La campaña por la objeción fiscal en la CAV suma ya más adhesiones que en 2017

Una de las novedades en la campaña contra el pago de impuestos destinados al gasto militar de este año es un taller para que los y las interesadas puedan hacer la declaración por sí mismas

Objecion fiscal bilbao
Un activista del KEM-MOC ayuda a hacer la objecion fiscal en la ofician de Bilbao (c/Fika 4) Kem-Moc

publicado
2018-06-06 18:47:00

El número de personas que hacen objeción fiscal al gasto militar crece cada año en Euskadi. La plataforma Eragozpen Fiskala-Objeción Fiscal ha contabilizado al menos tantas declaraciones desobedientes como el año pasado cuando queda prácticamente un mes para que acabe el plazo de Hacienda para recibir la declaración de la renta. Este es el tercer año que habilitan oficinas en las tres capitales vascas para ayudar a las personas a no colaborar con sus impuestos al gasto militar del Estado.

“A mí me recuerda a las permanencias, de cuando la insumisión”, cuenta Idoia Aldazabal sobre su experiencia en la oficina de Bilbao. Entonces, el movimiento antimilitarista estaba volcado en acabar con el servicio militar obligatorio. Los insumisos se negaban a realizarlo desobedeciendo las leyes. Durante un día o dos a la semana, se reunían en un local para compartir sus dudas, charlar con otras personas sobre desobediencia civil, darse apoyo, etc. “Es una forma de hacer política, en un sentido de acompañamiento, de acogida”, aclara esta activista.

Industria armamentística
Arcadi Oliveres: “La izquierda no se ha planteado parar el desmadre de la industria de la guerra”
Arcadi Oliveres habla de la industria armamentística durante su visita a Bilbao para dar comienzo a la campaña por la objeción fiscal al gasto militar

“Trabajamos desde la acción directa no-violenta”, explica Arrate Vivar, que también forma parte del movimiento objetor de conciencia. Vivar aclara que una vez superada la lucha por suprimir la mili, el antimilitarismo pudo dedicar más energía a otras vías para acabar con los ejércitos, en este caso atacando los presupuestos. La ley no contempla la objeción fiscal, es alegal, es decir, una declaración irregular pero no ilegal. “Es una de las pocas vías que nos quedan para protestar”, dice Vivar en referencia al retroceso de los derechos civiles y políticos debido a la Ley Mordaza.

El año pasado se desviaron hasta 100.000 euros para proyectos sociales a través de la objeción fiscal. La cifra todavía está lejos de los casi 20.000 millones de gasto militar previstos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del Partido Popular. No obstante, cada vez más personas se rebelan ante esta situación.

Gasto militar
Guía rápida para no pagar con tus impuestos el gasto militar

¿Qué es eso de la objeción fiscal? ¿Estoy cometiendo algo ilegal? Si no quieres que tus impuestos vayan a financiar los 20.000 millones de presupuesto del Ministerio de Defensa te enseñamos cómo hacerlo en cuatro pasos

Este año al menos dos personas están preparando las declaraciones los fines de semana en la oficina, y ya tienen prácticamente todos los huecos cubiertos hasta el final de junio. “Estamos como quien dice muriendo de éxito”, bromea Miguel Martínez, también activista del KEM-MOC. Para el año que viene uno de los retos de la campaña es gestionar la ayuda para todas las personas que se han acercado.

En este sentido, por primera vez este año se llevó a cabo un taller en el que los participantes, con la ayuda de una persona, hicieron su propia declaración de la renta con objeción fiscal. “Así es más empoderante y más participativo”, explica Martínez, que apunta a que el objetivo es que las personas sean capaces de objetar autónomamente, para liberar la oficina y que pueda entrar gente nueva. “Si en el futuro 10.000 personas hacen objeción fiscal en Euskadi y acabamos con los ejércitos, no podremos atender a todas”, contempla en una suposición utópica.

0 Comentarios

Destacadas

Melilla
Colectivos recuerdan la ilegalidad de las devoluciones en caliente tras la muerte de una persona en un salto a la valla de Melilla

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía pide coherencia al Gobierno de Pedro Sánchez y recuerda que las devoluciones en caliente son ilegales tras la entrada de 200 personas en un salto a la valle. La Delegación de Gobierno asegura que la muerte se produjo por una parada cardiorespiratoria.

Argentina
[Exclusiva] Habla el exrepresor Scilingo: “Estar preso es muy llevadero”
Tras dos décadas de silencio, El Salto entrevista en exclusiva a Adolfo Scilingo, el exrepresor argentino que destapó en 1995 los Vuelos de la Muerte.
Violencia policial
Mujeres y ‘whistleblowers’: el derecho a violar de los infiltrados policiales
En Reino Unido, policías encubiertos establecieron relaciones con mujeres a las que luego abandonaron sin dar ninguna explicación.
Pensamiento
Emmanuel Rodríguez: “La clase media es el pueblo del Estado, el problema es que eso anula la política”

La configuración de los Estados como centros de concentración de poder entró en crisis en el último tercio del siglo XX. Muy avanzado el siglo XXI, el ensayista Emmanuel Rodríguez aborda el problema del Estado y la imposibilidad de una revolución con las mimbres de las experiencias históricas.

Arabia Saudí
Nuestro “amigo” Mohammed Bin Salman

La arrogancia y los métodos de Mohammed bin Salman pueden ser el detonante de una crisis sin precedentes en Oriente Medio... o de su propia defenestración.

Últimas

Opinión
Día por la Despatologización de la Transexualidad: transitar para ganar todas
Aún con varias leyes en diferentes puntos del trámite parlamentario, los movimientos por los derechos de las personas trans tienen todavía mucho por hacer.
Libertades
Mil maneras de ser personas trans

En Construcciones identitarias. Work in progress la fotógrafa y activista Mar C. Llop reflexiona sobre la diversidad de relaciones, tránsitos y experiencias que implica la vivencia trans.

Movilidad
Una Liga de Apartinetes se propone combatir los patinetes que impiden el paso en las aceras de Madrid
Esos patinetes que impiden el paso a sillas y carritos o le hacen la vida más difícil a las personas ciegas tienen un enemigo: la Liga de los Apartinetes.
Madrid
Malasaña: un bar por cada 50 habitantes y otras historias de la gentrificación

Vecinos de Malasaña denuncian que el barrio ha entrado en una espiral de degradación que parece imparable, salvo que las autoridades tomen medidas enérgicas y con carácter urgente. El Salto ha hablado con algunos, que pintan un escenario de franca decadencia para el emblemático barrio madrileño.