Derecho a la ciudad
[Podcast] Madrid No Se Vende: centros sociales y derecho a la ciudad

Madrid No Se Vende vuelve a salir a las calles nuevamente, el próximo 12 de mayo, al igual que en diversas ciudades del estado español.

Fiestas Barrio Las Letras
La Ingobernable se unió este año a las fiestas del barrio de La Letras, donde se ubica el centro social desde mayo de 2017.
22 abr 2018 15:25

Madrid No Se Vende convoca a salir a las calles nuevamente, el próximo 12 de mayo. ¿Por qué? Pues por las mismas razones por las que se salió el 6 de mayo del año pasado. En grueso, para denunciar la mercantilización y especulación que se realiza con los recursos de todas y todos, en detrimento de la gran mayoría de madrileños y madrileñas, y en beneficio de las élites políticas y económicas.         
Cuando hablamos de lo que es de todas hablamos del territorio, de la vivienda, del aire, del agua, del espacio público o de propiedades sociales irrenunciables como la salud y la educación. Pero también nos referimos al poder de decidir democráticamente sobre el uso, reparto, sostén y cuidado de todos estos recursos.
Y sobre esta capacidad de decidir pensada como derecho de todas y todos, como experiencia de autogobierno, como práctica de horizontalidad radical, tienen mucho que decir los centros sociales.
Los centros sociales son espacios del común que, como la Ingobernable en Madrid, la Casa Invisible en Málaga o el Centro Social Comunitario Luis Buñuel en Zaragoza (por mencionar solo los espacios hoy invitados al programa), rehabilitan y rehabitan edificios abandonados por las administraciones públicas.
Rehabilitan porque, para empezar, rescatan edificios concretos del desuso y deterioro físico al que estaban abocados, en una apuesta por la conservación del patrimonio histórico y cultural de todos y todas. Pero también y, sobre todo, re-habitan unos contenedores físicos que solo pueden cobrar vida con el aliento humano. Aliento de múltiples proyectos culturales, sociales y políticos que se cruzan en una promiscuidad cooperativa, liberada de las constricciones de los intercambios mercantiles y de la producción bajo mando.
En el debate en torno al derecho a la ciudad y los centros sociales como comunes urbanos nos acompañaron en el estudio: Serlinda Vigara, forma parte del grupo de portavocías del CS La Ingobernable; Carlos Vidania, forma parte del movimiento de la autonomía política madrileña y de varios colectivos que pelean por el derecho a la ciudad; Amanda Romero, del equipo jurídico del centro social La casa Invisible (Málaga) y Elsa Navarra del centro social comunitario Luis Buñuel (Zaragoza).


Sobre este blog
Programa de Radio que se retransmite quincenalmente los lunes de 14 a 15 hs a través de Radio Vallekas 107.5 FM Con Contraparte queremos decir... conjunto de personas que se opone. Desacuerdo. Contrapoderes que remiten a los contrastes, a las contradicciones y a todo lo que excede el punto medio de la concentración de poder. Antagonismo. Hacer de parte ¿De parte de quienes no tienen parte? Habitar la otra cara de la moneda. Las cosas existen por su contraparte. La Contraparte la hacemos: Ana Encinas, Marisa Pérez Colina, Mario Espinoza y Susana Albarrán Méndez.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Derecho a la ciudad
La política de las migajas: San Buda en Cáceres
El Ayuntamiento de Cáceres se suma a la política competitiva entre grandes municipios por atraer una inversión privada cuyos resultados no están claros.
Andalucía
Málaga, conflicto urbano y desigualdad

Por aclararnos, quizá el término que más se ajusta a lo que está pasando en Málaga, concretamente en su casco histórico, no sea el de gentrificación sino el de turistificación; no se trata de que una comunidad pobre o marginada sea sustituida por otra más rica e integrada –como ocurre con la gentrificación-, sino que es reemplazada por turistas que pasan sólo un par de días en la zona y se van. La gentrificación sustituye poblaciones, mientras que la turistificación directamente las elimina. Cualquiera que quiera comprobar esto que digo, solo tiene que darse un paseo un domingo por la mañana por el centro histórico malagueño, y contemplar ese ir y venir de trollies con su soniquete o el trasiego de gente entrando y saliendo de edificios en lo que antes vivía gente y que hoy son ocupados por turistas.

1 Comentario
#14669 11:24 23/4/2018

Operación Chamartin. Vendido.

Responder
1
0
Sobre este blog
Programa de Radio que se retransmite quincenalmente los lunes de 14 a 15 hs a través de Radio Vallekas 107.5 FM Con Contraparte queremos decir... conjunto de personas que se opone. Desacuerdo. Contrapoderes que remiten a los contrastes, a las contradicciones y a todo lo que excede el punto medio de la concentración de poder. Antagonismo. Hacer de parte ¿De parte de quienes no tienen parte? Habitar la otra cara de la moneda. Las cosas existen por su contraparte. La Contraparte la hacemos: Ana Encinas, Marisa Pérez Colina, Mario Espinoza y Susana Albarrán Méndez.
Ver todas las entradas

Destacadas

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos el español, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Siria
Hasaka, una muerte anunciada para los yihadistas

No hace mucho tiempo los combatientes de Daesh se sentían invencibles. Ningún otro grupo insurgente en la historia contemporánea ha estado tan cerca de controlar tanto territorio y a tanta gente. Ahora, sus cuerpos raquíticos cuentan una historia muy distinta; son hombres despiadados que piden misericordia.


Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Laboral
Telefónica o cuando trabajar es una heroicidad

El pasado 7 de mayo, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo anunció que premiaría con 650 euros a una parte de la plantilla por haber estado expuesta al covid-19. Una de las trabajadoras explica por qué considera que se trata de una “muestra más de la hipocresía de la empresa”.

Desigualdad
Las radicales tenemos que ser nosotras

En esta crisis la radicalidad es un activo. Eso lo ha entendido la derecha perfectamente, pero es un activo que utilizan para aceitar la inmovilidad y evitar el cambio. Por eso las radicales tenemos que ser nosotras, porque son radicales las políticas necesarias para conquistar derechos.

Venezuela
El desprestigio de Guaidó da un balón de oxígeno a Maduro

En esta tercera y última parte de la investigación sobre el contrato firmado por Juan Guaidó con los mercenarios estadounidenses, el autor analiza las consecuencias políticas de esta revelación y las nuevas amenazas de EE UU.

Últimas

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.

Coronavirus
Cuéntame un cuento para acompañarme en el confinamiento
30 narradoras y narradores orales escenifican relatos de manera virtual para más de 80 personas en situación vulnerable.
Alcorcón
Alcorcón defiende la sanidad pública y acalla las cacerolas

Después de una semana de tensiones en el municipio madrileño, el pasado sábado 23, vecinas y vecinos salieron a reivindicar la sanidad pública eclipsando las protestas contra el gobierno.

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.