Andalucismo
Las tareas del andalucismo del siglo XXI

La trayectoria histórica del andalucismo lo ha ligado de forma singular, mucho más que otros pensamientos nacionales del Estado español, con las realidades económicas de periferia y las reivindicaciones sociales emancipatorias dadas en Andalucía. A las puertas de una nueva crisis que golpeará duramente a uno de los territorios más empobrecidos del sur de Europa ¿cuál es el papel que debe ejercer el andalucismo?

1D Cordoba 5
Jóvenes recogen una arbonaida gigante en la manifestación del pasado 4D. Alfonso Torres
5 may 2020 10:00

Andalucía precisa hoy, más que nunca, de un movimiento andalucista en el que lo social y lo cultural conformen las formas de lucha y reivindicación propias de la Andalucía del siglo XXI. Este andalucismo ni puede ni debe ser una triste pátina estética que impida profundizar en el fondo del análisis social de Andalucía. Tampoco merece confundirse con el andalusismo, pues si bien es innegable que somos hijos e hijas de la cultura andalusí que nos parió, no hemos de dirigirnos a la recurrente apología de ese pasado glorioso que nos vio nacer como civilización. Nuestra tarea está en reconstruir la conciencia colectiva de nuestra identidad cívica a través de la participación en espacios que sean reflejo de la singularidad nacional de Andalucía.

El andalucismo tiene dos caminos: o continuar la senda de la auto-marginalidad o sembrar la ambición de construir pueblo.

No es sencillo ofrecer un diagnóstico y mucho menos lo es dar respuesta a las preguntas que se plantean. Sin embargo, hemos de ser conscientes de la debilidad del andalucismo cuando este se desliga de aquellos lugares comunes que unen a los numerosos colectivos en lucha que integran el grueso de las reivindicaciones ciudadanas que comprometen la vida política de cientos de andaluces y andaluzas. Aquí la cuestión económica juega un papel fundamental: Andalucía es una de las regiones más empobrecidas del sur de Europa, un sur golpeado por la crisis financiera de 2008 y, en el presente y futuro, por la triste situación laboral y económica por acción de la pandemia de coronavirus en la que nos encontramos. Ante esto, el andalucismo tiene dos caminos: seguir lamiéndose las heridas y nadando en círculos en torno a cuestiones ampliamente superadas o desechadas por inútiles u ofrecer una dirección concreta partiendo de problemas concretos. O continuar la senda de la auto-marginalidad o sembrar la ambición de construir pueblo.

Culturas
Cuando la ‘jartura’ se hace reivindicación

Las vivencias de un grupo de jóvenes de Sevilla frente a las subidas del alquiler, la gentrificación y turistificación del centro de la ciudad y el menosprecio a la cultura andaluza les han llevado a crear un colectivo con cuyo nombre representan su estado de ánimo: jartura.

En primer lugar, un movimiento andalucista útil ha de ser capaz de mostrar que es la herramienta más eficaz para lograr la emancipación económica de un modelo productivo que se ha mostrado tremendamente injusto con los sectores sociales más vulnerables. Un movimiento andalucista útil no puede eludir la responsabilidad de conformar un nuevo marco económico propio que priorice el bienestar al beneficio y que ponga por delante los intereses de aquellos y aquellas que son mayoría en nuestra tierra: médicos, profesoras, albañiles, estudiantes, jornaleras, etc. Un movimiento andalucista útil tiene la obligación de generar y promover referentes culturales modernos, necesita sumergirse en la vida cultural andaluza y reconocer el avance que ha habido en los últimos 50 años; en otras palabras, asumir que las melodías del presente no pueden construirse con las notas del pasado. Un movimiento andalucista útil (e inteligente) necesita entender que el horizonte no se acaba con la conformación de un sujeto político propio, sino que sigue extendiéndose continuamente a través de las numerosas articulaciones políticas que pueda manifestar; el objetivo no es un Partido.

Si hay algo de lo que especialmente puede hacer gala el andalucismo es que no ofrece una respuesta excluyente a las problemáticas creadas por el sistema económico, no crea un “nosotros” frente a “los otros”

Se cuentan por miles los espacios unitarios de lucha que se le abren al andalucismo cuando se revela como un fenómeno ideológico. Es aquí, precisamente, donde los y las andalucistas deben incidir hasta hacerse mayoría: cualquier reivindicación que nace desde las clases subalternas en Andalucía (desde las demandas ecologistas contra las balsas de Fosfoyesos en Huelva hasta la lucha de los trabajadores urbanos precarizados por unas condiciones laborales y un salario dignos) es una reivindicación andalucista. Si hay algo de lo que especialmente puede hacer gala el andalucismo es que no ofrece una respuesta excluyente a las problemáticas creadas por el sistema económico, no crea un “nosotros” frente a “los otros”. No hay una prevalencia de lo étnico respecto de lo foráneo, sino que inserta la lucha de las clases trabajadoras dentro de una realidad nacional concreta, y esto es así desde sus inicios. Por tanto, cuando se acusa a los y las andalucistas de querer posicionar lo andaluz sobre cualquier otra cosa, la respuesta es clara y contundente: “nuestro nacionalismo, antes que andaluz, es humano”.

