Renta básica
La Marcha Básica calienta motores de cara al mes de marzo

Una cincuentena de colectivos y organizaciones de base convoca una marcha desde León a Madrid para reclamar una renta básica “suficiente, incondicional, individual y universal”.

@glamarlo

publicado
2018-02-05 17:20:00

En un país con tres millones y medio de parados, de los que un millón y medio carece de prestación por desempleo, en un país en el que el 90% de los contratos laborales firmados este mes de enero han sido temporales y un tercio temporales a tiempo parcial, en un país en el que 46% de los contratos temporales que especifican su duración son de siete días o menos, en un país en el que 455.000 personas cobran pensiones no contributivas que a menudo no alcanzan los 400 euros y en el que las pensiones contributivas mínimas rondan los 600 euros, en un país en el que trabajar no es incompatible con ser pobre... cada vez más voces se alzan para reclamar una renta básica “suficiente, incondicional, individual y universal”.

Esa es la reivindicación básica, aunque no la única, en torno a la que va a girar la Marcha Básica, que recorrerá los 337 kilómetros que separan León de Madrid entre el 10 y el 24 de marzo, a lo largo de varias etapas, y que concluirá con una manifestación en la capital. Los convocantes exigen que se cumpla la Carta Social Europea, “que marca ciertos parámetros, como que no se puede tener prestaciones por debajo del umbral de la pobreza [establecido aquí en 674 euros mensuales], pero en España las prestaciones no contributivas son la mitad de esa cantidad, las prestaciones sociales son de 435 euros y más de la mitad de las personas que lo necesitan no reciben prestaciones, y el trabajo fijo se cambia por trabajo precario, por lo que surge la pobreza laboral”, indica Ramiro Pinto, miembro de la Coordinadora estatal de la Marea Básica contra el Paro y la Precariedad. Y hay que tomar medidas, indican, pues varios informes internacionales establecen que la pobreza acorta la esperanza de vida más que el alcoholismo, la obesidad o la hipertensión.

Para los convocantes de la marcha, integrada ya por más de cincuenta colectivos y organizaciones sociales de base, la renta básica universal no solo es posible, sino que es necesaria, no únicamente para aquellas personas que carecen de todo tipo de ingresos, sino también para permitir que la legión de parados y precarios no se vea obligada a aceptar cualquier empleo en condiciones de explotación crecientes. “Somos 400.000 parados y cuatro trabajando, por lo que estamos bajo presión” para aceptar cualquier tipo de empleo, indica Marta Sánchez, también miembro de la Marea Básica, que añade que no quieren una “renta básica neoliberal; sin derechos sociales, la renta básica no tiene sentido”.

Derechos sociales

Por ello, también exigen la derogación de las dos reformas laborales, que han permitido abaratar todavía más el despido y asentar las bases de un ejército de mano de obra desesperada y precaria; rechazan la reforma de las pensiones y reclaman un sistema público de pensiones justas. Y unen esta lucha a la defensa de una vivienda digna y garantizada y de una sanidad y una educación públicas.

Los convocantes no buscan imitar alguna experiencia ya en marcha, ni siquiera la de Finlandia, que ha empezado en 2017 una experiencia piloto limitada de renta básica de 560 euros al mes para 2.000 personas y ha comprobado que esto no desincentiva la búsqueda de empleo. Para Sánchez, sin embargo, la experiencia finlandesa olvida los derechos sociales, “así es que no nos parece un modelo”. Lo que sí tienen claro es que la renta básica es “financiable con una reforma fiscal que afecte más a quien más gana y al que ahora evade, porque tendría que declarar”.

Según Isabel de la Cal, de la Coordinadora de Desempleados y Precarios, se conseguiría “cambiando la estructura de la tributación fiscal; ahora es más fácil darle a un botón y comprar acciones por las que no tributas nada mientras que el trabajador no tiene acceso a la economía, solo a las sobras”. “La renta básica es la única manera de redistribuir la riqueza que tienen unos pocos”, añade.

Se trata, dice Ramiro Pinto, no de una cuestión de posibilidad, sino de “una cuestión de voluntad política”. Pinto considera que “los partidos políticos llegan tarde, y como ciudadanía los vamos a desbordar”. Aunque la marea sí pretende interpelar a partidos e instituciones, en ningún caso eso supondrá “que vayamos a descafeinar las reivindicaciones”, dice Sánchez.

La idea de la Marcha Básica nació el pasado verano en el seno de la Marea Básica, un conjunto de colectivos y personas que reclama desde 2015 el establecimiento de una renta básica universal, y que está integrada en las Marchas por la Dignidad que se han desarrollado desde 2012. Para Marta Sánchez, el programa básico de la Marcha Básica es a la vez “tremendamente reformista y absolutamente revolucionario”. Se trata de establecer unas “líneas rojas” y que la marcha no sea el final del camino: “La gente no camina 400 kilómetros para llegar a Madrid y que la cosa quede descafeinada”, concluye.

Relacionadas

Extremadura
¿Parados? ¡Que se jodan!

