Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

24 ago 2019 18:09

Más de 15.000 personas, según las entidades organizadoras, unieron las localidades fronterizas de Hendaya e Irún en la manifestación principal realizada en el marco de la contracumbre que tuvo lugar en la última semana en oposición a la cumbre del G7 que reúne a siete de los presidentes más influyentes del mundo en la ciudad de Biarritz, Francia.

El multitudinario y colorido encuentro recorrió la distancia entre el Bulevar de la Bahía de Txingudi, en Hendaya, hasta el Centro de Congresos FICOBA, de Irún, donde desde el escenario de destacó la importancia de seguir propiciando estos encuentros para hacer sentir la voz de las personas excluidas frente a los discursos del poder.

G7 en Biarritz IX

“Nos movilizamos cara a un G7 dividido, del cual no surgirá nada. A pesar de mantener un discurso que dice incluir la lucha contra las desigualdades, la cumbre del G7 es y será el estandarte de políticas neoliberales y autoritarias. El G7 lleva a cabo políticas que han aumentado las desigualdades sociales, han reforzado las divisiones y las dominaciones basadas en el racismo y el patriarcado, han colonizado continentes, esquilmado sus recursos naturales a la vez que se levantan muros y se impide la libre circulación de las personas migrantes pobres, han organizado la industrialización de la agricultura, se potencia la industria armamentística, han acelerado la crisis medioambiental, los desarreglos climáticos y la pérdida de la biodiversidad”, destacaron las organizaciones en el documento final.

G7 en Biarritz VI

En ese marco, las organizaciones destacaron su intención de mostrar “que es posible resistir al sistema que destruye las bases de la humanidad” y que esto puede hacerse “desde los territorios y las comunidades que priorizan la cooperación ante la competición, los bienes comunes y los derechos humanos ante los beneficios privados”.

“Nuestras alternativas construyen territorios más unidos, solidarios, y mejor equipados para defendernos ante la mercantilización de nuestras sociedades y nuestras vidas, para hacer frente a la deslocalización, la competitividad de pueblos y personas, a la destrucción de la naturaleza de las culturas populares. De esta manera desarrollamos una mayor capacidad de recuperación ante la crisis importantes y colapsos futuros”, señalaron.

Si algo ha destacado en estos días de la circulación en la frontera ha sido la tranquilidad. La única anomalía en el respirar diario de la zona ha sido el fuerte dispositivo policial que comprendió medios y efectivos por tierra, mar y aire. Ni colas de coches, ni caos en el tráfico, ni atascos.
La temida (y más que nada, anunciada y divulgada) presencia de radicales antisistema o grupos de choque se ha reducido a alguna confrontación puntual que ha terminado por desactivar el discurso que desde el Estado se intentó imponer de que la zona de Irún-Hendaya podía convertirse en estos días en un escenario de auténtica guerra. Cualquier vinculación con hechos violentos que pudieran sucederse no deberían, en consecuencia, relacionarse con la contracumbre recién celebrada.

G7 en Biarritz VII

“Normalmente para estas fechas hay mayor circulación de coches”, contaba la empleada de uno de los bares ubicados a pie del puente que atraviesa el río Bidasoa. Sin embargo, ese factor se ha visto recompensado por un aumento de afluencia de gente, las asistentes a la contracumbre, que se han movido entre el Ficoba y otras zonas de encuentro situadas del lado francés de la frontera.

G7 en Biarritz IV

Feminismo, medios de comunicación alternativos, soberanía alimentaria, migraciones y autodeterminación de los pueblos fueron algunas de las muchas temáticas abordadas en estos días en el recinto ferial más importante de Irún. Ahora solo restan las acciones que tendrán lugar el domingo, “en protesta contra la prohibición de manifestación y las restricciones a los derechos civiles fundamentales impuestas por el gobierno”, reclamaron en un claro señalamiento a las denominadas zonas “roja” y “azul”, dos espacios de seguridad creados especialmente para la protección de los representantes políticos reunidos en Biarritz, entre los que destacan la presencia de la canciller alemana Ángela Merkel, el presidente estadounidense Donald Trump, o el mandatario francés, Emmanuel Macron.

Relacionadas

G-7
Crónica de un esperpento anunciado

Mientras personajes como Angela Merkel, Emmanuel Macron o Donald Trump tomaban parte de fastuosas celebraciones y paseos en una escapada estival, las acciones de los movimientos anticapitalistas se han centrado en dispersas respuestas donde la represión policial atacaba fuertemente.

G-7
La oportunidad perdida del G7

Biarritz ha sido escenario de la cumbre del G7 este fin de semana, en la que las siete mayores potencias mundiales se han reunido para discutir sobre diversos temas de la actualidad geopolítica mundial.

