Alemania
La extrema derecha alemana se abre a pactar con Merkel

Mientras el partido socialdemócrata elige directiva crítica con la gran coalición, los ultras de AfD mandan globos sonda al partido de Merkel para asumir responsabilidades de gobierno.

Tino Chrupalla
Tino Chrupalla, copresidente de AfD, partido ultraderchista alemán. Foto: Olaf Kosinsky/Wikimedia commons
5 dic 2019 05:00

Este fin de semana ha tenido lugar un cierre de filas doble en la política alemana que puede cambiar el panorama actual de arriba abajo. Los socialdemócratas del SPD y los ultras de Alternativa por Alemania han elegido a sus nuevos co-jefes. Los primeros han apostado por dos figuras críticas con el acuerdo de gobierno con la Unión de la canciller Angela Merkel, hasta el punto de que algunos analistas aseguran que el país va camino de elecciones anticipadas el año que viene. Por su parte, los ultras de la Alternativa por Alemania dejaron claro a la CDU que si los socialdemócratas pactan con la izquierda y los verdes no le quedará otra opción que valorar una coalición con ellos.

La AfD tiene desde este fin de semana un nuevo co-jefe y nueva directiva que acercan al partido a posiciones más extremistas si cabe. El congreso del partido, celebrado en la ciudad de Brunswick y acompañado de protestas antifascistas, conluye con la elección de Tino Chrupalla, un pintor de brocha gorda que asegura venir a representar al ciudadano conservador alemán que se siente traicionado por la CDU de Merkel. Es el candidato propuesto por el hasta ahora co-presidente Alexander Gauland y junto al otro co-dirigente, Jörg Meuthen, que permanece en el puesto. Con esta elección tratan de transmitir una imagen moderada del partido.

Sin embargo, la profundización de las posturas mas radicales queda de manifiesto en la segunda línea de frente. La nueva directiva tiene varios personajes cercanos a la fracción del llamado Flügel (ala en alemán) y nombres como la nieta del ministro de finanzas de Hitler, Beatrix von Storch, personajes de probado pasado en la órbita neonazi como Andreas Kalwitz, o el diputado Stephan Protschka, que participó en la financiación de una placa conmemorativa en Polonia para soldados alemanes que habrían participado en masacres.

La AfD, nacida como protesta chovinista contra el euro y los mal llamados rescates de las economías del sur, transmite la idea de ser una casa de locos, un partido plagado de peleas internas y muy caótico, pero lo cierto es que cada vez hay mas uniformidad ideológica en su interior. Los elementos aglutinantes son la xenofobia, un componente que ya estaba en el germen inicial y las ideas identitarias de la corriente de la Nueva Derecha cuyo mensaje principal es que el pueblo alemán se encuentra amenazado y los alemanes se extinguen.

El nacionalismo exarcebado no se traduce como en los partidos neonazis clásicos en una defensa abierta del Tercer Reich, sino en su relativización y en la entronificación de figuras como Gustav Stresemann o Claus Stauffenberg, apropiándose de sus leyendas y utilizándolas para justificar sus propios fines, algo que en el caso del segundo, artífice del atentado contra Hitler, está siendo denunciado por su nieto, en contra de dicha apropiación.

La profundización extremista tiene en el jefe del partido en el estado de Turingia, Björn Höcke, a su mayor baluarte. Un político que, según dictaminaba en septiembre un juzgado alemán después de una denuncia de éste, puede ser denominado “fascista” sin faltar a la verdad. Höcke aparece entrevistado en un libro que versa totalmente sobre él y que escribió Sebastian Hennig. El libro recuerda a “Mi lucha” de Hitler, en el que reclama un líder que sea capaz de conducir al pueblo con mano dura. Junto con el llamado “Instituto para la Política de Estado”, plantean un proyecto de “remigración” mediante el cual millones de inmigrantes o descendientes de inmigrantes habrían de ser expulsados del país para que los alemanes puedan sobrevivir.

Alemania, un “imperio romano” en decadencia

El sociólogo Axel Salheißer comentaba en el canal de televisión público Phoenix que “las encuestas dicen que la AfD no es votada a pesar de que el partido defiende posiciones de extrema derecha, sino precisamente por eso”. Que el giro a la derecha en el país no es una consecuencia directa de la llegada de refugiados es algo que ha puesto de manifiesto la investigación del periodista David Goeßmann, que entrevistamos en El Salto. Sin embargo, en Alemania se están convirtiendo en normales discursos que hace unas décadas solo se encontraban en la extrema derecha. La lista de escándalos en el país es larga. El último se conocía el domingo a través del semanario Bild am Sonntag, que revelaba que dentro de un comando de élite del ejército habría extremistas de derechas.

