Arabia Saudí
El caso Khashoggi, ni único ni aislado

Vistos todos los acontecimientos en los que Arabia Saudí ha protagonizado episodios contra la libertad y violaciones de los Derechos Humanos, con el asesinato de Khashoggi han cometido un error no calculado.

Khashoggi
@JaviBlancoCRIM

publicado
2018-10-27 10:45

“Thinking globally, acting locally” (piensa globalmente, actúa localmente), así reza uno de los principios que rigen la era de la globalización, a través del cual un suceso ocurrido en un rincón del planeta tiene una onda expansiva lo suficientemente relevante como para llegar al lugar geográficamente más alejado del suceso. Así mismo, como fenómeno “glocal”, es como se está desarrollando el asesinato del periodista crítico saudí Jamal Khashoggi, quien fuera asesinado premeditadamente en el consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía) por unos quince hombres de la inteligencia saudí, entre los que había un médico forense que, como si de una película de terror o sobre la mafia se tratase, y tal como parecen indicar las autoridades turcas, descuartizó, motosierra en mano, el cuerpo de Khashoggi cuando este aún vivía.

A partir de ese fatídico dos de octubre, lo local ha trascendido a lo internacional. Se ha puesto en entredicho la credibilidad saudí, quienes han cambiado hasta en tres ocasiones la versión oficial. En un principio mantenían que el periodista crítico había salido del consulado, días después reconocen la muerte del periodista, pero alegan que fue a causa de una pelea, para finalmente indicar que se abrirá una investigación interna para depurar responsabilidades. Un relato por completo incoherente y con escasísima credibilidad que está únicamente encaminado a salvar la imagen del sucesor a la corona, Mohammed Bin Salman (MbS), quien con casi toda seguridad ordenó el asesinato de Khashoggi. Relato maquiavélico al que se suman unas macabras imágenes difundidas en twitter por el ministerio de exteriores del país autoritario, donde aparece el mismo MbS y su padre, el rey Salmán bin Abdulaziz, recibiendo en el palacio real de Riad a un hijo y un hermano del fallecido Jamal Khashoggi para darles un sobreactuado pésame.

La tensión entre Turquía y Arabia Saudí, quienes son, desde hace tiempo, rivales geopolíticos, es la más resentida de los acontecimientos del caso Khashoggi

La tensión entre Turquía y Arabia Saudí, quienes son, desde hace tiempo, rivales geopolíticos, es la más resentida de los acontecimientos del “caso Khashoggi”. Enmarcados en una pugna mayor por la hegemonía de la región MENA (Magreb y Oriente Medio), y por el mundo islámico en general, en la que principalmente están las potencias de Irán y Arabia Saudí con sus respectivos aliados. Disputa en la que el bloqueo a Qatar en 2017 por parte de Arabia Saudí y sus aliados, principalmente Emiratos Árabes Unidos y Egipto, brindó a Turquía la oportunidad de colarse en esta pugna regional y constituir así una tercera potencia de peso, siendo Turquía el mayor apoyo para Qatar en aquellos días. Otro aspecto que visibiliza la tensión bilateral acumulada hasta hoy es el apoyo de Mohammed bin Salmán al fallido golpe de estado militar de 2016 contra Erdogán, del cual salió reforzado. 

Es por esto que, de esta crisis "glocal" que acusa Arabia Saudí, quien está consiguiendo más réditos (geo)políticos es el presidente de Turquía. Erdogán es quien ha mantenido los silencios calculados desde el conocimiento del asesinato, dando la información necesaria para así acorralar al príncipe heredero saudí, MbS. Las declaraciones de Erdogán, hace unos días, el 23 de octubre, en el parlamento turco, apuntaban que “Khashoggi fue asesinado brutalmente”, al mismo tiempo que tenía palabras amables para la monarquía saudí. Actitud que, al mismo tiempo que calculadamente daña la imagen internacional saudí, autoposiciona a Erdogán, en un ejercicio de satrapía, en una hipócrita defensa de los Derechos Humanos y la libertad en la región. Por lo que es paradógico, e igualmente peligroso, que un dirigente que ha reprimido fuertemente los reclamos de libertad populares turcos y kurdos, y que ha dictado fuertes restricciones a la libertad de prensa y encarcelamientos de periodistas, tenga una posición de privilegio en esta crisis "glocal" saudí.