Al inicio de la crisis sistémica la cobertura al desempleo acoge a casi el 80% de los parados, actualmente no llega al 56%. Y el gasto en prestaciones ha pasado de los 31.564 millones de euros en 2012 a los 17.411 del año 2018. En la región con la tasa de pobreza más alta de toda España el gobierno de Fernández Vara está pagando al mes casi 5.000 rentas básicas de inserción menos de las que el Campamento Dignidad y los movimientos sociales consiguieron arrancarle a Monago al final de su mandato.

Renta básica
Deseo de un empleo basura o la fábula de la igualdad de oportunidades
5

No hay que ser Díaz Ayuso para considerar que no todo el mundo merece ya no progresar, sino incluso sobrevivir. Cada vez que alguien con voz afectada habla de que hay que poner en valor el talento, importar inmigrantes formados, fomentar que vuelvan nuestros jóvenes más preparados, está tasando el peaje para ganarse un lugar fuera de la intemperie.  

Renta básica
“Muchas veces, detrás de los problemas de salud mental está la inseguridad económica”
Conversamos con Sergi Raventós sobre cómo una renta básica universal e incondicionada podría mejorar la vida de las personas aportándoles seguridad económica.
1 Comentario
José Martínez Carmona 13:01 8/2/2018

Mis comentarios no pretenden inmiscuirse en el fondo ni en la forma de los artículos de EL SALTO; sólo quiero exponer mi punto de vista sobre la campaña montada con el lema No+Precariedad en torno al cual se están moviendo muchas teclas persiguiendo intereses diversos. El artículo que comento informa, muy bien por cierto, de la Marcha básica de Aragón hacia Madrid. La iniciativa se incerta en la dinámica de las Marchas de la Dignidad, pero no me parece que "plantear a los grupos políticos y a sindicatos que se posicionen con el cumplimiento de la Carta Social Europea" se acople a los fines de las Marchas. UGT y CC OO lanzan su ILP, abundando en su juego: reivindicar una limosna de vergüenza con todos los recortes habidos y por haber..., y los anti-precariedad de Unidos Podemos de Madrid se reune con su grupo parlamentario para ver donde poner o quitar para que salgan las cuentas sin romper un cristal.
Insensiblemente, se reduce el concepto de PRECARIEDAD a su mínima expresión monetaria, olvidando que la precariedad no sólo está en la ausencia de una renta básica, sino también en la calidad del empleo en general, en la "democracia" supuestamente representativa y sensiblemente vigilada y castigada, en la pantomima de la justicia, complice de los Paraísos Fiscales y de los ladrones de guante blanco, con sus doctrinas hechas a medida de sus BOTINES, en el predominio de lo económico sobre lo ecológico y de lo político sobre los social, en las privatizaciones y recortes que alcanzan a todo el sector público, duramente conquistado por nuestros padres y nuestros abuelos, en el sindicalismo raquítico de afiliación pero BICÉFALO para contabilizar subvenciones. Asistimos a la GLOBALIZACIÓN de la PRECARIEDAD. ¿Luchar contra la PRECARIEDAD como otros luchan contra EL HAMBRE? Mil Plataformas son necesarias, de acuerdo, pero con un un objetivo común: acabar con el sistema responsable de la precariedad.

Responder
5
0

Destacadas

Tenerife
La historia del Puerto de Granadilla: 300 millones de despilfarro

El puerto de Granadilla es una de las infraestructuras investigadas en una de las piezas del caso Lezo por supuestas comisiones pagadas de forma ilegal por OHL. Su construcción, que costó 300 millones de euros, fue objeto de una década de protestas por parte de colectivos ecologistas que denunciaban su inutilidad.

Acuerdos de Paz de La Habana
“El presidente colombiano no tiene voluntad política de cumplir los Acuerdos de Paz”

Gladys Rojas, secretaria de la corporación Sembrar, y Pablo de Jesús Santiago, síndico de la Federación Agrominera del sur de Bolívar, denuncian el incumplimiento de los Acuerdos de Paz de La Habana.

Enfermedades
Duelo permanente: cuando hay que aprender a vivir con la ausencia del presente

Las víctimas por daño cerebral irreversible son muchas más de las que figuran en las estadísticas. Familiares y allegados pasan meses, años e incluso décadas al lado de sus seres queridos en estado vegetativo o de mínima consciencia sin poder cerrar su dolor.

Literatura
Ursula y Sylvia

Del final de Sylvia Plath ya conocemos cada detalle. De la gestión que de su obra hizo Ted Hughes, también. De lo injusto y doloroso de todo esto no terminaremos de quejarnos jamás. No hay restitución posible.


Últimas

Partidos políticos
Almeida y Colau, los apellidos del día de la investidura municipal

Hoy, 15 de junio, se forman los Ayuntamientos salidos de las urnas el pasado 26 de mayo. Hasta última hora se han mantenido las negociaciones en un buen puñado de ellos. El PSOE sale reforzado, el PP recupera Madrid y el “cambio” solo resiste en Barcelona, Cádiz y València.

Eventos
Así fue la jornada Mujeres escritoras contra el fascismo

El 15 de junio El Salto organizó en el centro social La Ingobernable en Madrid una jornada llena de mujeres que combaten el fascismo cada día mediante la palabra. Compartimos debates y saberes, comimos juntas y terminamos bailando.