Patrimonio
Comisarias del pasado

La colección pública de patrimonio industrial vasco descansa en la antigua fábrica de Konsoni, donde tres historiadoras ofrecen visitas y custodian las más de 2.000 piezas.

Patrimonio Industrial Ribera Deusto Konsoni
Telar de 1801 que permite crear dibujos en el textil mediante un juego de tarjetas perforadas. Christian García
5 ago 2019 06:26

Insisten en que no es un museo, sino un almacén. Ainara Martínez, María Romano y Amaia Apraiz son historiadoras y las máquinas les apasionan. Tanto que, ante el olvido del Gobierno vasco de crear un museo del patrimonio industrial, solicitaron hacerse cargo de dicho patrimonio, instauraron unas visitas guiadas por la antigua fábrica de Konsoni desde el pasado septiembre y restauran los cachivaches que se amontonaban desde 1983.

Pasear por una nave industrial atiborrada de pasado evoca melancolía. Cierta decadencia sonora a medida que las comisarias hablan por las máquinas: “Esta tejedora de 1801, con tarjetas perforadas para crear patrones textiles, es el origen de la informática”, explican. Al ver de cerca la tarjeta, se entiende la relación con los microchips. “Los objetos pueden parecer fríos y estáticos, pero nos ayudan a hablar de las personas y de lo que somos, de cómo hemos llegado a tener las condiciones que tenemos y de las luchas de las personas que ha habido detrás”, indica Martínez.

Antes de la llegada de máquinas de coser y de bicicletas, las mujeres habían trabajado en el sector armero: como sabían hacer el mecanismo de disparo, podían ensamblar los ejes para que una bici se moviera

Una máquina de coser encastrada en una mesa de madera con marquetería sirve para explicar que en Alfa, la primera cooperativa del Estado, creada en 1920 en Eibar tras una larga huelga, incluyó una normativa por la que las obreras que fabricaban máquinas de coser trabajarían siete horas y cobrarían ocho. La octava hora pagada no era regalada, sino que la cooperativa consideró que remunerar el trabajo doméstico redundaría en el mejor funcionamiento de los cooperativistas varones. “No lo podemos juzgar con la visión de 2019, pero fue una normativa pionera que inspiró la legislación de conciliación laboral antes de la Guerra Civil”, apuntan las historiadoras, todas ellas parte activa de la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública.

Antes de la llegada de obreras a las fábricas de máquinas de coser y de bicicletas, las mujeres habían trabajado en casa en el sector armero. “No queda constancia documental, pero era un secreto a voces. Por el cañón de la escopeta, sabían hacer el cuadro. Por la culata, la pieza triangular del sillín. Y como sabían hacer el mecanismo de disparo, podían ensamblar los ejes y resortes necesarios para que la bici se moviera”. La bici de Eibar descansa en una columna de Konsoni. Parece que puede usarse. “Casi todas las máquinas pueden funcionar”, indica Martínez. Junto con un ingeniero de la asociación acaban de arreglar una cableadora de acero —una máquina de gran envergadura que fabricó los cables que sostienen el transbordador del Puente Colgante de Portugalete—. “No hay mayor gratificación que arreglar una máquina”, afirma orgullosa.

Martínez está convencida de la existencia de la obsolescencia programada. “Este lugar es la confirmación”, y señala la rotativa que William Randolph Hearst, el Ciudadano Kane de Orson Welles, le regaló a Ramón de la Sota. “Estuvo tirando periódicos desde 1898 en Chicago hasta 1983 en Bilbao, y hoy podría volver a imprimir perfectamente”.

La colección de patrimonio industrial del Gobierno vasco, que es la segunda más importante del Estado, por detrás de Catalunya, se puede visitar cada tarde de viernes, con cita previa
Patrimonio cultural
Victoria vecinal en Oviedo: el Ayuntamiento recupera la Fábrica de Gas

El tripartito formado por PSOE, IU y Somos Oviedo ha acordado la compra por 4,5 millones de los terrenos de la Fábrica de Gas, que se destinarán a actividad pública cultural.

De entre las 2.000 máquinas de este depósito, el camión de bomberos de la Naval es la preferida de Ainara Martínez. Este transporte de urgencia supuso un salto cualitativo en la seguridad laboral de los astilleros. Lo fabricaron con los materiales que usaban para armar navíos: con latón, chapa y madera, junto con una bomba de agua de patente francesa. “Funcionó tan bien, que después fabricaron decenas para venderlos a otras empresas”.

En 1983 el Gobierno vasco propuso crear un museo del patrimonio industrial vasco. Para ello fue recopilando piezas y guardándolas, primero en los talleres de Orconera de Lutxana, ahora en la Ribera de Deusto de Bilbao. Nunca más se supo de esa idea abandonada entre proyectos que reportan ganancias. Mientras, esta colección del Gobierno vasco, que es la segunda más importante del Estado, por detrás de Catalunya, se puede visitar cada tarde de viernes, con cita previa —y una larga lista de espera—, gracias al trabajo de la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública. 

Relacionadas

Patrimonio
Movilización vecinal contra la última idea de Martínez Almeida, el macroparking junto al Retiro

Las asociaciones vecinales del distrito de Retiro se enteraron por la prensa del proyecto del Ayuntamiento de PP y Ciudadanos de construir un macroparking subterráneo en el límite del parque del Retiro.

Patrimonio
El patrimonio nuclear de Lemoiz

El traspaso de la central nuclear de Lemoiz a las instituciones vascas reabre el debate sobre su futuro. Colectivos locales y ecologistas han mostrado su preocupación por el impacto que tendría una piscifactoría, la apuesta del Gobierno vasco para este mastodonte de 200.000 metros cúbicos de hormigón y 1.000 toneladas de hierro a la orilla de la mar.

Patrimonio
Juicio al godo
Las declaraciones del Ayuntamiento de Mérida, con dosis de matonismo, contra los investigadores que han planteado que el Acueducto no sea romano, han ofrecido una imagen de catetismo y provincianismo.
0 Comentarios

Destacadas

Transexualidad
La culpa es del “lobby trans”

Feministas transexcluyentes ven en la expulsión del Partido Feminista del seno de Izquierda Unida la mano del “lobby trans”. Pero, ¿qué es este lobby y quién lo maneja?

Argelia
El Hirak no abandona las calles de Argelia tras un año de movilizaciones contra el gobierno

El viernes millones de personas salieron de nuevo a las calles para exigir la dimisión del aparato gubernamental. Cantaban que no estaban ahí para festejar, sino para tumbar el ejecutivo. Respondían así a los intentos de capitalización del hirak, cuyo aniversario ha sido declarado festivo nacional por el gobierno

Literatura
Crueldad y amor

Resisto porque lectura y escritura son actos cada vez más extemporáneos, cada vez más urgentes, de crueldad y amor.

Últimas

Insólita Península
La leyenda del Puente de Hierro

El antiguo convento de los Templarios recreado en la leyenda de Bécquer es el monasterio de San Polo en Soria. Del conjunto original ha sobrevivido la iglesia.