Globalización
Las paradojas de la felicidad y de la economía global

Hablamos de varias paradojas, las de la globalización y las de la felicidad, estrechamente relacionadas entre sí, aunque no parezca evidente en un primer momento.

Milton Friedman
Milton Friedman, en el cartel 'orgulloso padre de la miseria global', ganó el Nobel de Economía en 1976. Nancy Sims
@LaProadelArgo

publicado
2017-12-30 07:29

En una entrevista realizada a comienzos de año en Davos, Jamie Dimon, CEO del banco de inversión norteamericano JP Morgan, aseguraba que el nivel de vida europeo era excesivo, en concreto, salarios, pensiones y prestaciones del Estado son excesivas si Europa pretende competir con el resto del mundo. Dimon aseguraba que esa situación era insostenible. “Dicho sea con todo el respeto para los europeos, pero eso tiene que cambiar. Pueden forzar a ello los políticos, o un nuevo tipo de liderazgo”.

Quizás la gran paradoja de nuestro tiempo sea esta: en una sociedad aparentemente cada vez más opulenta, según nos muestran los cada día más altos valores que alcanza el Producto Interior Bruto (aunque en realidad no por ello seamos más ricos), nos vemos obligados a ser más productivos, es decir, trabajar por menos dinero y menos prestaciones, si no queremos “dejar de ser competitivos”, dígalo claramente, señor Dimon, ser antiguos, obsoletos, poco modernos y, sobre todo, más pobres, incluso mucho más pobres, depauperarnos hasta límites que nos causen vergüenza y humillación.

Quizás la gran paradoja de nuestro tiempo sea esta: en una sociedad cada día aparentemente más opulenta, nos vemos obligados a ser más productivos y trabajar por menos dinero y menos prestaciones
La economía de mercado se caracteriza por premiar ventajas marginales, que a priori parecen nimias, incapaces de provocar movimientos de gran envergadura. Pero si, pongamos por caso, tuviésemos que elegir entre dos manzanas aparentemente iguales y una de ellas fuese diez céntimos más barata, lo racional es que todos compremos la que es más barata, de forma que quien produce diez céntimos más caro se quede sin vender nada. Dimon nos avisa que estamos a punto de correr la suerte de ese agricultor que produce más caro y quedarnos sin mercado, perder nuestro trozo de queso.

Es paradójico que a pesar de ser cada día más ricos no podamos emplear esa riqueza de forma que nos haga más felices, porque trabajar más por menos nos hace infelices, y lo que nos haría más felices sería precisamente trabajar menos. Eso es lo que viene a explicarnos la economía de la felicidad. Sintetizaré de forma esquemática las evidencias que el lector puede encontrar, por ejemplo, en La felicidad: lecciones de una nueva ciencia, de Richard Layard.

En la segunda mitad del siglo XX un grupo de psicólogos, sociólogos y economistas dejó bien establecido lo que se denominó como “paradojas de la felicidad”, una serie de hechos empíricos contrastados mediante encuestas que muestran la relación entre felicidad y renta. Así, se sabe que existe una correlación positiva entre ingresos y felicidad, y que los países ricos tienden a ser más felices. Sin embargo, a partir de los 20.000 dólares per cápita incrementos sucesivos en la renta no implican incrementos sucesivos en la felicidad media.


Es por ello que los niveles de felicidad en los países occidentales no han aumentado en los últimos 60 años. Esto se explica porque, si bien los aumentos de renta repercuten positivamente en la felicidad, parece existir una correlación negativa entre felicidad y los ingresos de los demás. Es decir, por un lado tiene más peso la renta relativa que la absoluta, además de existir una pugna por ciertos bienes de prestigio llamados “posicionales”, pero también se da un efecto de adaptación, de forma que según se incrementa la renta hacen lo propio las expectativas. Al mantenerse constante la distancia entre renta y expectativas el bienestar subjetivo no se modifica. 

En definitiva, a causa de la adaptación y de la pugna social, se dedica una cantidad de tiempo desproporcionada a intentar obtener mayores ingresos en detrimento de, por poner un ejemplo, la vida familiar, y así el bienestar subjetivo se reduce, o no crece tanto como se podría esperar. Lo que muestran estas evidencias es que para mejorar la felicidad de los ciudadanos una política de sentido común sería alcanzar el pleno empleo reduciendo la jornada laboral. Sin embargo no podemos, y si algún partido llevase esta política en su programa sería tachado de populista e ingenuo.