El sábado además se conocía que un juzgado de la ciudad de Gießen había fallado a favor del partido fascista NPD, que denunciaba la retirada de sus carteles durante la campana electoral a las europeas, según informaba el medio especializado Legal Tribune Online. En dicha propaganda podía leerse “Parar la invasión: La inmigración mata”, una frase claramente xenófoba por la cual el ayuntamiento pidió al partido que descolgase los carteles. Sin embargo, la peligrosa ideología identitaria que ya hemos descrito en El Salto en alguna ocasión, se ve reflejada en dicha sentencia, que asegura: “el contenido objetivo de la afirmación 'la inmigración mata' es una realidad demostrable”.

Para ello, el juez se basa en ejemplos históricos que se remontan a los romanos para introducir elementos claramente identitarios asegurando que “de hecho, el movimiento migratiorio hacia Alemania de 2014/2015 no solo llevó a un cambio social que ha provocado la muerte de personas, sino que a largo plazo puede asismismo a acabar con el sistema del orden de libertades democráticas”. Un Armagedon que podría agravarse “si Alemania no es capaz de mantener el monopolio de la violencia dentro de sus fronteras de forma efectiva, con lo cual habría un lento declive como ocurrió con el imperio romano”.

CDU: pactar con la AfD u olvidarse de gobernar

Desde el pasado octubre la AfD ha cambiado su discurso con respecto a la CDU de manera radical. Ese “partido viejo”, como se ha dedicado a tildarlo desde su nacimiento, ahora no es un partido de traidores a la patria, sino un posible colega de coalición. Lo importante sería que dicho partido se apartase de las tesis defendidas hasta ahora en relación a los refugiados y al cambio climático.
Fue una casualidad, pero tenía que pasar en algún momento.

En el mismo fin de semana, tanto la AfD como el SPD elegían a sus nuevos dirigentes y sentaban de este modo las bases de las futuras políticas. El partido socialdemócrata elegía a dos nuevos dirigentes, que llegan reclamando una coalición a la izquierda del partido de Merkel junto con Los verdes y Die Linke, Alternativa por Alemania volvía a recordar a la CDU que no le quedan más opciones que pactar con ella si quiere gobernar en el futuro. Fueron varios los líderes del partido que se expresaron en ese sentido.

El jefe saliente Alexander Gauland aseguraba que “en unas elecciones democráticas podemos salir tan reforzados que no sea posible dejarnos fuera del poder de configuración de este país”. Para él “no está claro que la CDU desaparezca completamente, pero sí que es muy posible que sus bases le planteen la pregunta de crear amplias mayorías populares”, en referencia a una coalición con su partido, que desde hace unos meses repite sin cesar que es un “partido popular”. Y dejaba claro que “cuando los verdes, los rojos y los rojooscuro se unan, llegará el día en que una CDU debilitada solamente nos tenga a nosotros como opción”. El co-presidente Jörg Meuthen aseguraba asimismo que en la AfD “tenemos que estar preparados. Alemania es un país que se encuentra en un punto de inflexión” para concluir que “tenemos que querer entrar en un gobierno y ser capaces de hacerlo”.

A la CDU se le ha planteado un dilema en el estado de Turingia tras las elecciones regionales, donde su partido quedó tercero después de la izquierda de Die Linke y la AfD del fascista Björn Höcke. En El Salto se explicó la disyuntiva de pactar con la extrema izquierda o la extrema derecha.  Allí finalmente se ha llevado a cabo un acuerdo de los socialdemócratas, los verdes y Die Linke, una fórmula que ya funciona en Sajonia, Bremen y Berlín. La hora de la verdad alemana puede llegar en 2020 si el nuevo dúo socialdemócrata decide terminar la gran coalición por adelantado. La CDU se podría ver en las próximas elecciones ante la disyuntiva de elegir entre la extrema derecha o permanecer aislada si hay una coalición progresista. Que partidos conservadores liberales se apoyen en fascistas que acaban tomando el control no sería algo nuevo.

