Feminismo poscolonial
Lucrecia Masson: “Hay muchas resistencias a reconocer que la base de España es el robo colonial”

Lucrecia Masson analiza el mundo desde la disidencia: la sexual, la corporal. También señala las bases coloniales y racistas sobre las que se asientan las sociedades occidentales, incluida la española. 
Lucrecia Masson 1
Retrato de Lucrecia Masson. Foto: Inmensidades.
12 jul 2019 06:30

Activista de la disidencia corporal, migrante y disidente sexual, Lucrecia Masson (Ombucta, 1981) también es artista y a ratos escribe, trabajando con la figura del rumiante. Forma parte del Colectivo Ayllu, integrado por migrantes disidentes sexuales, que desarrolla interesantes propuestas relacionadas con la crítica a la blanquitud desde una perspectiva decolonial. 

Nos sentamos a hablar con ella sobre el sistema colonial de belleza, la gordofobia y el cuerpo como espacio de disidencia política.

Eres activista de un sinfín de causas, entiendo que todas son luchas que te atraviesan, ¿cuáles serían?
Pues sí, son luchas que me atraviesan, que encarno. Digamos que soy activista antirracista, transfeminista, de la disidencia corporal y sexual, pero no sé si son cosas que puedan separarse en distintas causas, creo que lo que tiene sentido de esta enumeración es que habla de quién soy y desde dónde hablo, de mi cuerpo que es desde donde me relaciono con el mundo. Mi posicionamiento político tiene que ver con todo eso que soy y con mi historia, que a su vez está sostenida por resistencias de quienes están antes que yo, de cuerpos que son antes que yo.

Me gusta la idea de impureza para definirme. Una impureza que está presente en mis raíces y que se vuelve también un modo de hacer. Suelo decir que lo que soy y lo que hago tiene la impureza como principio. A su vez, como gorda, la idea de impureza me remite a la grasa, a lo que sobra, el desecho, a lo sucio y asqueroso, son imágenes que se me hacen potentes.

Hablando de la gordura, ¿cuándo y por qué empiezas a nombrarte como gorda?
Cuando hay una serie de condiciones de posibilidad que tienen que ver conmigo y con otres también, en el sentido de nombrar el cuerpo gordo como un cuerpo político. Cuando hay un sentir y un pensar que es colectivo.
Y creo que concretamente, con respecto a la gordura, es algo que mucha gente andábamos necesitando. Politizar el disciplinamiento del cuerpo en estas sociedades occidentales y occidentalizadas, y cómo se exporta un modelo en términos de belleza, talla, funcionalidad, entre muchas otras cosas. Entrarle al sistema de peso, tallas y medidas y dar lugar a la experiencia gorda del cuerpo. Hacía falta dentro del feminismo y del transfeminismo.

Creo que mucha gente andábamos necesitando politizar el disciplinamiento del cuerpo en estas sociedades occidentales y occidentalizadas, y cómo se exporta un modelo en términos de belleza, talla, funcionalidad

¿Qué es y en qué consiste la gordofobia?
Es el odio hacia los cuerpos gordos; ya sea un rechazo hacia ese cuerpo que es gordo, o un rechazo más internalizado hacia une misme. La gordofobia opera también desde la amenaza a convertirse en eso que no se quiere ser.

Suelo decir que el deseo de adelgazar se obedece y se traga. Si imaginamos una pastilla de adelgazar es bastante gráfica la idea. Se incorporan las ganas de tener ese otro cuerpo que no tengo pero que voy a estar constantemente deseando y voy a trabajar en pos de ese cuerpo a costa de esfuerzos y de manera individual para lograr una salvación que se presenta ahí en el futuro como algo a alcanzar, algo a merecer si has sabido cerrar la boca.

Pienso también que la gordofobia no puede ser pensada por fuera del orden colonial, que es hetero-cis capitalista y capacitista. La forma de un cuerpo produce valores y verdades, de ahí que sabemos muy bien qué cuerpos son bellos y deseables, sanos y funcionales para este marco de sentido que habitamos. Es también muy importante no universalizar la experiencia de la gordofobia y de las violencias que provoca.

¿Qué supone el cuerpo en el discurso político? ¿Qué cuerpos hacen política o qué supone hacer política desde el cuerpo?
En política la pregunta por el cuerpo es fundamental y creo que toca hacerla constantemente. A mí me interesa la posición de los cuerpos que no somos llamados al éxito o al triunfo sino que somos cuerpos que se activan desde otro lugar. Y también me pongo a pensar cuáles son esos cuerpos del éxito. Seguramente son cuerpos herederos de todo un legado colonial, son cuerpos con una serie de posibilidades y recursos y, a su vez, encarnando ciertas bellezas, ciertas corporalidades y las sexualidades adecuadas.