Estamos pues ante un grave problema. El gobierno tendría que intervenir para reducir la jornada de trabajo, y crear un marco adecuado para que mejoren las relaciones familiares, así como el resto de factores que contribuyen a la felicidad. Sin embargo, esto es exactamente lo contrario a lo que propone Jamie Dimon. Vivimos demasiado bien, es ilusorio pretender ser felices, o que el mercado nos traiga felicidad, al contrario, estamos abocados a luchar en él encarnizadamente, en caso contrario terminaríamos perdiendo todo, terminaríamos siendo muy pobres, y ello tampoco nos haría felices.

El dilema de Rodrik afirma que podemos escoger dos características de entre tres y ello supone que la tercera se vuelve inalcanzable. Estas tres características son la democracia, la soberanía y la hiperglobalización.

Lo que este dilema nos está poniendo de relieve es de suma importancia. No somos autónomos, no tenemos libertad para fijar objetivos de política económica que mejoren la vida de los ciudadanos ¿qué puede hacer el gobierno? Aunque sea difícil de aceptar, en realidad poca cosa.

No estoy descubriendo nada nuevo, todo esto ya fue señalado por un economista de reconocido prestigio, Dani Rodrik, de la universidad de Harvard, quién en su libro La paradoja de la globalización expuso que la integración de la economía, anteriormente economías nacionales, ahora economía global, nos exponía a un trilema. Es decir, podemos escoger dos características de entre tres posibles y ello supone que la tercera se vuelve inalcanzable. Estas tres características son la democracia, la soberanía y la hiperglobalización.

Podemos tener democracia y soberanía, pero sin hiperglobalización. O bien podemos tener hiperglobalización y democracia, pero sin soberanía. La última opción sería soberanía e hiperglobalización, pero sin democracia. Porque la globalización es la clave ¿no? Evidentemente sí. Es ella la que nos obliga a competir encarnizadamente. Es ella la que hace que las instituciones del estado nación se vuelvan irrelevantes. Gracias al intento de alcanzar un tratado trasatlántico de inversiones, ahora muerto con Trump, hemos conocido que la soberanía nacional se ve seriamente erosionada con estos tratados, ya que las empresas transnacionales podrían demandar a los estados por normativas que perjudicasen el rendimiento de su inversión.

Es un ejemplo, a todos nos es familiar el mecanismo inexorable de la disciplina económica, la prima de riesgo, las empresas que supuestamente se deslocalizan de Cataluña, las supuestas repercusiones catastróficas del Brexit, el funesto destino de Grecia por votar en contra del mercado. La economía es un mecanismo de disciplina extraordinario, y ello es gracias a la globalización. Sin movilidad de capital no hay deslocalizaciones, ni primas de riesgo. 

La solución de Rodrik a su trilema es fomentar la movilidad de la mano de obra entre diferentes puntos del planeta. Algo difícilmente asumible a nivel político, ya que precisamente el malestar creado por la globalización se ha traducido en un rechazo creciente de parte de la población a los inmigrantes. Basta ver lo ocurrido en Europa en la llamada crisis de los refugiados.

La economía es un mecanismo de disciplina extraordinario

Hay una solución más sencilla y es aumentar los aranceles (habría otras más sofisticadas, pero no merece la pena entrar en detalles en este artículo). En este punto los partidarios de la globalización suelen utilizar la falacia de la pendiente deslizante y hablar de autarquía, de volver a la cueva o de dedicarnos todos a la cría de cabras. Nada más lejos de la realidad. Como Rodrik analiza en su libro, cuando la economía está muy cerrada (en autarquía o cerca de ella) las ganancias del comercio son inmensas. Sin embargo, en economías tremendamente abiertas como las nuestras, las ganancias de continuar esa apertura son muy reducidas, y también lo son las pérdidas de cerrarse un poco más.

La propia Unión Europea, un paradigma de la globalización, ha marcado el camino cuando en reiteradas ocasiones ha reventado la agenda de la Organización Mundial de Comercio por negarse a liberalizar la agricultura, abriendo sus mercados agrícolas a la competencia internacional. Han hecho lo correcto, por unas (supuestas) ganancias insignificantes en el PIB mundial ¿merece la pena que se sigan despoblando nuestros pueblos, esa España vacía? ¿Merece la pena que los productos agrícolas viajen miles de kilómetros del campo a la mesa con la consiguiente huella de carbono y su efecto sobre el clima?

