COP25
Activistas por el clima protagonizan un intento de acampada en la COP25

La acción, que denunciaba el asesinato de al menos 168 defensores del territorio en 2018, ha tenido lugar de madrugada en la puerta sur del Ifema y se ha saldado con unas 60 personas identificadas.

COP25 acción barco extinction rebellion
Imagen de la protesta a las puertas de la COP25 este lunes a mediodía. Foto: Agisilaos Koulouris
10 dic 2019 11:28

Las acciones de protesta protagonizadas por los diferentes grupos que forman el movimiento por el clima no paran de sucederse en esta segunda semana crucial de la Cumbre del Clima de Madrid (COP25). Apenas pasadas unas horas después de que miembros de Ecologistas en Acción, la Asamblea Antimilitarista de Madrid y la Plataforma Desarma Madrid se rociaran con pintura negra a las puertas del Ifema, recinto donde se está celebrando la cumbre, para denunciar la presencia del lobby de la industria de los combustibles fósiles en las negociaciones, Extinction Rebellion (XR) ha intentando acampar a las puertas del recinto.

La iniciativa buscaba ser “una acción de protesta por el asesinato de activistas y defensoras de los territorios”, señala Javier Trigo, uno de los activistas de XR que ha formado parte en ella, y continuaba la movilización que el colectivo ecologista protagonizó, junto a la Minga indígena, la tarde del lunes en la puerta del recinto ferial madrileño.

En total, más de 60 activistas intentaron acampar en la entrada sur del recinto. Las primeras tiendas fueron desplegadas en torno a las 00.30h del martes, pero en torno a las 4.30h la policía desalojó la acampada y desplazó a los activistas a la acera, donde se mantuvieron hasta la apertura de puerta de la cumbre con el fin de llevar sus demandas y su “compromiso con el sur global y con las personas que están defendiendo la tierra de verdad” ante los delegados de la cumbre, así como para pedir “la creación de políticas coherentes con la emergencia climática en la que estamos sumergidos”, ha señalado Trigo.

Todas las personas que participaron en la protesta y que a las 7.30h continuaban en la zona fueron identificadas por agentes de la Policía Nacional.

Defensa de la tierra

El intento de acampada fue la continuación de otra protesta en la XR y los grupos indígenas presentes en la Cumbre Social por el Clima realizaron el lunes “para exigir con urgencia justicia climática para los pueblos indígenas de la Amazonía, los guardianes del bosque que defienden la región con más biodiversidad del mundo”, tal como señalan desde XR.

La movilización, que comenzó a las 13h, bloqueó el acceso de entrada a la COP, para lo cual los activistas trajeron un barco desde Reino Unido ataviado con la frase “justicia climática ya” escrita en cinco idiomas. La iniciativa se producía apenas dos días después de que dos líderes indígenas del pueblo Guajajara fueran asesinados a tiros y otros dos fueran heridos en el Estado brasileño de Maranhao, una zona donde otro líder indígena fue asesinado el mes pasado. “Este ataque contra los guardianes del bosque, que protegen su territorio contra la deforestación ilegal, es parte de una estrategia a largo plazo del Gobierno de Bolsonaro para socavar la protección legal actual y abrir las tierras a la explotación por parte de agronegocios”, denunciaban desde XR.

Christian Poirier, de Amazon Watch, señaló durante el evento que “en Brasil se está produciendo un genocidio institucionalizado de los pueblos indígenas. Se les deja solos, vulnerables a todo tipo de amenazas y violencia”.  Por su parte, Sandro Kayapó, de la Minga Indígena, indicaba: “Ya no es tiempo de discutir, necesitamos una estrategia de protección territorial. Nosotros tenemos nuestros propios mecanismos, sabemos defender nuestras tierras. Somos solo el 5% de los población, pero somos los mayores protectores de la biodiversidad brasileña”.

Desde las organizaciones ecologistas denuncian que, solo en 2018, al menos 164 personas, muchas de ellas integrantes de unos pueblos indígenas que se encuentran en la primera línea de defensa de los territorios, fueron asesinados. Desde la Minga Indígena y XR piden a los delegados de la COP “que condenen las acciones del Estado brasileño, el lobby de agronegocios brasileño (Bancada Ruralista), así como otros gobiernos criminalmente inactivos y corporaciones extractivistas en toda la cuenca del Amazonas por su complicidad en el ecocidio y destrucción de la selva amazónica, por los asesinatos de defensores del medio ambiente y por la asimilación cultural y el genocidio de los pueblos indígenas de la Amazonía”.

Relacionadas

Crisis climática
Un pacto europeo que incluya energía nuclear y gas natural no será un pacto verde

El Pacto Verde europeo ha de servir para impulsar un modelo energético distribuido, basado en la eficiencia y ahorro energéticos y en el autoconsumo con energías renovables. Sin embargo, es una grave contradicción que en la taxonomía del Pacto Verde se pretenda considerar como energías verdes la energía nuclear y el gas natural.

Tribuna
COP25: comprender y superar el enésimo fracaso

Existe un hilo que conecta las protestas en las calles de Santiago y el futuro del clima: la tarea política fundamental del siglo XXI es enhebrarlo.

Personas refugiadas
Refugiados climáticos: ¿una herramienta para la justicia global?

La propuesta de ampliar la definición de persona refugiada dando pie al término refugiado climático persigue defender los derechos humanos. Sin embargo, se debate que este concepto pueda acabar resultando en una nueva herramienta de control migratorio. 

1 Comentario
#44439 17:48 10/12/2019

Los indigenas son los guardianes de la Tierra y merecen todo el apoyo.

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Coronavirus
Así pretenden salvar el mundo Amancio Ortega y Ana Patricia Botín

La enésima crisis del capitalismo global es acelerada a raíz de la pandemia covid19 y augura una insólita forma de gobierno: el “filantrocapitalismo”. Los multimillonarios hacen creer que pueden trasladar sus éxitos empresariales al servicio a través de grandes donaciones de capital.

Coronavirus
Las trabajadoras del hogar señalan límites en las medidas anunciadas por el Gobierno

El subsidio apoyado por el Gobierno dos semanas después de anunciarse las primeras medidas dejará fuera a las 200.000 trabajadoras del hogar que no tienen contrato. Pese a ello, valoran un paso que esperan que sirva como precedente a su incorporación al régimen general de la Seguridad Social.



Culturas
Algo se mueve cuando estás quieta

Quizás detrás de la quietud —que en parte se debe a nuestra obediencia— haya movimiento. Quizás detrás de la enfermedad —y no hablo de la enfermedad individual, que concierne a quien la sufre y a su entorno, sino de la enfermedad colectiva— se halla algún tipo de resistencia.

Últimas

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia
Opinión
Infancia sin salida

Uno de cada cuatro niños y niñas sufre abusos sexuales en el seno familiar y solo un 2,9% denuncia. La declaración de estado de alarma deja a nuestra infancia obligada a convivir durante 24 horas, sin salida posible, con sus maltratadores y abusadores.

Coronavirus
Primeras revelaciones de Covid19, el gran alertador

Covid19 ha irrumpido en la cotidianidad de una forma dramáticamente reveladora de la extrema vulnerabilidad del mundo que habitamos.