¿Es posible pensar el cuerpo como espacio de disidencia? ¿De qué manera?
El cuerpo es un lugar desde donde hacer política, desde donde pensar, desde donde accionar, claro que sí. Y se trata de que los cuerpos estén presentes y ocupen los espacios. No podemos seguir reproduciendo las formas paternalistas y de tutelaje de hacer política. Los movimientos de diversidad funcional dicen: “Nada sobre nosotrxs sin nosotrxs”, es fundamental esta consigna. A su vez creo que cuando hablamos de disidencia corporal tenemos que pensar en qué construye a eso otro como lo normal, y seguramente va a estar enmarcado en los parámetros de la blanquitud.

Cuando hablamos de disidencia corporal tenemos que pensar en qué construye a eso otro como lo normal, y seguramente va a estar enmarcado en los parámetros de la blanquitud

¿Qué construcción de belleza es la imperante desde la blanquitud, cuáles son los parámetros de la blanquitud de los que me hablas?
Bueno, en términos de belleza pasan por la esbeltez, el refinamiento de las formas, una talla y una estatura adecuadas. El sistema de tallas y peso que usa la medicina y que, a partir de ella, define como erradas, como corregibles, a ciertas corporalidades, por supuesto que es occidental. Y se usa en todo el mundo, se universaliza, esta es una operación básica del colonialismo. La belleza legítima de un cuerpo es una belleza blanca y el deseo también se construye desde ahí. Y luego sí que pasan otras cosas, como el exotismo, pero no vamos a entrar ahí ahora.

El sistema de tallas y medidas es parte de una construcción histórica también, surge en un momento concreto, en la Revolución Industrial en Inglaterra y de la mano de la antropometría, disciplina destinada a medir huesos y cráneos en esos otros mundos que Europa invadía. Esta misma antropometría, inventada para justificar la inferioridad racial y aplicar desde ahí el racismo científico, es la que también va a medir cuáles son los cuerpos correctos, es decir va a inventar las medidas correctas de un cuerpo.

Antes me hablabas de transfeminismo, ¿qué es el transfeminismo?
Bueno, no sé si yo puedo definir qué es el transfeminismo, más bien te diría que para mí ha sido, es, una experiencia: experiencia del mundo, experiencia política, experiencia del cuerpo. Sí diría que es una apuesta en el marco del feminismo por poner el cuerpo en el centro, por pensar qué cosas atraviesan el cuerpo y por ampliar los marcos del sujeto histórico del feminismo que es el sujeto mujer. Esto último me parece bien importante de remarcar y más ante este resurgir de un feminismo trans-odiante, biologicista, vaginocéntrico al que asistimos en estos tiempos. A su vez también pienso lo que junto con muchxs compañerxs decimos, que todo feminismo o transfemismo que no sea antirracista es racista. 

Eres mujer y eres migrante, imagino que la experiencia migratoria supone estar sometida a múltiples violencias, ¿cuáles serían?
Sí, soy migrante. Migré hace como 11 años sin papeles y sin un plan muy pensado. Llegué y trabajé de infinitas cosas y luego más en concreto de encuestadora haciendo estudios de mercado, pateando la calle, de lo que sigo trabajando a día de hoy de hecho. También al principio trabajaba cuidando a una señora mayor por horas. La mía no fue una migración para estudiar en Europa o para hacer un máster. A su vez, migré con un pasaporte argentino que es un pasaporte privilegiado incluso en su ilegalidad. Y sí, la experiencia migratoria supone muchas violencias, la ley de extranjería es violencia. Es una ley de muerte. También hay que decir que la distribución de esas violencias es muy distinta, las migraciones no son todas iguales ni la violencia pega de la misma manera.

La supremacía blanca no es posible sin el sostenimiento de la vida por parte de otros cuerpos migrantes y racializados

Algo sobre lo que me importa pensar es toda una serie de tareas de cuidados y sostenimiento de la vida que hacemos las migrantes. Creo que la supremacía blanca, entendida como un sistema de vida que se va alimentando y va perpetuando los lugares de poder que ocupan ciertos cuerpos, no es posible sin el sostenimiento de la vida por parte de otros cuerpos migrantes y racializados. La sociedad española entera está sostenida en un nivel muy material, muy concreto, por la migración. Por ejemplo, las feministas blancas pueden hablar de autonomía e independencia porque lxs migrantes cuidan a sus hijos o a sus padres viejos.

