Weinstein contrató a exagentes del Mossad para evitar que se publicaran sus agresiones sexuales

Harvey Weinstein contrató durante un año a dos empresas de detectives privados que espiaron y recopilaron información sobre mujeres y periodistas para tratar de evitar que salieran a la luz las agresiones sexuales cometidas por el productor de cine. 

Harvey Weinstein PEABODY AWARDS
Harvey Weinstein en los Peabody Awards. Foto: ANDERS KRUSBERG / PEABODY AWARDS

publicado
2017-11-07 11:22:00

Cuando en otoño de 2016 empezaban a investigarse las primeras acusaciones de abusos sexuales contra el productor de cine Harvey Weinstein, este recurrió a compañías de detectives privados para espiar a las mujeres y periodistas y para tratar de frenar la publicación de las informaciones en marcha, según publica el periodista Ronan Farrow en The New Yorker.

Las dos compañías contratadas a través de su abogado, Kroll y, sobre todo, Black Cube, se encargaron durante un año de tratar de frenar el escándalo con los peores métodos de las películas de espionaje. La compañía Black Cube, creada en 2010 y con sedes en Tel Aviv, Londres y París, está liderada y formada por antiguos agentes del Mossad y otras agencias de espionaje israelíes. Esta compañía fue contratada por Weinstein a través del gabinete de abogados que lo representa, Boies Schiller Flexner, y hay constancia de que al menos recibió 100.000 dólares de los 600.000 prometidos si lograba sus objetivos.

A lo largo de los meses, una agente secreta de Black Cube con acento alemán contactó, haciéndose pasar por una activista en defensa de los derechos de las mujeres, con la actriz Rose McGowan, que ha acusado a Weinstein de violación; además de con los periodistas del Times, el New York Magazine y The New Yorker que preparaban historias sobre las acusaciones que pesaban contra Weinstein.

La agente secreta, que se hacía llamar Diana Filip y decía impulsar una iniciativa para combatir la discriminación contra las mujeres en el trabajo, llegó a encontrarse en varias ocasiones con McGowan, y en algún caso acompañada de otro agente secreto, para tratar de obtener información.

La misma persona contactó con el periodista del New York Magazine Ben Wallace haciéndose pasar por “Anna” y tratando de obtener información sobre el artículo que preparaba desde hacía semanas y sobre las mujeres que habían hablado con el periodista e iban a denunciar a Weinstein. Esta agente ha sido identificada posteriormente como exmiembro de las Fuerzas Armadas israelíes y empleada de Black Cube.

Perfiles psicológicos

Los “objetivos principales” de Black Cube, según aparece en uno de los documentos firmados el 11 de julio de 2017 con el gabinete de Weinstein, eran “proveer inteligencia que ayudará a los esfuerzos del Cliente de parar completamente la publicación de un nuevo artículo negativo en un destacado periódico de Nueva York” y “obtener información adicional de un libro que se está escribiendo actualmente y que incluye información negativa dañina de y sobre el cliente”. El libro al que hace referencia este documento es Brave, las memorias de la actriz Rose McGowan, que publicará HarperCollins en enero.

Según el periodista Ronan Farrow, durante todo un año, Kroll y Black Cube “recogieron información de decenas de personas, de las que hicieron perfiles psicológicos, a veces centrados en su vida personal o sexual”. El propio Weinstein monitorizaba el progreso de las investigaciones, y llegó a hacer una lista de antiguos empleados para que lo apoyaran, “recopiló nombres e hizo llamadas que, según algunas de las personas que las recibieron, resultaban intimidantes”.

0 Comentarios

Destacadas

Energías renovables
Un legado nefasto en renovables

El más que probable final del impuesto al sol es el epílogo a siete años de políticas en materia de renovables que, a ojos de los grupos ecologistas, han supuesto una marcha atrás sin precedentes.

Crímenes del franquismo
Los esclavos del franquismo

Aunque el trabajo forzado de los presos era algo corriente desde el golpe de Estado, la construcción del Valle de los Caídos será una de las primeras grandes obras en utilizar mano de obra esclava de forma masiva.

Cómic
Emil Ferris, el cómic como reflejo y abismo

La ópera prima de Emil Ferris, Lo que más me gusta son los monstruos, se ha ganado a crítica y público y se presenta como una de las nóvelas gráficas más interesantes de la temporada.

Violencia sexual
Romper el silencio: el fin de la cultura de la violación

Oprimir a las mujeres no era una opción ideológica, formaba parte de la cultura popular. Una cultura impregnada por el patriarcado que mujeres de todas las edades ya no están dispuestas a tolerar

Últimas

Música
Doctor Deseo: “Cualquiera con dos dedos de frente y un poco de corazón se identifica con el feminismo”

La peculiar idiosincrasia de Doctor Deseo, verso suelto en el ámbito del rock con denominación de origen vasca, ha permanecido intacta durante tres décadas. Al conversar con Francis Díez, voz cantante del grupo bilbaíno, es fácil entender por qué.

Fotografía
Nuevas miradas para combatir la hegemonía
Binomio Mujeril es un proyecto fotográfico que propone miradas desde las que cuestionarse y cuestionar.
Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.