España, un país de trabajo cultural por cuenta propia

Unas 634.000 personas se dedicaban en España al sector cultural en 2016, un 3,5% del total en el país, según las estadísticas publicadas por Eurostat. De ellas, el 35% lo hacía por cuenta propia.

Concierto de La Casa Azul
Concierto de La Casa Azul en Madrid Álvaro Minguito

publicado
2018-02-21 13:45:00

Entre los años 2011 y 2016, el sector cultural creó empleo en España, pasando de 563.000 a 634.000 la cifra de personas que trabajan en él. Es una de las conclusiones que se extrae del informe publicado por Eurostat sobre el trabajo cultural en la Unión Europea, teniendo en cuenta los dos grandes grupos que esta institución europea ha considerado: creadores (artistas visuales, músicos, bailarines, actores, directores de cine) y escritores (autores y periodistas). Otra cosa distinta es en qué condiciones se crea y se trabaja en estos sectores creativos, sobre lo que Eurostat aporta algún dato importante.

El estudio señala la alta tasa de trabajo autónomo en este sector en España, cercana al 35%, frente al porcentaje del 17% de trabajadores por cuenta propia que sitúa en el total del mercado laboral.

El incremento del número de personas empleadas en cultura fue generalizado en toda la UE en ese lustro, con más de medio millón de puestos de trabajo (un 7%). En 2016, según Eurostat, 8,4 millones de personas trabajaban en este sector, una tasa del 3,7% del total de empleados.

De este total, casi dos millones eran creadores o escritores, de los que un 48% trabajaban por cuenta propia, es decir, autónomos. Un porcentaje, subraya Eurostat, mucho más alto que el registrado en el total de trabajadores, que fija en el 15%.

El informe de Eurostat apunta que España es uno de los seis países de la UE, junto a Bélgica, Francia, Malta, Países Bajos y Reino Unido, en los que la tasa de mujeres empleadas en el sector cultural no solo es inferior al 45% sino que ellas se encuentran infra-representadas en todo el mercado laboral.

Más trabajo cultural en Estonia, Luxemburgo y Suecia

Las tasas más altas de empleo cultural en Europa se encuentran en Estonia, Luxemburgo y Suecia, mientras Rumanía, Eslovaquia y Bulgaria son los países con las más bajas.

La estadística de Eurostat también refleja un ligero descenso en Italia y más acusado en Grecia, Finlandia y Croacia.

Relacionadas

Movimiento obrero
Gallina Blanca: el chocolate sabe más dulce después de una madrugada de piquete

Gallina Blanca ha anunciado su intención de vender el terreno de Sant Joan Despí (Barcelona) en el que se encuentra una de sus fábricas para trasladarla a Ballobar, un pueblo de 823 habitantes en la provincia de Huesca. Los trabajadores llevan dos meses de lucha para evitar el cierre de la planta.

Laboral
[Mapa] 15F: los autónomos se movilizan por sus derechos

La plataforma AUPA convoca mañana a los y las autónomas a manifestarse en más de 30 ciudades para reclamar mejoras en sus derechos laborales y la proporcionalidad de las cotizaciones

0 Comentarios

Destacadas

Economía
Guerra contra el dinero en efectivo

Dinero digital, dinero de plástico, criptodinero y otras versiones de dinero no físico parecen estar dejando a un lado las clásicas monedas y billetes. En un mundo de oligopolios bancarios y tecnológicos ¿cuáles son las ventajas y los inconvenientes de este fenómeno?

Cárceles
Encerrados sin luz ni calefacción en una prisión federal de EE UU

Las protestas en una prisión de Brooklyn exponen la impunidad, la negligencia y la deshumanización del sistema penitenciario estadounidense.

Literatura
Sergio del Molino: “El nacionalismo me parece una cosa como las mantillas de Semana Santa, de otro tiempo”

El escritor de La España Vacía recorre en su último libro las ‘esquinas dobladas’ del mapa de España, de la Llívia rodeada de territorio francés a los pueblos partidos por la Raya, pasando por enclaves como el Condado de Treviño o el Rincón de Ademuz.

Derecho al agua
El mundo está al borde de guerras del agua generalizadas

De continuar la actual tendencia, regiones situadas alrededor de ríos primarios en Asia y el norte de África, como el Tigris y Éufrates, el Indo, el Nilo y el Ganges-Barahmaputra, sufrirán conflictos motivados por la escasez de agua.