Por otra parte, Alemania y Canadá, por el momento, han puesto fin a las relaciones comerciales con el país wahabita hasta que se “esclarezca” lo sucedido con el periodista Khashogui. Un gesto que, aunque ejerce presión sobre Arabia Saudí, por su carácter temporal constituye una tibieza (geo)política si se tiene en cuenta el terrible alcance de las violaciones saudíes a los Derechos Humanos.

Otro aspecto que visibiliza la tensión bilateral acumulada hasta hoy es el apoyo de Mohammed bin Salmán al fallido golpe de estado militar de 2016 contra Erdogán, del cual salió reforzado

El incumplimiento de los DDHH y la represión autoritaria, para Arabia Saudí no ha comenzado ni acabado con el “caso Khashoggi”. A pesar de que el asesinato de un periodista crítico fuera de las fronteras saudíes es un suceso que pone en entredicho los DDHH y los valores democráticos de libertad de expresión, es lamentable que el detonante de la actual crisis que vive Arabia Saudí devenga de este hecho, quizá, porque Khashoggi gozaba de una buena fama internacional, y no por los numerosos casos previos de violaciones de los DDHH por parte de Arabia Saudí.

La magnitud de la guerra en Yemen, provocada por una invasión militar saudí, alcanza unas cifras de víctimas mortales que se cuentan por decenas de miles, más de un millón de afectados por el cólera y más del 70% de la población, unas 20 millones de personas, necesitadas de ayuda alimentaria y sanitaria urgente, mientras se mantienen bloqueados todos los puertos y fronteras terrestres del país. Una situación que constituye cuantitativa y cualitativamente la crisis humanitaria más crítica que hoy afronta el planeta, que se mantiene desde 2015, y que, aunque guarda también una naturaleza "glocal", no parece haber despertado las miradas de la comunidad internacional.

Las prácticas represivas del Estado saudí, hicieron que Khashoggi, quien fuera hombre de confianza de la familia real saudí hasta 2015, tuviese que exiliarse del país por sus críticas al príncipe heredero MbS. El asesinato en Turquía del periodista crítico no es ni único ni un caso aislado en la represión de la disidencia interna, sino que es el modus operandi de todo un entramado estatal autoritario, en el que las ejecuciones y encarcelamiento tanto de activistas por los derechos de las mujeres como de activistas por los DDHH son comunes. En plena ebullición de los reclamos populares por la libertad en las Primaveras Árabes de 2011, en Arabia Saudí también surgieron protestas internas, concentradas principalmente en las regiones de mayoría chií. En este contexto, por las protestas en la ciudad de Qatif, fue condenado a muerte y ejecutado Nimr Baqr al-Nimr, un conocido jeque chií. Hoy, su hijo, Ali Mohammed al-Nimr sigue detenido desde el 2012 por las mismas protestas de 2011-2012, está condenado a muerte incluso siendo menor de edad en el momento de las protestas. Aunque los llamamientos internacionales  contra su ejecución son numerosos, tampoco han adquirido un carácter de relevancia "glocal" como para crear la crisis que hoy sí vive la monarquía saudí.

En plena ebullición de los reclamos populares por la libertad en las Primaveras Árabes de 2011, en Arabia Saudí también surgieron protestas internas, concentradas principalmente en las regiones de mayoría chií

Tampoco la retención del presidente del Líbano en territorio saudí el pasado 2017 generó una crisis "glocal", más allá de varios titulares de prensa internacional. Como tampoco generó grandes problemas para Arabia Saudí la millonaria financiación de la represión de las Primaveras Árabes en países como Bahréin o Egipto, ni tampoco que refugiasen entre sus fronteras a los dictadores Ben Ali de Túnez y Hosni Mubarak de Egipto, depuestos por las protestas de 2011.