Relacionadas

Coronavirus
Alemania registra sus primeros casos de muertes en residencias y afronta una crisis de cuidados

Una treintena de ancianos fallecen en residencias alemanas. La buena capacidad de los hospitales contrasta con los problemas en el ámbito del cuidado de mayores y los sistemas de dependencia.

Contaminación
Ciudades y activistas alemanes se rebelan contra la industria del automóvil

En un país donde los fabricantes de automóviles son los reyes y su influencia política es incuestionable, se está gestando una pequeña revolución. Ciudades alemanas toman medidas para prohibir los coches diésel antiguos e impulsar las infraestructuras de bicicleta.

Especulación urbanística
Irene Sabaté: “Berlín demuestra que el debate sobre la regulación de los alquileres es posible”

Al hablar sobre intervenir en el mercado de los alquileres todo el mundo mira a Berlín. Conversamos con la investigadora y antropóloga Irene Sabaté sobre la experiencia berlinesa y por qué los colectivos por el derecho a la vivienda apuntan en esa dirección.

0 Comentarios

Destacadas

Agricultura
Los jornaleros sin papeles de Huelva piden una regularización masiva para la recogida de la fresa
El cierre de la frontera con Marruecos ha puesto en peligro la campaña de recogida del fruto rojo. Miles de jornaleros sin permiso de trabajo, que sobreviven en los asentamientos de Huelva reclaman a tres ministerios que lleven a cabo una regularización masiva.
Coronavirus
Los farmaceúticos piden reconocimiento y protección desde la primera línea frente al covid19
El Gobierno entiende que el riesgo de contagio es inherente a la profesión y las farmacias han de implementar por sí mismas, asumiendo el coste, las medidas de protección oportunas y actuar como primera barrera para no colapsar el sistema sanitario.
Coronavirus
Holanda y la historia interminable de deuda, austeridad y crisis

El dinero del MEDE no es de Holanda y Austria exige que se endurezcan las condiciones a España e Italia para recibir un préstamo para luchar contra el covid19.

Coronavirus
Covid19 y la doctrina del shock en los mercados financieros
A la vez que ha quebrado las cadenas de producción globales, covid19  ha revelado las graves disfunciones de los mercados financieros internacionales. La respuesta sin precedentes de los bancos centrales en favor de las grandes corporaciones, entre ellas las más contaminantes, no hará más que agravar la crisis climática.
Coronavirus
Una proveedora de Nike encabeza las masivas suspensiones laborales en las maquilas de Honduras

El Gobierno de Honduras suspendió el pasado 16 de marzo todas las garantías constitucionales en el marco de la lucha contra el covid19. Miles de trabajadoras y trabajadores de las maquilas han sido suspendidos por cuatro meses. Se han quedado sin salario y sin la capacidad de protestar.

Coronavirus
Dos semanas en el motor de un autobús

Las prácticas de resistencia y la organización para el bien común emergen en un tiempo de amenazas múltiples y globales en el que llevamos viviendo dos semanas.

Opinión
El 8 de marzo como chivo expiatorio

El movimiento feminista tiene muy incorporadas las prácticas de cuidado, no es un movimiento alocado ni suicida.

Últimas

Coronavirus
Uno de cada cuatro españoles dispone de menos de 30m² para vivir el confinamiento

La encuesta de hogares del INE arroja una panorámica de cómo se está viviendo el aislamiento en el país: el 28% de viviendas dispone de menos de 30m² por ocupante, y una de cada cuatro familias españolas pasa el confinamiento en espacios de menos de 75m². También preocupan los datos de quienes viven solas: cuatro de cada diez son mayores de 65 años, la mayoría mujeres.

Coronavirus
¿Prólogo al ecofascismo?

Si aceptamos este momento como un acto fundacional en lugar de crear un clima destituyente e impugnador, seguramente estaremos aceptando participar en un acontecimiento que con toda facilidad va a ser utilizado como analogía positiva para desarrollos autoritarios.

Obituario
Fausto Sánchez García: una vida comprometida con la clase obrera

Fausto Sánchez García (1928-2020) militante comunista y uno de los impulsores en Asturias de la Querella Argentina ha fallecido esta semana.

Coronavirus
Una política exterior europea a prueba de pandemias

La Unión Europea que entró en la pandemia del covid19 no va a ser la misma que salga de ella. Esta afirmación parece evidente, pero también es cierto que quizá aún no seamos conscientes de todos los ámbitos en los que esto va a ocurrir.

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.