Movimiento antiglobalización
Más de 14.000 efectivos policiales, dificultades a la prensa y detenciones aleatorias en el G7

Hasta 88 personas han sido detenidas por protestar ante la cumbre del G7 en Biarritz. La cita de los altos mandatarios mundiales ha sido respondida por la contracumbre con un grito por el salvamento del planeta y la lucha contra la desigualdad.

6 Comentarios
#38873 11:34 29/8/2019

"El pacifismo allana el terreno a la violencia del Estado"

Responder
0
0
elxavi 8:49 27/8/2019

y que pasa ahora? solo los movimientos pacificos tienen razon de ser. que yo sepa los grandes movimientos sociales que cambiaron y cambian las cosas (honkong) se hicieron con violencia y sufrimiento,no cantando detras de una pancarta

Responder
1
2
#38874 11:36 29/8/2019

En serio pones a Hong Kong de ejemplo? Hasta el G7 a apoyado las movilizaciones de Hong Kong.. por algo será. Abajo el capital y arriba la autodefensa. Pacifistas cómplices.

Responder
0
0
#38817 16:30 27/8/2019

Los cambios suceden gracias a la cultura y a consensos sociales masivos. La violencia no es garantía más que de sufrimiento propio y ajeno y de autoritarismos.

Responder
0
0
#38875 11:39 29/8/2019

Llamas violencia a protestar pero un desahucio, dormir en la calle, no tener para comer.. Eso no es violencia no? Autodefensa, borroka da bide bakarra!

Responder
0
0
#38766 22:16 25/8/2019

Esto es lo unico que teneis que decir del G7? Las protestas
siguen!

Responder
3
0

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
Pobreza
Aprobado el ingreso mínimo vital

Esta mañana el Consejo de Ministros ha aprobado el ingreso mínimo vital, una medida que ha sido objeto de polémica en las últimas semanas mientras miles de familias sin recursos estaban pendientes de su implementación.

Laboral
La marcha de Nissan, una estrategia previa que la pandemia aceleró

La multinacional japonesa automovilística anunció el pasado jueves 28 de mayo el cierre de su principal planta en España. Dejarán en la calle a más de 20.000 personas para continuar así un camino que estaba ya marcado antes de la llegada del virus.

Coronavirus
Médicos y enfermeros niegan que Madrid esté haciendo nuevas contrataciones

A pesar de los reiterados anuncios de Díaz Ayuso y de los responsables sanitarios, los profesionales insisten en que se trata solo de anuncios publicitarios, carentes de cualquier concreción. Niegan que a día de hoy haya nuevas contrataciones, salvo las que realizan para cubrir bajas por enfermedad y por vacaciones


Estados Unidos
Trump amenaza con mano dura en respuesta a los disturbios de Mineápolis

El presidente estadounidense acusa al alcalde de Mineápolis de debilidad tras el incendio de instalaciones policiales de la ciudad, y anuncia que mandará al ejército si continúan los disturbios.  

Coronavirus
Pastora Filigrana: “El cambio de modelo tras el coronavirus no va a ser una elección sino una necesidad”

Pastora Filigrana es abogada, feminista y sindicalista gitana, aunque lo que funciona ahí como un adjetivo para ella es lo sustancial. Aprendió qué es la conciencia de clase de sus abuelas y derecho laboral en el SAT. La crisis dejó en cola de impresión un libro en el que sostiene que las prácticas anticapitalistas del pueblo gitano le han costado su persecución.


Educación
Monitores de educación especial denuncian que llevan dos meses sin cobrar

El personal técnico de integración social (PTIS) de Andalucía lleva reclamando la mejora de sus condiciones laborales desde que parte del servicio fuera externalizado. Ahora, además, han tenido que reclamar el cobro de sus nóminas. 

Crisis climática
La crisis climática provoca bosques más jóvenes y con mayor mortalidad

Un estudio publicado en la revista Science certifica profundos cambios en los bosques de todo el planeta provocados por la acción del ser humano, un proceso que derivará en una reducción aún mayor de la cubierta arbórea global.


Últimas

Comunicación
La pandemia de los globos sonda

Ante la necesidad de tomar decisiones rápidas y el miedo de que sean polémicas o impopulares, en la prensa proliferan encabezados del tipo “el Gobierno se plantea”, una técnica de comunicación política que recibe el nombre de “globo sonda”. ¿Qué son, hacia dónde vuelan y cómo pueden explotar?

Ecología
El último cartucho

Alicia Ramos nos trae unas líneas con aroma a pólvora y barrancos tinerfeños. Una reflexión muy personal sobre la caza a partir de un concepto novedoso que es casi un oxímoron (o que al menos suena muy raro): la munición ecológica.

Tecnopolítica
Zoombificados
La extensión de la actividad docente on line al próximo curso ha generado un debate, que puede servir de coartada para ocultar los acuciantes problemas a los que debemos hacer frente