de la villa vasca bombardea por los nazis de la Legión Cóndor… Es lo que tiene un “icono eterno” y el ambiguo relato que construye el ala izquierda del imperialismo norteamericano.

Relacionadas

Terrorismo
La verdad verdadera sobre ETA
El encuentro cultural Tiempo de contar: Literatura, televisión y cine ante el terrorismo, patrocinado por la Fundación Centro Nacional para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, tiene como objetivo “alentar narrativas veraces”. Y para andamiar el relato artístico correcto han prescindido de ponentes euskaldunes y de abordar el terrorismo de Estado.
Memoria histórica
¡Amnesia y libertad!

Llamar terrorista a alguien por haber militado contra el franquismo, incluso en los grupos que postulaban el tácticamente discutible empleo de la violencia para derribarlo, puede ser un desahogo de barra de bar pero parece un argumento poco sólido si procede de alguien a quien se le supone una solvente formación académica.

Extrema derecha
Cuando los nazis no parecen nazis

Lo acontecido en Hanau ha hecho sonar las alarmas de manera repentina, pero la cuestión viene de lejos: el racismo continuado y normalizado en una sociedad que mira para otro lado.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Los gigantes de la alimentación se embolsan 18.000 millones mientras el hambre se extiende por el covid-19

Las hambrunas provocadas por la pandemia pueden provocar más muertos que el propio virus, según un informe de Oxfam. Mientras, las mayores empresas de alimentación y bebidas reparten 18.000 millones de euros en dividendos a sus accionistas.

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Coronavirus
Las redes vecinales desmontan en Cibeles el mito de Almeida: “Los servicios sociales no cogen el teléfono”

Las redes vecinales exigen frente al Ayuntamiento que el alcalde Martínez-Almeida garantice la alimentación de las 50.000 personas atendidas por las despensas solidarias. Ante la falta de apoyo institucional y el desgaste de estas iniciativas de apoyo mutuo, miles de personas podrían quedarse este verano "varadas en tierra de nadie, sin recursos para alimentarse”.

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos
El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.
Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Islas Canarias
Contra el hotel de La Tejita y su mundo (II): tierras arrasadas

En contraposición a lo que nos cuentan en el telediario acerca de las virtudes del turismo, los datos son demoledores: las zonas turísticas coinciden exactamente con las zonas con mayor índice de pobreza extrema no solo de Tenerife, sino de todo el Estado español.

Vivienda
Demanda del Sindicato de Inquilinas contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.