Hay mucho trabajo por hacer todavía, pero no debemos despreciar tampoco la labor que desde los Ateneos, las asociaciones culturales y las organizaciones andalucistas se ha venido haciendo desde hace décadas. Es importante conocer la historia pasada de nuestro pueblo pero mucho más importante es implicarse en la realidad actual del mismo. Tomar partido, que diría Gramsci. Mientras no comprendamos que el andalucismo, como ideología, es el marco conceptual con el que aproximarnos a la pluralidad de demandas colectivas existentes no podremos encaminarnos en una ruta concreta. Si entendemos, por el contrario, el carácter transformador del andalucismo político-cultural y el poder popular que es capaz de generar cuando realiza su labor educativa e ideológica de forma adecuada, entonces, hay mucho por ganar.

Relacionadas

Andalucismo
Una reflexión sobre el campo andaluz

El Ministerio de Trabajo a mediados de Mayo remitió una instrucción a los inspectores de trabajo provinciales para las campañas agrícolas de los meses de mayo y junio, con visitas conjuntas de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Su objetivo era detectar supuestos que van más allá de las infracciones administrativas y constituyen ilícitos penales, en especial se ponía énfasis en los casos de explotación laboral. A partir de este momento, la patronal agraria ha mostrado una gran indignación, incluyendo amenazas directas por parte del presidente de UAGN, que ha amenazado ‪con que «como no retire las inspecciones, no vamos a ser pacíficos». A continuación, vamos a analizar cuál es la situación laboral en el campo y el porqué es necesario tomar medidas urgentes contra la explotación laboral.

Andalucismo
Es la hora de tomar posición

Quienes llevamos años trabajando dentro del andalucismo político, sindical y social, vemos con alegría el surgimiento de un renovado espíritu andalucista, plural, joven, de carácter cultural y social, que sin embargo no tiene su reflejo en un movimiento político amplio, capaz de representar al conjunto de expresiones culturales, políticas y sociales que están en auge.

3 Comentarios
#59454 13:58 5/5/2020

Liberar Andalucía del amo español que le impuso Europa, esta debería ser la meta del andalucismo de este siglo. De lo contrario, será otro siglo perdido y otro más de colonialismo desde que comenzó la invasión del país andaluz.

Responder
0
6
#59497 23:15 5/5/2020

Colonialismo el que ejerce Andalucía sobre Granada

Responder
0
1
#59532 13:55 6/5/2020

da pena ver en el congreso a casi todas las autonomias tener voz y voto y andalucia la mas grande en poblacion no tengamos ni una sola voz.que nos defienda hasta cuando . no vemos que los partidos nacionales no miran nada mas que sus interesces

Responder
0
0

Destacadas

Racismo
Un estallido antirracista en medio de la pandemia
La ola antirracista que ha desbordado ciudades en todo el mundo bebe de mareas preexistentes: una memoria múltiple de violencias policiales que quedaron impunes, años de resistencia contra el racismo institucional que dicta la exclusión de una parte de la población, y la conciencia de las clases trabajadoras racializadas de su condición desechable en las lógicas capitalistas. 
Sanfermines
San Fermín: una mundanidad imposible

Por primera vez las fiestas de Iruñea se han suspendido por motivos sanitarios, ya que el coronavirus es incompatible con el roce del festejo.

Cuando volvamos a encontrarnos
Vivir en las ciudades más afectadas por el coronavirus

Esperanza Balaguer y Javier Abella residen en dos de las ciudades más golpeadas por la pandemia. Desde Nueva York y San Pablo, comparten su experiencia como emigrantes en medio de la crisis del covid-19.

Últimas

Ley Trans
Confluencia Trans exige una ley estatal que garantice la autodeterminación de género
Una treintena de colectivos integrados en Confluencia Trans se movilizan en Madrid por los derechos de las personas trans y para que se apruebe la normativa que garantice la autodeterminación de género.
Costas
Contra el hotel de La Tejita y su mundo: rastros de una lucha ganada

Las que aquí hablan son solo unas pocas voces de las miles que gritaron en La Tejita. El texto bien podría ser anónimo. Esperamos recoger parte del sentir común.