Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus y naturaleza
La falta de trabajos municipales de jardinería comienza a mostrasrse en algunas de las calles de Madrid. Álvaro Minguito
2 abr 2020 04:20

Ocurre un fenómeno en la naturaleza de una curiosidad fascinante. Los girasoles, que normalmente orbitan buscando la luz del sol, en días nublados, en lugar de apagarse y marchitarse, se miran unos a otros buscando la energía de sus iguales. Como los girasoles en días nublados, estos días de confinamiento están haciendo que nosotros, los seres humanos, nos miremos unos a otros buscando la energía que necesitamos para sobrellevar este momento.

Hablar de la esperanza, estos días, no es sencillo. En la montaña rusa de emociones que todos vivimos desde que se decretó el Estado de alarma, la esperanza parece ocupar poco espacio. El miedo, la incertidumbre, la tristeza o la preocupación son los grandes protagonistas de este momento. Y cómo no serlo. La situación no es fácil de digerir: las noticias, el aislamiento y el no saber hasta cuándo durará y que pasará después son ahora mismo nuestros compañeros de viaje. Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Sin pretender caer en la frivolidad ni pecar de optimismo, quizás sí que sea necesario, al menos para la que escribe, hacer una alegoría sobre la esperanza. Como decía Frida Kahlo, “Árbol de la esperanza, mantente firme”. Más ahora. No ya la esperanza de superar esta crisis, que lo haremos, sino esa esperanza que se vive diariamente y que nos permite tomar un respiro.

Se escucha mucho que esta crisis provocada por la irrupción del Covid-19 será la ocasión para abrir nuevas ventanas de oportunidad. Desde teorías fatalistas, que señalan la posible expansión del fascismo social y, por ende, el auge y legitimidad de la extrema derecha y de gobiernos autoritarios; hasta aquellas, optimistas, que teorizan sobre la posibilidad de un cambio tal que derribe los pilares del sistema capitalista, viene ocurriendo en estos días de confinamiento, un hecho medianamente humilde, o que quizás no lo es tanto por lo que supondrá: el retorno del apoyo mutuo. Se preguntaba Kropotkin en su libro, El apoyo mutuo. Un factor de la evolución, “¿Quiénes son más aptos, aquellos que constantemente luchan entre sí o, por lo contrario, aquellos que se apoyan entre sí?”.

Décadas de neoliberalismo e individualismo nos han convencido de que la supervivencia del ser humano viene de la “lucha constante”, entiéndase esta de forma metafórica. El paradigma neoliberal, el marco de pensamiento en el que los ciudadanos nos manejamos parecían habernos convertidos en entes autónomos (con)viviendo en una sociedad dónde sobrevive el más fuerte, el más capacitado.

Ha tenido que pararse el mundo para que el apoyo mutuo, ahora mostrado en unos aplausos que resuenan en ventanas y balcones, todos los días a las ocho de la tarde, nos recuerde que no estamos solos y que necesitamos a los demás. No es un acto baladí salir a aplaudir en estos duros días. Es un reflejo del sentimiento de comunidad, que creíamos enterrado bajo décadas de políticas neoliberales e individualistas. Salir cada tarde a ventanas y balcones en este contexto, en el que el pesar, la tristeza y la incertidumbre se han apropiado de nuestras mentes, no requiere poco esfuerzo. Lo que empezó siendo una muestra de apoyo a sanitarios, limpiadoras, cajeras, reponedores, transportistas, agricultores y a todos aquellos, siempre olvidados, y que hoy se evidencian como fundamentales para el funcionamiento de la vida, ha pasado a ser el sonido de “No estamos solos”.

Cuando esto acabe habrá que replantearse muchos asuntos, entre ellos, sin duda, la forma de relacionarnos. Se necesitará, sin duda, mucha justicia social y reflexión individual y colectiva. Pero hay algo que ya estamos haciendo y que quedará impregnado en la memoria colectiva. Cada día, a las ocho de la tarde, recordaremos que no hemos estado solos, que nos necesitamos. Y quizás, esos breves minutos de aplausos que rompen el silencio de nuestro mundo parado, sean el primer acicate del individualismo. Ahora somos girasoles en días nublados. Pero las nubes pasarán. Lo que venga después solo dependerá de nosotros.

Relacionadas

Migración
Mediterráneo: La ola del colapso económico y moral

Entre 1993 y septiembre de 2018 la organización UNITED (red europea contra el nacionalismo, racismo, fascismo y para el apoyo a inmigrantes y refugiados) reportaba más de 35 mil muertes documentadas de personas refugiadas y migrantes.

Coronavirus
“Imaxina xogarte a vida pescando por menos de 900 euros”
Tras unha baixada xeral nos prezos do peixe, representantes e traballadores do conxunto do Estado denuncian a insuficiencia das axudas nun sector xa precarizado.
Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

0 Comentarios

Destacadas

La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Tortura
Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

El caso de Pérez de los Cobos no es peculiar, ni una excepción en la Benemérita. En los 176 años del cuerpo, las prácticas de torturas, asesinatos y corruptelas han estado presentes.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Renta básica
No es un debate sencillo, pero el miedo y la contención no son el camino

Fueron muchas las llamadas que recibimos ayer de amigos y amigas preguntando si podrían acceder al ingreso mínimo vital. Lamentablemente, en la totalidad de ellas la respuesta fue la misma. No podéis acceder. Aunque lleves desde febrero sin curro, el año pasado tuviste un empleo de 900€ al mes y, por lo tanto, no podrás acceder.

Evasión fiscal
Francia rectifica su veto a las empresas con sedes en paraísos fiscales

Los contribuyentes, llamados una vez más a participar, tendrán que financiar las ayudas públicas a las empresas afectadas por la crisis de covid-19. Pero, ¿beneficiarán estas ayudas concedidas en forma de préstamos garantizados, aplazamiento de las cotizaciones o ERTE a las grandes empresas con filiales en paraísos fiscales y que no tributan en Francia? ¿A las que, a pesar de todo, siguen pagando dividendos a sus accionistas?

América Latina
Argentina: el milagro de la vida en las periferias urbanas

La autoorgonización y la ayuda mutua en las villas miserias argentinas florece sobre un importante tejido social de décadas de experiencia. Una nueva entrega de “Movimientos en la pandemia” por parte del periodista y analista Raúl Zibechi.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.