En definitiva, vistos todos los acontecimientos en los que Arabia Saudí ha protagonizado episodios contra la libertad y violaciones de los Derechos Humanos, con el asesinato de Khashoggi han cometido un error no calculado. En palabras de Mónica G. Prieto en twitter: “Nos callamos cuando MBS lanzó la guerra contra Yemen (peor catástrofe humanitaria del momento), secuestró al primer ministro del Líbano y a varios parientes, condenó a Qatar a cerco económico y político y cuando persigue y arresta activistas DDHH. Por eso pensó que podía descuartizar a Khashoggi”.

Relacionadas

Industria armamentística
Una demanda en La Haya exige responsabilidades penales a España por la venta de armas a Arabia Saudí

Seis organizaciones de derechos humanos presentan una demanda en el Tribunal Penal Internacional contra los gobiernos y empresas que han vendido o autorizado transferencias de armamento a Arabia Saudí a sabiendas que iba a ser utilizado para la guerra en Yemen.

Arabia Saudí
El insuficiente paso adelante para las mujeres en Arabia Saudí

La creciente presión internacional por los derechos de las mujeres ha obligado a ceder a Arabia Saudí. Sin embargo, sus intereses extremistas siguen siendo los mismos y la situación no es mucho mejor.

0 Comentarios

Destacadas

Salario mínimo
Subida del SMI: un acuerdo suficiente si estuviéramos en 2015, dicen algunos sindicatos

El acuerdo para la subida del SMI no ha gustado en el sindicalismo vasco y gallego por quedarse corto, pero hay algo más: una desconfianza a que la recuperación del diálogo social no sea tan positivo para la mayoría trabajadora.

Educación
Madrid, epicentro de la educación excluyente

Profesorado especializado saturado, sobrerratio de alumnado atendido: la administración madrileña mantiene la atención a la diversidad bajo mínimos. Familias y profesionales se organizan para garantizar el derecho a la educación de niñas y niños con necesidades especiales.

Chile
Asel Luzarraga, un escritor vasco en la lista de Interpol

Luzarraga es escritor, bloguero, filósofo, anarquista y vasco. Fue detenido en 2009 en Chile por poner bombas y condenado a una pena que supondría su expulsión del país. Un montaje que derivó de la denuncia que hacía de la represión del pueblo mapuche que, según denuncia, ha ocasionado que su nombre se haya incluido en la lista negra de Interpol. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos está estudiando su caso.

Sistémico Madrid
Alberto Palatchi, el sefardí que yo llevo dentro

El empresario barcelonés Alberto Palatchi, fundador de Pronovias, amasó una increíble fortuna gracias su negocio de moda nupcial. Tras venderlo, en 2017 trasladó su nuevo holding a un piso en el edificio más caro del barrio de Salamanca.

Especulación urbanística
El macrodesahucio de 18 familias revive el debate sobre el papel de la Sareb
Tres bloques de viviendas de la Sareb en Carabanchel (Madrid), con 18 familias, resisten desde hace meses los intentos de desahucio. El próximo 6 de febrero volverán a intentar echarlos de sus casas, pero tendrán que enfrentarse a los colectivos de vivienda, que harán lo imposible para impedirlo. 

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
América Latina
Gahela Cari Contreras: “Ya estamos transformando el Perú”
Gahela se define como trans mujer, feminista, migrante e indígena y postula al Congreso del Perú con uno de los programas más valientes e interseccionales de la emergente y diversa izquierda peruana.
Memoria histórica
Contra el pin parental, la vocación democrática de las maestras de la República

Las maestras y los maestros republicanos fueron los funcionarios más represaliados por el franquismo. Parece que debemos seguir insistiendo en que nuestros conciudadanos se pregunten por qué. Sobre todo en Murcia

Derecho a la ciudad
La política de las migajas: San Buda en Cáceres
El Ayuntamiento de Cáceres se suma a la política competitiva entre grandes municipios por atraer una inversión privada cuyos resultados no están claros.
Antiespecismo
Los animales a los que rescatamos, y aquellos a los que no
La crisis de incendios forestales en Australia arroja luz, una vez más, sobre las incoherencias que hay tras el trato que les damos a los animales.