De la misma forma, sería posible levantar alguna pequeña protección en ciertos sectores, con escasas repercusiones en términos monetarios, pero que fuese permitiendo desarrollar una política económica basada en evidencias orientada hacia el incremento de la felicidad del conjunto de la población. Si tomamos al pie de la letra la cifra de 20.000 dólares per cápita a partir de la cual los niveles de felicidad no varían con la renta, sino a causa de otros factores, disponemos de un amplio margen. No sería necesario llegar tan lejos.

Sería posible, sí, aunque nadie habla de ello. A los que hablan de un cierto grado de relocalización económica se los tacha de xenófobos, pero nada tiene que ver la búsqueda de la felicidad, o primar la decisión colectiva sobre la encarnizada competencia económica con el desprecio a otras culturas. Gracias a Dios se pueden comprar los tomates a tu vecino y tener un amigo marroquí, no hay ninguna incompatibilidad lógica en ello. No mire a ningún partido político, el silencio puede ser incómodo, pero bien merece la pena ir tomando conciencia de estas paradojas, quizás antes de lo que pensamos llegué el momento en que se puedan poner sobre la mesa. Mientras tanto el lector puede empezar por comprar parte de sus alimentos a productores locales a través de algún grupo de consumo agroecológico, reduciendo de paso su huella de carbono.

Relacionadas

Globalización
El maquillaje feminista de Macron al G7
Podemos prever una nueva escenificación de las supuestas diferencias entre un capitalismo proteccionista y conservador y un capitalismo liberal. A pesar de las discusiones acaloradas, la guerra de fondo real consiste en ver quién gana la carrera de la innovación digital y la carrera por el acaparamiento de unos recursos cada vez más escasos.
Pensamiento
Luciana Cadahia: “Frente a la idea de nación oligárquica hay que pensar la de una nación plebeya”
La estigmatización del término populismo se ha extendido en los últimos años. La profesora Luciana Cadahia defiende la vigencia de esa idea, que emparenta con el socialismo en su búsqueda de la igualdad de todos los seres humanos.
Globalización
Frente a la cumbre del G7, otro mundo es posible

Los máximos dirigentes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Italia, Francia y Reino Unido se encontrarán en Biarritz para perfilar una agenda que imponer al mundo. El modelo que defienden merece una respuesta en términos constructivos, que sea capaz de demostrar que otro mundo es posible.

1 Comentario
MM 13:06 30/1/2018

Es una excelente reflexión.
Pero hay cosas que yo quizás vea de otra forma:
Es verdad lo de la renta. El autor da en el clavo: asegurado ese nivel mínimo de ingresos, nuestras expectativas crecen de manera relativa. Esto ya lo señalaba de EEUU Tocqueville hace casi dos siglos. Es un autor bastante clasista (como todos los liberales, vaya) y favorito del círculo politikón, pero certero en el análisis.
También da en el clavo con que lo que se necesita para aumentar la felicidad es TIEMPO para nosotros: de ahí IMPRESCINDIBLE para avanzar como sociedad el pleno empleo y la reducción de la jornada laboral. Otra vez en el clavo.
El problema es que a continuación se asume el paradigma neoliberal ("La economía es un mecanismo de disciplina extraordinario") y su versión "progre" (trilema de Rodrik, hay que escoger, globalización, etc etc). Aquí está el problema. El problema NO es la globalización. El problema NO es la tecnología, ni la "robotización". El problema es que hemos asumido el relato neoliberal de que no hay alternativa (TINA) y de que el Estado está limitado financieramente. Es mentira (en el caso de países fuera de la eurozona claro). Un Estado soberano, que emita moneda fiat en tipo de cambio flotante NO puede quebrar NUNCA. El dinero es una convención social, un crédito fiscal, un "te debo x" emitido por el Estado. Una hoja de Excel. No tiene valor por sí mismo, se lo da el Estado al imponer impuestos de manera coercitiva en esta moneda. Y es así como se crea el desempleo: tenemos que trabajar para pagar impuestos. El Estado utiliza esta moneda para movilizar los recursos de su territorio. La inflación solo puede darse cuando se han movilizado TODOS. Es consecuencia, no causa de nada. Esto permite el desarrollo de políticas de trabajo garantizado que además estabilicen la economía. Michal Kalecki, economista marxista, ya lo apuntaba: el pleno empleo presiona a la baja la concentración de la riqueza en pocas manos. En general, la Teoría Monetaria Moderna explica además todos los shocks que se han sufrido, las falacias de la austeridad y "no hay trabajo" y permite ver cómo el desempleo se usa como herramienta en la lucha de clases para estabilizar la macroeconomía y buscar la ultraestabilidad de precios más allá de lo razonable, necesaria para la especulación financiera. El déficit presupuestario de un Estado es la norma en países con déficit comercial (que no es malo, por otra parte) y la deuda no es más que el dinero en circulación. Los impuestos destruyen dinero y dan valor a la moneda, pero no redistribuyen la riqueza. Hay que gastar antes de recaudar.