Que es un poco lo que se reivindicó en el pasado 8M por parte de colectivos como Territorio Doméstico o SEDOAC, ¿no?
Creo que ahí hay una cuestión muy importante a abordar. El 30 de Marzo se celebra el Día de lx trabajadorx del hogar y los cuidados. Este debería ser un día profundamente feminista, ¿no? Sin embargo no lo es, y ni hablar con respecto a la masividad que tiene en los últimos años la manifestación del 8 de marzo. Deberíamos sacar un lema que diga “No hay 8 sin 30”.

Hablabas antes de colonialismo, ¿qué le debe España a las poblaciones de Abya Yala? ¿De qué no ha sido consciente hasta ahora?
¿Qué le debe? Todo. ¿De qué no es consciente? De nada.

Creo que hay muchas resistencias a reconocer que la base de España es el robo colonial. Afortunadamente yo no tengo alrededor mucha gente declaradamente facha, no tengo un tío facha con el que tenga que juntarme en Navidad, por ejemplo. Eso está bueno de ser migrante. Pero sí tengo relación con los movimientos sociales e incluso en los más radicales, hay grandes resistencias a reconocer que España no existe sin el robo colonial, como dice Jota Mombaça.

Desde Colectivo Ayllu hablamos de amnesia colonial, y es en esa amnesia que España olvida su pasado y el robo colonial, pero tampoco ve el presente y quién le cambia los pañales. Olvida quién sostiene su vida día a día, quiénes son esas que dejan a sus hijos y a sus padres en los territorios del Sur global y se vienen acá a cuidar los niños y los viejos. España debe mucho, pero creo también que debe además pensarse en términos de un sostenimiento de su propia población a día de hoy. Hay un robo, un saqueo y una violación originaria del pasado que se sigue produciendo, se mantiene y se reactualiza constantemente.

¿Qué cosas se te ocurren como propuestas para seguir en esos caminos que tienen que ver con la descolonización y con poner el cuerpo en el centro?
Creo que hay mucho por hacer y que se hacen muchas cosas y muy increíbles. Y así por cosas que me dan vueltas últimamente, se me ocurren cosas donde sacar lo intelectual del centro y poner ahí la escucha. Es que creo fuertemente en que se lee de muchas maneras y eso en mí es muy así porque no siempre leo a libro abierto. La música, los bailes, sí, el cuerpo en el centro. Me gustaría entrarle a la radio, por ejemplo, me parece un campo con muchas posibilidades y muy interesante.

Racismo
“Vox habla de cerrar las fronteras como si ahora estuviesen abiertas”

Inquieto, inteligente y buen conversador, Moha Gerehou divulga la realidad afrodescendiente y la lucha antirracista en multitud de charlas y conferencias en todo el Estado.

Racismo
“De niña no eres consciente de tu identidad ni de tu aspecto”
La periodista Susana Ye es autora del documental Chiñoles y Bananas con el que apunta a mostrar la diversidad de la comunidad china y chino-española.

Relacionadas

En el margen
“Yo quiero contar ciertas cosas y, en lugar de ir a la calle, lo hago desde el escenario”
La coautora de No es país para negras y Blackface y otras vergüenzas comparte el proceso de creación de sus obras e indaga en las reacciones que provocan en el público.
En el margen
Rita Bosaho: “Hoy existen 52 razones más para entender que el racismo está instaurado en el imaginario colectivo”

La militante de Podemos, Rita Bosaho, primera diputada negra de la historia de la democracia española, hace balance de su paso por el Congreso y aborda cómo empujar políticas antirracistas desde instituciones que no lo son.  

En el margen
Ngoy Ramadhani: “Nado entre diferentes identidades sin intentar encerrarme en una sola, pero tengo clara mi identidad negra allí donde esté”
Mientras estudiaba Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid Ngoy Ramadhani fundó, junto a un grupo de compañeras y compañeros, la Asociación Afrodescendiente Universitaria Kwanzaa. Actualmente trabaja acompañando a personas migrantes que llegan a las costas españolas mientras milita por los derechos de las personas afro.
5 Comentarios
#37139 13:57 13/7/2019

La impureza es el mestizaje... Esas ideas son excluyentes, es un pensamiento racista.

