Precariedad laboral
Seis de cada diez becarios no cobran por el trabajo que realizan

El abuso por parte de empresas y administraciones de personas en prácticas se ha extendido en los últimos años. Un fenómeno especialmente grave en los medios de comunicación.

Estudiantes en prácticas.
Estudiantes en prácticas. David F. Sabadell

publicado
2017-12-15 06:00:00

La cifra de trabajadores en prácticas no deja de crecer. En 2013, se contabilizaban un total de 20.000. En 2015, ya eran 70.000, un aumento del 250%, según un informe del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

También ha aumentado el número de becarios que no cobran: seis de cada diez no reciben salario ni ningún tipo de compensación económica por el trabajo que realizan, unas cifras que colocan a España a la cabeza de la Unión Europea en este tipo de contratos y convenios precarios, según la propia Comisión Europea.

Otro estudio, en este caso de la OCDE, advierte de que solo Eslovenia supera a España en la UE en la cantidad de titulados que han pasado por un contrato de prácticas después de finalizar sus estudios.

Según denuncia una campaña del sindicato CNT Gráficas, estos datos demuestran que la figura del becario ha sido utilizada por las empresas y las administraciones públicas “para emplear mano de obra barata en todos los sectores, aunque es una situación especialmente extendida en el ámbito de la comunicación y el periodismo, donde se sufren horarios abusivos y se asumen responsabilidades o tareas que poco o nada tienen que ver con la finalidad formativa de los contratos en prácticas”.

De hecho, según el informe publicado por la Comisión Europea, siete de cada diez trabajadores en prácticas reconocen que a menudo su carga de trabajo es equivalente a la de los trabajadores con contrato laboral.

El área de prensa y artes gráficas de esta central anarcosindicalista señala que esta realidad “es una tapadera para encubrir lo que realmente son relaciones laborales a precio de saldo, sin derechos, con pocas o ninguna posibilidad de un posterior contrato”.

Una de las principales causas de esta situación, según un informe de la escuela de negocios IMF, es la ley de 2013, que no obliga a remunerar a los becarios, algo que no ocurre en otros países de la UE. "No es de extrañar, entonces, que el 58% de los becarios en prácticas no reciba remuneración económica", afirman. 

En muchas ocasiones, señalan desde IMF, los peores casos de explotación se producen porque "el becario no conoce los términos” de los convenios. 

Para hacer frente a esta situación, la sección de Prensa y Medios de Comunicación de CNT ha elaborado un informe que pretende ayudar a los becarios a conocer sus derechos y denunciar las malas prácticas de las empresas.

Relacionadas

Turismo
Al otro lado de la barra: precariedad laboral en la hostelería chipionera

En la actualidad el turismo es el gran amigo de la política. Moneda de cambio y ventanilla de compra-venta para “enriquecer” a nuestra Andalucía. Hartos estamos de ver en los medios de comunicación al personaje político alardeando de medidas para el fomento de este sector en los diferentes puntos de la Comunidad autonómica andaluza.

Explotación laboral
Eragin denuncia jornadas laborales de hasta 15 horas diarias en el BBK Live

La Asamblea de Jóvenes Precarias de Bilbo asegura que ha recibido presiones de la empresa Last Tour para evitar que difundiera mensajes sobre las condiciones laborales del festival y ha decidido publicar testimonios de personas trabajadoras. También ha convocado una concentración para hoy a las 19.00.

Explotación laboral
La tecnología te ata a tu puesto de trabajo

En los trabajos de oficina es prácticamente imposible que se produzca una verdadera separación de la vida personal y laboral. Mediante emails, whatsapps o llamadas, muchos trabajadores continúan trabajando más allá de su propia jornada o los fines de semana.

2 Comentarios
#5188 9:17 20/12/2017

Sí, enlaces por favor. ¿De cuándo son esos informes?

Responder
0
1
Kynikos 16:01 15/12/2017

Estaría bien que añadiérais enlaces para alguno de los informes citados. Gracias! Saludos

Responder
3
1

Destacadas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

La Rioja
Desacuerdo entre el PSOE y Podemos en La Rioja
El gobierno de La Rioja sigue bloqueado tras una reunión in extremis entre Podemos y PSOE la víspera de la nueva votación ¿Qué ha pasado en La Rioja?
Biodiversidad
Apicultura intoxicada: agricultura, biodiversidad y plaguicidas

Es indispensable escuchar el reclamo de las organizaciones ecologistas que piden el compromiso político de todas las formaciones para reducir al 50% el uso de plaguicidas en 2023.

Últimas

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.