Crisis climática
Movilizaciones estudiantiles por el clima: 15M Climático

Decenas de miles de voces en toda España, la mayoría muy jóvenes, gritaron a coro "No hay planeta B" el pasado 15 de marzo. La huelga internacional por el clima, el llamado "15M climático", se convirtió en un día histórico para el ecologismo, protagonizado por la última generación capaz de cambiar el rumbo y de poner fin a este sistema ecocida. Una crónica para Saltamontes, de la mano de Laura Laguna, activista en La Ecoaldea UCM y la Red Ecofeminista.

15M Climático
Protesta en Madrid para exigir medidas contra el Cambio Climático
Activista en La Ecoaldea UCM y la Red Ecofeminista
21 mar 2019 10:01

Decenas de miles de voces en toda España, la mayoría muy jóvenes, gritaron a coro "No hay planeta B" el pasado 15 de marzo. La huelga internacional por el clima, el llamado "15M climático", se convirtió en un día histórico para el ecologismo, protagonizado por la última generación capaz de cambiar el rumbo, de poner fin a este sistema ecocida que les hace temer por su futuro. En Madrid unxs 9.000 jóvenes marcharon desde la Plaza del Sol hasta el Congreso de los Diputados, poniendo en la agenda pública la necesidad de actuar frente a la gravedad de las consecuencias del cambio climático y llamando a los gobiernos a salir de su estado de letargo. Lo que se vivió en todo el mundo fue un auténtico despertar.

Un relato necesario: Greta Thumberg

El origen de las movilizaciones estudiantiles por el clima está en Greta Thunberg, la chica sueca de dieciséis años que, con su franqueza y seriedad, ha sido capaz de sacudir las conciencias de tantas personas. Greta decidió comenzar a hacer huelga todos los viernes porque, como ella misma dice, ¿de qué sirve estudiar si no hay futuro? Esto rápidamente tomó la forma de un movimiento social internacional en expansión, con un fuerte sentimiento de identidad recogido en el nombre Youth For Climate (en España Juventud Por el Clima), bajo la campaña Fridays For Future. En la charla Ted que dio en Estocolmo, Greta explica con una lucidez conmovedora que cuando con 8 años supo de la gravedad del cambio climático, esperaba que en los periódicos, en la televisión, en la radio, no se hablase de otra cosa pero, desde luego, este no era el caso.

La inacción de los gobiernos y la falta de concienciación de las sociedades, especialmente de las pertenecientes al Norte global, nos han llevado a la situación de emergencia climática actual, en la que la acción del ser humano provoca la extinción de 150 especies cada día y nos adentra en la sexta gran extinción. "Que no, que no, que no nos queda tiempo" gritaban lxs jóvenes en las manifestaciones que se convocaron en 60 ciudades del estado español.

Durante más de cuatro décadas científicxs y ecologistas han avisado de múltiples maneras de las consecuencias de nuestro modelo industrializado, pero el tecno-optimismo ha sido acogido en el seno de la sociedad con una inusitada ingenuidad. Los polos se derriten, sí, pero la tecnología nos salvará. Nuestro planeta no puede seguir soportando nuestras actividades extractivistas, pero podemos colonizar otro. Resulta irónico que ante una actitud tan infantil, alentada por los negacionistas más influyentes como el presidente Donald Trump, hayan sido las generaciones más jóvenes las encargadas de aportar madurez al asunto. Greta dice que ya no es momento para la esperanza de los discursos optimistas; a estas alturas solo cabe la acción.

Green New Deal: la moderación de las políticas públicas frente al inminente colapso

Los partidos políticos de nuestro país están inmersos en el juego de la campaña electoral que condiciona su discurso, moderándolo respecto a las políticas medioambientales. ¿Es suficiente seguir girando en torno al concepto de "desarrollo sostenible"? ¿Es justo tecnologizar las soluciones, sabiendo que el acceso a la tecnología tiene un fuerte componente de clase? ¿La organización territorial responde a intereses ecosociales o económicos? ¿Podemos pedir al mundo rural que sea resiliente mientras el modelo de ciudad sigue imponiéndose? ¿Es posible atacar a la raíz de los problemas ahondando en los hábitos de consumo de la población sin repensar los modelos de producción?

Algunos ciclos naturales ya se han modificado de manera profunda y el resto va por el mismo camino. Las acciones requeridas para solventar estas problemáticas deben ser ambiciosas y de carácter global. Las medidas que, sin embargo, propone El Green New Deal tienen un trasfondo demasiado moderado para estar a la altura de los retos de nuestro siglo. Marcos Rivero analiza esta cuestión desde una perspectiva radical, proponiendo un enfoque ecosocial más cercano al pensamiento de Jorge Riechmann, quien afirma que "para hacer frente al calentamiento global necesitamos salir a toda prisa del capitalismo salvaje en el que hoy nos movemos." En este aspecto, es mucho lo que los movimientos sociales pueden aportar, puesto que sin la constricción de lo "políticamente posible", son capaces de realizar críticas profundas y propuestas radicales.

En este marco de falta de respuesta política, surgió Extinction Rebellion, un movimiento que llama a la desobediencia civil no violenta para visibilizar sus tres demandas: verdad, acción y democracia. No es de sorprender que en las movilizaciones estudiantiles por el clima se haya oído el lema "Extinción o rebelión", que manifiesta la existencia de dos únicas opciones.