Responder
0
3
#37126 21:36 12/7/2019

Ninguna captura de excedente florece si el que la recibe no sabe trabajarla, fueron para darles a los de allende la mar lo que no tenían y recibir lo que aquellos tenían y carecía España fue la creación de la globalidad desde la cual piensas

Responder
0
11
#37135 10:18 13/7/2019

Facha

Responder
4
1
#37093 9:03 12/7/2019

america y filipinas eran provincias de españa, y tenian lo mismo que cuanlquier probincia española

Responder
1
22
#37090 8:18 12/7/2019

zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

Responder
8
15

Destacadas

Coronavirus
Amazon gana: sus trabajadores advierten de que trabajan al mismo ritmo que en diciembre

La compañía de Jeff Bezos aparece como una de las ganadoras por la situación de alarma. Sus ventas han repuntado en marzo, pero afronta las protestas de trabajadores en Estados Unidos y las denuncias sobre las medidas para proteger la de salud de sus trabajadores en Europa.

Coronavirus
¿Qué aplaudes, Nadia?

El Eurogrupo acaba una reunión que parece contentar a todos donde anuncian una “triple red de seguridad” que se queda corta en sus tres vías, que cede ante una nueva Troika que parece encabezada por Holanda y que se olvida de los coronabonos.

Economía digital
Mujeres, bienvenidas a la discriminación 3.0

La economía de plataforma reproduce los sesgos y discriminaciones que ya existen en la sociedad. La brecha salarial y la división sexual del trabajo por tipo de tarea demuestran que la tecnología no es neutral y que es necesario establecer criterios feministas para evitar la discriminación en la economía digital.

Coronavirus
Las películas que nos contaron las crisis del pasado y del futuro

El próximo capítulo de las crisis mundiales se está rodando ahora mismo. Para entenderlo, es necesario haber visto los anteriores. Este listado de películas y documentales nos ayudará a comprender cómo hemos llegado hasta aquí y cómo funcionan esas crisis.

Comunidad El Salto
Carta a nuestras lectoras
Cada día nos leéis más gente y eso es muy importante para nosotras pero, ahora más que nunca, necesitamos que des el salto.
Coronavirus
Movimientos sociales africanos lideran la prevención contra el covid19

Y’en a Marre en Senegal, Balai Citoyen en Burkina Faso y Lucha en la República Democrática del Congo han iniciado una serie de campañas de sensibilización y concienciación contra el virus.

Coronavirus
El panorama general se esconde tras un virus

El “mundo real”, tal como se nos presenta, raramente refleja algo que podamos ser capaces de catalogar como realidad objetiva. Es un conjunto de prioridades políticas, económicas y sociales que han sido fabricadas para nosotros. En un momento como este tenemos una oportunidad de reconocer esta verdad y desarrollar nuestra perspectiva crítica.

Últimas

Periodismo
Nace Nortes, una revista digital asturiana “centrada en la periferia”

La revista digital asturiana Nortes se presenta el 10 de abril con una apuesta por el periodismo independiente y una reivindicación de la búsqueda del bien común como guía para su trabajo.

Coronavirus
Una red de cuidados antirracista vuelve a ser multada por repartir alimentos a migrantes en Barcelona

La Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona multa de nuevo a la Red de Cuidados Antirracistas. El grupo estaba concluyendo una de las rutas por las que distribuyen alimentos a un centenar de personas migrantes.

Memoria histórica
La generación de los “campaneros” de Ensidesa: “Aquello era para morirse”

Fueron muchos los accidentes y las enfermedades mortales derivados de aquel arriesgado trabajo de cimentación en los terrenos pantanosos e inundables donde se instaló la factoría.

Coronavirus
¿Y cuál es la verdadera pandemia? Una denuncia feminista desde Ecuador

Es evidente que esta “cuarentena” y el teletrabajo, presentado como gran alternativa de la crisis, tienen un claro corte de clase. Los días transcurren y el gobierno del Ecuador sigue sin dar respuesta a la crisis social generalizada, donde la gente más precarizada está muriendo de hambre, del contagio o de la indiferencia

Coronavirus
Crónica de un confinamiento valenciano

Solo al principio se nos permitió reflexionar, hasta cierto punto, sobre la gravedad del asunto. La segunda fase fueron los reproches, las maldiciones y las culpas individuales e individualizadas. Después las calles se vaciaron y la enfermedad se extendió, y con ello el sentimiento generalizado de que, aunque podríamos estar peor, estamos mal.