Crisis financiera
El próximo crash

Desde que tocara fondo en 2009, la economía ha crecido paulatinamente, pero la mayoría de los estadounidenses está viviendo todavía en las sombras de la Gran Recesión.

Trump G-7
Trump en su llegada al G-7 en Charlevoix (Quebec, Canadá) el 8 de junio de 2018. Foto: Casa Blanca
Traducción de Eduardo Pérez

publicado
2018-09-10 05:00

El 15 de septiembre marcará el décimo aniversario del colapso de Lehman Brothers y el casi derrumbamiento de Wall Street, seguidos por la Gran Recesión.

Desde que tocara fondo en 2009, la economía ha crecido paulatinamente, la Bolsa se ha disparado y los beneficios empresariales se han hinchado.

Pero la mayoría de los estadounidenses están viviendo todavía en las sombras de la Gran Recesión. Más gente tiene trabajo, eso seguro. Pero no han visto ninguna subida de sus sueldos, ajustada a la inflación.

Muchos están peor debido a los crecientes costes de la vivienda, la sanidad y la educación. Y el valor de los bienes que poseen es menor que en 2007.

El año pasado, alrededor del 40% de las familias de EE UU tenían problemas para satisfacer al menos una necesidad básica —comida, sanidad, vivienda o servicios, según un estudio del Urban Institute—.
Todo ello sugiere que nos estamos precipitando hacia el mismo tipo de crash que tuvimos en 2008, y posiblemente tan malo como el de 1929.

A los colapsos económicos de 1929 y de 2008 siguieron a desequilibrios cada vez mayores entre la capacidad para comprar y la de producir de la gente

Si despejamos los escombros financieros de esos dos colapsos económicos, verán que ambos siguieron a desequilibrios cada vez más grandes entre la capacidad para comprar de la mayoría de la gente y lo que podían producir como trabajadores. Cada uno de estos desequilibrios acabó por derribar la economía.

El mismo desequilibrio ha estado creciendo de nuevo. El 1% más rico de los estadounidenses se lleva ahora el 20% de los ingresos totales, y posee el 40% de la riqueza nacional.

Estas cifras están cerca de los picos de 1928 y 2007.

La economía estadounidense cae cuando se hipertrofia demasiado porque la economía depende para su funcionamiento del gasto del consumidor, pero los ricos no gastan ni de lejos una proporción tan grande de sus ingresos como la clase media y los pobres.

Con todo, durante un tiempo, la clase media y los pobres pueden mantener a la economía en funcionamiento pidiendo préstamos. Pero, como en 1929 y 2008, las burbujas de deuda eventualmente estallan.

Nos estamos acercando peligrosamente. En el primer trimestre de este año, la deuda de las familias estaba en un récord histórico de 13,2 billones de dólares.

Casi el 80% de los estadounidenses están actualmente viviendo al límite de su sueldo. En un reciente estudio de la Reserva Federal, el 40% de los estadounidenses decían que no podrían pagar sus facturas si se encontraran con una emergencia de 400 dólares.

Han controlado sus deudas porque las tasas de interés han permanecido bajas. Pero los días de tasas bajas están acabándose.

El problema subyacente no es que los estadounidenses hayan estado viviendo más allá de sus medios. Es que sus medios no han seguido el ritmo de la economía en crecimiento. La mayor parte de las ganancias han ido a la cúspide.

Según un estudio, el 40% de los estadounidenses no podrían pagar sus facturas si se encontraran con una emergencia de 400 dólares

Fue parecido en los años que llevaron al crash de 2008. Entre 1983 y 2007, la deuda de las familias creció muchísimo mientras la mayoría de las ganancias fueron a la élite. Si la mayoría de los hogares hubieran recibido una parte más grande, no habrían necesitado endeudarse tan a fondo.

De igual forma, entre 1913 y 1928, el ratio de la deuda personal respecto a la economía nacional total casi se dobló. Como explicó Mariner Eccles, presidente del Consejo de la Reserva Federal desde 1934 hasta 1948: “Como en una partida de póker en la que todas las fichas estaban concentradas cada vez en menos manos, los demás jugadores sólo podían mantenerse en la partida pidiendo prestado”.
A la larga no había “más fichas de póker para prestarse a crédito”, dijo Eccles, y “cuando… el crédito se acabó, la partida se paró”.

Tras el crash de 1929, el gobierno inventó nuevas formas para aumentar los salarios —Seguridad Social, seguro de desempleo, pago de horas extraordinarias, un salario mínimo, la exigencia de que los empresarios negociaran con los sindicatos y, finalmente, un programa de pleno empleo llamado Segunda Guerra Mundial—.

Después del crash de 2008, el gobierno rescató a los bancos e inyectó suficiente dinero en la economía como para contener el declive. Pero aparte de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, no se hizo nada para abordar el problema subyacente de los salarios estancados.

Trump y los republicanos están dando marcha atrás a las regulaciones que se pusieron para detener los préstamos de Wall Street con riesgo excesivo.

Pero las verdaderas contribuciones de Trump al próximo crash son su sabotaje de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, la reducción del pago de horas extraordinarias, los estorbos a la organización de los trabajadores, las reducciones de impuestos para las empresas y los ricos pero no para la mayoría de los trabajadores, los recortes en los programas para los pobres, y los recortes propuestos en Medicare y Medicaid –todo lo cual pone más presión en las nóminas de la mayor parte de los estadounidenses.
Diez años después de que Lehman Brothers se viniera abajo, es importante entender que la verdadera raíz de la Gran Recesión no fue una crisis bancaria. Fue el desequilibrio cada vez mayor entre el gasto del consumidor y la producción total ocasionado por los salarios estancados y la creciente desigualdad.