Es cierto, por otro lado, que todos los estados hoy "desarrollados" han usado el proteccionismo como herramienta para construir sus sistemas productivos. Es lo que hoy hacen China e India. Es cierto que lo único que impide que los salarios caigan en los trabajos que requieren menor cualificación son las leyes antiinmigración. Pero la globalización y la tecnología no son malas: Marx avisaba de que sí, y los libros de Harvey han profundizado de manera excelente en el tema, porque él desarrolló su teoría bajo el supuesto del dinero "patrón oro", es decir, el dinero como algo con valor intrínseco que se acumula y que por el mero hecho de amontonarlo genera riqueza. Por eso se dice que el mundo de hoy se parece mucho más al que él describía que el de hace 200 años. Por eso hay que cambiar el chip y darse cuenta de que el dinero es más que una convención y no una mercancía, y que sirve para que el Estado movilice la fuerza laboral disponible (Polanyi, ni el dinero, ni el trabajo ni la tierra son mercancías). Podemos financiar lo que sea, siempre que haya recursos reales que movilizar. Ese es el límite.

Por supuesto esto es pura ficción dentro del Euro, diseñado justo para lo contrario. Y este es el verdadero elefante blanco del que nadie habla. De todas formas, países que son soberanos monetariamente nada pueden hacer si siguen haciendo política pensando en el dinero como una mercancía que se agota, como la plata o el oro :)

Responder
0
1

Destacadas

Educación pública
Recortes educativos para el inicio de curso

Las Comunidades Autónomas regidas por el Partido Popular se enfrentan a una senda continuista de recortes en educación pública que provocan disminución de plazas, no cobertura de bajas e interinidades eternas para favorecer a la educación concertada.

Italia
La distopía del Gatopardo: en el sistema político italiano todo cambia para que todo siga igual

Giuseppe Conte pronunció el pasado 9 de septiembre su discurso de investidura como presidente de Gobierno delante del pleno del Congreso italiano. Es la segunda vez en poco más de un año. Tras la crisis política provocada por Salvini en el mes de agosto, sale la Liga del gobierno y entra el Partido Demócrata. 

Crisis climática
La gentrificación climática ya ha empezado en Estados Unidos

Una amenaza inesperada del cambio climático acecha en el horizonte: la gentrificación climática. El término es bastante nuevo, pero ya hay ejemplos de este nuevo tipo de gentrificación, y no sólo en áreas costeras.

Ciencia
PRISMA: un nuevo enfoque a la diversidad en la ciencia española

¿Se fomenta la diversidad en la ciencia española?  PRISMA nace fuerte este año como colectivo en CTI (Ciencia, Tecnología e Innovación) para luchar contra la discriminación y dar visibilidad a las personas LGBTIQA+ en el ámbito científico. 

Últimas

Racismo
Valentina Henríquez: “Los trámites migratorios son traumáticos"
Migrante y activista del colectivo Resistencia Migrante, Henríquez denuncia la reciente reducción del sistema de información de extranjería en la ciudad de València y en la Universitat Politécnica.
Vivienda
Vivir una vejez activa y en comunidad

Cada vez son más las personas mayores que apuestan por la vivienda colaborativa y autogestionada como alternativa a las residencias o a los cuidados en casa.

Crisis climática
Mapa: comienza la Huelga Mundial por el Clima con más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.

Contigo empezó todo
Cuando España expulsó al 4% de su población

Hace 410 años, Felipe III ordenó la expulsión de los moriscos del Reino de Valencia. Casi 300.000 personas abandonarían España.