Ecofeminismo: el punto de intersección de las luchas ecosociales

Tras la huelga del 8M, ya nadie puede negar que el feminismo ha cruzado los límites del pensamiento crítico minoritario para pasar a formar parte del ideario colectivo. Es la teoría feminista interseccional la que puso de relieve cómo los distintos sistemas de opresión/dominación operan conjuntamente, de manera que la vulnerabilidad de una persona depende de factores como el sexo, el género, la etnia, la clase, la diversidad sexual o funcional. Podría parecer que las demandas de lxs movimientos estudiantiles por el clima no se vinculan con el resto demandas sociales, pero lo cierto es que el ecofeminismo arroja mucha luz en este sentido. Alicia Puleo y Angélica Velasco, señalan que todos los sistemas de opresión actúan bajo la misma lógica, "la lógica de la dominación" y es por esto que necesitamos una mirada holística para combatirlos.

El medioambiente es una cuestión feminista por diversos motivos, entre los que destaca la mayor vulnerabilidad de las mujeres ante los efectos del cambio climático tanto por factores biológicos (composición corporal, sistema endocrino) como sociales (división sexual del trabajo, feminización de la pobreza). Pero las mujeres no son solo las principales víctimas del cambio climático, también han sido históricamente las que más lo han combatido. Ecologismo y feminismo poseen un verdadero carácter emancipador con potencial para retroalimentarse.
La juventud, la misma que se está movilizando para defender la naturaleza, es también la generación que ha incorporado el feminismo en su cotidianeidad. ¿Es posible que avancemos de un 8M y un 15M separados en compartimentos estancos a una revolución ecosocial que ponga en el centro la vida como demanda común? La defensa de la vida es precisamente el punto de convergencia entre todas las demandas ecosociales. Como dice Yayo Herrero "debemos construir sociedades que pongan la vida en el centro, que sitúen el mantenimiento de vidas que merecen la pena ser vividas como objetivo central de la economía y de la política."

El futuro de las movilizaciones estudiantiles por el clima requiere aún cierta planificación estratégica, junto al establecimiento de alianzas con organizaciones, grupos de investigación, pensadorxs y diversos colectivos, pero parece que, indefectiblemente, deberá ir ligado a un enfoque ecofeminista, capaz de generar políticas radicales y calar en la opinión pública. Asimismo, mientras las vías institucionales sigan siendo insuficientes, la sociedad civil tiene la obligación de organizarse, de recuperar la inteligencia colectiva a través de relaciones comunitarias basadas en el respeto a la vida y la justicia social.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Tribuna
Reinicio: un modelo ecológico tras la crisis del coronavirus

En el caso del covid19 ha habido una “alarmante inacción” de semanas. En el de la emergencia climática se trata de una alarmante inacción de años que no puede esperar más.

Coronavirus
Un cierto sentido de orden

El SARS-CoV-2 ha venido a acabar definitivamente con esa ficción de control. De repente, las fronteras entre mundo natural y mundo social ya no parecen tan claras.

0 Comentarios
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
La UE observa impotente el giro autoritario en los países del Este

El primer ministro húngaro, Víktor Orban, se ha otorgado poderes casi absolutos para combatir la emergencia sanitaria continuando con su tendencia autoritaria, sin que Bruselas ni el Partido Popular Europeo, del que forma parte, tomen medidas. El apoyo del PP español ha resultado clave para que el coronagolpe de Orban no tenga consecuencias.

Coronavirus
Póliz (CGT): “Tememos que los nuevos Pactos de la Moncloa sirvan para eliminar derechos laborales y sociales”

El secretario general de la Confederación General del Trabajo denuncia que las medidas tomadas hasta ahora repercuten en el bolsillo de la clase trabajadora y reclama una renta básica como solución inmediata a la crisis abierta por el coronavirus.

Comunidad El Salto
Carta a nuestras lectoras
Cada día nos leéis más gente y eso es muy importante para nosotras pero, ahora más que nunca, necesitamos que des el salto.
Coronavirus
Muchos clientes, poca empatía

Las empleadas de los supermercados denuncian la falta de compromiso en los consumidores ante los protocolos contra el covid-19.

Coronavirus
Rafael Correa: “Pagar ahora las deudas externas significa perder vidas”

Líderes políticos de Latinoamérica como Dilma Rousseff, Jorge Taiana, Gustavo Petro, Camila Vallejo, Maximiliano Reyes, Álvaro García Linera y Rafael Correa exigen la condonación y reestructuración de las deudas externas para luchar contra el Covid-19

Series
Vuelve ‘The Good Fight’, la serie que nació para combatir a Donald Trump
‘The Good Fight’ usa tramas aparentemente sencillas y un tono amable para atraer al espectador medio y convencerlo en su activismo antiTrump.
Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
La era está pariendo un corazón. Es la hora de la renta básica

La renta básica garantiza unas condiciones materiales de vida digna y constituye un fondo de resistencia frente a la explotación laboral. Pero también atesora otra virtud, fundamental en este momento: es una medida estructural que ayuda a la transición emancipatoria hacia otro modelo de sociedad.

Últimas

Literatura
Un paseo con Las Sin Sombrero por Madrid

Domingo, un grupo de mujeres recorre las calles de Madrid siguiendo el rastro de aquellas que cambiaron la historia.

Coronavirus
Crónica de un confinamiento valenciano

Solo al principio se nos permitió reflexionar, hasta cierto punto, sobre la gravedad del asunto. La segunda fase fueron los reproches, las maldiciones y las culpas individuales e individualizadas. Después las calles se vaciaron y la enfermedad se extendió, y con ello el sentimiento generalizado de que, aunque podríamos estar peor, estamos mal.

Migración
El Alan Kurdi rescata a 150 personas en el Mediterráneo central y busca puerto seguro

Los gobiernos de Italia y Malta se niegan verbalmente a permitir el desembarco del buque humanitario que apela ahora a Alemania, su Estado de bandera.

Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”
Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.
Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.