Ese desequilibrio ha vuelto. Vigilen sus carteras.

SOBRE EL AUTOR
Robert Reich es profesor de Políticas Públicas en la Universidad de California, Berkeley, y profesor emérito en el Blum Center for Developing Economies. Desempeñó el cargo de secretario de Trabajo en la administración de Clinton, por lo que la revista Time le nombró uno de los diez secretarios de gabinete más efectivos del siglo XX. Ha escrito 15 libros, incluyendo los best-sellers Aftershock, The Work of Nations, Beyond Outrage y Saving Capitalism. También es editor fundador de la revista The American Prospect, presidente de Common Cause, miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, y co-creador del galardonado documental Inequality For All. El nuevo libro de Reich es The Common Good. Es cocreador del documental original de Netflix 'Saving Capitalism', actualmente en emisión.

 


SOBRE ESTE ARTÍCULO
Este artículo es una traducción del artículo 'The Next Crash' publicado originalmente en Common Dreams.

 

Relacionadas

Capitalismo
Amazon ha puesto en venta el planeta Tierra

El último viernes de noviembre se celebra el llamado Black Friday, una jornada para el consumo global que, en su versión digital, domina absolutamente Amazon. La compañía de Jeff Bezos es la marca comercial más valiosa del mundo. También un modelo de precariedad laboral y elusión fiscal.

Crisis financiera
#PinchaTuDeuda y tira del hilo

Activistas de distintos puntos del globo se darán cita en Madrid para celebrar el primer festival cultural contra la deuda.

Pobreza
El 69% de los extremeños no percibe la “recuperación económica” en su vida
La mayoría de los extremeños consideran que la Administración debe garantizar los derechos de acceso al empleo, a la vivienda y a unos ingresos mínimos y están dispuestos a pagar más impuestos si se obtienen mejores prestaciones y servicios sociales.
2 Comentarios
#22740 15:46 10/9/2018

¿"Saving capitalism"?
El capitalismo financiero actual vive de las crisis y las busca para reconcrentar la riqueza.
En vez de salvarlo, al capitalismo hay que bajarlo del volante de la historia antes de que desemboque en la cuarta guerra mundial.

Responder
5
1
#22933 21:01 13/9/2018

¿cómo se hace eso? Yo uso ropa y un smartphone de segunda mano, mi laptop tiene 10 años, no veo televisión, uso el transporte público, reutilizo las bolsas del supermercado, trabajo para una empresa familiar, me la paso leyendo contenidos como éste ¿qué más se puede hacer?

Responder
2
1

Destacadas

Instituciones culturales
Solo una de cada tres exposiciones individuales en museos españoles es de una artista

La programación de exposiciones individuales incumple la ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres en la inmensa mayoría de museos y centros de arte. Durante el último lustro, solo el 31% de las realizadas fue de artistas mujeres, según un informe presentado por la asociación Mujeres en las Artes Visuales, un colectivo que también propone un manual y una app de autodiagnóstico para que las instituciones culturales corrijan esta desigualdad.

COP25
Los grandes contaminadores bloquean el acuerdo final de la COP25

EE UU, China, India, Brasil y Sudáfrica, entre otras naciones, se cierran a la adopción de consensos para poner en marcha el Acuerdo de París y acelerar la reducción de emisiones global. Es más, las ONG denuncian que incluso podría rebajarse la ambición planteada en 2015 por dicho Acuerdo. El movimento por el clima ya habla abiertamente de “fracaso de la cumbre”.

Las Kellys
Las mujeres invisibilizadas que también levantaron Benidorm

La Asociación de las Kellys Benidorm-Marina Baixa homenajea a camareras de piso jubiladas de la turística ciudad en un acto en el que las enfermedades laborales no reconocidas, la feminización del sector y el incremento de la precariedad laboral estuvieron muy presentes. 

Literatura
Un salvaje entre los tiradores senegaleses que lucharon en la Gran Guerra

David Diop ha presentado en España Hermanos de alma, una novela que transcurre en la Primera Guerra Mundial y que narra un fragmento de la historia de un soldado de los llamados tiradores senegaleses.

Cuidados
Migrar, cuidar, luchar

El trabajo del hogar y los cuidados es algo que me ha ayudado muchísimo a aprender, a entender, escuchar y compartir, pero también a reconocer qué papel jugamos las mujeres en esta sociedad.

Últimas

América Latina
Bolivia y los silencios rotos

En Bolivia se ha roto con los silencios impuestos y no habrá golpes en el Estado ni gritos en los cuarteles o despachos que puedan volver a imponerlos.

Trabajo doméstico
Trabajadoras del hogar celebran este fin de semana su segundo congreso estatal

Tres años después del primer Congreso, este fin de semana —sábado 14 y domingo 15 de diciembre— vuelven a encontrarse empleadas de hogar de todo el Estado español en el II Congreso de Empleadas de Hogar y los Cuidados bajo el lema Juntas transformamos desde la acción.

La Manada
El Tour de La Manada: la banalidad de la vanguardia y el dolor de la víctima
Homo Velamine intentaba hacer reflexionar a la sociedad sobre la presencia de noticias falsas en unos medios de comunicación con la web del tour de La Manada.